En la pasada entrega examinamos los orígenes de las cámaras mirrorless, a la vez que analizamos los precedentes que llevaron a su nacimiento. Estudiaremos ahora la rápida y constante evolución que el mundo mirrorless viene manteniendo desde entonces.

Diferenciando estilos

Desde el lanzamiento de la Panasonic G1 y la Olympus E-P1 –octubre de 2008 y enero de 2009, respectivamente–, momento que consideramos como el nacimiento de las cámaras de tipo mirrorless, dos grandes estilos se han ido imponiendo para su concepción. Uno más profesional al estilo de las réflex convencionales, con numerosos controles manuales y cómoda empuñadura, iniciado justamente con la G1, y otro de estilo más compacto, con normalmente menos controles y sin empuñadura, como el impuesto por la E-P1.

Olympus E-P1
La Olympus Pen digital (en la imagen, la E-P1) ha cautivado a una clientela que busca de un estilo retro propio de su homóloga analógica de siglo pasado, la famosa Pen-F © Olympus
Dos Olympus Pen F, en visión frontal y posterior. El diseño es sobrio, elegante y atípico. En “orden de marcha”, con un objetivo Zuiko 38 mm f/1,8 y un rollo 135-36, el peso es de 641 gramos
Olympus Pen F © Albedo Media

Ambos han ido evolucionando hasta tal punto que ciertas marcas como Olympus y Panasonic han diferenciado sus gamas mirrorless en función de estos. Por otro lado, dentro de las mirrorless más compactas, podemos distinguir entre dos perspectivas a su vez diferenciadas: mientras que Olympus se decanta por un look retro en su gama Pen –imitando a su mítica Pen analógica del siglo pasado–, Sony apuesta por un concepto minimalista y elegante con sus modelos NEX-3 y NEX5.

Panasonic GX1, un estilo entre dos mundos, muy compacta pero con multitud de controles e incluso con una pequeña empuñadura para favorecer el grip de la cámara © Panasonic
Panasonic GX1, un estilo entre dos mundos, muy compacta pero con multitud de controles e incluso con una pequeña empuñadura para favorecer el grip de la cámara © Panasonic

Asimismo, también dentro del estilo «profesional» podemos encontrar diferencias: por un lado encontramos la serie G de Panasonic con clara imitación a las réflex digitales, mientras que por otro, la Sony NEX-7 apuesta, en la línea marcada por sus hermanas menores, por un cuerpo más estilizado sin que, por ello, se eche a faltar ningún control manual o una generosa empuñadura.

La Sony NEX-7, la gama profesional de Sony, dispone un cuerpo completo –empuñadura, visor electrónico integrado, sistema Tri-Navi de control…– a la vez que minimalista © Sony
La Sony NEX-7, la gama profesional de Sony, dispone un cuerpo completo –empuñadura, visor electrónico integrado, sistema Tri-Navi de control…– a la vez que minimalista © Sony

A la caza de las DSLR

Una vez más, Panasonic iniciaría, con la presentación de su modelo GH1 en abril de 2009, un nuevo campo de batalla con la inclusión de características de vídeo avanzadas. Desde entonces, las cámaras mirrorless han ido integrando mejoras significativas en este aspecto, superando en mucho casos aquellas que podemos encontrar en sus equivalentes DSLR, gracias a sus visores electrónicos integrados con cada vez mejor resolución y a sus objetivos optimizados para la grabación de vídeo, como la serie «HD» de Panasonic.

Uno de los puntos donde inicialmente se podía encontrar más diferencia de rendimiento entre las cámaras réflex digitales o DSLR y las mirrorless era la velocidad de autoenfoque. Efectivamente, como ya analizamos en una anterior entrega, el sistema de detección de fase utilizado por las primeras superaba considerablemente el sistema de detección de contraste de las segundas.

Esto fue más o menos cierto en las primeras mirrorless, pero en septiembre de 2010, con el lanzamiento de la Panasonic GH2, empezaría a producirse un cambio de tendencia. La GH2 integró lo que en su momento se consideraría uno de los sistemas de autoenfoque más rápidos, gracias al aumento de velocidad a la cual se leía la información del sensor –hasta 120 fps–.

Esta carrera por la velocidad de enfoque se acentuaría poco más tarde con la llegada de la Olympus E-P3. Dicho modelo integraba también un aumento de la velocidad de lectura del sensor –a 120 fps, como en la GH2–, pero además presumía, en combinación con los objetivos MSC especialmente optimizados de la marca, de conseguir la velocidad de enfoque más rápida. Se trataba, ciertamente, de una pequeña proeza para un cuerpo tan pequeño.

La Olympus E-P3 con un objetivo de tipo MSC consigue una velocidad de autoenfoque a la altura de las DSLR más profesionales © Olympus
La Olympus E-P3 con un objetivo de tipo MSC consigue una velocidad de autoenfoque a la altura de las DSLR más profesionales © Olympus

Si bien las demás marcas del mundo mirrorless como Fujifilm o Sony han ido mejorando paulatinamente sus sistemas de enfoque, es cierto que Panasonic y Olympus siempre han llevado, en este concreto aspecto, cierta ventaja respecto a sus competidores, gracias en parte al mayor tiempo que llevan en este mercado.  En efecto, la última mirrorless de Olympus, la OM-D E-M5, sube de nuevo el listón e inaugura un sistema de autoenfoque aún más veloz, gracias al incremento de velocidad de lectura del sensor hasta los 240 fps, hecho que nos permite afirmar que se trata, sin prácticamente margen de error, de la cámara más rápida del mercado actual1.

Nota: este artículo ha sido actualizado respecto el original para adaptarse a las nuevas actualizaciones de diseño y protocolo de Albedo Media.


1 Lo hasta aquí expuesto se basa en la velocidad para un enfoque simple (AF-S), midiendo el tiempo que tarda la cámara en obtener el enfoque del punto desde que se selecciona. No obstante, en lo que se refiere a enfoque de tipo continuo (AF-C), sigue existiendo aún un gran margen de mejora, pues los sistemas por detección de fase de las DSLR se muestran por el momento más eficaces. En este aspecto, las recientes mirrorless Nikon 1, obtienen los mejores resultados en cuanto a velocidad de enfoque continuo gracias a un sistema híbrido que combina ambas técnicas (detección de contraste y de fase).

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.