El Tokina Opera 50 mm f/1,4 FF es el primero de una nueva serie de objetivos diseñados para cubrir sensores de “formato completo” (24×36 mm) de cámaras réflex de alta resolución. Desde el estand de la firma en la CP+, realizamos una primera toma de contacto.

Tokina Opera 50 mm f/1,4 FF © Albedo Media
Tokina Opera 50 mm f/1,4 FF © Albedo Media

Anunciado hace una semana, Tokina sitúa su nueva familia Opera por encima de su conocida gama AT-X. De momento, la firma ha lanzado un solo modelo, con una distancia focal estándar de 50 mm, imaginamos que con la idea de analizar la repercusión de esta nueva serie en el mercado.

Tokina Opera 50 mm f/1,4 FF: la montura para Nikon FX está libre de accionamientos mecánicos ya que el diafragma es electromagnético © Albedo Media
Tokina Opera 50 mm f/1,4 FF: la montura para Nikon FX está libre de accionamientos mecánicos ya que el diafragma es electromagnético © Albedo Media

En mano, se aprecia cierta calidad en los materiales empleados para su construcción. Se trata, eso sí, de un objetivo muy contundente y pesado, aunque hay que tener en cuenta que hablamos de una apertura máxima de f/1,4.

Tokina Opera 50 mm f/1,4 FF © Albedo Media
Tokina Opera 50 mm f/1,4 FF © Albedo Media

Con su parasol en forma de “pétalos”, podemos apreciar las considerables dimensiones de esta óptica, que montamos sobre una Nikon D800 disponible en el estand de Tokina en la feria. De hecho, tal como nos recuerdan sus responsables, el Opera 50 mm sería la primera óptica de la compañía en incorporar el diafragma electromagnético para esta montura.

A diferencia del otro objetivo de Tokina presentado para la CP+ 2018 –el FíRIN 20 mm f/2 FE AF, que también hemos probado– en este caso se trata de un prototipo mucho más funcional y operativo.

Tokina Opera 50 mm f/1,4 FF © Albedo Media
Tokina Opera 50 mm f/1,4 FF © Albedo Media

El AF, que corre a cargo de un motor de tipo ultrasónico, se muestra bastante rápido durante nuestra breve toma de contacto, aunque quizá un punto por debajo de la competencia. Hay que recordar, de todos modos, que aún hay cierto margen de mejora hasta que los modelos finales sean lanzados al mercado.

En cuanto al aro de enfoque, de generosas dimensiones, muestra un buen tacto y firmeza si recurrimos a la acción manual. Además, tal como especifica la firma, gira en cada caso según las pautas de los fabricantes de las respectivas cámaras para las cuales está dirigido esta óptica –Canon EF y Nikon F (FX)–. En su barrilete encontramos también un conmutador para seleccionar el modo de enfoque –AF/MF–.

Tokina Opera 50 mm f/1,4 FF © Albedo Media
Tokina Opera 50 mm f/1,4 FF © Albedo Media

A diferencia del Sigma 50 mm f/1,4 DG HSM de la serie Art –uno de sus competidores directos en cuanto a características se refiere–, el Tokina Opera 50 mm f/1,4 FF incluye una junta de sellado contra el polvo y humedad, un plus para aquellos usuarios que lo combinen con una DSLR protegida contra la intemperie.

Tokina Opera 50 mm f/1,4 FF © Albedo Media
Tokina Opera 50 mm f/1,4 FF © Albedo Media

A pesar de que no nos ha sido posible tomar muestras con el equipo, sí que hemos podemos comprobar sus resultados desde la pantalla de la cámara, y examinar su calidad de imagen así como su agradable bokeh.

Habrá que esperar, sin embargo, hasta el verano para que las unidades finales salgan a la venta, a un precio que todavía es una incógnita.

4 Comentarios

    • ¡Ooooops! Gracias, Ottmar. Se nos amontonan las ideas, tras tanto correr de un estand a otro. Corregido queda… Saludos

      • Cuando lo ví me pareció que era para las nuevas cámaras sin espejo, y que aprovechando un diseño clásico de un 50/1,4 le habían suplementado esos 46 mm que les falta a las llamadas “mirrorless” o “híbridas”; vamos, lo que llevan tiempo haciendo en Sony con su montura FE.
        Parece que se nos han olvidado aquellos compactos 50/1,4 FF Nikkor de toda la vida.
        Curiosamente hay gente que compra cualquier cosa nueva que les vendan.

        • Al parecer, Jose Luis, el diseño es enteramente nuevo, sin que haya que descartar una posible colaboración entre firmas tales como Tokina, Tamron y Ricoh-Pentax. Los Nikkor 50 mm f/1,4 de aquellos años para cámaras de de película, no estaban solos: estaban acompañados de los Rokkor, Super-Takumar, Zuiko, etc. de otros fabricantes. Los objetivos actuales de similar focal y luminosidad son de mayor tamaño por los requerimientos de los sensores digitales –mucho más problemáticos que las películas y por los motores AF.

          Si se piensa en enfoque manual y cámaras telemétricas todavía pueden hacerse pequeñas joyas como el Voigtländer Nokton 50 mm f/1,2 Aspherical VM recientemente presentado. Pero no es menos cierto, que –tal como Ud. indica– se pueda calcular un objetivo para una cámara sin espejo tal como las de las series A7 y A9 de Sony y adaptar diseño de barrilete para las DSLR… Todo depende de las concesiones a las que esté dispuesto a ceder el fabricante.

          Sin embargo, por lo general, respecto a los Nikkor que cita, el diseño de las palas del diafragma, su forma, es más refinada ahora que entonces.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos.