Anunciado recientemente, el Sony FE 24 mm f/1,4 GM es la última adición a la familia G Master y el primer objetivo de focal fija de tipo gran angular de esta serie. ¿Cumple con las expectativas de calidad de imagen que se le suponen?

Dentro de la misma familia, los usuarios del sistema mirrorless de “formato completo” de la compañía japonesa solo podían optar hasta la fecha por el zoom Sony FE 16-35 mm f/2,8 GM para cubrir este tipo de focales. Ahora, el nuevo objetivo abre nuevas posibilidades gracias a su apertura máxima muy luminosa, la misma que encontramos en la focal fija “tele” Sony FE 85 mm f/1,4 GM, la primera que inauguró la serie G Master.

Sony FE 24 mm f/1,4 GM © Albedo Media
Sony FE 24 mm f/1,4 GM © Albedo Media

Sony va completando así, poco a poco, su catálogo de ópticas de más alta gama, que cuenta ya con todo tipo de objetivos zoom, pero que necesita aún de más referencias de focal fija para cubrir todas las necesidades de los fotógrafos profesionales; ópticas como un 35 mm f/1,4, un 50 mm f/1,4 o un 135 mm f/1,8 que seguramente irán llegando en un futuro cercano.

Diseño y manejo

Uno de los aspectos que más se ha destacado del nuevo gran angular de Sony es su comedido tamaño y ligereza, pues pesa bastante menos que el Sigma Art de la misma focal y luminosidad para montura E. Dicho esto, hay que tener en cuenta que este último es una versión adaptada de su homólogo para cámaras réflex y si bien es cierto que en la mayoría de los casos –tal como recalcó el CEO de Sigma durante nuestra última entrevista– dicha adaptación no implica un mayor tamaño, la excepción son las focales más angulares. Así pues, si Sigma opta en algún momento por fabricar un gran angular de la serie Art para montura E desde cero es posible que el tamaño sea bastante más similar al del Sony G Master.

Sony FE 24 mm f/1,4 GM © Albedo Media
Sony FE 24 mm f/1,4 GM © Albedo Media

En combinación con el cuerpo de cámara, el conjunto muestra un muy buen equilibrio, algo que no ocurre con la versión de Sigma, que destaca más respecto al relativamente pequeño cuerpo.

Sony FE 24 mm f/1,4 GM + Sony α7R III © Albedo Media
Sony FE 24 mm f/1,4 GM + Sony α7R III © Albedo Media

El nivel de construcción está, como en otras ocasiones, a la altura de las expectativas, y permanece fiel a los acabados propios de la serie G Master, con materiales de alta calidad y un tacto agradable.

Sony FE 24 mm f/1,4 GM © Albedo Media
Sony FE 24 mm f/1,4 GM © Albedo Media

Al igual que la versión “tele”, el nuevo gran angular incorpora en su barrilete un anillo de ajustes de aberturas de diafragma que permite regular el iris en es pasos de 1/3 de punto, además de incluir una posición “A” para relegar el control a la cámara. Si bien esta última posición se mantiene firme una vez seleccionada, no es el caso para el resto de valores, que quizá hubieran requerido de una mayor firmeza en sus “clics”. Al estar situado el anillo en una posición donde habitualmente colocamos la mano para sujetar el objetivo, en más de una ocasión hemos cambiado accidentalmente el valor de la abertura previamente seleccionada.

El tacto y funcionamiento del aro de enfoque manual nos pareció, por contra, agradable y preciso. Por otro lado, encontramos también el habitual conmutador de selección del modo de enfoque –AF/MF– y el botón de hold focus situado justo debajo del distinto “G” que permite bloquear la distancia de enfoque desde el propio objetivo.

Sony FE 24 mm f/1,4 GM © Albedo Media
Sony FE 24 mm f/1,4 GM © Albedo Media

Tal como podemos observar, el objetivo cuenta con un apantallamiento –más o menos rectangular– que coincide aproximadamente con las proporciones del sensor de la cámara, ello en aras de minimizar la entrada de luz parásita. La montura incluye también una junta de sellado para proporcionar cierto grado de estanqueidad.

Sony FE 24 mm f/1,4 GM © Albedo Media
Sony FE 24 mm f/1,4 GM © Albedo Media

Rendimiento y calidad de imagen

A continuación, mostramos unas cuantas tomas a resolución nativa realizadas con el Sony FE 24 mm f/1,4 GM en combinación con la/las Sony α7R III. Todas las muestras –a no ser que se indique lo contrario– son imágenes JPEG resultado de la conversión de los ficheros RAW mediante un revelador comercial estándar.

Sony FE 24 mm f/1,4 GM + Sony α7R III © Albedo Media
Sony FE 24 mm f/1,4 GM + Sony α7R III © Albedo Media

Las imágenes fueron realizadas en la pintoresca localidad siciliana de Taormina y sus alrededores, un escenario idóneo para poner a prueba la cobertura angular del objetivo debido a sus vistas y emplazamiento, muy cercano el conocido volcán del monte Etna.

Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,4 – 1/500 s – ISO 100 © Albedo Media
Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,4 – 1/500 s – ISO 100 © Albedo Media
Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,4 – 1/400 s – ISO 100 © Albedo Media
Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,4 – 1/400 s – ISO 100 © Albedo Media

Como podemos observar en las tomas en las que se incluye una amplia superficie iluminada de manera más o menos uniforme, el Sony FE 24 mm f/1,4 GM parece ofrecer un muy buen control del viñeteo. Su sofisticado diseño óptico y el generoso empleo de lentes aesféricas y vidrios de alta gama son, evidentemente, parte de la causa, aunque entendemos que se apoya también en las correcciones de firmware aplicadas en sus perfiles. Sobre el viñeteo volveremos a hablar, no obstante, más adelante en situaciones de luz más controladas.

Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,4 – 1/160 s – ISO 100 © Albedo Media
Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,4 – 1/160 s – ISO 100 © Albedo Media
Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,4 – 1/1.600 s – ISO 100 © Albedo Media
Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,4 – 1/1.600 s – ISO 100 © Albedo Media

Por otro lado, no apreciamos pérdida de contraste por flare en las situaciones a las que nos hemos enfrentado en esta prueba; los refinados revestimientos antirreflejos aplicados a las lentes del Sony FE 24 mm f/1,4 GM parecen, pues, cumplir bien con su cometido.

Entre las ventajas indudables de las focales cortas, es notoria la de poder crear perspectivas dinámicas, que enfaticen aspectos determinados del sujeto.

Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/4,0 – 1/640 s – ISO 100 © Albedo Media
Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/4,0 – 1/640 s – ISO 100 © Albedo Media

En la toma anterior, podemos destacar el nivel de nitidez en las esquinas –en el primer plano enfocado–, uno de los puntos más críticos en el diseño de las ópticas de Sony, y donde los ingenieros parecen haber dedicado un gran esfuerzo.

Los fotógrafos que opten por las tomas de interiorismo, en espacios limitados, podrán aprovechar bien la buena corrección del Sony FE 24 mm f/1,4 GM, prestando un especial cuidado, eso sí, a la nivelación de la cámara.

Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,4 – 1/100 s – ISO 100 © Albedo Media
Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,4 – 1/100 s – ISO 100 © Albedo Media

Pese a que habitualmente un focal angular no suele considerarse para la fotografía de retrato –de forma equivocada en nuestra opinión–, este tipo de focales permiten, sin embargo, crear interesantes retratos –con un cierto control de las distancias de toma y evitando picados o contrapicados excesivos– donde se muestran las personas dentro de su entorno.

Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/4,0 – 1/250 s – ISO 100 © Albedo Media
Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/4,0 – 1/250 s – ISO 100 © Albedo Media
Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,4 – 1/30 s – ISO 160 © Albedo Media
Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,4 – 1/30 s – ISO 160 © Albedo Media

En esta última toma podemos resaltar la alta capacidad de resolución del Sony FE 24 mm f/1,4 GM –en partes de la barba, labios y bigote del sujeto fotografiado–, así como el buen funcionamiento del sistema de autoenfoque, rápido y preciso incluso en condiciones de luz escasa.

Otro de los aspectos más notables de esta óptica es, por supuesto, su favorable apertura máxima de f/1,4, que permite obtener una gran capacidad de enfoque selectivo.

Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/4,0 – 1/200 s – ISO 100 © Albedo Media
Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/4,0 – 1/200 s – ISO 100 © Albedo Media

Por otro lado, la favorable distancia mínima de enfoque de 24 cm del Sony FE 24 mm f/1,4 GM nos permite abordar sujetos de tamaño relativamente reducido.

Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/4,0 – 1/50 s – ISO 100 © Albedo Media
Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/4,0 – 1/50 s – ISO 100 © Albedo Media
Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,4 – 1/400 s – ISO 100 © Albedo Media
Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,4 – 1/400 s – ISO 100 © Albedo Media

En sujetos geométricamente muy críticos, el nuevo Sony FE 24 mm f/1,4 GM muestra una muy razonable contención de la distorsión. Dado que –por lo general– en las focales cortas suele ser en barrilete, y que en nuestras muestras aparece en un ligero acerico, parece razonable sospechar, sin embargo, que se está haciendo un excesivo uso del firmware, dando lugar a una sobrecorrección.

Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,8 – 1/1.000 s – ISO 100 © Albedo Media
Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,8 – 1/1.000 s – ISO 100 © Albedo Media

Si comparamos la anterior toma –obtenida por conversión del archivo RAW con nuestro revelador comercial estándar– con el archivo JPEG directo de cámara –abajo–, vemos que no existen sin embargo grandes diferencias, como sí ocurría con otros objetivos de gamas inferiores de la compañía, como de Sony FE 24-105 mm f/4 G OSS que probamos en su momento.

Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,8 – 1/1.000 s – ISO 100 (JPEG directo de cámara) © Albedo Media
Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,8 – 1/1.000 s – ISO 100 (JPEG directo de cámara) © Albedo Media

Si utilizamos otro revelador menos estándar, obtenemos una muestra bastante diferente, sobre todo en cuando al tratamiento del color se refiere. No obstante, en cuanto a la distorsión se refiere, parece que los resultados son coherentes.

Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,8 – 1/1.000 s – ISO 100 (JPEG de conversión RAW con revelado no estándar) © Albedo Media
Sony α7R III + Sony FE 24 mm f/1,4 GM – 24 mm – f/1,8 – 1/1.000 s – ISO 100 (JPEG de conversión RAW con revelado no estándar) © Albedo Media

En cuanto al viñeteo, realizamos una rápida comparativa a diferentes aperturas sobre una pared uniforme bajo condiciones de luz controladas –las muestras han sido ajustadas para facilitar la comparativa–.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como podemos comprobar, a su apertura máxima, el Sony FE 24 mm f/1,4 GM muestra un viñeteo apreciable, que disminuye significativamente con solo cerrar a f/2 y que, como es lógico, va desapareciendo a medida que continuamos cerrando el diafragma. Parece pues que, en este caso, las correcciones por firmware no son suficientes para corregir el viñeteo a f/1,4.

Comparado con…

En cuanto a focales fijas de cobertura gran angular para “formato completo” no encontramos propuestas equivalentes dentro de la propia compañía. El más parecido dentro de las firmas afines a Sony sería el Zeiss Batis 25 mm f/2, presentado en 2015, más ligero por menos luminoso. Zeiss dispone de otros angulares aún más compactos –como los Loxia– pero carecen de sistema de autoenfoque y no son, por tanto, directamente comparables.

Sí disponemos, no obstante, de modelos homólogos en marcas competidoras, como es el caso del Sigma 24 mm f/1,4 DG HSM Art, de misma focal y luminosidad, presentado originalmente para cámaras réflex y adaptado a principios de año para Sony FE. Este, como ya comentamos durante el presentación oficial del Sony FE 24 mm f/1,4 GM, es notablemente más grande debido a su estructura adaptada pero, por contra, dispone de un precio bastante más asequible.

En la siguiente tabla comparativa mostramos las principales características de estos tres objetivos.

Sony FE 24 mm f/1,4 GM Sigma 24 mm f/1,4 DG HSM Art Zeiss Batis 25 mm f/2
Datos generales
Fecha anuncio Sep. 2018 Feb. 2018 Abr. 2015
Montura Sony E (FE) Sony E (FE) Sony E (FE)
Formato “Formato completo” (24×36 mm) “Formato completo” (24×36 mm) “Formato completo” (24×36 mm)
Tipo Gran angular Gran angular Gran angular
Longitud focal 24 mm 24 mm 25 mm
Estabilización óptica No No No
Diafragma
Apertura máxima f/1,4 f/2
Apertura mínima f/16 f/16 f/22
Número de palas 11 9 9
Esquema óptico
Número de lentes 13 15 10
Número de grupos 10 11 8
Enfoque
Autoenfoque
Distancia mínima de enfoque 24 cm 25 cm 20 cm
Factor de reproducción 0,17x 0,19x 0,19x
Motor de enfoque Ultrasónico (DDSSM) Ultrasónico (HSM) ?
Dimensiones
Longitud 9,2 cm 11 cm 7,8 cm
Diámetro máximo 75 mm 85 mm 92 mm
Diámetro de filtro 67 mm 77 mm 67 mm
Peso 445 g 780 g 335 g
Sellado No
Tabla de especificaciones @ Albedo Media

Conclusiones

Como ya hemos comentado en anteriores ocasiones, fabricar una óptica de alto rendimiento con un tamaño compacto y precio comedido no es tarea fácil, aún más cuando se trata de la las mirrorless de “formato completo” de la serie α de Sony, con exigentes sensores y un diámetro de montura muy ajustado que complica los parámetros de diseño.

En este sentido, la compañía suele recurrir –en ocasiones más de lo deseable– a excesivas correcciones por firmware para paliar estas deficiencias, en aras de poder mantener unas dimensiones compactas para sus ópticas. Hay que reconocer que el equilibrio encontrado en este 24 mm de la serie G Master nos parece más acertado que el conseguido en otras ópticas de la firma –a pesar de que hubiésemos deseado un viñeteo menos acentuado a plena apertura–. Las correcciones están ahí, no hay duda, pero no tan en detrimento de la calidad de la parte óptica, sino para poder ofrecer un gran angular luminoso con un tamaño bastante certero a nuestro parecer.

Sony FE 24 mm f/1,4 GM + Sony α7R III © Albedo Media
Sony FE 24 mm f/1,4 GM + Sony α7R III © Albedo Media

El resultado es un objetivo sin apenas puntos débiles, y que cumple sobradamente con su cometido; el de ofrecer una óptica a la altura de las exigencias de la serie de más alta gama de la firma japonesa. Además, incorpora las más recientes tecnologías de la compañía, como el motor DDSSM o las dos lentes XA que permiten minimizar el sagital flare –algo que no hemos podido probar todavía, pero que es especialmente útil para astrofotografía–.

Finalmente, el precio nos parece más ajustado del que podíamos esperar en un principio para una óptica G Master, y aunque no se trata de una óptica asequible, creemos que está acorde con su rendimiento.

10 Comentarios

  1. Muy buen artículo, como siempre, ya estamos “mal acostumbrados” 🙂 .
    En mi humilde opinión, Sony debería haber sido algo mas previsora, y cuando cambió a la bayoneta E, debería haber cambiado su diámetro en aras de no solicitar tanto el diseño de por lo menos las ópticas mas angulares, que son las que van a pagar el “pato”, o eso creo.

    • Estamos totalmente convencidos de ello, Nikol2011: tal como venimos diciendo desde la concepción de las gamas Sony Alpha 7 y Alpha 9, debería haberse creado una ratio más favorable entre diámetro de montura y distancia de registro de la misma, siendo más generosos con el diámetro de la primera. Si se observa la evolución de los modelos de Sony en esas gamas, se puede apreciar la bisoñez de firma en la aproximación a la creación de sus cámaras “ILC”.

      Aunque en su momento compraron Minolta para acceder lo más rápido posible al “mundo réflex”, el mundo “sin espejo” les era ajeno, y al pasar de APS-C al formato Barnack (24 x 36 mm), pensaron que mantener la misma montura del APS-C era una opción válida…

      Gracias por las amables palabras y saludos

      • Voy a decir una cosa que es una soberana tontería pero el diámetro de montura de Sony FE y de Nikon F a mi al menos me resulta más “estético” ya que al montar el objetivo en la cámara se diferencian claramente uno del otro. ¿Utilidad de esto? Ninguna. Pero bueno, son herrmaientas y hay quien está dispuesto a pagar por detalles aparentemente nimios.

        Dicho esto, yo que uso Canon, me gusta que al ser la montura más ancha puedo sujetar cómodamente la cámara cuando la transporto insertando la palma de la mano entre el agarre y el objetivo y cerrando la mano sobre el objetivo. No se si podría con el hueco que dejan estas monturas tan estrechas.

      • Creo que este es un tema que ha sido muy cuestionado, pero por un lado, las ópticas Sony compiten de tú a tú con las ópticas de los demás fabricantes. Y por otro lado, tenemos a Leica con su montura L que es similar a la montura de Sony (46,1mm vs 48mm) y que albergará los futuros sistemasno sólo de leica y de panasonic, sinó también de Sigma.

        Así pues, tenemos 2 mobturas “grandotas” (R y Z) frente a dos “pequeñajas” (E y L).

        Por último, señalar que la primera cámara full frame para montura E no fueron las A7 y A7R sinó una videocámara que llegó un año antes (y dos después del anuncio de la montura) pensar que Sony sacó una montura y, sobre la marcha y por casualidad, pudo meterle no sólo un sensor Full Frame sinó que además los estabilizó es cuanto menos subestimar a los ingenieros.

        • Le entiendo Abel. Como podrá suponer, no tengo en mi cabeza todos los datos de todos los fabricantes… ¿Supongo que esa videocámara –no una cámara– para el formato Barnack sería con la montura “E”?

          Le trato de contestar de forma sintética, que “estamos en Photokina”.

          – De lo que yo hablo es de una ratio entre diámetro de montura, diagonal del sensor y distancia de registro: no basta solo con el parámetro del diámetro de la montura.

          – No discuto que algunas ópticas para las Sony “FE” tengan soberbio nivel –las fabrique quien las fabrique– de la misma manera que los mejores especialistas del mundo en el tema certifican que alguna G Master es una pesadilla en lo que se refiere a construcción interna, cara a una eventual reparación… que se ha mostrado necesaria.

          – En cuanto a la primera “estabilización en cinco ejes” de Sony, ya certificamos en su momento que era una “3+2” y necesitaba del apoyo de los objetivos, no siendo nativa del cuerpo, al igual que el famoso obturador “resistente para 500.000 disparos” lo era para primera cortinilla electrónica… o sea, para unos 250.000. Son “cosillas” de los ingenieros de Sony. En honor a la verdad, no son los únicos que tratan a los medios especializados como si fuésemos generalistas o chicos de básica.

          – Respecto a estos ingenieros, créame, Abel, que hemos tenido ocasión de hablar con unos cuantos, y no subestimo a ninguno. Me los he encontrado como en un amplio “huerto del Señor”…y piense que un servidor no acaba de llega al sector.

          –Finalmente, recordar que la primera estabilización de un sensor en formato Barnack fue primicia de Minolta…¿o me equivoco? Firma que adquirió Sony para poder pisar con un mínimo de seguridad en el mundo réflex.

          Lo que me parece más interesante, en el momento actual, es que Sony “está haciendo correr” con sus cámaras a fabricantes que estaban dormidos en sus laureles.

          Saludos

  2. Pues creo que debieron pensar algo mejor, ese efecto ya se veía con las A900/850, debía de haberles servido de experiencia, no se, igual les entró un poco de yuyu hacer un cambio tan radical, pero es lo que yo pienso, ya puestos a abandonar la montura Minolta por qué no hacerlo de una vez?; no es casualidad, pienso, el hecho de que éste objetivo, motivo del artículo “de toques de atención”, con ese viñeteo totalmente apreciable a simple vista a plena apertura seguramente por ese detalle.

    Ahora que Canon / Nikon se han “echado al monte” y previniendo ésto, no se que harán; bueno creo nada, el daño ya se lo han hecho, o hicieron en su día por pensar quizá (que no creo), que en ese terreno iban a estar siempre solos. En los tiempos que corremos, fallos así, se pagan caros; tiempo al tiempo.

    Una pena ya que Sony ha trabajado desde que hizo la incursión en éste mundillo, con miras a hacerse con un hueco y labrarse un nombre propio, siempre innovando y arriesgando, y por qué no decirlo, casi casi obligando a los dos mastodontes a seguirle en el mundo de las sin espejo, en fin….

    Gracias una vez mas por amenizarnos el tiempo con artículos de ésta talla, como ya es costumbre y sello de la casa, en los que siempre terminamos (en mi caso, 30 años o mas), por aprender algo… No se por qué me ha venido ahora a la memoria, un reportaje que hiciste (cuando era la versión impresa) hace ya un montón de años; era un test sobre un 135mm con una Olympus OM-1 de tu propiedad, en Lisboa recuerdo, uno de tantísimos test que has hecho sobre ópticas a lo largo de tu carrera profesional, los cuales a diferencia de los hechos por otros; tienen la peculiaridad de persistir en la memoria y el tiempo.

    Como siempre, afectuoso abrazo.

    Juan Antonio Ruiz.

    • Gracias, Juan Antonio, por tus amables palabras. Como puedes ver, ahora, el equipo “en el que reposo”, hace un fantástico trabajo, en unas presentaciones –lo que ahora se llaman “eventos”– que exigen un ritmo y se rigen por unas “normas” que son muy distintas del mundo de “caballeros” que por lo general imperaba en el ámbito de las revistas impresas…
      Saludos cordiales

  3. La mobtura E ya cuenta con dos opciones nativas en 50mm y 35mm con aperturas de 1.4. Sony los Sony Zeiss, que tienen una calidad óptica comparable a las lentes GM.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos.