Tras nuestra reciente y exhaustiva prueba de campo del nuevo objetivo gran angular extremo para 24 x 36 mm Tamron SP 15-30 mm f/2,8 Di VC USD, ofrecemos hoy nuestros resultados de laboratorio de esta óptica profesional.

Para ello, siguiendo como siempre nuestros exclusivos protocolos de prueba (*), lo hemos hecho sobre una bien probada Nikon D800 y su sensor de 36 Mpx. Presentado en la pasada Photokina, el Tamron SP 15-30 mm f/2,8 Di VC USD abre una nueva línea de objetivos dentro de la firma, pues aun conservando la avalada denominación “SP”, obedece a consignas de diseño, ambición de características prestaciones y acabado pensadas para las generaciones de sensores de muy alta resolución que se anticipan ya desde la reciente introducción de las EOS 5DS y 5DS R (**).

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.

Tamron SP 15-30 mm f/2,8 Di VC USD sobre Nikon D800

Resolución

Ofrecemos los gráficos de resolución para el sistema conformado por el nuevo “buque insignia” de Tamron y la alta densidad de píxeles del sensor de 36 Mpx. de la D800, una forma de no ponérselo nada fácil al objetivo y los resultados no pueden ser más satisfactorios. De hecho, el rendimiento en resolución igual y supera en algunas ocasiones a la capacidad de resolución alcanzada en nuestras pruebas por sistemas de formato medio.

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.

Para la focal de 15 mm, el rendimiento más alto para el centro –soberbio– se alcanza ya para la máxima apertura de f/2,8, acompañado de resultados muy altos para las esquinas, zona donde se alcanzan ligeras mejoras para f/4 y f/5,6, si bien desde ese valor y tal como era de esperar en una focal tan corta, aparecen ya las primeras señales de difracción, si bien muy discretas. La pérdida de resolución y contraste consecuencia de la difracción siguen un suave incremento hasta f/22. A notar que –aunque el gráfico es muy expresivo– los resultados a f/22 siguen siendo excelentes a pesar de esa difracción superando en rendimiento a otros sistemas de ángulo de cobertura equivalente.

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.

Rendimiento igualmente excelente para la focal “media” de 22 mm. Si bien el centro no es tan puntero como a 15 mm el equilibrio entre centro y esquinas es magnífico y el rendimiento del conjunto muy elevado. El mejor punto está entre f/5,6 y f/8, pero no hay que “hacerle ascos” en absoluto a utilizar la plena apertura a f/2,8. Puesto que la focal es un poquito más larga, la difracción se deja ver algo más tarde que a 15 mm, ya a partir de f/11, pero de forma comparativamente muy discreta hasta f/22.

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.

Para la focal de 30 mm, el comportamiento es más similar al ofrecido a la focal de 22 mm que a la de 15 mm, si bien el rendimiento es ligeramente más puntero en el centro que en las esquinas. El punto óptimo es para f/8, pero con muy buen rendimiento desde f/2,8. Por su parte, la difracción se deja ver –de forma discreta– desde f/11-16.

Para todas las focales, el centro de la imagen está totalmente libre de aberraciones cromáticas –la estética recuerda la de las ópticas apocromaticas– al tiempo que las esquinas, casi totalmente libres de astigmatismo, muestran discretas aberraciones cromáticas que desaparecen con un “clic” en Adobe Camera RAW.

Viñeteado

El viñeteado, que expresamos en nuestros gráficos como porcentaje de pérdida de iluminación en las esquinas del fotograma respecto al centro del mismo, depende como es lógico de la óptica, pero también del tamaño y estructura –microlentes, espacio entre píxeles, etc.– del sensor. Podemos ver que como era de esperar es algo más alto para 15 mm y 22 mm que para 30 mm, pero que en todo caso es muy bajo, además de reducirse mucho nada más cerrarse un punto –pasando de f/2,8 a f/4– y se estabiliza para valores realmente muy bajos desde f/5,6.

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.

Distorsión

Conviene recordar –una vez más– que la distorsión, por un lado no se deja controlar por el diafragmado y por otro si que varía con las distancias de toma. De ahí que en nuestras pruebas de laboratorio empleemos tablas especializadas y distancias de toma normalizadas, algo muy importante para poder establecer algún tipo de comparación. En este aspecto –el del análisis comparativo de la distorsión– conviene huir de lo que venimos en llamar “las pruebas de ladrillo”.

Como puede observarse a través de nuestras tomas reales a esas distancias normalizadas, encontramos distorsión en barrilete para la focal más corta de 15 mm y en acerico para la media, de 22 mm y para la “larga” de 30 mm.

Definiríamos los niveles de distorsión como “discretos” pero apreciables si se trata de sujetos críticos como pueden ser los arquitectónicos. Hoy en día un fabricante tiene que tomar una determinación clave a la hora de diseñar sus objetivos y es “cuánto” de la corrección final de trazas ópticas puede dejar a un tratamiento por parte, bien del firmware de la cámara, bien del software de un programa de postproducción, como puede ser por ejemplo el Photoshop de Adobe para sus RAW (ACR). Ello permite hacer objetivos que sean viables desde el punto de vista de peso, dimensiones y también –claro está– calidad de imagen y precio.

Así, por ejemplo, para un angular extremo, en el aspecto óptico, dejar un poco de distorsión en barrilete disminuye el viñeteado, y quizá sea más sencillo corregir esa distorsión por “soft” que levantar las sombras, con riesgo de aparición de ruido…

Pensamos que es lo que han hecho los responsables del diseño del Tamron SP 15-30 mm f/2,8 Di VC USD, como es ahora norma en el mundo de la óptica –incluyendo los famosos Leica-M– y sobre todo en el terreno de las mirrorless.

Tamron ofrece –dentro ya de ACR perfiles para más de 80 ópticas, si bien en el momento de nuestra prueba todavía no aparecía –en nuestro Adobe Creative Cloud– el perfil para el Tamron SP 15-30 mm f/2,8 Di VC USD.

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.

Conclusiones

En nuestra opinión, un objetivo de rendimiento extraordinario, que desafía claramente a las ópticas de alta gama de los principales fabricantes de cámaras, y que parece pensado para ese futuro de sensores 24 x 36 de resoluciones del entorno de los 50 Mpx. que se avecina para primeros de junio de 2015… ¡o quizá antes!

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.

Lástima que los complejos acuerdos de colaboración a tres bandas necesarios –Adobe, Nikon, Tamron– necesarios para implementar el perfil de corrección de los objetivos, no estén listos desde el mismo momento de su comercialización. Por supuesto que podemos hacer los ajustes a mano, pero no es lo mismo.

En todo caso, un objetivo altamente recomendable para los que necesiten un zoom angular extremo para su Canon o Nikon de 24 x 36 mm, siempre que el volumen y peso –acordes al de sus cuerpos de cámara, no les suponga un obstáculo.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.