Bowens confirma su cierre

Desde hace unos días, los rumores apuntaban al cierre de Bowens, una de las compañías más longevas en el sector de la iluminación. Ahora ya es oficial: el conocido fabricante inglés abandona el mercado y entra en periodo de liquidación.

Con casi un siglo de historia, Bowens no ha podido superar la crisis que atraviesa el sector fotográfico, y que ya ha afectado a otras recientemente a otras compañías, como la marca de memorias Lexar. De hecho, ya hacía un tiempo que la firma inglesa atravesaba ciertas dificultades, y el pasado verano de 2016 fue adquirida, junto con la también histórica Calumet Photographic, por el grupo inversor alemán Aurelius.

XMS 1000 © Bowens
XMS 1000 © Bowens

En aquel momento, la última generación de flashes de Bowens, su Generation X, estaba sufriendo retrasos, y este cambio de manos debía permitir reorganizar la compañía y afianzarse de nuevo en el mercado europeo. En octubre de 2016 los esperados modelos salían finalmente al mercado, y parecía que la firma podía retomar su rumbo. Lamentablemente, el anhelado cambio no ha llegado a buen puerto, y hoy toca despedirse de esta histórica marca. La fuerte competencia de los fabricantes chinos sería una de las posibles causas alegadas.

Aunque aún no hay más detalles sobre su cierre, algunas fuentes informan que Calumet continuará prestando servicio a los actuales usuarios de Bowens.

Fuentes: DPReview y Petapixel.

Más información en:

2 Comentarios

  1. Una verdadera lástima. Otro de los grandes que se va.
    Si bien es cierto que el empuje de los productos chinos es muy fuerte y que cada vez ofrecen mejores calidades, también lo es que no han evolucionado con la rapidez necesaria.
    Resulta triste que la marca cuya montura han adoptado mayoritariamente los fabricantes chinos sea la primera en caer frente a ellos.
    Es el devenir de los tiempos…

  2. Una verdadera lástima. Cada vez que mire mi equipo de iluminación de estudio no podré evitar la misma sensación que se siente cuando nos detenemos ante la lápida de alguien conocido.
    Y mi siguiente reflexión es que no nos llevemos a engaño: ésta es una de las consecuencias a pagar por el cambio que ha supuesto para la mayoría de fabricantes occidentales el producir sus productos en China para aminorar costes conservando unos beneficios casi idénticos, empobreciendo el mercado. ¿Qué esperaban? ¿Que esos fabricantes a gran escala se mantuvieran ocultos con la globalización?

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.