Voigtländer sigue su camino firme de ampliación de gama óptica; nos aproximamos a su versión más clásica con un bellísimo Voigtländer 50 mm f/3,5 Vintage Line y su nueva referencia para fotografía de reproducción Macro APO-Lanthar 65 mm f/2 Aspherical.

Voigtlaender vintage line 50 mm f/3,5
Voigtländer 50 mm f/3,5 Vintage Line © Albedo Media, S.L.

La estética de este objetivo es difícil de olvidar, con una clara y buscada «querencia» por lo clásico, y así, anillos, forma e indicaciones gráficas –nos encanta el esquema óptico serigrafiado– giran en torno al concepto del producto.

Voigtländer 50 mm f/3,5 Vintage Line © Albedo Media, S.L.
Voigtländer 50 mm f/3,5 Vintage Line: casi, casi una pequeña obra de orfebrería. Hasta el parasol es metálico. © Albedo Media, S.L.

A sabiendas de lo que ya hemos podido probar en otras ópticas «clásicas» de nueva creación de la firma, seguramente la calidad de imagen sea aquí una variable importante pero no fundamental, en equilibrio con una estética buscada en donde aberraciones y otros posibles defectos nos hacen partícipes de un tipo de imagen. Los revestimientos antirreflejos clásicos, todavía se ofrecen en opción –frente a los multirrevestimientos– en algunos objetivos Voigtländer, como el Nokton 35 mm f/1,4 en bayoneta Leica.

Voigtlaender vintage line 50 mm f/3,5
Voigtländer 50 mm f/3,5 Vintage Line: el diámetro –especialmente en la parte más estrecha– es notablemente reducido. © Albedo Media, S.L.

Las dimensiones totales de este objetivo son realmente reducidas, e incluso cuando la helicoidal se desplaza por todo su recorrido de enfoque, el despliegue es razonable e incluso «estético», parece lógico que esta armonía entre peso / tamaño y diseño se valore aquí más que su calidad de imagen final, que con cinco lentes en tres grupos no tiene por qué ser mala, superando probablemente la de los afamados Carl Zeiss Tessar de cuatro lentes. Ni que decir tiene, que la acción de enfoque corre sobre suaves y precisas helicoidales de latón que resultan ejemplares en su desempeño. El objetivo incorpora una leva para acoplamiento telemétrico.

Eso sí, según lo que hemos podido experimentar, esas pequeñas dimensiones del Voigtländer 50 mm f/3,5 Vintage Line hacen que resulte bastante más armónico sobre cuerpos Leica-M clásicos, para película, que sobre los digitales, que son bastante más «tochos» y sobre los que resulta más desproporcionado, a pesar de ser enteramente compatible, si bien no codificado a 6 bit.

Voigtlaender vintage line 50 mm f/3,5
Voigtländer 50 mm f/3,5 Vintage Line, cromados y pavonados para unas formas clásicas que no pueden dejar indiferente. © Albedo Media, S.L.

El iris del diafragma cierra de manera muy circular y totalmente suave –sin interrupciones por clics– nos recordó al increíble manejo de otros iris de alto número de palas y perfecto mecanizado. En este sentido, esta creación clásica de Voigtländer tiene un comportamiento común a otras ópticas «de época» en bayoneta o rosca Leica, y que debe tenerse en cuenta: al ajustar el aro del diafragma, también podemos «arrastrar» a la helicoidal de enfoque, alterando el mismo, y por tanto lo ideal es seleccionar primero la abertura de trabajo y luego enfocar con el telémetro; una rutina normal en una telemétrica en la que no enfocamos a través del objetivo.

Si por el contrario utilizamos este tipo de objetivo en Live-View –por ejemplo adaptado sobre una A7, o en la pantalla de una Leica-M dotada de CMOS– la cosa es un poco menos práctica: probablemente preferiríamos enfocar a diafragma abierto…

Voigtlaender vintage line 50 mm f/3,5
Voigtländer 50 mm f/3,5 Vintage Line: el diafragma de 10 palas, genera una abertura circular de principio a fin. © Albedo Media, S.L.

Voigtländer Macro Apo-Lanthar 65 mm f/2 Asph.

En el mismo estand pero como suele decirse «bajo el mostrador» se encontraba un único prototipo de un nuevo objetivo macro en montura nativa Sony E (FE). Aunque según la firma todavía muchas características no son definitivas, algunas sí que estarían fijadas. Así pues, podemos saber que cubrirá con un ángulo de 38 grados el formato de 24 x 36 mm, siendo equivalente aproximadamente a un 97,5 mm sobre las Sony con sensor APS-C.

Estará compuesto ópticamente por 8 grupos a partir de 10 lentes, de las cuales al menos alguna de ellas será aesférica. Tal como indica su nombre y «señalan» las bandas de colores en el frontal del objetivo –una «clave» de Voigtländer– la corrección será apocromática. La velada aparición en Photokina de este prototipo ha llamado bastante la atención en Japón, su país de origen, ya que allí aún no se sabía nada de el.

En la "nomenclatura" Voigtländer las bandas tricolores nos hablan de un objetivo apocromático. © DC Watch
En la «nomenclatura» Voigtländer las bandas tricolores nos hablan de un objetivo apocromático. © DC Watch
El Macro Apo-Lanthar 65 mm f/2 ofrece el barrilete con forma de parasol incorporado característico de los objetivos macro clásicos.
El Macro Apo-Lanthar 65 mm f/2 Asph. ofrece el barrilete con forma de parasol incorporado característico de los objetivos macro clásicos. © DC Watch

La distancia mínima de enfoque de 31 cm –siempre en MF– permitirá alcanzar un ratio de reproducción de 1:2 –sobre 24 x 36 mm–. Un mecanismo de lentes flotantes mantendría la calidad lo más constante posible desde esa distancia hasta la de infinito. Su diafragma de 10 palas cerrará hasta f/22, un valor bastante correcto para un objetivo macro de esa focal, y ello con y sin «clics». Las dimensiones serán de Ø 77,2 mm –Ø de filtro 67 mm– x 98,5 mm para un peso todavía sin determinar, pero que no será muy ligero –estimamos que del entorno de los 600 g–  debido al barrilete metálico y la cantidad de lentes del interior.

Esquema óptico del Macro Apo-Lanthar 65 mm f/2, con las lentes aesféricas todavía sin señalar.
Esquema óptico del Macro Apo-Lanthar 65 mm f/2 Asph., con la/s lente/s aesférica/s todavía sin especificar. © Voigtländer
Esquema de fábrica del Macro Apo-Lanthar 65 mm f/2
Esquema de fábrica del Macro Apo-Lanthar 65 mm f/2 Asph. © Voigtländer

Un detalle importante de este objetivo es que se especifica claramente que los contactos eléctricos de la montura son «para la transmisión de datos EXIF y de corrección óptica hacia la cámara». Ni el precio y ni la disponibilidad están fijados por el momento.

Manuel San Frutos
Licenciado en Bellas Artes con estudios parciales en Historia del Arte y Antropología. Funambulista entre la estética y la práctica fotográfica, que imparte y publica regularmente desde 2005 para diferentes audiencias y medios. En estos momentos, centrado en la coordinación de un equipo del cual no podría estar más orgulloso.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.