La factoría rusa de Krasnogorsk –conocida por sus siglas KMZ– volvió a llevar la mítica marca Zenit a la primera plana fotográfica cuando anunció la fabricación de nuevas ópticas Zenitar, así como los planes de desarrollo de una nueva cámara digital.

Un desarrollo que ha llevado a la presentación, en esta Photokina 2018, de la nueva Zenit M, diseñada en colaboración con Leica. Nos hemos pasado por el estand de firma rusa en la feria para ver y probar de primera mano esta nueva telemétrica digital.

Zenit M + Zenitar 35 mm f/1,0 © Albedo Media
Zenit M + Zenitar 35 mm f/1,0 © Albedo Media

En la mano, la Zenit M resulta un tanto contundente. No olvidemos que la Zenit M no deja de ser una Leica M (Typ 240), con el grosor típico de los cuerpos de Leica-M digitales anteriores a la M10, momento en cual recibieron un “cura de adelgazamiento” de casi medio centímetro.

Sus dimensiones son, pues, las mismas que la Typ 240, con una anchura de 13,9 cm y una altura de 8 cm, para un grosor de 4,2 cm. El peso también coincide, con 680 g, 20 g más que la nuva M10.

Zenit M + Zenitar 35 mm f/1,0 © Albedo Media
Zenit M + Zenitar 35 mm f/1,0 © Albedo Media

Si a ello añadimos los 740 g del imponente Zenitar 35 mm f/1,0 que forma parte del conjunto propuesto, llegamos a un total de 1,420 kg. A ello hay que sumar la tradicional falta de grip de estos cuerpos y, como consecuencia, la cámara tiende a ser bastante “cabezona” al uso.

En cuanto a los acabados del cuerpo, la sensación es que las concesiones a los ligeros toques “estéticos soviéticos” no han redundado precisamente en dar un estilo más fino a la Zenit M, pero no deja de ser cierto, que sí que se ha logrado darle lo contrario: un aspecto “más rudo”, que al parecer es lo que se buscaba como matiz diferenciador.

Zenit M © Albedo Media
Zenit M © Albedo Media

Por otro lado, puesto que la idea que se desea transmitir es que no se trata de una simple Leica M Typ 240 con los logos de Zenit, sino de un cuerpo fabricado por Leica en Alemania bajo especificaciones de Zenit, –con modificaciones de hardware y software– esas modificaciones externas tienen su lógica. Por una cosa o por otra, la sensación general es de un acabado ligeramente más “tosco” que el de la Leica original equivalente.

En lo que atañe al visor telemétrico, ninguna sorpresa: la imagen es clara, los marcos de encuadre limpios y las “manchas” del telémetro nítidas y contrastadas, sin decalaje vertical. Como era de esperar –dadas las dimensiones del Zenitar M 35 mm f/1,0 propuesto en kit– parte del barrilete “se mete” en el visor, especialmente a la distancia mínima de enfoque, pero se trata de algo que tienen asumido los usuarios de esta clase de cámaras.

Zenit M © Albedo Media
Zenit M © Albedo Media

En lo que respecta a los grabados sobre el cuerpo, observamos el “ZENIT M” en su frontal, y un “Designed in Krasnogorsk Russian” en su parte posterior, que parecen de buena calidad y pintados posteriormente de forma cuidadosa.

En su interior, recordemos, tenemos un sensor CMOS de “formato completo” (24×36 mm) con una resolución de 24 Mpx, con un rango de sensibilidades nativo de ISO 200 a ISO 6.400 y con tiempos de obturación situados entre 1/4.000 s y 60 s; características que coinciden plenamente con su homóloga de la firma germana.

Zenit M © Albedo Media
Zenit M © Albedo Media

Sin embargo, casi más interesante que el cuerpo de la cámara en sí –que pocas sorpresas podía traer viniendo de la más que conocida Typ 240 de Leica–, es el muy particular objetivo que se propone en kit.

El Zenitar 35 mm f/1,0 no es precisamente un objetivo que pase desapercibido, ni por su tamaño –recordemos que se trata de una óptica para cámara telemétrica– ni por su gran apertura máxima.

Zenitar 35 mm f/1,0 © Albedo Media
Zenitar 35 mm f/1,0 © Albedo Media

En lo que se refiere a la mecánica, destaca su diafragma de 10 palas, que conforma ajustes de apertura de forma muy redondeada. Los clics del anillo de aperturas correspondiente encajan con limpieza, pero con un tacto menos firme que el de otros objetivos de líneas similares, sean de Leica, Voigtländer o Zeiss. Resultará un poco incómodo el hecho de que el mecanismo es de concepto un tanto “antiguo”, de tal forma que el espaciado entre los ajustes de los puntos de diafragma va decreciendo conforme nos acercamos a las aperturas de menor diámetro.

El enfoque manual –un aspecto clave en una cámara telemétrica– nos ha parecido suave en todo su recorrido desde infinito a la distancia mínima de enfoque de 80 cm, sin durezas en los extremos de ese recorrido, lo que nos hace pensar, que en su esquema de 9 lentes en 8 grupos no se ha incluido lente flotante alguna. Por ello, con una unidad final, será interesante comprobar si existe mucha pérdida de rendimiento quizá en las distancias más cortas…

Zenitar 35 mm f/1,0 © Albedo Media
Zenitar 35 mm f/1,0 © Albedo Media

En lo que respecta a la bayoneta “Zenit M”, calcada de la Leica M anterior a la codificada ópticamente a 6 bit, parecía muy robusta, de buen grosor en su interfaz con el barrilete del objetivo y con un buen acabado de superficie. Quizá para rizar el rizo, se podría haber realizado un mayor esfuerzo en el acabado de tornillos que la fijan a ese barrilete –al igual que en otros tornillos distintos de los de la montura– que, sin estar muy abocardados, sí parece apreciarse cierto descuido por parte de los ingenieros rusos, o quizá el uso de un material excesivamente blando en la producción de esos tornillos.

Zenitar 21 mm f/2,8 © Albedo Media
Zenitar 21 mm f/2,8 © Albedo Media

Por otro lado, el Zenitar 35 mm f/1,0 carece de los pequeños parches pintados en blanco y negro que constituyen la codificación que permite –al cuerpo de la cámara que disponga del lector correspondiente– “conocer” qué objetivo tiene acoplado y realizar algunas correcciones vía firmware, sobre todo en lo concerniente a viñeteo.

A pesar de ello, tal como nos muestran los responsables de Zenit, la cámara está provista –de forma similar que en las cámaras Leica– de la selección manual de parámetros para distintos objetivos.

Zenit M © Albedo Media
Zenit M © Albedo Media

En el caso de que nos ocupa, los ajustes disponibles incluyen el ya mencionado Zenitar 35 mm f/1,0, además del Zenitar 50 mm f/1,0 y Zenitar 21 mm f/2,8. Entendemos que futuras actualizaciones de firmware permitirán agregar nuevos ajustes para otras ópticas.

Zenitar 21 mm f/2,8 © Albedo Media
Zenitar 21 mm f/2,8 © Albedo Media

Este último, a diferencia de la óptica de kit, es un objetivo muy compacto, dotado de un diafragma de 8 palas de contorno no muy redondeado, aunque –a primera vista– dispone, en general, de un acabado mejor que el del Zenitar 35 mm f/1,0.

Zenitar 21 mm f/2,8 © Albedo Media
Zenitar 21 mm f/2,8 © Albedo Media

Si bien el precio del conjunto –Zenit M + Zenitar 35 mm f/1,0– alcanza la elevada suma de 5.500 €, si lo comparamos con las posibles alternativas, podemos ver que –dentro de esta categoría– nos movemos en unas cifras bastante razonables:

  • Cuerpo de cámara Leica M (Typ 240): 6.500 €
  • Objetivo Leica Summilux-M 35 mm f/1,4 Asph.: 4.800 €
  • Objetivo Voigtländer Nokton 35 mm f/1,2 Asph. II: 1.300 €
  • Objetivo Zeiss Distagon T* 35 mm f/1,4: 1.890 €
Zenit M + Zenitar 35 mm f/1,0 © Albedo Media
Zenit M + Zenitar 35 mm f/1,0 © Albedo Media

Es decir, que si nos decantásemos por una opción puramente Leica, superaríamos con creces los 11.000 €, o sea, el doble que el conjunto de Zenit. Por supuesto, no son opciones directamente comparables, pero está claro que la “opción rusa” puede resultar atractiva para muchos, pues por el mismo precio que un cuerpo Leica M (Typ 240) en que se basa la Zenit M, obtenemos un cuerpo “similar” con un descuento de 1.000 € y un 35 mm f/1,0 “de regalo”. Ni más ni menos.

6 Comentarios

    • Hola Tomás. De momento, la única información de la que disponemos es que se venderá en kit con el Zenitar 35 mm f/1,0 por 5.500 €. Entendemos que, en algún momento, se anunciará la posibilidad de adquirir solo el cuerpo, por separado. Un saludo.

  1. Por tamaño, peso, precio, manejo y concepto de uso …… ésta cámara, no tiene nada que hacer frente a la Fujifilm GFX 50R.

    Claro, que es mi opinión, tan discutible como las demás, que seguro habrá.

  2. Vivir para ver. Nadie hace diez años hubiera imaginado algo asi. La relación industrial entre Rusia y Alemania es histórica, sólo quebrada por la segunda guerra mundial, ahora este modelo resulta de lo más exótico, dada cuenta de lo que fueron en cuanto a control de calidad la firma otrora soviética.

    De todas formas como bien decía el maestro Navia, Leica ha dejado de ser una opción para el profesional, quizá de ahí ese intento de hacer “marca blanca” con Zenit a un precio más “asequible”. De todas formas estoy con el maestro Navia, tanto Leica M y ahora esta Zenit, no son más que gollerías.

    • Siempre me gustaron los trabajos de Navia cuando usaba la combinación de las Leica telemétricas –hay otras– con la película Kodachrome. Luego Kodak decidió cargarse esa institución que era el Kodachrome y Navia tiró por otros derroteros.

      Discrepo elegantemente de que “Leica haya dejado de ser una opción profesional” –conozco a unos cuantos fotógrafos profesionales que utilizan la marca– pero claro, lo primero que habría que hacer es definir o redefinir lo que es un fotógrafo profesional, algo sobre lo que se ha debatido ya ad nauseam.

      Aunque no incluyo a Navia entre los numerosos “Leica haters” que andan, por ahí –puesto que si se ha usado, se ha amado– no es menos cierto que un día tendremos que hablar acerca de esa interesante actitud…

      Finalmente, comentar que muchos, pero que muchos… se sorprenderían de saber la auténtica razón por la que los responsables de Leica han optado por esa alianza entre la firma y Zenit. Pero mis labios –por ahora– están sellados. Eso sí, recordad cuándo lo digo…

      Saludos

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.