Panasonic Lumix DMC-FX70 – Toma de contacto

Presentada por Panasonic recientemente durante nuestra estancia en Japón, con su luminosos zoom óptico 5X (24 – 120mm equivalente) f 2,2 – 5,9 y la tecnología de control táctil más moderna de la compañía, esta Lumix DMC-FX 70 se posiciona en lo más alto de su elenco de cámaras de corto recorrido.

Con una desarrollo óptico de 5X, en un esquema focal de 4,3 – 21,5 mm o lo que es lo mismo, un zoom equivalente 24-120 mm para un tamaño de captador de 1/2,33″ y 14,1 millones de píxeles efectivos, podríamos pensar que tales características no posicionan per se a un modelo en la cima de su catálogo compacto… y tendríamos razón, lo que realmente justifica el buen posicionamiento de  esta Lumix DMC-FX 70 es sin lugar a duda, la impresionante abertura de su posición angular, f 2,2, y la incorporación del control táctil avanzado, en la misma línea de lo que ya comentamos con la Lumix G2.

Las propias descripciones frontales del producto recalcan las bondades de su óptica

Como era de esperar por parte de la compañía, tal caché implica un acabado estético a la altura de las circunstancias, carcasa metálica bien acabada y pulida, una botonería reducida al mínimo posible y unas dimensiones reducidas, desde luego una cámara elegante y compacta tal y como reza la clasificación de la propia marca.

Constatamos su buen acabado y diseño


… así como su oportuno y portátil tamaño.


Vario-Summicron

Nos importa poco si realmente esta óptica «firmada por Leica», está fabricada al oeste de Alemania, en Canadá o como es más probable a muchos kilómetros de tierras germanas, al auspicio del buen hacer nipón, bajo una acuerdo de calidad determinado, lo que si nos llama la atención es la complejidad de su composición.

Y es que bajo la nomenclatura de  LEICA DC VARIO-SUMMICRON se esconde un esquema de  7 elementos en 6 grupos, múltiples lentes y superficies aesféricas, 3 Lentes aesféricas y 5 superficies aesféricas concretamente, con la incorporación de elementos de baja o muy baja dispersión en aras de paliar las posibles aberraciones cromáticas.

Como ya indicamos en nuestra primera toma de contacto con el producto hace unos meses en Japón, podemos intuir una estrecha relación entre las plantas óptica de Panasonic, especializadas en este tipo de lentes esféricas, y los modelos más punteros presentados recientemente por la compañía.

Si atendemos a la tipología de producto y a la corta distancia que maneja en su recorrido focal más corto, no olvidemos que esos 24 mm equivalentes en formato convencional describen en realidad una separación de tan sólo 4,3 mm respecto al plano focal, conseguir una luminosidad tan elevada f2,2 de manera digna, sin viñeteos excesivos o distorsiones varias, no es cuestión baladí.

Hace tiempo que el compendio Panasonic / Leica se desmarca por su calidad óptica, al no disponer de arquitectura Raw (algo por otra parte entendible en este perfil de producto) no podemos ponderar a ciencia cierta que parte de esta calidad de imagen «libre de aberraciones» es responsabilidad del objetivo y cual es el peso de las acciones / correcciones derivadas por software.

Sea como fuere, desde que Hasselblad o la mismísima Leica reconocieran abiertamente el uso de «compensadores de calidad» durante el postproceso de sus imágenes, corrigiendo entre otras cosas el viñeteo o las aberraciones cromáticas de sus soberbios y cotizados objetivos, nadie debiera asustarse hoy en día por una mayor o menor cooperación entre óptica y algoritmos de postproceso, en su justa medida, son de hecho una inmejorable mezcla.

 

Vista cenital, con el objetivo retráctil desplegado


Botonería

 

Al ser un equipo compacto, de perfil ampliamente automatizado y controles táctiles, el número de botones físicos presentes es muy reducido, tanto es así que podríamos echar en falta algún que otro acceso rápido, si bien es cierto que una vez acostumbrados al manejo táctil del equipo esta sensación quedará relegada a unas pocas y muy concretas ocasiones.

Dos botones y un interruptor son todos los elementos que encontraremos en su parte trasera, sumados a los típicos botones de la parte superior (apagado / encendido, dial de zoom / disparador y en este modelo acceso directo al modo video)  nos dan la totalidad de opciones disponibles físicamente, relegando buena parte del control del equipo, de manera obligatoria, al control táctil a través de su pantalla LCD trasera.

El descriptor «MODE» desglosa tras su pulsación, la mayoría de modos automáticos, múltiples escenas  preconfiguradas con una mención especial al llamado, automático inteligente (iA), por el cual la cámara ajustará de entre todas las opciones posibles la mas certera para cada contexto determinado, muy acorde con el «target» típico para este tipo de cámaras compactas.

 


Control táctil

Heredando las funciones táctiles de su hermana mayor, Lumix G2, el presente modelo se beneficia de ese control táctil intuitivo y coherente, excluyendo en este caso la opciones de conmutar ajustes mediante la tradicional botonería física, que es descartada aquí para ganar espacio de pantalla y disminuir en lo posible las dimensiones finales del producto.

La mayoría de las acciones se realizan a través de la pantalla, con una diagonal de 3″ y 230k de resolución, algo baja para los tiempos que corren, la respuesta táctil nos ha parecido algo tosca dependiendo que acciones, sobre todo aquellas en las que el dedo pudiera ser una superficie de contacto demasiado grande para considerarse precisa, no obstante al ser un tipo de pantalla táctil resistiva podemos interactuar con la pantalla con cualquier elementos no punzante, puntero o similar.

Colocando el punto de foco a nuestro gusto

Como no podría ser de otra manera, la experiencia de control táctil es similar a lo obtenido con la Lumix G2, tras un periodo de adaptación, se maneja el equipo con soltura y rapidez, pudiendo reposicionar el punto de enfoque tocando sobre la pantalla o inclusive abrir el obturador y tomar las fotografías presionando en la pantalla.


Compensando la exposión, táctilmente.

Rendimiento y Calidad de imagen

Sin perder de vista el tipo de producto que tenemos entre manos y menos aún las exigencias que sobre este equipo el usuario medio pueda proyectar, podemos constatar que, como en tantas otras ocasiones que testamos captadores pequeños de mucho millones de píxeles, los resultados óptimos se ubican en buenas condiciones de luz disponible, siendo el límite de calidad real cercano a los 400 / 800 ISO dependiendo de la clave de la toma. Lógicamente las claves altas con índices de claridad altos, sufren menos, por contra aquellas tomas de mayor densidad, serán más propensas a mostrar tramas de ruido electrónico en las zonas más subexpuestas.

El balance de blancos automático nos ha parecido un tanto impreciso en condiciones de luz artificial, con cierta tendencia a generar dominantes ampliamente visibles, no obstante el rendimiento de este ajuste con luz solar es correcto.

Como otros modelos de este corte y jerarquía, graba video HD bajo la arquitectura AVCHD Lite, a 720P, sin destacar especialmente en este aspecto, los vídeos tienen por lo tanto la fluidez y calidad propia de este segmento.

Si algo podemos elogiar de este modelo es su fácil manejo, asociado a una óptica luminosa y versátil, que con la ayuda de un maravilloso estabilizador óptico logra captar sin trepidación alguna tomas en oscuros interiores, con resultados bastantes dignos, si no sobrepasamos esa barrera de calidad entorno a los 400 / 800 ISO.

Sugerimos para mayor claridad complementar estas conclusiones con las imágenes publicadas en su galería online específica.

Galeria Online Panasonic Lumix DMC-FX70

 

Lumix DMC-FX70, una experiencia táctil a tener en cuenta

 

Todas las imágenes, Manuel San Frutos ©

 

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.