Compartir

A finales del mes pasado, Fujifilm anunció su nueva Instax Share SP-3 SQ, una impresora portátil que permite imprimir imágenes con la última película instantánea de formato cuadrado de la compañía. Hemos asistido a su presentación oficial en Madrid para recoger nuestras primeras impresiones.

Instax Share SP-3 SQ © Albedo Media
Fujifilm Instax Share SP-3 SQ © Albedo Media

Dentro del típico ejercicio de marketing ineludible en cualquier evento de prensa, la presentación arrancó con un repaso general por las cifras más importantes de este segmento. El área de impresión de Fujifilm –dentro de la que se engloba el “ecosistema Instax“– crece año tras año de manera exponencial. Solo en términos de fotografía instantánea hablaríamos de un aumento del 60% de la facturación realizada el año pasado. Paradójicamente, en contra de lo que puedan pensar muchos fotógrafos, esta área hace tiempo que supera con creces los beneficios del departamento de imagen digital, donde se aloja a nivel de empresa toda la Serie X.

Instax Share SP-3 SQ © Albedo Media
Fujifilm Instax Share SP-3 SQ © Albedo Media

La fotografía instantánea es tendencia –y rentable–, prueba de ello es la clara apuesta de la compañía por aumentar la familia y “concepto Instax” más allá de la propia cámara analógica con cargas al “estilo Polaroid”Ofreciendo un elenco de dispositivos híbridos que acepten fuentes digitales –impresoras Instax Share– o cámaras que puedan modificar la toma capturada mediante filtros digitales antes de imprimir –Instax Square SQ10–.

Instax Share SP-3 SQ © Albedo Media
Fujifilm Instax Share SP-3 SQ © Albedo Media

Este nuevo modelo de impresora SP-3 SQ se formaliza en un pequeño dispositivo de atractivo diseño, con acabados plásticos, disponible en versiones blanca o negra, de idéntica manera que su hermana gemela dentro del territorio de cámaras, Instax Square SQ10.

Instax Share SP-3 SQ © Albedo Media
Fujifilm Instax Square SQ10 e Instax Share SP-3 SQ, ambos en versión de color blanco © Albedo Media

La elección del formato cuadrado en esta nueva subfamilia SQ parece –según declaraciones de responsables de la compañía– “rendir un homenaje a los formatos cuadrados del formato medio y las composiciones artísticas“, un argumentario a nuestro juicio poco relevante si atendemos a otras cuestiones técnicas y logísticas. La implementación de un formato cuadrado conlleva menores exigencias ópticas en las esquinas en estas reducidas dimensiones de copias. De idéntica manera, a nivel de impresión, el sistema de exposición es más pequeño y por ende se puede reducir al máximo el volumen total del dispositivo, volviéndolo más portable.

Una elección además no exenta de polémica, con cruce de demandas incorporado entre Polaroid y Fujifilm por los derechos de propiedad sobre el formato cuadrado. Ampliando la información expuesta por el fotógrafo Pep Costa, en nuestra opinión –gracias a la experiencia de nuestro equipo de redacción– la actual demanda se basa más en la ubicación de los pods de química que en los bordes del formato. No obstante, parece temprano para poder emitir un juicio de valor al respecto dentro de este peculiar terreno legal, seguiremos informando cuando tengamos datos oficiales al respecto.

Instax Share SP-3 SQ © Albedo Media
Fujifilm Instax Share SP-3 SQ © Albedo Media

Como ya explicamos en su momento, la nueva impresora retoma el concepto de sencillez de su predecesora –la Instax Share SP-2–, pudiendo enviar cualquier imagen desde un dispositivo móvil gracias a su conexión inalámbrica Wi-Fi. La principal diferencia radica en el uso de cartuchos del susodicho formato cuadrado –Fujifilm Instax Square– y en la nueva funcionalidad de su aplicación móvil –Share app– que permite aplicar todo tipo de ajustes a las fotografías antes de imprimirlas. La batería de litio del tipo CR2 rinde una autonomía de unas 160 copias, imprimiendo cada una de ellas en tan solo 13 segundos.

Instax Share SP-3 SQ © Albedo Media
Fujifilm Instax Share SP-3 SQ © Albedo Media

En animada charla con el personal técnico del área de impresión, nos comentaron que si bien los primeros prototipos usaban un sistema de exposición de la imagen por láser –como las actuales Frontiers de la marca o las conocidas Durst Lambda en grandes formatos– finalmente se optó por un sistema de exposición por un panel OLED con una resolución de salida de unos 320 ppp, mayor que las resoluciones nativas de los dos ejemplos anteriores.

Fotografías de Pep Costa impresas con Instax Share SP-3 SQ © Albedo Media
Fotografías de Pep Costa impresas con Instax Share SP-3 SQ © Albedo Media

Ficha técnica aparte, lo que si hemos podido constatar en esta primera toma de contacto es la buena resolución del sistema, superior a la exigencia media que se le suele pedir a este tipo de dispositivo. Por contra, su gama de color y latitud son limitadas, idiosincracia de casi toda la fotografía instantánea conocida –y no, no nos estamos refiriendo a la pobre calidad de algunos soportes reutilizados bajo una ingeniosa labor de rebranding–.

Con un público potencial orientado en la franja de los 16 a 35 años y un precio de salida de 200 €, las expectativas sobre equipos de impresión de mayor tamaño o versiones de cámaras instantáneas de corte más profesional –carta de reyes de los usuarios con más solera en fotografía instantánea– parecen que de momento tendrán que esperar.

Con suerte, veremos cómo evolucionan los gustos y criterios de compra sobre esa llamada generación Millennial, aquella sobre la que se alojan las mayores predicciones de compra en toda esta gama, para ver los movimientos paralelos que el sector realice… nosotros por si acaso, ya hemos pedido una unidad para pruebas.

3 Comentarios

  1. La alternativa, en teoría, es el papel ZeroInk (ahora lo llaman Zink, creo), o las fotos instantáneas de Polaroid.

    Uno de los grandes errores de las empresas fabricantes de cámaras ha sido, en mi opinión, desentenderse en la era digital de la forma de “utilizar” las fotografías. En la época química había una industria formada, pero en la época digital eso cambió.

    Ninguna gran empresa creó un servicio web para mostrar y compartir fotos de forma seria, bien diseñada. Se desentendieron totalmente. El resultado es que apenas hay sitios diseñados para exponer y compartir fotos de cámaras de verdad (instagram y demás son fotográficamente hablando un chiste, y además tienden a convertirse en redes sociales). Te venden una (o varias) cámaras y complementos por miles de euros… ¿para hacer qué con las fotos? Si desarrollas formas de uso (de uso social además), fortaleces la afición y la industria.

    Con la impresión la cosa ha sido aún peor, porque Canon, HP y Epson se han empeñado en imponer, sí o sí, la impresión por inyección de tinta, que ha tenido siempre un fuerte rechazo por parte de los usuarios (impresoras grandes y ruidosas, cabezales delicados, coste de las tintas). Es un buen sistema para uso industrial, grandes tamaños… pero no para impresión doméstica. ¿Resultado? Nadie imprime, nadie pasa a papel las fotos. A la larga muchos aficionados acaban cansándose de la fotografía, aburriéndose. La prueba de la relación entre uso de las fotos, y en particular la impresión, y la venta de cámaras es este resurgir de las cámaras instantáneas: se venden como churros. Pues bien, ningún fabricante ha pensado en ofrecer a sus clientes y usuarios, incluidos los profesionales, una forma de imprimir fotos de tamaño y calidad suficiente (para cámaras de verdad), de forma rápida y sencilla, a coste razonable. Venderían, tanto impresoras como más cámaras. Es curioso que nadie haya caído en eso.

    Los fabricantes de equipo deberían explorar ese terreno, y Fujifilm está en una inmejorable posición para hacerlo.

    • Desde mi punto de vista, veo bastantes dificultades para que Fujifilm –u otra firma– implemente formatos mayores de los actuales (Instax Wide) en una impresora con la misma tecnología. Uno de ellos, es el coste que tendría que tener cada “copia”, si se mantiene el margen actual que le supongo al sistema.

      Otra, la veo en la dinámica de fluidos relacionada con la cápsula de productos químicos que debe extender la pasta procesadora entre las capas del “sandwich” que es uno de estas hojas fotográficas (*). Es cierto que la auténtica Polaroid hizo sistemas para 50 x 60 cm -y mayores– pero no en sistema integral, sino de separación, y ello con cápsulas separadas.

      Una solución parcial son las impresoras de sublimación, pero parece –tal como indica Nemo– que van cayendo en desuso en general para formatos mayores del clásico 10 x 15 cm.
      Desde mi punto de vista, el sistema “Zink” no ofrece una gama tonal comparable a los sistemas fotoquímicos, entre ellos Instax, Lambda, etc., ni a los de inyección de tinta.

      (*) El gran Ángel Fuentes se hubiese referido probablemente a una de estas copias instantáneas como “artefacto”.

    • Estimado Nemo, complementando la respuesta técnica que te ha expuesto Valentín –la persona de nuestro equipo que ha vivido desde dentro toda esa tecnología instantánea– nos gustaría como redacción matizar algunas cuestiones interesantes que expones.

      En breve hará ya casi ocho años del envío de un correo electrónico por nuestra parte hacia la delegación española de Fujifilm; en él solicitábamos una unidad de prueba de la Fujifilm Instax 210. Las caras de sorpresa dentro de la compañía debieron de ser todo un poema dado que por aquellas era un equipo “antiguo” que debiera de estar cogiendo polvo en algún rincón. Esta suerte de cámara instantánea con aspecto de “regalo de comunión no deseado” nos sorprendió gratamente con sus resultados, publicando en agosto de 2010 una primera y breve prueba de campo. De manera simultánea andábamos por aquellas probando “soportes imposibles” con mucha ilusión y resultados cuanto menos igualmente imposibles…una de nuestras SX 70 originales casi no sale viva de la prueba al desparramar la copia toda su química sobre uno de los rodillos internos. Viendo el estado de la competencia y la gran calidad del soporte de Fujifilm, les recomendamos a estos últimos que hicieran una fuerte apuesta por el formato. “Las ganas” de una fotografía instantánea de calidad antecedieron muchos años a esta actual tendencia y el resto de la historia es ya conocida por todos.

      No creemos desde luego que fuéramos los únicos en dar ese consejo; esta breve “batallita” tiene su justificación por racionalizar los esfuerzos de una compañía en mantener y hacer crecer un sistema que estuvo a punto de extinguirse, quién les iba a decir que ese mismo terreno les reportaría ahora mucho más beneficio que su flamante área de fotografía digital. Podemos estar de acuerdo en que el camino escogido no fue el que los profesionales querían, de ahí la ausencia de equipos de impresión de mayores formatos o cámaras con ajustes manuales, pero tampoco tenemos muy claro si arrancar dese ese punto hubiera dado la solvencia suficiente para defender a nivel de empresa su sostenibilidad en estos diez años. La ruta actual marca una evolución en otros caminos para un público joven distinto al que usó originalmente soporte instantáneo, quizás con el tiempo, lleguemos a interesantes terrenos intermedios.

      Sobre las apuestas hacia un servicio de intercambio de fotografía “seria” intentos hubo por parte de las marcas y los usuarios, lo malo es que no llegaron a cuajar adecuadamente, la propia plataforma “Instagram” en sus orígenes tenía visos de calidad muy distantes sobre lo que ahora ofrece bajo el paraguas masivo y comercial de Facebook.

      Compartiendo en gran parte tu opinión sobre los sistemas de impresión doméstica, aún teniendo unas excelentes experiencias bajo el sistema de inyección de tintas, esperamos que alguna marca atienda a este escenario sin excesiva avaricia. La desproporción de costes en el material fungible es la que, a día de hoy, descarta muchas de las “copias latentes” que nunca llegan a imprimirse.

      Con suerte seguiremos cruzando opiniones y tinta electrónica sobre el tema en años venideros, en palabras de responsables del área de impresión de Fujifilm -“tenemos una hoja de ruta muy ambiciosa al respecto”. Saludos

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.