En ocasión del evento de presentación de los Apple Watch a principios de semana, Apple anunció el nuevo MacBook, un portátil que lleva al límite el concepto de portabilidad. ¿Es el portátil ideal para fotógrafos nómadas? Este es nuestro detallado análisis de sus pros y sus contras.

Los fans de la manzana aún recuerdan con satisfacción el momento en el que Steve Jobs presentó, en el MacWorld 2008 de San Francisco, el primer ultraportátil de la compañía. Después de entonar aquel famoso «There’s something in the Air», el CEO de Apple hacía salir de aquel sobre tan fino el primer MacBook Air.

Presentación del primer MacBook Air, en 2008, por entonces, el portátil más fino © Apple Inc.
Presentación del primer MacBook Air, en 2008, por entonces, el portátil más fino © Apple Inc.

En aquel momento el MacBook Air marcó un nuevo hito, no solo dentro de la categoría de los ultraportátiles, sino de los portátiles en general. Cambió, para bien o para mal, parte de las reglas del juego, y su diseño fue copiado una y otra vez por la mayoría de sus competidores. Pero también hubo que hacer concesiones para poder ofrecer un portátil de tan reducidas dimensiones. La batería integrada, la eliminación de la unidad de disco óptico o el escaso número de puertos no agradaron a todos, y el MacBook Air recibió muchas críticas en este aspecto.

Tim Cock en el momento de presentar el nuevo MacBook a principios de esta semana © Apple Inc.
Tim Cock en el momento de presentar el nuevo MacBook a principios de esta semana © Apple Inc.

Han transcurrido ya siete años desde entonces, y Apple repite de nuevo la historia, esta vez en manos de su actual CEO, Tim Cook. El nuevo MacBook sube una vez más el listón de los ultraportátiles, para presentar el portátil más fino del mercado. Y, por supuesto, Apple ha tenido que hacer nuevas concesiones.

El MacBook es actualmente el portátil más fino del mercado © Apple Inc.
El MacBook es actualmente el portátil más fino del mercado © Apple Inc.

Pero empecemos por el principio. El MacBook supone una nueva línea de portátiles para Apple, que se suman a los MacBook Air y MacBook Pro ya existentes. Incorpora una pantalla Retina de 12″, con una resolución de 2304 x 1440 píxeles, lo que supone una densidad de 226 ppp. Es, por tanto, la primera pantalla Retina que encontramos en un ultraportátil de Apple, algo muy esperado por fotógrafos que buscan un ultraportátil con pantalla de muy alta resolución –hablamos de 3,3 millones de píxeles–.

El MacBook incorpora un pantalla LED IPS de 12" de tipo Retina (2304 x 1440 píxeles) © Apple Inc.
El MacBook incorpora un pantalla LED IPS de 12″ de tipo Retina (2304 x 1440 píxeles) © Apple Inc.

La pantalla es de LED con tecnología IPS (In-Panel Switch), como las que se pueden encontrar en los actuales MacBook Pro Retina o en los iPad –los MacBook Air, sin embargo, no son IPS–. La relación de aspecto, 16:10, es particularmente interesante para trabajar con programas de edición que utilizan paletas laterales. Al parecer, Apple ha rediseñado incluso la apertura de los píxeles para conseguir una mejor iluminación y, al mismo tiempo, y un menor consumo. Todo ello en un panel que mide menos de 1 mm de grosor.

El panel mide menos de 1 mm de grosor y permite reducir aún más las dimensiones del portátil © Apple Inc.
El panel mide menos de 1 mm de grosor y permite reducir aún más las dimensiones del portátil © Apple Inc.

En cuanto al procesador central, está basado en los nuevos Intel Core M de 5ª generación («BroadWell») con frecuencias nominales de 1,1 a 1,3 GHz, según modelos. Estos procesadores, como los más conocidos Intel Core i5 y Core i7 que equipan los demás portátiles de Apple, son capaces de trabajar a frecuencias superiores (hasta 2,6 GHz y 2,9 GHz, respectivamente), gracias a la función Turbo Boost de Intel. Esta tecnología permite aumentar la frecuencia de trabajo de los procesadores en función de la potencia requerida en cada momento.

Gracias a su procesador Intel Core M de muy bajo consumo, se evita el uso de ventilador, y se reduce aún más el grosor del portátil, de apenas 13 mm © Apple Inc.
Gracias a su procesador Intel Core M de muy bajo consumo, se evita el uso de ventilador, y se reduce aún más el grosor del portátil, de apenas 13 mm © Apple Inc.

Se trata, pues, de frecuencias relativamente bajas pero que permiten un consumo muchísimo más reducido, de apenas 4,5 W. Esto ha permitido a Apple, por primera vez, ofrecer un portátil sin ventilador, lo que a su vez ha supuesto una reducción drástica de la placa base donde se integran los componentes principales del ordenador en sí. Según especificaciones de Apple, la placa base del nuevo MacBook es un 67% más pequeña que la del MacBook Air de 11″ –ya pequeña de por sí–, lo que representa toda una proeza tecnológica.

Placa base del MacBook Air 11" (arriba) comparada con la nueva placa base del MacBook (abajo) © Apple Inc.
Placa base del MacBook Air 11″ (arriba) comparada con la nueva placa base del MacBook (abajo) © Apple Inc.

Tal como se puede apreciar en la imagen siguiente, la placa base –donde reside el procesador central, pero también los 8 GB de memoria RAM o el disco duro SSD de 256 o 512 GB, según modelo– apenas ocupa un parte significante del interior del MacBook, construido, por supuesto, siguiendo una directiva «unibody», como ya es tradición en Apple. ¿A qué se dedica pues el resto del espacio sobrante?

La placa base y los principales componentes del portátil ocupan una parte muy pequeña del espacio total © Apple Inc.
La placa base y los principales componentes del portátil ocupan una parte muy pequeña del espacio total © Apple Inc.

Tal como se podía esperar de en un portátil, la mayoría del espacio está destinado a las baterías, que han sido completamente rediseñadas para la ocasión para aprovechar al máximo este espacio. Así pues, las nuevas baterías siguen un sistema de celdas con diseño escalonado, lo que permite «seguir» la contornos y formas del MacBook.

Las baterías del MacBook siguen un diseño escalonado que permite aprovechar al máximo el espacio disponible en el interior © Apple Inc.
Las baterías del MacBook siguen un diseño escalonado que permite aprovechar al máximo el espacio disponible en el interior © Apple Inc.

Gracias a esto, y siempre según las especificaciones oficiales de Apple, se consigue una autonomía de entre 9 y 10 horas, y en general dichas estimaciones suelen coincidir bastante con la realidad. Comparado con el MacBook Air de 13″, son entre 2 y 3 horas menos de autonomía, pero todavía suficientes para pasar prácticamente un día entero sin necesidad de cargarlo de nuevo.

La mayoría del espacio interno del MacBook se dedica a las baterías © Apple Inc.
La mayoría del espacio interno del MacBook se dedica a las baterías © Apple Inc.

Para acentuar aún más el concepto de portabilidad, Apple ha rediseñado también el teclado del MacBook. De hecho, el teclado, como tantas veces ha insistido la compañía californiana, es una de las partes fundamentales de un portátil, y un aspecto en que no quiere hacer concesiones. Así pues, se trata de un teclado «full-size» –tamaño completo, como el que encontramos en el resto de portátil estándar–, que sigue siendo retroiluminado, pero que es aún más fino que los anteriores. Es, de hecho, el tamaño del teclado en sí el que conforma las dimensiones del propio portátil.

Para Apple es importante mantener un teclado de tamaño completo pese a reducir el resto de componentes © Apple Inc.
Para Apple es importante mantener un teclado de tamaño completo pese a reducir el resto de componentes © Apple Inc.

Para ello, se ha cambiado el mecanismo de las teclas. Donde antes encontrábamos un mecanismo tradicional de tipo «tijera», ahora se ha implementado un nuevo diseño estilo «mariposa», que promete, según Apple, una experiencia mejorada –las teclas son un 17% más anchas–, a la vez que se reduce el grosor del teclado en sí, que es un 40% más fino.

Nuevo mecanismo para las teclas del MacBook (derecha) comparado con el mecanismo tradicional (izquierda) © Apple Inc.
Nuevo mecanismo para las teclas del MacBook (derecha) comparado con el mecanismo tradicional (izquierda) © Apple Inc.

Disponer de un teclado de tamaño y respuesta adecuados es vital para los potenciales compradores, sobre todo para aquellos usuarios que estén considerando adquirir un MacBook como portátil principal o que quieran hacer un uso intensivo. Lo mismo ocurre con el trackpad, conocido por sus buenas prestaciones, que ahora permite además reconocer diferentes grados de presión, y que ha sido bautizado con el nombre de Force Touch.

El nuevo trackpad Force Touch es sensible a los diferentes grados de presión aplicados sobre el mismo © Apple Inc.
El nuevo trackpad Force Touch es sensible a los diferentes grados de presión aplicados sobre el mismo © Apple Inc.

El resultado, un portátil que mide 13 mm –4 mm menos que el MacBook Air– en su punto más grueso y tan solo 3,5 mm en su punto más fino. Y en la balanza, pesa solo 920 g, es decir, 35% menos que el MacBook Air de 13″ y, a pesar de contar con un pantalla de 12″, es todavía 15% menos que el MacBook Air de 11″.

Prácticamente todo el interior del MacBook ha sido rediseñado, desde el teclado hasta el trackpad, pasando por la placa base © Apple Inc.
Prácticamente todo el interior del MacBook ha sido rediseñado, desde el teclado hasta el trackpad, pasando por la placa base © Apple Inc.

Pero, ¿es todo esto suficiente? Es fino, muy fino, y ciertamente ligero. En este aspecto, no tiene rival, sobre todo si tenemos en cuenta su teclado de tamaño completo y su trackpad de generosas dimensiones. El fotógrafo nómada no tendrá inconveniente en llevarlo consigo por todas partes.

¿Cuáles son los inconvenientes entonces? Porque más allá de un diseño estético y funcional que seguramente convencerá a la mayoría de usuarios, se necesita una potencia suficiente para ejecutar las aplicaciones y tareas necesarias. Los 8 GB de RAM, bien administrados por un sistema operativo eficiente, el OS X, son más que adecuados para este tipo de portátil. Los discos duros SSD de 256 GB y 512 GB, son muy rápidos al uso, y son más que suficientes para la mayoría de los usuarios, si además los complementan con el almacenamiento en la nube. Eso sí, para llevar grandes bibliotecas de datos, será necesaria hacer uso de discos duros externos.

Un portátil con un diseño estético y funcional en línea con el estilo de Apple, pero que obedece también a ciertos compromisos, sobre todo en lo que respecta a la potencia y a la conectividad, ya que solo dispone de un único puerto © Apple Inc.
Un portátil con un diseño estético y funcional en línea con el estilo de Apple, pero que obedece también a ciertos compromisos, sobre todo en lo que respecta a la potencia y a la conectividad, ya que solo dispone de un único puerto © Apple Inc.

Y aquí encontramos una primera restricción importante: el nuevo MacBook dispone de un solo puerto. Se trata de un USB de tipo C reversible que, eso sí, es capaz de suplir todas la funciones, desde la de carga del propio portátil, como la transmisión de datos –como un USB convencional– pasando por la salida de vídeo. Claro está que, con un solo puerto, por muchas funciones que pueda realizar, solo se podrá utilizar una función a la vez: o cargar, o transferir datos, o utilizar una pantalla externa. Deberemos pues, casi con toda probabilidad, llevar un hub que nos ofrezca más salidas. Por suerte, el Wi-Fi ac y el Bluetooth 4.0 serán de gran utilidad en la mayoría de las ocasiones, pues cada vez se usan más las conexiones inalámbricas para la transferencia de archivos o el mirroring hacia una pantalla externa.

El otro inconveniente a tener en cuenta es su procesador. El Intel Core M, si bien tiene unas muy buenas prestaciones si tenemos en cuento su bajo consumo, es un procesador que presenta ciertas limitaciones. Y si bien es capaz de realizar la mayoría de tareas de ofimática sin demasiado esfuerzo, será necesario hacer uso del Turbo Boost para ejecutar tareas de procesamiento de imágenes más intensivas, como en Photoshop o Lightroom, lo que reducirá de forma importante su autonomía –y veremos qué ocurre con la disipación de calor. A esto hay que añadirle un subsistema gráfico también limitado, que corre a cargo de un Intel HD Graphics 5300 –que soporta, eso sí, pantallas externas con resolución 4K de 3840 x 2160 píxeles–.

El nuevo MacBook dispone de la potencia necesaria para realizar la gran mayoría de las tareas, pero encontrará dificultades para tareas intensivas de procesamiento de imágenes, merced a sus limitados procesadores Intel Core M y Intel HD Graphics 5300 HD  © Apple Inc.
El nuevo MacBook dispone de la potencia necesaria para realizar la gran mayoría de las tareas, pero encontrará dificultades para tareas intensivas de procesamiento de imágenes, merced a sus limitados procesadores Intel Core M y Intel HD Graphics 5300 HD  © Apple Inc.

Un portátil, el MacBook, que seguramente sea ideal como portátil secundario o de backup para aquellos fotógrafos que se desplacen con frecuencia, pero que de momento tiene demasiados compromisos, a nuestro parecer, como para ser utilizado como único portátil o portátil principal.

Por otro lado, más de un aficionado dio por hecho que el nuevo MacBook sustituiría a los ya existentes MacBook Air, y ciertamente, dicho razonamiento tiene su lógica: mantienen prácticamente todo el potencial de estos últimos, pero en un tamaño bastante más reducido. El problema no es otro que de posicionamiento: a un precio de salida de 1449€, el nuevo MacBook no es precisamente barato, y eliminar los MacBook Air actuales supondría elevar en excesos el precio de entrada de los ultraportátiles de Apple. Seguramente es cuestión de tiempo –como está ocurriendo con los MacBook Pro Retina, que de momento cohabitan con un MacBook Pro «no retina» de entrada de gama–, tiempo que necesita Apple para amortizar el coste de desarrollo de los MacBook, pero también para introducir modelos con otros tamaños de pantalla.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.