Apple Mac Pro – Análisis

A principios de la semana pasada, Apple inauguraba la WWDC 2013 con su ya clásica keynote, donde desvelaba la esperada renovación del sistema iOS. Sin embargo, también presentaron interesantes novedades de hardware, siendo el nuevo Mac Pro seguramente la más destacable y la más esperada por el sector profesional de la fotografía y el vídeo.

La WWDC (World Wide Developper Congress) es la conocida conferencia de desarrolladores de Apple, una cita que celebra anualmente durante el mes de junio en la ciudad de San Francisco. Aunque principalmente está destinada a presentar las novedades de software de la compañía, también suele ser la ocasión para dar a conocer algún que otro nuevo producto. En el primer apartado, se cumplió el guión esperado: se presentaron las nuevas versiones de los sistemas operativos de Apple, tanto la versión para móviles, iOS 7, como la versión para ordenadores, Mac OS X Mavericks.

iOS 7 © Apple
iOS 7 © Apple

 

En cuanto a las novedades «materiales» de hardware, se presentaron diversas actualizaciones de algunos de sus productos, como el AirPort Express o el MacBook Air. Para este último los rumores apuntaban a la adopción de una pantalla de alta resolución de tipo «Retina» –como la que ya integran los MacBook Pro Retina– que deleitara a los profesionales de la fotografía y el vídeo en busca de un acompañante de edición extremadamente ligero, pero la realidad fue otra.

Nuevo Mac Pro © Apple
Nuevo Mac Pro © Apple

Sin embargo, la esperada renovación del Mac Pro, el segmento más profesional de Apple, no se hizo esperar, al menos en su anuncio oficial. Previsto para finales de año, el nuevo Mac Pro ha sido totalmente rediseñado, con un «look» muy diferente al modelo actual; de hecho, no se parece en nada a lo realizado hasta la fecha, sobre todo si nos atenemos al tipo de segmento profesional al que va dirigido, lo que ha provocado reacciones opuestas.

Mac Pro en su versión actual, que será sustituido por el nuevo a finales de año © Apple
Mac Pro en su versión actual, que será sustituido por el nuevo a finales de año © Apple

La notable diferencia de tamaño es el aspecto más notable a primera vista, pero también en sus entrañas se han producido significativos cambios, algo que los profesionales del sector venían reclamando desde ya hace tiempo.

Procesamiento: hasta 12 cores

La unidad central de procesamiento o CPU (Central Processor Unit) está basada en los procesadores de última generación Intel Xeon E5 (de la familia servidor), y podrá llevar hasta un total de 12 cores. En el modelo actual, también existe una configuración similar, con 2 procesadores de 6 núcleos, aunque en el caso del nuevo Mac Pro, Apple no especifica el número de procesadores, lo que nos hace pensar que se pueda hacer uso de la nueva versión del Xeon E5 que Intel prevé anunciar en breve, y que integrará 12 cores en un único procesador. Tal como se comenta en ciertos blogs, se trataría de una configuración más idónea para el nuevo Mac Pro en vistas a ahorrar espacio, un aspecto escaso debido a su nuevo diseño mucho más compacto.

Nuevo Mac Pro - Unidad central de procesamiento (CPU) © Apple
Nuevo Mac Pro – Unidad central de procesamiento (CPU) © Apple

También existen mejoras en cuando a la arquitectura interna, pues la nueva unidad de procesamiento será capaz de realizar operaciones en coma flotante de hasta 256 bits –comparados con los 128 bit en el actual Mac Pro en venta–; recordemos que los ordenadores más comunes suelen trabajar con palabras de 64 bits de forma usual.

En cuanto al ancho de banda del bus, basado en la norma PCIe o PCI Express (Peripheral Component Interconnect Express) de tercera generación, permitirá velocidades de hasta 40 GB/s, según las especificaciones de Apple, utilizando los 32 canales existentes.

Memoria RAM ECC DDR3

En cuanto a la memoria de acceso aleatorio, esta seguirá siendo de tipo DDR3 de alta velocidad, aunque según Apple la velocidad de esta será superior a la del modelo actual (1866 MHz vs, 1333 MHz), lo que permitirá conseguir tasas de transferencia de hasta 60 GB/s (contra 30 GB/s en el actual Mac Pro). Curiosamente, la velocidad de bus máxima actual para la familia de procesadores servidor Xeon E5 de Intel es de 1600 MHz (según lo especificado en su página web), con lo que suponemos que será una nueva versión aún por anunciar.

Nuevo Mac Pro - Memoria RAM ECC © Apple
Nuevo Mac Pro – Memoria RAM ECC © Apple

La memoria será, por supuesto, también de tipo ECC (del inglés Error-correcting Code Memory, memoria con codificación de corrección de errores). La memoria ECC, más cara que la memoria convencional que equipa la mayoría de los ordenadores más convencionales, es utilizada típicamente en servidores de alto rendimiento que trabajan en entornos sensibles que deben minimizar la tasa de errores de transferencia. Mientras que con otros tipos de memoria, solo se es capaz de detectar dichos errores, con la memoria ECC es posible también corregirlos, lo cual minimiza los posibles fallos de lectura de memoria –y dar lugar a una corrupción de memoria– algo que puede ser crítico en dichos entornos. Todo esto se consigue añadiendo redundancia, lo que incrementa el coste de la memoria. Además, es necesario que la placa madre y otros componentes puedan trabajar con este tipo de memoria, lo que incrementa el precio de forma considerable. Todo ello resulta muy útil para realizar tareas de larga duración, como renderizado o exportación de vídeo.

En una posible configuración de 4 bancos o slots de memoria disponibles, podríamos obtener hasta un total de 64 GB de RAM con 4 módulos de 16 GB; y aunque pudiera suponer, para algunos, una cierta limitación de capacidad, Apple asegura que con su nuevo sistema de compresión de memoria de Mac OS X Mavericks, del cual hablaremos más adelante, se podrá optimizar más aún el rendimiento de esta.

Capacidades gráficas: dual GPU hasta 7 teraflops

A diferencia de la CPU, Apple sí especifica que el nuevo Mac Pro estará basado en dos procesadores gráficos, dual GPU (Graphical Processor Unit), de tipo AMD FirePro con 6 GB de memoria VRAM dedicada, que aumenta la capacidad de cálculo de los antiguos 2,7 hasta los 7 teraflops (1).

No hay más detalles de momento, aunque en la red, ávida en conjeturas, se encuentra información comparando las GPUs del nuevo Mac Pro con el actual modelo S1000 de AMD FirePro, muy cercano en prestaciones, aunque ligeramente inferiores; por otro lado, como bien señalan en esta misma fuente, el precio de solo dicha tarjeta gráfica asciende actualmente a un precio superior a 3000 €, con lo que a no ser que Apple consiga reducir drásticamente ese precio de venta al público, nos podemos hacer a la idea de lo que puede llegar a costar el nuevo ordenador «pro» de la compañía americana. No hay que olvidar, por otro lado, que la tarjeta gráfica suele ser una de las partes más caras de un ordenador de este tipo.

Nuevo Mac Pro - Unidad de procesamiento gráfica (GPUs) © Apple
Nuevo Mac Pro – Unidad de procesamiento gráfica (GPUs) © Apple

Ciertamente, la GPU –parecida a una CPU pero optimizada para tareas gráficas– es hoy en día el elemento con más capacidad de cálculo del ordenador, motivo por el cual se intenta explotar al máximo sus capacidades. En su origen, la GPU está diseñada para tratar datos de tipo gráfico –un tipo de datos en general muy repetitivo que resulta altamente «paralelizable»–, con un diseño muy segmentado (pipelines), con lo que es más complicado realizar tareas más generales (como las realizadas por la CPU). No obstante, Apple ha asegurado que los desarrolladores podrán contar con las herramientas adecuadas de abstracción, basadas en OpenCL, para poder sacar provecho a las cada vez más potentes (y caras) GPUs, de modo equivalente al lenguaje CUDA para los chips gráficos de Nvidia.

Todo ello permite soportar configuración de vídeo 4K en tres pantallas de forma simultánea y renderizar en paralelo vídeo de la misma resolución.

Almacenamiento SSD PCIe

El almacenamiento del nuevo Mac Pro será de tipo SSD (almacenamiento sólido), pero no estará conectado a la SATA (la más común hoy en día), sino al bus PCI Express, bastante más rápido (1250 MB/s de ancho de banda, frente a 500 MB/s en modo SATA). El SATA (Serial ATA), evolución del PATA (Parallel ATA), es el sistema típicamente utilizado para los discos duros mecánicos convencionales (HDD); el problema del SATA es su relativa limitada capacidad de transferencia, que no puede explotar todo el potencial de los discos de estado sólido (SSD); el PCIe dispone de más capacidad, lo que mejora el rendimiento al realizar muchas operaciones de entrada/salida –como en el caso de acceso continuo a una base de datos, operación típica en muchos servidores–.

Nuevo Mac Pro - Almacenamiento SSD PCIe © Apple
Nuevo Mac Pro – Almacenamiento SSD PCIe © Apple

Sin embargo, el PCIe tiene el inconveniente de ser un tipo de bus de propósito general –no como el SATA que está diseñado para sistemas de almacenamiento–, lo que supone una complejidad mayor de integración por parte de los fabricantes y que puede dar lugar a problemas de compatibilidades; así pues, estamos ante un compromiso entre prestaciones e interoperabilidad. Está claro que es una solución que pueda dar lugar a mejores prestaciones, pero habrá que pagar un precio por ello: el precio de la novedad, que supone utilizar una combinación de elementos mucho menos probada que la que sustituye, basadas en conexiones SATA de fiabilidad más que probada.

En todo caso, estas elevadas prestaciones deberían ser de gran utilidad para procesar grandes ficheros de forma eficiente, como vídeo o imágenes de muy alta resolución, además de mejorar el rendimiento del arranque o a la hora de lanzar aplicaciones.

Diseño compacto

El nuevo Mac Pro ha sufrido un cambio radical de imagen respecto a su predecesor. En forma de cilindro, mide apenas 25 cm de altura por 16,8 cm de diámetro, unas medidas muy ajustadas para un ordenador de estas características «profesionales», más próximas a un servidor de dimensiones bastante mayores. En palabras de Apple, se trata de un diseño completamente lógico, resultado de una ingeniería que ha partido desde cero para concebir este nuevo modelo; aunque, a decir verdad, algo parecido decía la compañía americana con su anterior modelo, y el anterior a éste…

Nuevo Mac Pro... © Apple
Nuevo Mac Pro… © Apple
...con un diseño muy compacto © Apple
…con un diseño muy compacto © Apple

Envuelto en aluminio, el diseño busca optimizar el flujo térmico para obtener una torre realmente compacta, sobre todo si lo comparamos con el anterior Mac Pro, que se acercaba a los 19 kg de peso; ha sido realizado colocando los elementos de forma que compartan un gran disipador (que Apple llama thermal core) junto con un único ventilador de generosas dimensiones, con un diseño particular que reduce el número la revoluciones por minuto de sus aspas y, por ende, reduce el ruido generado, muy molesto cuando es necesario pasar muchas horas trabajando con ordenadores.

Mac Pro en versión actual... © Apple
Mac Pro en versión actual… © Apple
... mucho menos compacto y con más espacio "hueco" en su interior © Apple
… mucho menos compacto y con más espacio «hueco» en su interior © Apple

Como ya comentábamos más arriba, si Apple se decantara por adoptar un único procesador de 12 cores, esto facilitará también el sistema de refrigeración (respecto a una configuración dual core).

Nuevo Mac Pro - Disipación térmica (thermal core) © Apple
Nuevo Mac Pro – Disipación térmica (thermal core) © Apple

Este es realmente uno de los aspectos más innovadores del Mac Pro, e imaginamos que los ingenieros de Apple habrán dedicado un esfuerzo considerable en sus cálculos para obtener este diseño. No olvidemos que uno de los problemas más grandes de la construcción de ordenadores es la ingente cantidad de calor que desprenden los circuitos integrados, y la correcta disipación de esta es uno de los puntos críticos a considerar para obtener un resultado eficiente.

Nuevo Mac Pro - Unidad de ventilación © Apple
Nuevo Mac Pro – Unidad de ventilación © Apple

Otro aspecto, en el cual Apple insistió de forma reiterada durante su presentación en el keynote, fue  el hecho de destacar que tanto su diseño de ingeniería como su ensamblaje se realizan íntegramente en el país de origen (Estados Unidos), con la idea de acentuar la calidad de fabricación. Evidentemente, será difícil evaluar dicho impacto en la construcción del equipo, pero seguramente todo ello derive en un incremento de su coste.

Conectividad ampliada

El nuevo Mac Pro dispondrá de conexión de alta velocidad Thunderbolt 2 –contra FireWire 800 en el actual Mac Pro–, USB 3 –el actual solo dispone del ya antiguo USB 2–, Gigabit Ethernet, HDMI (contra Display Port). De entre todas estas conexiones, la más destacable podría ser el Thunderbolt 2, que es capaz de conectar dispositivos exteriores con tasas de transferencias de datos de hasta 20 GB/s, mucho mayor de lo que se puede obtener con conexiones de tipo USB. Se pueden conectar no solo otras pantallas de resolución 4K, sino también discos duros. Además, es posible conectar los dispositivos en cadena, uno tras otro, hasta un total de 36 funcionando al mismo tiempo (6 dispositivos por cada uno de los 4 puertos Thunderbolt disponibles).

Nuevo Mac Pro - Conectividad (detalle de diseño: los puertos se iluminan al mover la torre para facilitar la identificación de estos en entornos con escasa luz) © Apple 
Nuevo Mac Pro – Conectividad (detalle de diseño: los puertos se iluminan al mover la torre para facilitar la identificación de estos en entornos con escasa luz) © Apple

No obstante, los dispositivos externos compatibles Thunderbolt son aún escasos y caros, y aunque muchos profesionales estarán dispuestos a pagar el precio necesario con el fin de obtener el rendimiento máximo, es posible que muchos otros se decanten por soluciones menos rápidas pero bastante más baratas (basadas en USB 3, por ejemplo).

Nuevo Mac Pro - WiFi © Apple
Nuevo Mac Pro – WiFi © Apple

Pero también incluye conexiones de tipo inalámbrico, como el Bluetooth 4.0 o último WiFi 802.11 ac. Esta última norma de WiFi aún está pendiente de aprobación y publicación final por parte de grupo de estandarización de IEEE, y vendrá a remplazar el actual 802.11n –como el del actual modelo Mac Pro–, la norma más rápida en la actualidad.

Sistema operativo Server

Pero toda esta potencia en bruto no viene sola. Apple también aprovechó para realizar una presentación de la que será la nueva versión de su sistema operativo para ordenadores, Mac OS X Mavericks, incluida una versión para servidores, y que conllevará explotar aún más las capacidades del nuevo Mac Pro gracias a las nuevas funcionalidades implementadas.

Mac OS X Mavericks © Apple
Mac OS X Mavericks © Apple

Como ya comentábamos más arriba, la compresión de memoria puede ser una herramienta de gran utilidad para optimizar el acceso a esta. Como es bien sabido, a mayor uso de aplicaciones de forma simultánea, mayor es el uso de memoria RAM por parte del ordenador. Esta funcionalidad trata, básicamente, de comprimir los datos en memoria de las aplicaciones inactivas para liberar espacio de RAM y evitar el uso de la memoria virtual; esta última, menos rápida que la memoria RAM (se trata de un espacio del almacenamiento sólido dedicado en exclusiva), es utilizada cuando la memoria RAM es insuficiente.

Mac OS X Mavericks - Memory Compression © Apple
Mac OS X Mavericks – Memory Compression © Apple

Apple anunció también otra interesante funcionalidad, llamada «Timer Coalescing», mediante el cual se fusionan los ciclos de reloj activos del procesador (del inglés to coalasce, fusionar). La idea parte de la observación del funcionamiento típico de un procesador, que realiza operaciones de forma intercalada, no continua, por lo que es difícil que dicho procesador pueda pasar a un estado idle o de reposo, en el cual utilizaría menos energía. Mediante la agrupación de estas operaciones de bajo nivel, se optimiza la eficiencia del procesador y se obtienen periodos más largos de reposo. Evidentemente, esta funcionalidad está mucho más indicada en portátiles alimentados por batería, pero también permitirá a los ordenadores conectados a la corriente eléctrica un uso más eficiente de la energía y un mejor control de la disipación térmica.

Mac OS X Mavericks - Timer Coalescing © Apple
Mac OS X Mavericks – Timer Coalescing © Apple

Todos los detalles se encuentran en un documento que Apple ha puesto a disposición del público en su página web, aunque de momento solo en inglés.

Conclusiones

¿Conseguirá Apple democratizar el diseño de los ordenadores profesionales como hizo antaño con los ordenadores personales? Apple y diseño, diseño y Apple, dos palabras que suelen ir de la mano cuando hablamos de la compañía de la manzana. Hay que recordar que Apple concibe el diseño como una sinergia lógica entre función, ergonomía y estética. Con seguidores y detractores prácticamente a partes iguales, nadie cuestiona la capacidad de Apple en poder «imponer» sus ideas y diseño al público general, pero ¿podrá convencer al sector más profesional del particular diseño de su nueva propuesta? No dudamos que los ingenieros de Apple han realizado un gran trabajo en dotar a su nuevo Mac Pro de las tecnologías más avanzadas, pero la competencia también avanza a grandes pasos.

¿La gran incógnita? El precio. Toda esta (supuesta) potencia solo podrá ser valorada de forma justa si el coste del nuevo modelo se adecua a sus prestaciones. Si nos atenemos a las especificaciones mostradas, no sería descabellado suponer un precio bastante desorbitado, pero también estamos convencidos de que Apple realizará el esfuerzo necesario para no perder clientes de un sector clave para sus intereses como es el de la imagen profesional.

Nuevo Mac Pro - Disponible a finales de año © Apple
Nuevo Mac Pro – Disponible a finales de año © Apple

Más información en la página oficial de Apple.


(1) Teraflops es el equivalente un 1 billón de flops, donde flops viene del inglés floating-point operations per seconds, es decir, operaciones en coma flotante por segundo; es una medida del rendimiento común para aplicaciones científicas (para otro tipo de aplicaciones, se suele utilizar los MIPS)

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.