Tamron SP 35 mm f/1,8 Di VC USD – Prueba de campo

Anunciado hace apenas un mes, ya disponemos de una unidad de prueba del 35 mm de la serie SP de Tamron de alta luminosidad y dotado con estabilizador y enfoque silencioso que, entre otras muchas agradables sorpresas, permite enfocar a una distancia mínima de veinte centímetros. Para averiguar sus posibilidades, decidimos probarlo con el exigente sensor de la Nikon D800.

Sobre la Nikon D800 usada para esta prueba, el tamaño del Tamron SP 35 mm resulta muy equilibrado. A la izquierda, los conmutadores del estabilizador y el autoenfoque. © Albedo Media S.L.

La serie SP (Super Performance) de Tamron –de la que ya hemos tenido ocasión de probar otros modelos– se caracteriza por un nivel máximo de exigencia y meticulosidad en su diseño y fabricación. A los objetivos conocidos (SP 24-70 mm f/2,8 VC USD, SP 70-200 mm VC USD, SP 90 mm f/2,8 Macro 1:1 VC USD, SP 15-30 mm f/2,8 VC USD y el SP 150-600 mm f/5-6,3 VC USD) se suman ahora este 35 mm y  un 45 mm de similares características al probado hoy.

© Albedo Media S.L.

Las expectativas puestas empiezan a satisfacerse al primer contacto pues agrada el aspecto y el tacto. Sencillo, elegante, discreto…  A pesar de tratarse de un objetivo de alta gama, su tamaño no intimida y montado en la Nikon D800 usada para la prueba casi podría considerarse pequeño. Aunque ya sabemos que los tamaños son relativos…

Una generosa ventana con las indicaciones de distancia, la chapa distintiva de la serie y una discreta serigrafía protagonizan el barrilete metálico del Tamron SP 35 mm. © Albedo Media S.L.

Una discreta chapita con las siglas “SP” en el barrilete metálico nos recuerdan que tenemos un “pata negra” de Tamron entre las manos. A su lado una pequeña serigrafía con la denominación completa del objetivo (SP 35 mm f/1.8 Di VC USD) y una generosa ventana con las indicaciones de distancias para ayudar en el enfoque.

Buen nivel de detalle a lo largo de todo el encuadre. 1/160 s – f/11 – 100 ISO [En todas las imágenes: clic encima para ver a resolución nativa] © Fernando Galán.

Antes, incluso, de mirar por el visor ya comprobamos en esta ventana que puede enfocar a una distancia mínima de veinte centímetros. Con esta aproximación se consigue una escala de ampliación de 1:2,5, es decir, que casi tenemos un macro entre las manos ya que a partir de 1:2 los objetivos empiezan a recibir esta consideración.


Aunque no tenemos un objetivo macro entre las manos, casi lo parece. 1/100 s- f/4 – 100 ISO © Fernando Galán

Con esta distancia mínima de enfoque y la apertura máxima a 1,8 se pueden lograr bellos enfoques selectivos con un bokeh agradable y redondeado gracias al diafragma de nueve palas que cierra hasta f/16.


Bellos desenfoques y máximo detalle. Obsérvese el pequeño insecto libando en la flor… 1/640 s – f/3,5 – 100 ISO © Fernando Galán

También aparece en el barrilete otro elemento que puede chocar en un objetivo de estas características; hablamos del estabilizador de imagen. ¿Por qué debería llevar estabilizador de imagen un gran angular? La respuesta, quizá, haya que buscarla en ese f/1.8. Como si hubiesen querido paliar esa apertura máxima, algo menor que la competencia, con el sistema antivibración que permita compensar la luminosidad con tiempos de obturación más largos.

Cuando cae la tarde no viene mal poder disparar a tiempos de obturación algo más largos sin miedo a la trepidación. A pesar de la gran apertura máxima de esta óptica, el estabilizador ayuda. El flare tarda en aparecer pero si lo provocamos, llega. 1/25 s – f/16 – 100 ISO © Fernando Galán

Por cierto, de las monturas disponibles para esta óptica –Canon, Nikon y Sony A– esta última no incorpora estabilizador (*). ¿Y se nota? Bueno, nosotros hemos llegado a disparar a 1/15 s sin aparentes signos de trepidación. Aunque no resulta fácil establecer qué parte corresponde a nuestro pulso y cual al trabajo del estabilizador, al repetir el “experimento” desconectando el estabilizador no logramos los mismos resultados.


1/5000 s – f/1,8 – 200 ISO © Fernando Galán

Resulta muy cómodo encontrar el conmutador de autoenfoque junto al estabilizador y ambos a la altura del dedo pulgar. Como resulta lógico en un objetivo de estas características, el generoso anillo de goma para el enfoque funciona aun con el AF activado para así poder refinarlo. Y, ya que lo mencionamos, su tacto es agradable y preciso. También resulta muy eficiente el trabajo del motor de enfoque. Absolutamente silencioso, rápido y exacto incluso a contraluz o con iluminación escasa.


1/125 s – f/4 – 100 ISO © Fernando Galán

Agrada también saber que este Tamron SP viene protegido contra la intemperie. Algo que no podemos decir de todos los modelos de la competencia. Tratándose de un objetivo pensado para un uso intensivo con cámaras de alta gama, prácticamente todas preparadas para las inclemencias, resulta lógico que así sea aunque no todos los fabricantes piensen lo mismo.


1/60 s – f/5,6 – 640 ISO © Fernando Galán

En este sentido, entre los revestimientos que se han aplicado a las lentes, se incluye uno de “fluorine” que tiene por misión evitar que las manchas se adhieran a la lente externa así como repeler la humedad al tiempo que aumenta la resistencia.


El flare tarda en aparecer aunque se le provoque. 1/250 s – f/10 – 100 ISO © Fernando Galán


Más fácil resulta encontrar halos en las zonas de fuerte contraste. 1/1000 s – f/8 – 100 ISO © Fernando Galán

Pero no se trata del único tratamiento. Las lentes de esta óptica incluyen el multicapa BBAR, habitual en Tamron, y otro por nanopartículas denominado eBand con los que se pretende retrasar la aparición del “flare” que, como se puede comprobar en las muestras, no llega a desaparecer del todo pero sólo se presenta en contraluces provocados incluyendo el sol dentro del encuadre… y no siempre.


 1/200 s – f/1.8 – 640 ISO. © Fernando Galán

Además de los revestimientos, se ha cuidado bastante el esquema óptico, que incluye dos lentes aesféricas moldeadas en vidrio, una lente de baja dispersión cromática y otra más de dispersión cromática extra baja con las que se pretende lograr un alto nivel de contraste y muy poco viñeteo.


1/40 s – f/5,6 – 250 ISO. © Fernando Galán

Éste, como suele ser habitual en sensores de 24×36 mm, resulta muy evidente a máxima apertura, disminuyendo bastante con sólo cerrar a f/2, desapareciendo casi por completo a f/4 y siendo ya inapreciable a f/5.6.


1/160 s – f/3.5 – 200 ISO. © Fernando Galán

Con este esquema óptico se pretende también reducir las aberraciones cromáticas que no llegan a desaparecer en siluetas recortadas contra cielos iluminados, especialmente en las esquinas. Al abrir los archivos RAW con nuestro software habitual de edición, con el perfil de esta lente ya actualizado, estos ligeros halos resultan fáciles de eliminar.


1/640 s – f/5.6 – 100 ISO. © Fernando Galán

Lo mismo sucede con la pequeña deformación en barrilete que presenta, inapreciable en escenas corrientes y sólo visible cuando se busca al fotografiar escenas cuadriculadas con la maligna intención de “cazar” el fallo.


1/160 s – f/10 – 100 ISO. © Fernando Galán


1/50 s – f/16 – 100 ISO. © Fernando Galán


1/400 s – f/7,1 – 640 ISO. © Fernando Galán

En conjunto ofrece un alto nivel de detalle más que satisfactorio incluso con los exigentes treinta y seis millones de píxeles de la D800 utilizada para esta prueba; más aún si tenemos en cuenta que, aunque aún no se conoce el precio oficial, se calcula que rondará los quinientos euros.

(*) Las Sony A incorporan estabilización el propio cuerpo («IBIS»)
Ver también:
Toma de contacto Tamron SP 35 mm y SP 45 mm
Tamron SP 15-30 mm f/2.8 Di VC USD Prueba técnica
Tamron SP 15-30 mm f/2.8 Di VC USD Prueba de campo
Entrevista con Kenji Nakagawa, responsable de Tamron

1 Comentario

Comments are closed.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.