En la primerasegunda entregas analizamos las principales características del sistema mirrorless y pudimos comprobar que estas cámaras de objetivos intercambiables son capaces de proporcionar una alta calidad de imagen y rivalizar con las réflex digitales en muchos aspectos. En esta última entrega dedicada a las características de estas cámaras hablaremos de otros aspectos que han ido evolucionando con el auge del sistema mirrorless, como la grabación de vídeo o la ergonomía.

Grabación de vídeo

Con la llegada de las mirrorless, uno de los aspectos que más ha evolucionado es la grabación de vídeo. Al eliminar el espejo réflex y disponer de un sistema de detección por contraste que puede “leer” directamente la escena, las mejoras en el campo del vídeo han ido intrínsecamente ligadas a los avances de estas cámaras. Ciertamente, las réflex digitales también han evolucionado en este aspecto –a base de levantar el espejo y utilizar el modo “Live View“–, pero sin poder rivalizar con las mirrorless en materia de peso o volumen.

Panasonic GH2
Uno de los puntos fuertes de las mirrorless es la grabación de video, inherente a su sistema de enfoque por contraste. La Panasonic DMC-GH2 –con su objetivo 14-140mm de enfoque silenciosos optimizado para la grabación de vídeo–, una de las apuestas más claras en este segmento, es capaz de obtener resultados profesionales en un cuerpo muy compacto

Hasta hace relativamente poco tiempo, los dispositivos de grabación de vídeo se podían dividir, a muy grandes rasgos, entre las cámaras de vídeo profesionales -véase Red One, Phantom, etc.– y las  videocámaras amateur estilo Handycam y similares. Si bien algunas cámaras digitales llamadas “híbridas” o “puente” ya se han ido adentrando en el mundo de la grabación de vídeo con funciones de vídeo más o menos avanzadas y generosos zooms, éstas no dejan de incorporar un sensor pequeño, y por tanto, con poca capacidad de selectividad de enfoque y pobre resultado a niveles de ruido.

Panasonic FZ100
Las cámaras “híbridas”  o “puente” –en la imagen una Lumix FZ100 de Panasonic, obsérvese su similitud con la serie GH en cuanto ergonomía– suelen disponer de generosos “zooms” y funciones dedicadas a la grabación de vídeo, pero no pueden competir con las cámaras mirrorless al disponer, en general, de un sensor bastante más pequeño, lo que repercute en su dificultad a la hora de obtener enfoques selectivos o de lidiar con los problemas de ruido en la imagen

Pero es gracias a la popularización de las réflex digitales y, sobretodo, a la llegada de las cámaras mirrorless, que la grabación de vídeo de alta calidad ha llegado a las manos del gran público. Estas cámaras disponen en su mayoría de un tamaño de sensor grande y a su vez de un conjunto de objetivos de gran calidad que permiten rivalizar y en muchos casos superar a las videocámaras dedicadas.

En efecto, la gran ventaja de las cámaras mirrorless es, por el mismo precio, disponer de una cámara capaz de realizar fotografías y vídeos de alta calidad en un mismo dispositivo. Y todo ello en un con un volumen y peso muy reducidos. De hecho, hemos podido constatar su creciente uso en mundos típicamente asociados al segmento profesional –fotoperiodismo, cine, etc.–, y no dudamos en que dicho uso se expandirá cada vez más.

Técnicamente, para aquellas mirrorless que lo dispongan, al no depender de un espejo que envíe la imagen al visor por reflexión, podemos usar el visor electrónico para componer correctamente en vídeo, especialmente útil en situaciones de alto contraste o luz directa sobre la pantalla LCD trasera… cosa que por ejemplo en el ámbito réflex más estricto sería inviable, omitiendo el uso de espejos semi espejados, dado que el espejo “sube” para dar paso a la luz hacía el obturador de imagen, quedando ciego el visor en el momento de la grabación.

Por otro lado, es evidente que por mucho que en muchas de estas cámaras incorporen un botón de grabación de vídeo dedicado u otras funciones afines, la ergonomía de éstas no puede rivalizar con una cámara dedicada principalmente a la grabación de vídeo. Pensamos más bien que la irrupción de la grabación de vídeo de alta calidad en las cámaras mirrorless debe ser entendida como una nueva posibilidad de obtener resultados (prácticamente) profesionales con un coste de inversión reducido, sin querer por ello competir directamente con el segmento más profesional, sino más bien complementándolo perfectamente.

Ergonomía

La ergonomía ha sido otro de los puntos donde se ha realizado más hincapié en el mundo de las mirrorless. Efectivamente, este segmento, situado entre las cámaras compactas más básicas y las réflex más profesionales, ha creado un nuevo mercado de potenciales consumidores que desean poder obtener una gran calidad de imagen sin renunciar por ello a las facilidades propias de las cámaras compactas.

Sony NEX-3
La ergonomía es uno de los puntos donde las mirrorless están experimentadas más evoluciones. Existe una gran diversidad de formas para todos los gustos, desde cámaras que mantienen la forma de una réflex digital “clásica” hasta las que presentan un estilo minimalista, como el de la serie NEX de Sony

En efecto, una de las primeras características de las cámaras mirrorless que salta a la vista del potencial consumidor es su gran variedad de formas y factores que éstas presentan. Con forma de réflex, imitando a un clásica telemétrica, con empuñadura, sin empuñadura, con look “retro”, con líneas minimalistas… la lista no tiene fin, pero está claro que la ergonomía de cada una define, en cierto modo, el segmento al cual va dirigido.

Nikon 1 V1 J1
Algunos fabricantes de mirrorless, como Nikon con su serie 1, han optado por “atacar” a un segmento de potenciales consumidores que desean disponer de una cámara capaz de proporcionar una alta calidad de imagen sin por ello renunciar a una ergonomía sencilla más típica de las cámaras compactas digitales. Su modelo en color blanco nos hace recordad claramente a un look “Apple”… ¿casualidad o totalmente intencionado?

Más de un fabricante ha optado, de hecho, por posicionarse en más de un segmento ofreciendo gamas con una ergonomía –y prestaciones– claramente diferenciadas, como es claramente el caso de Olympus con sus Pen y OM-D o Panasonic con su GH y GF, pero también, aunque en menor medida, de Sony o Samsung.

Samsung NX11
Samsung es otro de los actores que ha apostado por el mundo “mirrorless” y que aporta interesantes características: el botón i-Function disponible en muchas de sus ópticas mejora el manejo y ergonomía de cara a un usuario avanzado y/o profesional, permitiendo el control de diversos parámetros –apertura de diafragma…– directamente desde el barrilete de la óptica

Estabilización

Por otro lado, y si bien es cierto que los sistemas de estabilización no son propios de las cámaras mirrorless, se han introducido sustanciales mejoras, como es el caso del sistema de estabilización de 5 ejes incorporado en la Olympus E-M5.

Olympus OM-D E-M5 estabilización 5 ejes
Con la llegada de las mirrorless, los sistemas de estabilización han ido evolucionando notablemente: como ejemplo, el sistema de estabilización de 5 ejes que Olympus incluye en el cuerpo de la OM-D E-M5

Sistemas modulares

Una vez más, Ricoh aporta novedades interesantes en el mundo mirrorless. Aparte de sus Pentax Q –conocidas por ser las cámaras mirrorless más pequeñas–, y su Pentax K-01 –caracterizada por su diseño “carismático” y por ser la única en disponer de una montura compatible con sus objetivos “réflex”–, también nos encontramos con los menos conocidos sistemas “modulares” de la serie Ricoh GXR. La idea, de interesante concepción aunque de escasa acogida en nuestro país, radica de disponer por un lado de un cuerpo –empuñadura, pantalla, …– a la cual podemos integrar distintos “módulos” compuestos de sensor y objetivo. Algunos de estos módulos disponen de un sensor pequeño pero con un objetivo de largo recorrido focal, mientras que otros disponen de sensores grandes –tamaño APS-C– pero con objetivos más comedidos.

La Ricoh GXR con sus módulos intercambiables. Estos módulos aúnan el sensor y el objetivo, lo cual permite obtener combinaciones realmente balanceadas en cuanto a tamaño y calidad, en función de las necesidades
La Ricoh GXR con sus módulos intercambiables. Estos módulos aúnan el sensor y el objetivo, lo cual permite obtener combinaciones realmente balanceadas en cuanto a tamaño y calidad, en función de las necesidades

Conclusiones

En general, podemos apreciar notables avances en muchos aspectos desde la llegada de las mirrorless al mundo de la fotografía digital, no por tratarse de características propias que incumban sólo a éstas, sino más bien debido al fuerte auge que este segmento está teniendo, propiciando una férrea y exigente competencia de diversos fabricantes y actores del mundo mirrorless.

Nota: este artículo ha sido actualizado respecto el original para adaptarse a las nuevas actualizaciones de diseño y protocolo de Albedo Media.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.