Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95 – Toma de contacto

CPP-2015_Logo_01_EE.jpgVoigtlaender_Nokton_10_5mm_095_01_EE.jpgNo ya como veteranos, sino como pioneros en la CP+, siempre somos especialmente bien acogidos en el estand que combina en una suerte de «Janus», los productos Zeiss por un lado y los Voigtländer por otro, producidos ambos por Cosina, en Japón. Esa buena y paciente acogida nos facilita en esta ocasión la toma de contacto con el Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95.
Anunciado en la pasada Photokina 2014, el Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95 es el más corto de focal de los Nokton f/0,95 en montura Micro Cuatro Tercios, protocolo sobre el que es equivalente a un 21 mm f/0,95, con cobertura de 93º, único para fotografía a nivel mundial e histórico dentro de lo que creemos saber. Aunque todavía no hay una fecha exacta prevista para su comercialización, debe estar cerca, pues las muestras examinadas a pie de estand eran finales.

El Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95 es el más angular de la serie f/0,95 de la firma. Con una equivalencia de 21 mm ofrece un ángulo de cobertura de 92 grados. Pero eso no es lo realmente relevante, sino que lo haga con una apertura máxima de f/0,95 a la que ofrece un cremoso y maravilloso bokeh, con un tremendo foco selectivo. Un extremo que pondrá a prueba la habilidad de enfoque de los usuarios, ya que ese es exclusivamente manual.
El «focus peaking» saldrá al rescate en aquellas cámaras que lo ofrezcan.

Como es  lógico y era de esperar, el Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95 sigue la línea constructiva de sus hermanos de 17,5 mm, 25 mm y 42,5 mm, esto es, con sólidos barriletes y montura metálicos que generan una positiva sensación de contundencia –pesa 586 gramos sin parasol– y de la alta densidad que siempre se ha asociado a los buenos objetivos y especialmente a los de enfoque manual. Eso es una constante para la serie f/0,95 de Voigtländer.
La realidad no es otra que –en lo que se refiere a calidad y estándares de fabricación– dejando esquemas ópticos aparte, Cosina fabrica con el mismo mimo para ambas etiquetas.

/Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95, sostenido en una mano
Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95 © Albedo Media S.L.

En el aspecto estético externo, el Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95 se distingue de las otras referencias f/0,95 en e sentido de que se aparta de la forma casi totalmente cilíndrica de las otras tres ópticas, y por qué no decirlo, más bien aburrida, ofreciendo un perfil distinto, más ancho en el frontal, a nuestro juicio más atractiva. Puede que ese cambio se deba a imperativos estrictamente técnicos, debido a alguno de sus 13 elementos y muy probablemente a la lente frontal, pero bienvenidos sean.
Por su parte, el parasol es accesorio, no fijo, una ventaja si decidimos emplear filtros, que en todo caso deberían ser de tipo «slim» a efectos de minimizar riesgos de viñeteado.

/Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95, montado en una Olympus OM-D E-M5
El Voigtländer Nokton tiene un enfoque bastante suave © Albedo Media S.L.

El nuevo Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95 incorpora el anillo dedicado para conmutar entre modo foto (diafragma ajustable con clics en tercios de punto) y modo video (apertura de diafragma sin solución de continuidad) que ya es habitual en la serie f/0,95 de la firma.

/Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95, manejando el doble aro de diafragmas
Ajustando el anillo de modo de selección del diafragma, para elegir entre vídeo (diafragma continuo) o foto (diafragma por pasos) © Albedo Media S.L.

El enfoque es solo manual, con muy largo recorrido. Ese modo de operar es motivo por el que resulta muy importante utilizar la asistencia de MF de la cámara (ampliación de la zona de enfoque) o el «focus peaking» si la cámara dispone del mismo, a fin de poder enfocar con precisión, aspecto especialmente crítico a f/0,95 donde la profundidad de campo es mínima.

/Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95. Un fotógrafo lo emplea sobre una E-M5
Montado sobre una OM-D EM-5, el equilibrio es bastante bueno, teniendo en cuenta la gran luminosidad del objetivo © Albedo Media S.L.

 

Imágenes tomadas con el Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95 montado sobre una Olympus OM-D EM-5

Ya fotografiando, debemos resaltar la dificultad de enfoque a la plena apertura de f/0,95 a la cual se han realizado las tomas.
Nuestra opinión es que se trata de un objetivo especialmente indicado para interiores, y en condiciones de poca luz, como por ejemplo el entorno de feria donde realizamos la toma de contacto… se puede apreciar los valores ISO relativamente bajos que pudimos utilizar gracias a la gran apertura extrema comentada y que –unida a su cortísima focal efectiva– es el ADN del objetivo.

A observar, en las imágenes, el buen trabajo que cara al bokeh llevan a cabo las 10 palas del diafragma, que cierra hasta f/16, si bien pensamos que serán pocas las ocasiones en que se emplee ese ajuste con esta óptica, cuyo «hábitat» natural será aquel que propicie el uso de los valores de f/0,95, f/1,2…
Naturalmente, no está reñida la utilización en ambientes de iluminación más intensa, en exteriores, con la abertura f/0,95, pero necesitaremos ajustar probablemente a 1/8.000 de segundo, o quizá «tirar» de los nuevos sistemas de «obturación» electrónica a 1/16.000 y 1/32.000 de segundo.

/Toma de un florero, en ambiente de feria
Imagen tomada con Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95 f/0,95 – ISO 250
[click encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

 

/Ambiente de feria, toma mediante un Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95
Imagen tomada con Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95 f/0,95 – ISO 250
[click encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

 

/Ambiente de feria, toma mediante un Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95
Imagen tomada con Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95 f/0,95 – ISO 640
[click encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

 

/Toma próxima de un objetivo mediante Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95. Extraordinario bokeh.
Imagen tomada con Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95 f/0,95 – ISO 640

[click encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

 

La distancia mínima de enfoque del Voigtländer Nokton 10,5 mm f/0,95 son unos espectaculares 17 cm, lo que permite crear perspectivas muy dinámicas. En la toma puede observarse, por un lado la extremadamente crítica profundidad de campo, que hace que la escala de distancias quede enfocada y la de ajustes de diafragma… muy desenfocada. Y por otro lado el extraordinariamente cremoso bokeh…
Un objetivo muy especial para el protocolo Micro Cuatro Tercios, del que pronto podremos conocer precio y disponibilidad.

 

Fotos de Núria Agustí para @ Albedo Media S.L

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.