Tokina AT-X PRO 16-28 mm f/2,8 (IF) FX – Prueba

En DSLR Magazine, a la hora de realizar nuestra primera prueba técnica de un objetivo Tokina, nos hemos decantado por seleccionar uno de sus diseños más extremos: el Tokina AT-X PRO 16-28 mm f/2,8 (IF) FX. Ahí es nada, un zoom 16-28 mm, 1,75x, capaz de cubrir el afamado “full frame” de 24 x 36 mm, manteniendo la abertura constante de f/2,8.

 

Todos los parámetros citados suponen una gran dificultad de diseño y en vista de ello, los creadores de este objetivo han empleado todos los recursos tecnológicos a su alcance, tanto ópticos como mecánicos: lentes aesféricas, lentes en vidrio de baja dispersión, enfoque interno, cambio rápido de AF a M.
Todo ello, montado en un robusto barrilete de “grado industrial” –sus 950 gramos nos dan una idea de la robustez– hace que el objetivo no resulte precisamente pequeño, pero la verdad es que no desentona montado sobre las cámaras de 24 x 36 mm alto de gama a las que va destinado.
Este objetivo fue mostrado por primera vez hace dos años, en la CP+ de Yokohama.


Hace dos años…por primera vez. La estética final respecto al prototipo que aparece en nuestras manos ha variado ligeramente.

 

Tokina AT-X PRO 16-28 mm f/2,8 (IF) FX: en la práctica

En el uso sobre el terreno, el Tokina AT-X PRO 16-28 mm f/2,8 (IF) FX transmite sensación de robustez en el tacto, tanto en la acción del zoom, como en la del enfoque manual.

Para pasar de modo de autoenfoque al modo manual, basta con tirar hacia delante y hacia atrás del aro de enfoque: con un contundente “clic” podremos optar por un modo u otro.

En el modo de autoenfoque, tanto el sistema de enfoque interno (IF) como el nuevo motor GMR DC con sensor magnético hacen maravillas, siendo la acción rápida, silenciosa, sin titubeos. El esquema muestra el grupo responsable del enfoque interno, cuyo mecanismo de lentes flotantes emplea sólidas levas metálicas.

Alguno echará en falta la posibilidad usar filtros, lo que no es posible debido a la presencia del parasol rígido en pétalos, pero debemos ser sensatos: con un ángulo de toma de 107 grados largos en el extremo angular, por un lado acoplar una montura obligaría a un diámetro frontal inasumible y por otro lado, un filtro polarizador, uno de los pocos que no puede emularse en postproducción se lleva bastante mal con esos ángulos de toma (degradado lateral en los cielos). La tapa para el objetivo contempla protegerlo integralmente, inclyendo el parasol.

En la práctica, como con todo angular extremo, que llegue a los aledaños de esos 16 mm, tenemos que saber dominar la inclinación de la cámara para no crear fuertes líneas en fuga… salvo que sea eso precisamente lo que deseemos, para añadir dramatismo: la elección es libre.
Por otro lado, el seguro enfoque y ese mismo ángulo extremo hace que podamos hacer fotografía callejera disparando “desde la cadera” sin mirar por el visor e incorporando en el encuadre sujetos que con otra óptica quedarían totalmente fuera de cuadro.
La abertura constante de f/2,8 satisfará a los más exigentes, no solo por la alta luminosidad, sino por el hecho de ser constante, una característica muy profesional si se desea el control completo de la profundidad de campo y/o la exposición manual.

 

Tokina AT-X SD 16-28 mm f/2,8 (IF) FX: ficha técnica

OBJETIVO Tokina AT-X SD 16-28 mm f/2,8 (IF) FX
Cobertura 24 x 36 mm “Full Frame”
Focales 16-28 mm
Focales “equivalentes” aprox. APS-C 24-42 mm (Nikon DX); 25,6-44,8 mm (Canon)
Ángulos de toma 107.11″ a 76,87 grados
Abertura máxima f/2,8
Abertura mínima 22
Numero de palas No indicado
Lentes/grupos 15/13 todas en vidrio óptico de altas prestaciones
Lentes aesféricas 3, una de ellas de gran Ø:  56 mm (rosa en el esquema)
Lentes especiales 3 SD (azul en el esquema)
Lentes flotantes Para el enfoque interno
Revestimientos Multicapas
Escala de reproducción a la mínima distancia 1:5,6 X a aproximadamente 40 cm
Area cubierta a esa distancia No indicado
Autoenfoque Afirmativo, interno
Tipo de motor Especial DC GMR
Zoom motorizado No aplicable
Tipo de motor No aplicable
Enfoque manual Afirmativo, con cambio de un solo toque
Ø para filtros No admite
Ø x largo 90 x 133,3 mm
Peso 950 gramos
Barrilete Metálico
Montura Metálica, para Nikon y Canon
Transmisión de datos Electrónica (EXIF)
Optimizado para vídeo No, pero utilizable
Accesorios incluidos Tapas, parasol en pétalos rígido, solidario
Accesorios opcionales No indicado
Precio aproximado 890  €
Disponibilidad Actual (Canon o Nikon)

 

Tokina AT-X PRO 16-28 mm f/2,8 (IF) F: rendimiento óptico

Diseñar un objetivo que ha de cubrir un fotograma completo de 24 x 36 mm, con focales de 16 a 28 mm en diseño retrofoco y una luminosidad constante de f/2,8 es una pesadilla óptica –especialmente para la focal más corta– y por eso, si observamos la ficha técnica del Tokina AT-X PRO 16-28 mm f/2,8 (IF) FX podremos comprobar que sus creadores han empleado lentes aesféricas de gran diámetro así como lentes de dispersión cromática super baja (SD).

Resolución
Si observamos los gráficos de resolución del Tokina AT-X PRO 16-28 mm f/2,8 (IF) FX a las distintas focales, podremos llegar a la conclusión de que estamos ante una óptica con carácter y sería bueno que sus poseedores y usuarios tuviesen presentes estos gráficos a fin de extraer en todo momento el mayor rendimiento de la óptica.

A la focal de 16 mm, la más problemática desde el punto de vista del diseño, podemos ver que el rendimiento es muy bueno y prácticamente constante desde plena abertura hasta llegar a f/22, donde pierde un poco debido a la difracción.
En las esquinas arranca –como era de esperar– con una cierta timidez, pero con valores más que aceptables, y al llegar a f/8 parece como si se activase el “KERS”, subiendo de forma espectacular.
Por eso, aquellos fotógrafos que deseen el máximo de resolución para una toma concreta, reposada quizá, escogerán para esta focal de 16 mm el valor de f/8 como abertura favorita, pero utilizarán f/2,8 sin complejo cuando necesiten la máxima luminosidad. Los valores de f/4, f/5,6, f/11, etc., los utilizaríamos fundamentalmente para control de la profundidad de campo.

A la focal de 19 mm observamos una pauta muy similar (aunque el “KERS” entra más tarde…), mientras que para las focales de 23 y 28 mm la “curva” de resolución de plena abertura a la mínima es más “plana”.

El contraste es soberbio en el centro, y algo inferior en las esquinas, y algo parecido puede decirse de la aberración cromática, que no existe en el centro al tiempo que en las esquinas está contenida para lo extremo de las focales.
Y en este caso estamos hablando de resultados RAW sin pasar por corrección alguna de firmware de la cámara o filtro en postproducción.

Tokina AT-X PRO 16-28 mm f/2,8 (IF) FX: distorsión y viñeteado

En lo que se refiere a estos dos parámetros, como era de esperar, y al tener que cubrir el formato completo, a la focal de 16 mm se dejan notar, reduciéndose progresivamente conforme se pasa de 16 mm hacia el extremo de 28 mm.

 

Si en 16 mm la distorsión en barrilete a la focal de 16 mm es apreciable en las distancias cortas, a 28 mm es casi inapreciable en acerico.
Al ser una distorsión no compleja, se deja filtrar con cierta facilidad en postproducción.

En lo que se refiere al viñeteado, es muy discreto a 28 mm, quedando prácticamente estabilizado a partir de f/4, y más apreciable a 16 mm, focal en la que se estabiliza a partir de f/5,6.
Hay que tener en cuenta que a esas focales la famosa “ley del coseno” hace que llegue mucha menos luz a las esquinas, independientemente del diseño óptico.

Tokina AT-X PRO 16-28 mm f/2,8 (IF) FX: sobre terreno

A continuación ofrecemos algunas imágenes de muestra, que entendemos puden servir para hacernos una idea de la versatilidad de este objetivo, así como para destacar características particulares más allá de lo que puede deducirse de la parte técnica de la prueba.

A nuestro juicio, una buena forma de explotar la perspectiva dinámica que es capaz de ofrecer el Tokina AT-X PRO 16-28 mm f/2,8 (IF) FX a su focal más corta de 16 mm. A observar los excelentes multirrevestimientos, que ofrecen una resistencia numantina al “flare” a pesar de los 15 elementos en 13 grupos. Y por si se lo estaban preguntando… no son motas de polvo sobre el captor, son vencejos y golondrinas.


Estas dos tomas nos permiten comparar entre los ángulos de toma a 16 mm y a 28 mm

Otro buen ejemplo de aprovechamiento de la focal extrema y la perspectiva. De nuevo, las sombras están libres de “flare” a pesar de las vidrieras en contra.
Todavía dentro de la catedral, a observar el fino detalle y compensación de luces y sombras, lo que nos habla de un buen contraste. Al margen de las pruebas normalizadas de laboratorio, a distancias medias y grandes la distorsión a 16 mm no se deja apenas apreciar, pero a las más cortas debemos tenerla presente.
En manos de un fotógrafo experto (Rafael Roa), el Tokina AT-X PRO 16-28 mm f/2,8 (IF) FX se deja usar como objetivo para “street photography”, para tomas muy dinámicas, en las que su gran abertura permite tiempos de exposición muy breves.

En este caso, el objetivo aparece montado sobre una 5D clásica, no MarkII

 

Tokina AT-X PRO 16-28 mm f/2,8 (IF) FX: conclusiones

Nos encontramos ante un zoom, que si bien no es extremo en su factor de 1,75 x, lo es en su luminosidad y la más corta de sus focales, que ofrece las ventajas propias de ser “FX”, esto es, de cubrir el exigente formato de 24 x 36 mm o “full frame”.
Por otro lado, los que deseen emplear este objetivo sobre cámaras con captores de tamaño “APS-C”, se encontrarán con una gama de focales muy interesantes, de 24-42 mm en el caso de Nikon y de 25,6-44,8 mm en el de Canon, siempre aproximadamente.
El conjunto equlibrado de su robustez, precio, modos de enfoque y prestaciones, lo harán muy atractivo a los que busquen para su “full frame” Canon o Nikon una alternativa a las ópticas “de la marca de su cámara”.
Como todas las ópticas extremas, requiere un cierto conocimiento de causa para su uso, y esperamos que el haber desvelado por nuestra parte alguno de los rasgos de su carácter, les ayude a extraer del objetivo un rendimiento que puede llegar a ser sorprendente,

Los productos Tokina son distribuidos en España por Dugopa, S. A.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos.