De las dos nuevas referencias anunciadas por Sigma para esta CP+ 2018, el nuevo 70 mm f/2,8 DG Macro es el primero en mostrarse al público como prototipo funcional, por lo que nos acercamos al estand de la compañía para realizar una primera toma de contacto.

Diseñado para una cobertura completa del formato 24×36 mm y compatible con las monturas de Canon EF, Sigma SA y Sony E, se trata del primer objetivo macro de la serie Art y para ello Sigma ha tenido en cuenta las particularidades propias de este tipo de ópticas en su nuevo diseño.

Sigma 70 mm f/2,8 DG Macro | Art © Albedo Media
Sigma 70 mm f/2,8 DG Macro | Art © Albedo Media

Así pues, no se hace uso del motor de tipo ultrasónico HSM que equipan el resto de ópticas de la serie Art pues, según nos indican sus responsables, dichos motores no eran lo suficientemente potentes para mover las pesadas lentes de este macro con la agilidad necesaria para ofrecer una velocidad de enfoque a la altura, punto crítico de esta clase de objetivos. Este sería uno de los motivos por el cual Sigma habría optado por un motor DC.

Efectivamente, podemos comprobar que la velocidad de AF es bastante rápida –lo probamos con una Canon 5D Mark IV disponible a pie de estand–, y se desenvuelve con agilidad en las rápidas transiciones entre los enfoque cercanos y distantes.

Sigma 70 mm f/2,8 DG Macro | Art © Albedo Media
Sigma 70 mm f/2,8 DG Macro | Art © Albedo Media

De todos modos, Sigma ha tenido bien en cuenta ofrecer un anillo de enfoque –de generoso tamaño– especialmente suave para favorecer el enfoque manual en aquellas situaciones donde el autoenfoque no proceda.

Para facilitar su agilidad, la óptica dispone en su barrilete de los convencionales conmutadores de limitación del rango de enfoque para poder trabajar en la zona deseada. También encontramos el clásico conmutador de selección de modo de enfoque (AF/MF).

Sigma 70 mm f/2,8 DG Macro | Art © Albedo Media
Sigma 70 mm f/2,8 DG Macro | Art © Albedo Media

Su construcción está también muy cuidada, al igual que en el resto de ópticas de la serie a la que pertenece. Destaca su compacidad, teniendo en cuenta que se trata de una óptica macro capaz de un factor de reproducción 1:1.

Esta ratio se consigue con el barrilete extendido, a una distancia mínima de enfoque de exactamente 25,8 cm. En este caso, la longitud del objetivo pasa de 71 a 106 cm.

Sigma 70 mm f/2,8 DG Macro | Art Las indicaciones en la parte anterior del barrilete, facilitan el trabajo si deseamos –por ejemplo para aplicaciones científicas– operar a una ratio de reproducción específica © Albedo Media
Sigma 70 mm f/2,8 DG Macro | Art Las indicaciones en la parte anterior del barrilete, facilitan el trabajo si deseamos –por ejemplo para aplicaciones científicas– operar a una ratio de reproducción específica © Albedo Media

Mencionar que esta distancia de enfoque mínima se duplica hasta los 50 cm en el caso de hacer uso de sistema de autoenfoque, por lo que será necesario operar en modo MF para conseguir el máximo nivel de reproducción.

Es posible también acoplar un parasol, que también puede resultar útil para proteger la óptica en tomas macro cuando se extiende el barrilete, si bien, en algunos casos, ello podría dificultar según que efectos de iluminación con medios adicionales.

Sigma 70 mm f/2,8 DG Macro | Art © Albedo Media
Sigma 70 mm f/2,8 DG Macro | Art © Albedo Media

Por otro lado, se trata de una óptica protegida contra la intemperie, tal como se puede apreciar a partir de las juntas de sellado. La bayoneta es de latón cromado, con un tratamiento antifricción adicional.

Sigma 70 mm f/2,8 DG Macro | Art © Albedo Media
Sigma 70 mm f/2,8 DG Macro | Art © Albedo Media

Asimismo, gracias a su focal de 70 mm y su apertura máxima de f/2,8, es posible usarlo como un «tele» corto, e incluso como «tele» medio si acoplamos el teleconvertidor 2x de Sigma, que resultaría entonces en un 140 mm f/5,6.

7 Comentarios

  1. Interesante óptica. Por cierto, el tratamiento antifricción ¿no será el mismo que ya aplicaba Minolta en los años catapun?. Me gustaría saberlo si es posible, claro.
    Un saludo.

    • No podemos estar seguros al 100%, pero pensamos que no. Sigma está muy al día en tecnologías y tiene muy a gala producir todo en su factoría de Japón (excepto algunos chips ROM, etc.). Aunque Minolta era buena en innovación, queremos pensar que desde aquella época se haya evolucionado algo en este tipo de tratamiento de superficies. Parece una cosa banal, pero es muy importante que las monturas de los objetivos sean relativamente «amables» hacia la de la cámara, ya que esta última soporta la fricción de todos los cambios, de cada uno de los objetivos. Por lo general, las de los objetivos se hacen en latón cromado y las de las cámaras en acero inoxidable… pero hay excepciones, claro. De hecho, más de una montura «metálica» de un objetivo moderno resulta ser de plástico «cromado» ¡cuando le metes discretamente una lima!

      • Muchas gracias MAESTRO VS. por contestar, conservo intacta toda su publicación impresa desde el primer número, (era nuestra «internete» de entonces), y recuerdo, hará como unos 40 años, en una pregunta que le hice sobre el tema, en el apartado del lector, me contestó que eran las bayonetas de Minolta las que estaban fabricadas con una especie de lubricante formante de la fórmula de su construcción, no recuerdo ahora si me dijo que las fabricaban así, desde las series SRT, siempre me pareció un adelanto importante, recuerdo que leí su artículo varias veces, pues desconocía ese detalle.
        Creo que abuso con lo que le voy a pedir: me gustaría si es posible, (sé que no dispone de tiempo, literalmente hablando), que nos diera clases sobre los innumerables secretos que sin duda guarda en su memoria, y que serían de una utilidad muy grande para los que empiezan ahora en la profesión, que los que hoy se forman, aprendan de verdad lo que conlleva a hacer una «humilde» fotografía.

        Un cariñoso saludo de nuevo MAESTRO, han pasado más de 40 años.

        • Ja, ja, ja… gracias por lo de «maestro», que siempre me recuerda al mundo del toreo, donde estoy seguro no hubiese destacado, ni por valor ni por tripita. Pero su nuevo comentario, me ha hecho caer en que quizá en aquella época estuviese hablando de algún tipo de metal sinterizado. Tendré que buscar en mi memoria. En ese tipo de metal, simplificando mucho, lo que se hace es partir de pequeñas virutas o partículas del mismo y mezclarlas por ejemplo con grasa de bisulfuro de molibdeno. Acto seguido se somete al conjunto a altísima presión y del bloque de material resultante se tornean o fresan unas piezas, que gozan de «engrase» –sin mancha– de por vida. Gracias por sus amables palabras. Las tendré en cuenta… Saludos coerdiales.

  2. Si ya sabía yo, que al final terminaba enterándome de ese detalle.
    Solo era cuestión de hacer la pregunta adecuada, a la persona adecuada también. Ánimo y gracias por seguir en la «brecha».

    Un afectuoso saludo, y para mi, siempre en éste mundillo, es y será un maestro de maestros.

    • Ahí seguimos… Me inclino a pensar que lo empleado ahora por Sigma es más un tratamiento de superficie que metal sinterizado. ¡Lástima que cuando ha surgido el tema ya habíamos realizado el encuentro con Mr. Kazuto Yamaki en Yokohama! De lo contrario se lo habríamos preguntado. Un abrazo.

  3. Pues teniendo en cuenta su amable explicación sobre la forma de fabricar las monturas/bayonetas autolubricantes.

    Yo también me inclino a pensar lo mismo. En este mundo donde, por lo visto, lo que prima es el ahorro en costes de fabricación, no creo que lien tal «follón» ni locos, para fabricar del modo que me ha explicado arriba.

    (Ahora uso material Nikon), pero es que cuando abro el armario que tengo exprofeso para el equipo, y cojo una de mis antiguas Konica T3/N, (fueron con las que comencé a trabajar), y comparo peso y solidez, con (en éste caso, la D600, la D800 «salva» en ese aspecto, un poco los «trastos». Se me cae el alma al suelo.

    Un abrazo.

    Juan Antonio Ruiz.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.