AF-S Nikkor 24-70 mm f/2,8E ED VR – Burbujas

/Objetivo AF-S NIKKOR 24-70mm f/2.8E ED VR, parte de esquema ópticoEl caso de las burbujas «sin importancia» – Algunos poseedores del costoso y recientemente presentado (*) objetivo de alta gama AF-S NIKKOR 24-70mm f/2,8E ED VR han observado –mirando a los lados a través de la lente frontal– unos sospechosos puntitos blancos.

/Objetivo AF-S NIKKOR 24-70mm f/2.8E ED VR

El nuevo AF-S NIKKOR 24-70mm f/2,8E ED VR © Nikon

Puestos en contacto con los responsables de Nikon, han recibido la respuesta (**):
“El AF-S NIKKOR 24-70mm f/2,8E ED VR incorpora pintura negro mate protectora en los bordes de superficies de lentes específicas a fin de bloquear reflexiones innecesarias de luz. Algunas pequeñas burbujas de aire quedarán atrapadas entre porciones de esas partes pintadas como escudo contra la luz. Como resultado podrían resultar visibles ciertos puntos blancos en zonas confinadas alrededor de los bordes de la lente, dependiendo del ángulo de observación y de las condiciones de iluminación. No hay problema con los puntos blancos dentro del AF-S NIKKOR 24-70mm f/2,8E ED VR; están localizados fuera del área por la que pasa la luz cuando son capturadas las imágenes y por lo tanto no tienen efecto sobre la calidad de la imagen registrada. Por favor continue utilizando su objetivo sin preocupaciones”.

Pues bien, desde nuestro punto de vista, la argumentación oficial de Nikon es falaz. Si bien es cierto que …”los puntos blancos del AF-S Nikkor 24-70 mm f/2,8E ED VR están localizados fuera del área por la que pasa la luz cuando son capturadas las imágenes”… no es menos cierto que –desde hace muchas décadas (al menos 1930)– los fabricantes más cuidadosos aplican pintura negra en los bordes de determinadas lentes.
Ello tiene como fin que, rayos de luz que entren de forma tan oblicua como para llegar a esos bordes, sean absorbidos en lo posible por esa laca negra, y no vuelvan reflejados hacia el esquema óptico como luz no formadora de imagen y por lo tanto potencialmente creadora de flare.

/Objetivo AF-S NIKKOR 24-70mm f/2.8E ED VR, esquema óptico

La zona dibujada en rojo es una de las que van pintadas en negro para evitar reflejos internos y las flechas señalan la zona en las que se localizan las burbujas anómala de aire. © Nikon

No hay que ser ingeniero para entender que si en lugar de una superficie negra sin solución de continuidad, esos rayos de luz se encuentran con zonas de microburbujas de aire, blanquecinas… ¡la capa de pintura no está cumpliendo al 100% con su misión! ¡Naturalmente que la imagen no se forma en esa zona de la lente, pero los rayos de luz malamente absorbidos si que corren riesgo de volcarse sobre la misma en forma de flare. De lo contrario el fabricante no se molestaría en dar a los bordes de las lentes ese tratamiento antirreflejos.
Que no sea un tema grave… quizá. Que si que «hay tema», desde luego que si.

(*) Ver: presentación del AF-S NIKKOR 24-70mm f/2,8E ED VR
(**) Traducción fiel, lo más aproximada posible


       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.