La última renovación del MacBook Pro, la serie más potente de portátiles de Apple, incorpora el nuevo trackpad Force Touch y diversas mejoras de hardware. Después de probar durante una semanas la versión con pantalla Retina de 13″, ¿seguimos estando ante una de las mejores opciones para fotógrafos que buscan un compromiso entre potencia y portabilidad?

Aquellos usuarios acostumbrados a la versión anterior del MacBook Pro –de finales 2013– no encontrarán diferencias perceptibles con esta última renovación. De idéntica forma externa, la novedad más notable del MacBook Pro es la incorporación del último trackpad Force Touch, que Apple inauguró por primera vez en el nuevo MacBook.

Por supuesto, los nuevos MacBook Pro incluyen, después de aproximadamente año y medio, las «obligadas» mejoras de hardware, entre las que encontramos nuevos procesadores, chip gráfico renovado y sobre todo, discos de almacenamiento SSD notablemente más veloces. Los modelos con pantalla de 13″ fueron los primeros en ser actualizados, y hace pocas semanas siguieron sus hermanos mayores, los MacBook Pro de 15″.

MacBook Pro Retina 13"
MacBook Pro Retina 13″, nuestro modelo de prueba © Albedo Media S.L.

Aunque externamente no se hayan producido cambios –mismas dimensiones, 31,4 x 21,9 x 1,8 cm, y peso, 1,58 kg–, estamos antes la misma sensación de robustez y solidez a la que estamos acostumbrados: un portátil muy bien acabado, en línea con los productos de Apple. No obstante, si bien cuando apareció por primera vez, a finales de 2012, el MacBook Pro se antojaba increíblemente fino para la potencia que incorporaba, ahora, casi tres años más tarde, nuestra sensación es que ha perdido algo de esta «finura», sensación que se ve acrecentada después de ver el esfuerzo de adelgazamiento que se ha realizado en el nuevo MacBook. Y es que los años no pasan en balde.

Configuraciones y opciones

Respecto el modelo de 13″, cuyo tamaño de pantalla consideramos idóneo en cuanto a su relación comodidad/portabilidad, seguimos teniendo tres configuraciones disponibles. Nuestro modelo de prueba es el intermedio, que incorpora un procesador Intel Core i5 a 2,7 GHz con 8 GB de RAM y 256 GB de disco SSD.

MacBook Pro Retina 13"
Configuración del modelo de prueba © Albedo Media S.L.

La selección de una configuración adecuada sigue siendo un aspecto de suma importancia en los MacBook Pro de Apple, pues todos los elementos están soldados en la placa madre y no se podrán actualizar más adelante. Ese fue el precio a pagar para poder reducir las dimensiones respecto la antigua versión del MacBook Pro (no Retina), allá en 2012.

MacBook Pro Retina 13"
Configuraciones disponibles en la web de Apple © Apple Inc.

Los precios en dólares de las diferentes configuraciones disponibles se han mantenido, pero han aumentado en nuestro continente, debido a la desfavorable –para los europeos se entiende– evolución del cambio, además de la siempre controvertida conversión euro-dólar a la que Apple nos tiene acostumbrados. Y como también era de esperar, las opciones de configuración siguen siendo caras, una cuestión de margen entendemos.

Así pues, la configuración más avanzada del MacBook Pro 13 que se puede adquirir incluiría un Intel Core i7 de 3 GHz (+210 €), 16 GB de RAM (+240 €) y 1 TB de disco SSD. Seguramente uno de los «ultraportátiles» de 13 pulgadas más potentes que se pueden adquirir, aunque la factura superaría, en este caso, la barrera de los 3000 €.

MacBook Pro Retina 13"
Configuración más avanzada disponible para el MacBook Pro 13 © Albedo Media S.L.

No obstante, como se puede observar, solo las versiones Dual Core del i5/i7 están disponibles para el MacBook Pro 13. La versión Quad Core –cuatro núcleos– sigue estando reservada para el modelo de 15″, una cuestión de consumo de potencia y calor disipado, imaginamos. Esta decisión supone una notable penalización de rendimiento para ciertas aplicaciones que hacen un uso intensivo del procesamiento en paralelo (ver Grand Central Dispatch), y puede decantar a más de un usuario a decidirse por la versión de 15″.

Rendimiento

El MacBook Pro 13 incluye la quinta y última generación de los procesadores Intel Core i5/i7. Se trata de la arquitectura Broadwell, basada en una tecnología de grabado de tan sólo 14 nm –contra 22 nm en la versión anterior–, lo que supone un menor consumo para una potencia similar.

Paralelamente, se incluye el nuevo chipset gráfico Intel Iris Graphics 6100, cuyo rendimiento bruto es aproximadamente un 30% mejor que el del modelo anterior, el Iris Graphics 5100. Se trata de una mejora bienvenida, pero seguimos estando lejos de la ganancia de rendimiento que se obtiene con una tarjeta gráfica dedicada, opción solo disponible en el modelo de 15″ y que, al igual que ocurría con la imposibilidad de optar con un procesador de cuatro núcleos, esta carencia puede hacer desistir a los usuarios de aplicaciones de procesado de imagen intensivo.

MacBook Pro Retina 13"
Lightroom CC 2015 en MacBook Pro 13 © Albedo Media S.L.

Al uso, el MacBook Pro 13 se sigue comportando como una máquina bastante fluida para la ejecución de las aplicaciones más comunes, pero también se defiende notablemente bien con programas de edición fotográfica como Lightroom, sobre todo cuando lo comparamos con nuestro portátil Windows (plataforma x86) de referencia, de potencia equivalente a nuestro modelo de prueba –aprox. 6000 puntos en Multi-core 32-bit según el software de benchmarking de referencia Geekbench 3.3.2 de Primate Labs–.

La gran diferencia de rendimiento consiste, una vez más, en la gran integración del hardware de Apple con su sistema operativo propio, el OS X. En este sentido, se aprecia por ejemplo la excelente gestión de la memoria RAM. Los 8 GB del MacBook Pro parecen mucho mejor utilizados que los del modelo Windows de referencia, sobre todo cuando se ejecutan aplicaciones «made in Apple», como el navegador Safari –bastante más reactivo y «económico» en RAM que Google Chrome–. La buena noticia es que las aplicaciones de la suite Adobe –Lightroom, Photoshop,…– están bastante optimizadas para la plataforma de Apple.

MacBook Pro Retina 13"
Lightroom CC 2015 en MacBook Pro 13 © Albedo Media S.L.

Y es que no sólo de números y especificaciones vive el usuario, si no del rendimiento del hardware-software en su conjunto, un apartado en el que Apple en general y el MacBook Pro en particular juegan con ventaja. Las mismas tareas intensivas de importación y exportación en Lightroom se ejecutan, así pues, con mayor fluidez en MacBook Pro 13 que en el portátil Windows de referencia, a pesar de tener ambas configuraciones especificaciones muy similares.

Otro punto a favor es que el MacBook Pro 13 se muestra totalmente silencioso, incluso cuando se realizan tareas muy intensivas (como compresión de archivos) y de forma prolongada; el ventilador es prácticamente inaudible. Por otro lado, el aluminio del que está constituido el cuerpo del MacBook Pro permite disipar el calor de forma eficiente, pero habrá que tener cuidado con un solo prolongado del portátil sobre las rodillas.

Si bien los cambios a nivel de procesador/chip gráfico no son espectaculares –no se notan grandes diferencias respecto el modelo de MacBook Pro anterior–, si lo son los nuevos discos de almacenamiento SSD, de tipo PCI, que ahora son prácticamente el doble de rápidos que los modelos que sustituyen.

MacBook Pro Retina 13"
Copia de la librería de prueba (30 GB) © Albedo Media S.L.

Sirva como ejemplo el tiempo de copia de nuestra la librería de fotos de test –con un tamaño aproximado de 30 GB–, que se realiza en apenas 45 segundos, es decir, por encima de los 5 Gbps reales. Otra mejora significativa es el tiempo de arranque: en poco más de 10 segundos pasamos de tener el portátil completamente apagado –que no suspendido– a tener la pantalla de «login».

Autonomía

Con la llegada de la arquitectura Broadwell y su tecnología de 14 nm se esperaban notables mejoras en el apartado de consumo, pero al parecer estas promesas se han quedado a medio camino, pues la autonomía del MacBook Pro 13 es bastante parecida –tanto según especificaciones como en uso real– a la del modelo anterior, que se sitúa en torno a las 10 horas de uso con aplicaciones comunes. Se trata de una autonomía más que correcta, que permite usar el portátil alejado de una toma de corriente durante toda una «jornada» diaria de trabajo.

Con la reproducción en bucle de un vídeo –brillo de pantalla fijado a aprox. 80%, WiFi activado– disponemos de unas 9 horas de uso ininterrumpido, que fácilmente se superan si disminuimos un poco el brillo de la pantalla en escenarios con condiciones menos exigentes (uso en avión, por ejemplo). En uso más intensivo, hemos llegado frecuentemente a las 8 horas, una cifra más que correcta pero en línea con el panorama actual. Seguimos, pues, esperando una revolución en este aspecto.

Pantalla

MacBook Pro Retina 13"
MacBook Pro Retina 13″ © Albedo Media S.L.

Sin grandes novedades en este aspecto, seguimos disfrutando no obstante de una de las mejoras pantallas que podemos encontrar en un portátil hoy en día. Se trata de la conocida pantalla Retina de 13″ (2560 x 1600 píxeles), una resolución de pantalla sin igual cuando Apple introdujo en primer modelo allá en 2012, pero que ahora ya podemos encontrar en bastantes modelos de la competencia.

Hasta la fecha único portátil con pantalla Retina de Apple, comparte ahora el término con el nuevo MacBook, que dispone de una resolución ligeramente inferior (2304 x 1440 píxeles) aunque también es ligeramente más pequeña, de apenas 12″, contra 13,3″ para el MacBook Pro 13; de hecho, se trata prácticamente de la misma densidad de píxeles por pulgada (226 ppp par el MacBook, 227 ppp para el MacBook Pro 13). La proporción de pantalla sigue siendo de 16:10 –proporción que también ha adoptado el MacBook–, siendo el MacBook Air el único que mantiene la proporción más panorámica de 16:9.

MacBook Pro Retina 13"
Configuración de los perfiles de color de la pantalla Retina © Albedo Media S.L.

El único problema de la pantalla Retina es que, una vez acostumbrados a ella, es difícil volver atrás (a pantallas de menor resolución, se entiende); se trata de una pantalla con la que es muy agradable trabajar. Sin embargo, los profesionales de la fotografía echarán en falta que la cobertura del espacio Adobe RGB aún esté lejos de se completa (aprox. 75% de Adobe RGB).

MacBook Pro Retina 13"
Detalle pantalla Retina con microscopio (zoom x30) © Albedo Media S.L.

La pantalla Retina presenta una disposición de los píxeles particular, para poder evitar así la contaminación cromática, algo que no es fácil de conseguir con tal densidad de píxeles.

MacBook Pro Retina 13"
Detalle pantalla Retina con microscopio (zoom x400) – Disposición de subpíxeles © Albedo Media S.L

Cada píxel está formado por 3 subpíxeles (rojo, verde, azul, siguiendo el patrón RGB); el brillo de cada uno de estos define un color u otro. La clave radica en cómo se organizan estos subpíxeles en la pantalla Retina, tal como se aprecian en las imágenes siguientes realizadas con un microscopio.

MacBook Pro Retina 13"
Detalle pantalla Retina con microscopio  (zoom x400) – Transición de colores  © Albedo Media S.L.

Trackpad y teclado

Si dejamos a un lado las mejoras de hardware que se podían esperar de algún que otro modo en el MacBook Pro, seguramente la novedad más llamativa de es la incorporación del nuevo trackpad que, como comentamos al principio, fue introducido con el último MacBook.

MacBook Pro Retina 13"
El nuevo Force Touch en el MacBook Pro 13 © Albedo Media S.L.

Este trackpad, bautizado con el nombre de Force Touch, es una gran superficie capacitiva de vidrio que responde, toda ella, a la presión de nuestro dedo, gracias a los sensores que detectan la intensidad con la que se presiona. El sistema Taptic Engine permite transmitir al usuario la sensación del «clic» y tener la misma sensación de «hundimiento» que un trackpad convencional.

MacBook Pro Retina 13"
Force Touch y Taptic Engine en el nuevo trackpad de Apple © Apple Inc.

Si bien al principio puede parecer extraño, al cabo de media hora de utilizarlo es fácil acostumbrarse a él. Y después de un día de uso, nuestra sensación es que siempre ha sido así. Por supuesto, depende mucho de cada usuario, pero pensamos que en general no supondrá un gran esfuerzo de adaptación y, por el contrario, aporta interesantes mejoras funcionales.

MacBook Pro Retina 13"
Utilizando el «Force click» en el nuevo MacBook © Albedo Media S.L.

Una de las más interesantes es el «Force click» o «clic fuerte». Se trata de un clic convencional pero manteniendo la presión un poco más de tiempo y con mayor intensidad, y que permite realizar nuevas funciones que se añaden a las ya asociadas al clic «simple» tradicional.

MacBook Pro Retina 13"
Ajustes del trackpad © Albedo Media S.L.

De hecho, el OS X Yosemite de Apple integra ya diferentes funciones para el «Force click», disponibles en las aplicaciones propias de Apple. Un clic simple sobre un fichero en el Finder (explorador) selecciona el fichero en cuestión; un «clic fuerte» abre una previsualización del mismo.

MacBook Pro Retina 13"
Funcionalidades del «Force click» – Previsualización de ficheros en Finder © Albedo Media S.L.

En el navegador Safari un «Force click» sobre una palabra se puede utilizar para buscar su definición en Wikipedia, por ejemplo. Pero más allá de las mejoras en las aplicaciones de propias de Apple, lo más interesante es que dicha funcionalidad está abierta para terceros desarrolladores.

MacBook Pro Retina 13"
Funcionalidades del «Force click» – Previsualización de ficheros en Finder © Albedo Media S.L.

El teclado, de tipo retroiluminado con sensor de luz ambiental, no ha sufrido ninguna evolución; por alguna razón Apple no ha considerado utilizar el nuevo mecanismo de teclado «mariposa» que inauguró también con el MacBook, quizá por falta de recorrido de este novedoso sistema.

Conexiones

A diferencia del MacBook Air y del nuevo MacBook, el MacBook Pro 13 sigue presumiendo de una lista de puertos bastante completa: dos puertos Thunderbolt 2 –compatible Mini DisplayPort–, puerto HDMI, dos puertos USB 3, toma auriculares y ranura SDXC. Y, por supuesto, los últimos protocolos de las conexiones inalámbricas Wi-Fi 802.11 ac y Bluetooth 4.0.

MacBook Pro Retina 13"
Toma de corriente Magsafe, 2 puertos Thunderbolt 2, puerto USB 3 y toma de auriculares  © Albedo Media S.L.

La pregunta que nos viene a la mente es: ¿Para cuándo el USB Type C? Según nuestro parecer, se trata de una cuestión de tiempo, pues está claro que el nuevo MacBook marcará el camino de las próximas evoluciones de todas las líneas de portátiles de Apple. En este caso, gracias al mayor espacio disponible en el chasis del MacBook Pro, no será necesario disponer de un solo puerto USB Type C, uno de los puntos débiles del MacBook. Por otro lado, el puerto de alimentación Magsafe que se conecta y desconecta de forma imantada continúa siendo una gran ventaja a la que el USB Type C aún no hado respuesta.

MacBook Pro Retina 13"
Ranura SDXC, puerto HDMI y puerto USB 3 © Albedo Media S.L.

Conclusiones

Aunque esta última renovación del MacBook Pro no destaca por un salto cualitativo en cuanto a novedades –a excepción del trackpad Force Touch, aunque difícilmente sea suficiente como para justificar una nueva compra para los que dispongan del modelo anterior–, sigue siendo una excelente portátil, muy equilibrado, tanto en dimensiones como potencia, que sigo siendo difícil de igualar todavía en todos sus aspectos.

Pero más allá del mundo Mac existen alternativa muy competitivas, y creemos necesario un nuevo lifting externo que suponga una reducción de peso y grosor, en línea con lo visto en el nuevo MacBook, para poder volver a dar un salto cualitativo hacia adelante, tal como lo fue en su introducción tres años atrás. Seguramente la adopción del USB Type C o la adaptación a un nuevo teclado más fino permitirán acercarse a este cometido.

A nivel de potencia enfocada al uso de aplicaciones fotográficas y de procesado de imagen, se siguen echando en falta, en el MacBook Pro 13, aspectos como una tarjeta gráfica dedicada o la posibilidad de optar por un procesador Quad Core, ambos reservados de momento al modelo de 15″, que pierde por otro lado esa portabilidad asociada a la pantalla de 13″.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.