Tras ofrecer los primeros datos cuantificados a nivel mundial del rendimiento del Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4, procedemos ahora a mostrar resultados de campo e impresiones de manejo de esta óptica superlativa… en muchos aspectos.

/Objetivo Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4, con parasol, montado sobre una Nikon D800
© Albedo Media, S.L.

Los datos, así, de por si, son fríos: un «tele corto clásico de retrato» 85 mm f/1,4 para 24 x 36 mm. Los veteranos ya saben que la perspectiva ofrecida es considerada «ideal» para esa aplicación y además, la alta luminosidad permitirá enfoques muy selectivos. Pero se trata de una focal que «funciona» muy bien también en fotografía de arquitectura y urbana, no necesariamente para «robados» sino para recortes más selectivos de lo que permite un 50 mm si entrar de forma llamativa en la estética «teleobjetivo» de compresión de planos.

/Objetivo Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4, sin parasol, hacia arriba, montado sobre una Nikon D800
© Albedo Media, S.L.

Ahora bien, más allá de ello este Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4 viene acompañado de otros datos un poco más «calientes»: un precio un poco por encima de los 4.000 €, enfoque manual, un peso de 1.140 gramos y la afirmación por parte de los responsables de su desarrollo de que se trata «de la mejor óptica de tele corto del mundo».
Tal como comentamos en la introducción, ya hemos certificado la calidad óptica de este objetivo a través de nuestra prueba de laboratorio, y vertemos aquí nuestra experiencia de uso.

 

Con idénticos atisbos de calidad y criterio – crear una «óptica pura» sin limitaciones de precio o tamaño- este nuevo Otus 85mm f/1,4 conforma unas dimensiones generosas, al límite de lo soportable para «solo» un 85mm, es de hecho una óptica considerable en tamaño y peso para su focal, ahora bien esa luminosidad y ante todo la calidad conseguida a «golpe de lente», en vidrios ópticos exóticos y curvas atípicas es realmente incuestionable.

Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4: tomas en estudio

A f/8, con planos muy diferenciados, podemos ver la corta profundidad de campo que otorga este tele corto para 24x36mm © Albedo Media, S.L.
El detalle obtenido en las muestras en plató es una clara prueba de lo que podemos conseguir si exprimimos al máximo la tecnología óptica actual, emparejado en esta ocasión a un sensor a su altura, Nikon D800 –que seguramente superará en «rendimiento puro «libre de sensor» como ya demostramos con su hermano de menor focal– todas las texturas y detalles finos se describen con fuerza en la imagen, del centro a la esquina del fotograma.

 

En busca del Bokeh y la más extrema ausencia de profundidad de campo, toma en proximidad a f/1,4 © Albedo Media, S.L.

 

En cuanto a su capacidad de anular la profundidad de campo y lo que nos interesa más; la estética asociada a ese foco selectivo, podemos igualmente corroborar el buen hacer de los ingenieros de Zeiss, a plena abertura –f/1,4– este Otus de 85mm describe nítido un plano realmente escaso en su mínima distancia de enfoque, tanto que al ser una óptica manual, podremos llegar a tener problemas de mantenerlo en donde queremos, un simple milímetro de movimiento hará «caer» el foco en otro plano distinto.

El enfoque manual es suave, de largo recorrido (261 grados) y preciso, las gomas empleadas en el anillo de enfoque hacen que su tacto sea agradable. En general todo el acabado y diseño responden a la categoría de alta calidad que bajo el nombre de Zeiss Otus (una de sus gamas más altas de ópticas) podamos esperar. Tras cierta práctica con el peso y tamaño del objetivo, la ergonomía resuelve bien el manejo de la óptica bajo una sesión media (2 o 3 horas) sin resultar más cansado que con otros equipos (cuerpos + ópticas) de gama alta.

 

Otra muestra a f/1,4 forzando anulando totalmente la profundidad de campo © Albedo Media, S.L.

Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4: tomas nocturnas

Tal como indicamos anteriormente, más allá de la utilización del Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4 para fotografía de retrato y moda, pensamos que tanto su focal como su alta luminosidad se prestan de maravilla para otras utilizaciones, y entre ellas, naturalmente, situaciones de bajo nivel de iluminación.
Decididos a emplearlo fundamentalmente a su máxima apertura de f/1,4 y como mucho a aberturas de diafragma de f/2 o f/2,8 ponemos a prueba a esta óptica, en ese tipo de situación y a mano alzada.

/Objetivo Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4, toma nocturna, con figura, bicicleta y letrero luminoso, "Cineteca"
© Albedo Media, S.L.
f/2,8 a 1/250 seg y 1.600 ISO

La primera observación es que –en nuestra opinión– las pantallas de enfoque estándar de las DSLR autofoco actuales no están bien adaptadas –ni pensadas en absoluto– para la utilización con objetivos de enfoque manual como es el caso de esteZeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4.
En situaciones de baja iluminación especialmente y a f/1,4 el enfoque manual se convierte en algo crítico, que si bien se ve facilitado por la escasa profundidad de campo a f/1,4, paradójicamente «te la juegas» en tomas rápidas precisamente por ello.Por esa razón, al presentársenos esa fugaz situación de la fotografía de más arriba (Cineteca) optamos –enfocando sobre la figura– por un f/2,8. Ello por un lado para asegurar el foco pero no es menos cierto, por otro, para conseguir algo de foco también en la bicicleta.
Dicho de otra forma: el Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4 resulta mucho más fácil de enfocar sobre una antigua Nikon FM2 que sobre una Nikon D800 con su pantalla estándar: microprismas e imagen partida ayudan lo suyo en la primera.

/Objetivo Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4, toma nocturna, edificios a f/1,4/Objetivo Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4, toma nocturna, edificios, a f/2,8
Ambas, © Albedo Media, S.L. [Clic para ampliar]
f/1,4 (izquierda) y f/2,8 (derecha) a 1/320 seg y 1/100 seg respectivamente y 3.200 ISO

En estas tomas (mano alzada) podemos comparar las sutiles diferencias de rendimiento de bokeh con fuentes luminosas puntuales entre f/1,4 (izquierda) y f/2,8 (derecha). Puede apreciarse que gracias a lo redondeado del diafragma, aparte de la reducción en el diámetro de las fuentes luminosas desenfocadas, su forma, su bokeh no sufre deterioro apreciable.

/Objetivo Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4, toma nocturna, figuras humanas, recortadas en chapa
© Albedo Media, S.L. [Clic para ampliar]
f/1,4 a 1/250 seg y 2.000 ISO

Un sujeto propenso a acusar la presencia de aberraciones cromáticas… podemos buscar, pero sin resultado. La corrección apocromática se deja notar muy positivamente.
/Objetivo Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4, toma nocturna, bloques de granito con enfoque muy selectivo
© Albedo Media, S.L. [Clic para ampliar]
f/1,4 a 1/250 seg y 800 ISO

Casi siempre, pensamos en el bokeh para partes de la escena desenfocadas por detrás del sujeto principal, pero la belleza de la imagen desenfocada –bokeh– por delante del sujeto es clave y obedece a leyes ópticas sutilmente diferentes. ¡El Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4 no deja nada que desear en este aspecto!

/Objetivo Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4, toma nocturna, depósito de agua, "MATADERO"
© Albedo Media, S.L. [Clic para ampliar]
f/1,4 a 1/100 seg y 1.000 ISO

Aún estando mejor iluminado que los sujetos anteriores, este en concreto nos resultó más problemático de enfocar, ya que nos empeñamos en hacerlo sobre las texturas de la pintura de la parte media-baja de la letra «E», de bastante poco contraste. No obstante, al ampliar sobre esa zona, se deja ver la alta calidad de imagen conseguida a f/1,4.

Al igual que en las sesiones de estudio, podemos certificar que a pesar de sus parámetros de dimensiones y peso, en conjunto con una cámara «Pro» como la D800 de Nikon, el Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4 resulta equilibrado y cómodo de manejar, lo que incita a un uso rápido, intuitivo, siendo nuestro modo preferido de exposición el «A» de automatismo de prioridad a la abertura, a fin de poder gozar de las característica de imagen a f/1,4 y f/2.

Manejo en campo del Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4 : conclusiones

Los resultados obtenidos sobre el terreno, lo que últimamente los anglosajones vienen en llamar «real world samples» no solo son coherentes con los resultados de nuestra prueba de laboratio, simo que avalan los datos obtenidos.
De hecho, conocer ese carácter del Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4 a su plena abertura de diafragma y las sutiles diferencias a f/2,8, f/4 y f/5,6 ayuda a sacarle partido en utilización práctica. A aberturas tales como f/8 el foco «pincha» (abajo) y hay que ser conscientes de que estamos ante una óptica con una brutal capacidad descriptiva.
La calidad de imagen es soberbia, el manejo directo y sencillo, y las oportunidades fotográficas que abre, soberbias. En aquellas cámaras que lo permitan, sustituir la pantalla de enfoque para una más adaptada al enfoque manual, puede ser «la guinda».
Una herramienta para profesionales y usuarios muy… entusiastas.

/Objetivo Zeiss Otus APO Planar T* 85 mm f/1,4, retrato en estudio, con tremendo detalle
Increíble detalle y contraste a f/8 © Albedo Media, S.L. [Clic para ampliar]
       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.