Cinefagia

Idas y venidas entre los llamados "géneros cinematográficos" sus analogías literarias y el "cacao" que nos gusta montarnos con una clasificación no tiene nombre.

Draculeando por Sitges

Draculeando, Draculeando... ya hay material de ficción sobre el súcubo rumano basado en un sanguinario caballero de la antigüedad transilvana, que, posiblemente, sobre nadie más.

Sitges, 50 años fantásticos

Todo empezó en septiembre de 1968, con la proyección del clásico de la ciencia ficción soviética 'Aelita' en el cine del Casino Prado. Desde entonces ha transcurrido medio siglo, pero Sitges sigue siendo un punto de encuentro primordial para los amantes del cine fantástico y de terror.

La Cataluña de las películas

Ahora que en España no hay red social ni barra de bar en la que no se hable de otra cosa, ¿qué mejor que dedicarle un capítulo de nuestra serie 'Cinefagia' a Cataluña? Hablemos pues de la Cataluña de las películas.

Comer con los ojos

En el cine, los olores y sabores no se captan. Pero eso no ha impedido que, películas sobre comida, a un lado y al otro del mostrador, haya mucho. Cambie las palomitas por el bicarbonato... Coma con los ojos.

Tradúcelo como puedas

Movidos por la adrenalina, las ganas de innovar o la poesía pura, los españoles hemos sido capaces de las mayores pifias traduciendo películas extranjeras.

Degenerados

Los llamados "géneros cinematográficos" no difieren demasiado de los literarios. Eso sí, el cacao que nos gusta montarnos con la clasificación no tiene nombre.

DESTACADO

La agonía de Somalia

El fotógrafo Pedro Armestre nos cuenta cómo fue su viaje a Somalia, un país acuciado por el hambre y el terrorismo que está a punto de alcanzar el punto más crítico de su reciente historia.

La soledad de María

María tiene 95 años. No puede abandonar su piso, sufre pérdidas de memoria y problemas de movilidad. Sin embargo, no tiene ayuda del Estado. Su soledad es el reflejo de un fracaso social.

A vueltas por Madrid

Recorremos las líneas circulares del transporte público de Madrid acompañados de una discreta cámara sin espejo, la Fujifilm X-T20.