ZD 9-18 mm f/4-5,6: la prueba

Los usuarios del sistema “Cuatro Tercios" (FTS), propugnado por Olympus, esperaban hace tiempo una alternativa más asequible al impresionante Zuiko Digital 7-14 mm f/4 , y por fin ya está aquí. Se trata del Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6 y en DSLR Magazine lo hemos probado a fondo para todos nuestros lectores.

El pequeño Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6, equivalente a un 18-36 mm. Para vestir al impresionante esquema óptico que alberga en su interior, quizá se podría haber trabajado un poco más en "el traje" del barrilete. No es menos cierto que, acoplado sobre un cuerpo de cámara, "da" bastante mejor.
 

Este nuevo objetivo, presentado en mayo pasado, y ahora disponible en el comercio, equivale a un zoom 18-36 mm según el sistema tradicional de entender las equivalencias de focales.
Dado que puede emplearse sobre todos los cuerpos Olympus del E-System estabilizados internamente, es cierta la afirmación de los responsables de Olympus de que se trata del único sistema que ofrece la combinación de estabilización y la focal más corta disponible. Otros sistemas llegan a los 14 mm, pero no ofrecen estabilización. Olympus ofrece estabilización en este momento para las cortas focales equivalentes de 14 mm, 18 mm y 16 mm (ojo de pez)
Lo ofrecido por el nuevo Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6 es espectacular en si: por citar solo unos pocos aspectos, se trata de un zoom rectilinear con ángulos de cobertura de 100-60º con un peso de 275 gramos y un precio estimado por debajo de los 600 €.

Los tres objetivos cuyos ángulos de toma se comparan: arriba a su menor extensión, y en el centro, a la mayor. En la imagen inferior, puede observarse cómo el nuevo Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6 es el que muestra el frontal más "aparente", con Ø de filtro de 72 mm, compatible con el 11-22 mm.
 

Pero el Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6 debe “competir” con contendientes dentro y fuera de su marca.
Dentro de la serie Zuiko Digital debe vérselas no ya solo con el Zuiko Digital 7-14 mm f/4 –se trata de un planteamiento buscado– sino también con el Zuiko Digital 11-22 mm f/2,8-3,5. Fuera de gama de focales, hasta cierto punto tendría que enfrentarse también con el Zuiko Digital 12-60 mm f/2,8-4….
Y también, desde el punto de vista teórico de focales, se le podría poner cara a cara con el Sigma 10-20 mm f/4-5,6, si bien en este último caso no deberíamos olvidar que no se trata de un auténtico objetivo diseñado específicamente para el FTS, sino un objetivo APS-C de montura adaptada al FTS (1).

Uno de los aspectos más importantes que se suscita con las focales cortas para el FTS es la relevancia relativa de lo que puede parecer trivial: un milímetro más o un milímetro menos de focal, o quizá dos milímetros…
Tiende a olvidarse que lo que en un sistema de 35 mm clásico puede ser despreciable, en el FTS o MFTS puede representar un abismo.

Olympus Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6

Pruebas de campo

Por ello, para la prueba técnica del nuevo Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6 hemos puesto un especial cuidado en la comparación real de los ángulos de toma reales, a las focales de 9 mm, 11 mm, 14 mm y 18 mm ofrecidas por los objetivos Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6, Zuiko Digital 11-22 mm f/2,8-3,5 e incluso “el metro patrón” para el FTS, el Zuiko Digital 14-54 mm f/2,8-3,5.
Ni que decir tiene, que, según nuestras normas de prueba, los protocolos han sido absolutamente estrictos, y en las tomas comparativas no ha quedado espacio para el error de encuadre.
Pensamos que las tomas hablan por si mismas, y que puede afirmarse sin lugar a duda, que en estas focales extremas para el FTS, un milímetro… si que importa. Y dos, son un universo. (2)


Olympus Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6 a 9 mm de focal. En nuestra opinión, a las distancias de trabajo previsibles, la ligerísima distorsión en barrilete es casi inapreciable. Al resto de las focales, le podemos retirar el "casi".

Olympus Zuiko Digital 11-22 mm f/2,8-3,5 a 11 mm de focal


Olympus Zuiko Digital 14-54 mm f/2,8-3,5 a 14 mm de focal

Nota: este grupo de tomas está realizado a plena abertura, con enfoque sobre un punto medio-frontal (grifo izquierdo de segundo lavabo por la izquierda) y por tanto están destinadas estrictamente a evaluar ángulo de cobertura y posible distorsión, no la nitidez en las esquinas. La profundidad de campo es -en algunos casos– insuficiente para ello.

Olympus Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6 a 9 mm de focal. Al igual que en el caso de nuestra ya tradicional toma en los baños, podemos asegurar que para el resto de las focales, le podemos retirar el "casi".


Olympus Zuiko Digital 11-22 mm f/2,8-3,5 a 11 mm de focal


Olympus Zuiko Digital 14-54 mm f/2,8-3,5 a 14 mm de focal

Nota: este grupo de tomas está realizado a f/11, con enfoque sobre el torso.
 

Olympus Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6 a 9 mm de focal. A pesar de lo proximo de algunos elementos estructurales y arquitectónicos, a nuestro juicio la distorsión es perfectamente asumible.


Olympus Zuiko Digital 11-22 mm f/2,8-3,5 a 11 mm de focal


Olympus Zuiko Digital 14-54 mm f/2,8-3,5 a 14 mm de focal

Nota: este grupo de tomas está realizado a f/8 con enfoque sobre el cuadro eléctrico.


Olympus Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6

Prueba técnica

No podía faltar, en nuestras pruebas en profundidad, datos ofrecidos cuantitativamente.
Las tablas de resolución ofrecidas obedecen a los mismos protocolos utilizados para las pruebas de los objetivos Zuiko Digital 12-60 mm f/2,8-4, Zuiko Digital 14-35 mm f/2 y Zuiko Digital 14-54 mm f/2,8-3,5 (gráfico actualizado), por lo que los resultados son comparables entre si.

Estas pruebas han sido realizadas sobre un cuerpo Olympus E-3, pues el cuerpo E-30 disponible, con el captor de 12 megapíxeles era de Pre-pre-producción.

Olympus Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6

Resolución

A la focal de 9 mm el rendimiento es alto dada la extrema focal del objetivo. De hecho, podríamos decir que –salvando las enormes diferencias de luminosidad– aguanta el tipo al rendimiento del Zuiko Digital 14-35 mm f/2.
La mejor abertura es ya f/5,6. Ver consideraciones finales.

A 14 mm, la focal límite del mítico Zuiko Digital 14-54 mm f/2,8-3,5, el rendmiento es menor, pero todavía correcto para f/4 y f/5,6, y bueno para f/8. Ver consideraciones finales.


A 18 mm de focal, el comportamiento es casi idéntico al obtenido a 14 mm de focal

A la focal de 9 mm y a plena abertura (izda.) el contraste (líneas azules) casi no se ve afectado por el astigmatismo (separación entre línea contínua y punteada). La resolución (líneas naranja), se ve más afectada, pero pero en una de las direcciones, ofrece un buen empujón hacia arriba para la zona próxima la borde del fotograma.
Para la focal de 18 mm (dcha.), la corrección es mejor, lo que es lógico dada la menor dificultad de la focal. © Olympus

Olympus Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6

Viñeteado

A la focal de 9 mm, el viñeteado es muy bajo para una focal tan extrema. Desde una pérdida de un 23% (menos de un cuarto de punto de diafragma) a f/4, se recupera rápidamente para f/5,6 y para estabilizarse a menos de un 11% de ahí en adelante.

A la focal de 14 mm, el viñeteado ofrece valores excelentes por lo bajo, y ello ya prácticamente desde plena abertura. Se estabiliza desde f/5,6

Dentro de la pauta observada para la focal de 14 mm, no se puede pedir más a la focal de 18 mm: resultado soberbio dada la focal y la construcción zoom

Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6

Rendimiento de conjunto

El objetivo Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6 ofrece en su interior, una tecnología y diseño óptico que se sitúa un nivel por encima del de la categoría que se le ha asignado, que es la "estándar", esto es, no la "Pro" o "Top Pro".
Olympus ha perfeccionado su ya muy avanzada tecnología de fabricación de lentes aesféricas moldeadas en vidrio y estamos en disposición de afirmar que observar esa lente frontal, en corte tranversal, es francamente impresionante, pues su cara interna es claramente seudo-parabólica. El esquema ofrecido por la propia firma no refleja lo arriesgado de las formas de esa lente en concreto. El resto, por su menor tamaño y más suave curvatura, no resulta tan llamativo.

Esa tecnología óptica se deja ver en un buen rendimiento para un objetivo de focales extremas y precio asumible. Es cierto que algunos consideran el precio elevado para un objetivo "de categoría estándar", pero es que –en nuestra modesta opinión– este objetivo tiene alma de "Top Pro" en cuerpo estándar.

En resolución, el Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6 podríamos decir que está un punto por debajo del Zuiko Digital 14-54 mm f/2,8-3,5 (un objetivo de referencia), y sin embargo, en lo que respecta al astigmatismo visible, la corrección es más armónica en este pequeño y corto zoom para determinadas zonas del fotograma, y como consecuencia, las curvas MTF son algo más altas en algunos puntos.


Cierto grado de aberración cromática cian/rojo que se deja ver en situaciones extremas tanto en RAW como en el JPEG de cámara……


….que se deja eliminar con absoluta limpieza sobre el archivo RAW en ACR.

Hemos podido observar, que aunque existe un cierto grado de aberración cromática, está solo presente para el eje, cian/rojo, y se deja compensar fácilmente en los archivos RAW.
Eso si: a estas cortas focales, la difracción enseña los dientes de forma temprana, y por tanto, salvo que resulte imprescindible, deben evitarse a toda costa los valores de f/16 y f/22, so pena de que estemos dispuestos a soportar –en aras de la mayor profundidad de campo– una apreciable merma de contraste.

Tal como ya hemos comentado, el viñeteado es muy bajo y la distorsión, a nuestro juicio, más que asumible. Dicho para que se nos entienda: ya se conformarían otras firmas, con esos niveles, para sus objetivos de alta gama.

Como ventaja adicional para este objetivo frente al alarde del Zuiko Digital 7-14 mm f/4, queda la nada despreciable posibilidad de usar filtros.

Si acaso observamos un punto débil para este Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6, es su gama de aberturas prácticas limitada: por debajo, según focales, está entre f/4 y f/5,6, y por arriba, si nos queremos meter en el "sembrado" de la difracción, no debemos pasar de f/11.
Ello nos ofrece un margen de entre dos y tres puntos si deseamos la máxima calidad de imagen posible.
Para nosotros, en todo caso, otro notable objetivo al más puro estilo de Olympus. Atrevido, y en cierta forma, en su conjunto, único.

Un detalle curioso solo para buenos observadores: la lente frontal obedece a una aesfericidad tan acusada, que la desvela "a simple vista" para un ojo bien entrenado.

El esquema óptico es de auténtico lujo, y a simple vista, en el gráfico, no resulta tan impresionante como viendo en la mano un corte de fábrica del objetivo. © Olympus

Ficha técnica

(Entre paréntesis, Zuiko Digital 7-14 mm f/4)
Objetivo        Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6
Focales: 9-18 mm (7-14 mm)
Focales equivalentes: 18-36 mm (14-28 mm)
Ángulos de toma: 100-60º (114-75º)
Abertura máxima: f/4-5,6 (f/4)
Abertura mínima: f/22 (f/22)
Nº de palas: 7, abertura circular (7, abertura circular)
Lentes/grupos: 13/9 (18-12)
Lentes especiales: 1 lente aesférica en vidrio ED, 1 lente aesférica y 1 lente aesférica DSA Dual Super Asferical (1 lente aesférica en vidrio ED, y lentes super ED)
Sistema de enfoque: mecanismo flotante (flotante e interno)
Distancia mínima de enfoque: 25 cm (25 cm)
Aumento máximo: 0,12 x (0,11 x)
Área cubierta a esa distancia: 111 x 148 mm (122 x 162 mm)
Rosca para filtro: Ø 72 mm (No dispone de montura)
Parasol: pétalos, accesorio (pétalos, incorporado)
Dimensiones (Ø x largo): 79,5 x 73 mm (86,5 x 119,5 mm)
Peso (gramos): 275 (780)
Precio (aproximado): 550 € (1.890 €)

Distorsión

Desde el mismo momento en que se rumoreó la puesta en producción del nuevo Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6 como alternativa al impresionante objetivo “Top-Pro” Zuiko Digital 7-14 mm f/4, el punto que más “pre-ocupó” a los usuarios del E-System o FTS fue el del  probable mayor grado de distorsión del nuevo objetivo, dada su inevitable construcción más económica, al margen de la “concesión” de ese nada despreciable milímetro de focal.

Mucho se ha discutido y se discutirá sobre el grado de distorsión producido por este Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6, pero para no hacer esperar más a nuestros lectores, podemos adelantar que –personalmente– nos parece muy contenido, por no decir despreciable. No podemos decir que “inapreciable”, puesto que está ahí, si bien prácticamente solo se insinúa a la focal más corta, la de 9 mm.
Quizá nos nos quede más remedio que hacer un somero “repaso de materia” acerca de la distorsión.

Acerca de la distorsión

Como de costumbre, resulta necesario salvar el escollo que supone el hecho de que sea preciso separar total y radicalmente el efecto de perspectiva acusada, “dinámica”, propia de la utilización de objetivos angulares, de la distorsión curvilínea propiamente dicha.
La distorsión curvilínea supone la representación como líneas curvas de las líneas rectas presentes en el motivo o sujeto. Ya sabemos que cuando se curvan desde su punto medio hacia afuera del encuadre la distorsión es “en barrilete” y que cuando lo hacen hacia dentro del mismo es “en acerico”.


A la focal de 9 mm, con la cámara inclinada: perspectiva acusada, con líneas en fuga


A la focal de 18 mm, con la cámara nivelada… ¿qué distorsión?

De nuevo, a la focal de 9 mm, con la cámara en oblicuo al sujeto: perspectiva acusada, con deseadas líneas en fuga. La pantalla basculante y el modo Live-View representaron para esta toma una gran comodidad

Podríamos decir, simplificando mucho, que la distorsión es un “gen” negativo propio de los diseños ópticos asimétricos.
Y si los teleobjetivos (3) son asimétricos, los angulares retrofoco lo son en mucho mayor grado. Y las cámaras réflex monoculares se ven forzadas a recurrir a sistemas retrofoco desde el mismo momento de su concepción (4) para objetivos de focales más cortas de… ¡40 mm!

La posición del diafragma

En realidad, la causa principal de la aparición de la distorsión curvilínea radica en la ubicación de diafragma en el esquema de un conjunto de lentes delgadas, como es el caso de los objetivos para nuestras cámaras.
Desde un punto de vista estricto, el único sistema libre de distorsión sería, bien aquel en el que el diafragma estuviese justo sobre la superficie anterior de una lente única, bien aquel en el que el diafragma se encontrase equidistante de dos grupos de lentes que a su vez fuesen simétricos entre si.
Este último esquema es al que se aproximan mucho una gran parte de los objetivos técnicos para cámaras de gran formato, los propios para las cámaras de telémetro (tipo Leica-M), y, por poner un ejemplo concreto, el OM Zuiko Macro 80 mm f/4. Como contrapartida, los diseños simétricos no permiten combinar buena corrección de otras aberraciones con una luminosidad elevada.

Cualquier otro sistema adolecerá de distorsión curvilínea en mayor o menor grado, con la particularidad de que ésta, será del tipo “en barrilete” si desde un punto de vista óptico el diafragma se encuentra por delante del grupo de lentes positivo de un objetivo (5), y del tipo “en acerico” si el diafragma se encuentra por detrás de ese grupo positivo. Cerrar el diafragma en mayor o menor grado no ejerce control sobre la distorsión curvilínea.
Como podemos imaginar, y ya más de uno habrá comprobado, un complejo objetivo zoom puede adolecer de “barrilete” en un extremo de focal y de “acerico” en otro.

Distorsión: relación con la distancia

Pero existe un aspecto final, de extraordinaria importancia. Veamos.
La distorsión varía con el conjugado del sujeto, y ello supone que la distorsión varía con la distancia de enfoque, o si se prefiere, con el tipo y tamaño del sujeto fotografiado y nuestra distancia al mismo.
Es más: en el más alto porcentaje de los casos, la distorsión curvilínea aumenta de forma notable conforme disminuimos la distancia de toma.
Debido a ello, debemos ser extraordinariamente cautos a la hora de expresar, cuantificar y comparar grados de distorsión, pues el resultado puede ser que un objetivo nos arroje un grado de distorsión a una distancia determinada, y que ese mismo objetivo ofreciese valores casi limpios de distorsión curvilínea a las distancias de enfoque para las que se ha calculado, en virtud del ámbito de trabajo o aplicaciones previsto.
En base a ello, en DSLR Magazine todavía no hemos implementado el protocolo definitivo que nos permita cuantificar y comparar distorsiones de forma fiable, si bien… estamos en ello.
Pero hay más cosas.

Distorsión y viñeteado

Como bien saben nuestros lectores, si que, en cambio, hace tiempo que aportamos datos cuantificados acerca del viñeteado del “sistema”, esto es, del conjunto del objetivo más el captor.
En este sentido, podemos hacer una observación, en relación a la distorsión, una observación que estimamos puede ser de interés.
La óptica fotográfica es –en cierta forma– el arte del compromiso (como la vida misma).
Y así, los ingenieros ópticos saben y en ocasiones aplican en su beneficio, que una cierto grado de distorsión en barrilete permite controlar el grado de viñeteado. Dicho de otra forma: un “toque” de distorsión permite menor viñeteado, lo que en un sistema digital, con la compleja estructura de los sensores, puede resultar valioso.
Un ejemplo muy extremo de ese control, sería el de los objetivos tipo “ojo de pez”. Pero no hay que llegar a tanto….

Notas
(1) Según los modernos planteamientos de cálculo de objetivos y ajuste de curvas MTF, utilizar una parte más reducida del círculo de cobertura para el que ha sido diseñado un objetivo no garantiza necesariamente una mayor calidad en las esquinas del menor encuadre cubierto.
(2) En todo caso, a la hora de evaluar y optar por alguno de estos objetivos, quizá no debamos obviar la luminosidad de los mismos: donde el nuevo Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6 ofrece esos valores variables entre f/4 y f/5,6, el Zuiko Digital 7-14 mm ofrece luminosidad constante y el doble de luminosidad en la focal más larga. Por su parte, el Zuiko Digital 11-22 mm, ofrece el doble de luminosidad que los dos anteriores a la focal más corta y entre medio punto y punto y medio más de luminosidad a la más larga.
Por otro lado estamos hablando de un objetivo de la serie están
(3) Distinto de un objetivo “de focal larga”
(4) La Ihagee Kine Exakta, de 1935
(5) Los teleobjetivos incorporan un grupo negativo posterior y los angulares retrofoco, un grupo negativo anterior.

Nota acerca de la presentación del Zuiko Digital 9-18 mm f/4-5,6

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.