Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph. – La Prueba

Labo DSRMZ – Probamos la más reciente versión del mítico Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 creado en 1951 para las Prominent de la firma, ahora en versión aesférica en montura  «VM» o “Leica M”, con los últimos vidrios ópticos y las más refinadas curvas en sus lentes: el Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph.

Ya en la pasada CP+ ofrecimos la primicia sobre el terreno de esta nueva óptica, réplica moderna que conserva el aspecto clásico del original, pero en aquella ocasión los prototipos estaban bajo vitrina. Podemos comprobar que Cosina Voigtländer ha cumplido con su compromiso de calendario, en el que anunciaba la disponibilidad de esa bella óptica para el verano de 2013, y hemos sometido a prueba a una de las primeras unidades disponibles en España.

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.

Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph.: un bello objetivo de aspecto clásico

El Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph. es –en nuestra opinión– una pieza de extraordinaria belleza, y si es probable que algunos optarán por la versión negra, bien por su precio más favorable, bien por su menor peso o coherencia estética con el cuerpo de su cámara, en nuestra opinión es la versión “plata” o cromada la que hace más honor a la idea de maridar los más clásicos diseños de los años cincuenta con lo más avanzado en superficies aesféricas, vidrios ópticos y revestimientos multicapas.

Sobre una Konica HEXAR RF fílmica, de montura «Leica M» compatible © Albedo Media, S.L.

El nuevo Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph. junto a todo un clásico y un veterano como referencia de tamaño: el Leica Summicron-M 50 mm f/2 © Albedo Media, S.L.

Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph.: ficha técnica

Diez palas en el diafragma, algo poco común. Puede observarse la gran transparencia, gracias a las pocas lentes y el muy cuidado revestimiento antirreflejos Albedo Media, S.L.
OBJETIVO Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Aspherical
Cobertura 24 x 36 mm
Focal 50 mm
Focal equivalente APS-C/MFT 75/100 mm
Ángulo de toma 46 grados
Abertura máxima f/1,5
Abertura mínima f/16
Numero de palas 10, abertura casi circular (mejora al cerrar)
Lentes/grupos 6/5
Lentes aesféricas Sí, número no indicado
Lentes en vidrios especiales No indicado
Lentes flotantes No
Revestimientos Multirrevestimientos
Distancia mínima de enfoque 70 cm
Escala de reproducción No indicada
Area cubierta a esa distancia No indicado
Autoenfoque No
Tipo de motor No aplicable
Zoom motorizado No aplicable
Tipo de motor No aplicable
Estabilizado No
Pasos equivalentes No aplicable
Enfoque manual Sí, con acoplamiento telemétrico y escala de profundidad de campo
Ø para filtros 49 mm
Ø x largo 53,8 x 45,7 mm
Peso 293/220 gramos; plata/negro
Barrilete Metálico; latón (plata) o aluminio (negro)
Montura  «VM» (Voigtländer M), metálica, tipo «Leica M» sin codificar
Transmisión de datos No
Optimizado para vídeo No
Accesorios incluidos Tapas, parasol metálico a rosca
Accesorios opcionales Filtros, etc.
Precio aproximado 829/649 € plata/negro
Disponibilidad Disponible
La parte posterior está también muy cuidada. La pieza negra rebajada parcialmente es la leva de acoplamiento para el telémetro © Albedo Media, S.L.

El objetivo Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph. ha sido cedido para pruebas por cortesía de Fotocasión, S.L. importador de la marca
El objetivo Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph. ha sido cedido para pruebas por cortesía de Fotocasión, S.L. importador de la marca

Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph.: razones para un reducido número de lentes

El Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph. moderno mantiene el concepto original de emplear el menor número de lentes posible, a fin de ganar transmisión de luz –el vidrio óptico absorbe luz– y evitar lo más posible la luz parásita debida a reflejos internos, pues en cada superficie de cada una de las lentes se producirá un reflejo. Esto era clave en los años cincuenta, en los que no se disponía todavía de las multicapas antirreflejantes, siendo solo sencillas, la llamada «óptica azul».

Así, el Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph. obedece a un esquema de seis lentes en cinco grupos (6/5) –gracias a la incorporación de aesferas– mientras que la versión original de 1951 seguía un esquema 7/5.

Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph.: rendimiento

Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph.: resolución

Como es habitual, hemos medido la capacidad de resolución en pares de líneas por milímetro, pero en este caso, dada la especificidad de la montura en bayoneta tipo Leica M, hemos empleado para ello uno de los últimos modelos presentados, a fin de poder llegar dentro de lo posible al límite del conjunto objetivo + sensor + procesador.

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.
La respuesta del Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph. no podía ser más carismática y nos recuerda, por un lado a las últimas ópticas f/0,95 de la firma, y por otro, al Leica Summar 5 cm f/2 de 1933-1940, salvando respecto a este último, las enormes diferencias de contraste y resistencia a los reflejos internos a favor de este Nokton.
<img class="size-full wp-image-125547" src="https://www.albedomedia.com/wp-content/uploads/2013/07/Summar_1_A.jpg" alt="Un objetivo Leica Summar 5 cm f/2 de 1934 © Albedo Media, S.L.
» width=»550″ height=»492″ /> Un objetivo Leica Summar 5 cm f/2 de 1934 © Albedo Media, S.L.

Elaboraremos un poco más.
El rendimiento en el centro es espectacular desde plena abertura, probablemente el más alto que hemos medido (en digital) hasta la fecha, al tiempo que, por otro lado,  en las esquinas, una combinación de curvatura de campo, coma, ligero astigmatismo, y aberraciones cromáticas hacen que la imagen sea suave, y el contraste respecto al centro es mayor precisamente por el enorme rendimiento en esa zona. Hay que decir que esa suavidad no está exenta de una cierta belleza, y es en ese aspecto donde nos recuerda al Leica Summar 5 cm f/2 de los años treinta.
Pero de forma muy armónica, conforme vamos cerrando el diafragma, al tiempo que se mantiene la enorme calidad en el centro, mejora la de las esquinas, y desde f/5,6 inclusive, la imagen es limpia, sin trazas de las aberraciones antes mencionadas, aunque todavía un poco suave.

Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph.: viñeteado

Para el viñeteado ofrecemos dos tablas diferentes, una de ellas sin corrección alguna y la otra con la corrección manual que permite el menú de la cámara. En este sentido, no existe un ajuste específico en ese menú para el Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph., por lo que hemos aplicado el correspondiente al Leica Summicron-M 50 mm f/2.
El resultado es, cuando menos, interesante.

Sin corrección © Albedo Media, S.L.
Sin corrección © Albedo Media, S.L.
Con la corrección por menú de la cámara (emulación Summicron-M 50 mm f/2) © Albedo Media, S.L.
Con la corrección por menú de la cámara (emulación Summicron-M 50 mm f/2) © Albedo Media, S.L.

Sin corrección, el viñeteado es el que se puede esperar de un objetivo de alta luminosidad f/1,5. Teniendo en cuenta la corta distancia de la montura al plano focal en una Leica-M, los resultados no están nada mal, pues desde f/2,8 el grado de pérdida de luz hacia las esquinas es ya muy bajo.
Con corrección, si bien a plena abertura no hay diferencia apreciable, ya desde f/2 los resultados son muy buenos… y siguen mejorando.

Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph.: distorsión

Como es nuestra norma, hemos analizado la distorsión a las distancias normalizadas de nuestro protocolo de pruebas, algo que resulta importante, pues cabe recordar que la distorsión varía con la distancia de toma y sin embargo no lo hace con el diafragmado.

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.

Los más observadores apreciarán un ligero barrilete, sin más complejidad, que podría compensarse con cierta facilidad en postproducción.

Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph.: imagen de control, para comparación visual subjetiva

Para los que gusten de extraer sus propias conclusiones visuales ofrecemos archivos a plena resolución para los distintos valores de abertura de diafragma

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.

f/1,5  f/2  f/2,8  f/4  f/5,6  f/8  f/11  f/16

Como complemento, ofrecemos unas pocas imágenes para sugerir la estética tan especial que puede ofrecernos el Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph.

Luz ambiente, a f/1,5
Luz ambiente, a f/1,5
© Albedo Media, S.L.
6h 30, enfoque «a ojo», a f/1,5; disparando rápido «desde la cintura». A observar las texturas del agua corriendo por el bordillo entre adoquines y hierba © Albedo Media, S.L.

Disparando a f/8, por calidad de imagen y para sugerir el movimiento. El foco está sobre los tubos hidráulicos finos
Disparando a f/8, por calidad de imagen y para sugerir el movimiento. El foco está sobre los tubos hidráulicos finos
© Albedo Media, S.L.

Os sugerimos localizar este matiz en la imagen del «Superman enfurecido» de más arriba…
© Albedo Media, S.L.


A la distancia mínima de enfoque de 70 cm, a f/1,5
A la distancia mínima de enfoque de 70 cm, a f/1,5
© Albedo Media, S.L.

Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph.: tacto y manejo

En un objetivo de este tipo, que no solo está destinado a las cámaras telemétricas con bayoneta tipo Leica M, sino que además, es una réplica moderna de un clásico de hace más de medio siglo, la mecánica, el tacto, so fundamentales.
Así, tras el aro de enfoque, de fuerte nervurado, podemos imaginar a un cuidadoso tornero vigilando que no quede la más mínima rebaba y otro tanto tras el encaje de clics del diafragma. Este, por cierto, tiene medios clics entre punto y punto y uno solo –lógicamente– entre f/1,5 y f/2.

Tanto el enfoque como el aro de aberturas de diafragma son un placer para el que gusta de manejar objetos de precisión. No es menos cierto que –hasta que nos acostumbramos– tendemos a accionar erróneamente un aro en lugar del otro.

Por otro lado, para los que sufrimos de vista cansada, el propio acabado metálico tan brillante se vuelve un poco en contra nuestra a la hora de leer los ajustes de diafragma y la escala de profundidad de campo. Para los que sufran de mucha dificultad, la versión negra es más favorable… pero menos atractiva.

Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph.: conclusiones

¿Será tópico decir que el Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Asph. es un objetivo de carácter único? Y sin embargo, así es: en nuestra opinión tiene el «ADN» de los Voigtländer de alta luminosidad, de los Summar 5 cm f/2 de Leica, de los Sonnar 5 cm f/1,5 de Carl Zeiss… pero con vidrios ópticos y revestimientos del siglo XXI.

La calidad de imagen es podríamos decir… ¡variable!
Si lo utilizamos a plena abertura, obtendremos una altísima nitidez en el centro, con esquinas cremosas y desenfoques con un bokeh muy armónico.

Si cerramos el diafragma progresivamente, mantendremos la alta calidad central y llegaremos a conseguir en las esquinas el mismo rendimiento que en el centro.
Muchos prefieren una curva de rendimiento plana, pero si no han probado y aprendido a utilizar un objetivo con este carisma… ¡no saben lo que se pierden!

No hace falta decir que la alta luminosidad de f/1,5 permite alcanzar enfoques selectivos notables, así como fotografiar con muy bajos niveles de luz.

Debido a lo crítico del enfoque, más vale que su telemétrica esté bien ajustada, y su vista al mejor nivel: de lo contrario puede haber más de una sorpresa. La palabra clave es practicar.

Si se fijan en la tabla, este objetivo equivaldría –mediante adaptador– a un 75 mm f/1,5 sobre una CSC de tipo APS-C y a un 100 mm f/1,5 sobre una Micro Cuatro Tercios. El sistema MF con aumento, con lectura sobre el sensor facilitaría el enfoque, pero solo para sujetos estáticos. Pero tentador es también…

Y en cuanto al precio del Voigtländer 50 mm f/1,5 Asph., dada su construcción y calidad, parece más que aceptable.
Ahora queda el dilema: ¿en plata o en negro?

La versión en negro, con barrilete de aluminio © Voigtländer
La versión en negro, con barrilete de aluminio © Voigtländer

Voigtländer Nokton 50 mm f/1,5 Aspherical : ¿versión “plata” o negra?

Tanto en el caso de Leica M como en el de Voigtländer y algún otro fabricante, es frecuente encontrar estas dos versiones de acabado, pensadas sobre todo, para “casar” lo mejor posible con el color del cuerpo de la cámara.
Pero aparte de ello, si nos fijamos en el peso, y en algún caso en el precio, tenemos que entender que deben existir más diferencias.
En realidad la explicación es bastante simple pero las diferencias significativas:
Si las lentes son las mismas, los barriletes en acabado plata están realizados en latón, mientras que los acabados en negro suelen ser en aluminio anodizado. Cuestión de metalurgia y viabilidad de procesos de acabado.
Personalmente elegiríamos el latón con los ojos cerrados, y especialmente en un objetivo de corte clásico. Nos parece de mayor robustez y de más noble envejecer. Pero para algunos, el menor peso del aluminio –casi un 30% menos– puede ser determinante, así como la del precio, casi un 25% inferior.
El objetivo Voigtländer 50 mm f/1,5 Asph. se suministra de serie con un parasol circular metálico a rosca © Albedo Media, S.L.
       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.