Las cámaras mirrorless mejorarán las DSLR. Aunque en un primer momento la aseveración pudiera parecer atrevida ateniendo al status quo actual, las recientes y constantes evoluciones de las cámaras mirrorless permiten que, en más de un aspecto, superen ya a las cámaras réflex digitales que llevaban dominando el mercado profesional hasta la fecha.

Es cierto además que todo nuevo paradigma suele confrontarse con la inherente inercia que todo cambio conlleva, pero no es menos cierto por ello que dichas mejoras ya empiezan a hacer patentes. De hecho, en la pasada entrega pudimos ya deslumbrar los primeros atisbos de estas mejoras respecto las réflex digitales (DSLR), como es la grabación de vídeo profesional o la velocidad de autoenfoque, campos en los que se ha avanzando considerablemente. A lo largo de esta entrega veremos cómo las mirrorless han aportado importantes avances en aspectos tan determinantes como los visores o los sensores.

Visores híbridos

Si hay un punto característico de las DSLR es el visor réflex que incorpora, gracias al cual se puede realizar una composición de imagen de la más alta calidad, al tratarse de un visor óptico que “ve” la misma imagen que el objetivo. Y si bien los visores electrónicos incorporados en algunas mirrorless han evolucionado notablemente, siguen sin poder rivalizar en ciertos aspectos con el visor réflex al ser este de tipo óptico, como ya comentamos en una anterior entrega.

X100 © Fujifilm
La ambiciosa X100, precedente de los que supondría la entrada de Fujifilm al mundo mirrorless, innovaría con su visor híbrido, combinación de uno óptico y uno electrónico © Fujifilm

En este aspecto, la contribución de la serie X de Fujifilm al mundo mirrorless has sido un punto clave. Si bien la X100 no puede considerarse una mirrorless propiamente dicha al no disponer de un sistema de objetivos intercambiables –si nos atenemos a los fundamentos expuestos de la primera entrega–, esta cámara marcaría las bases de lo que supondría la entrada de Fujifilm al susodicho mundo.

La X100 integraría por primera vez en el mundo de las cámaras «sin espejo» o mirrorless un visor híbrido combinación de uno electrónico y otro óptico –con información del primero sobreimpresa gracias a un complejo sistema óptico–, lo que permitía reunir las ventajas de ambos mundos. De este modo, se podía bascular entre ambos sistemas en función de la situación, utilizando por ejemplo el visor óptico para enfoque de objetos a alta velocidad –donde el visor electrónico, debido al inherente procesado digital, pudiera presentar «sacadeos» en la imagen– o bien utilizando, por ejemplo,  el visor electrónico para confirmar de forma muy precisa el punto de enfoque.

Sensores innovadores

La X-Pro1, presentada en enero de 2012 como la primera mirrorless de Fujifilm, integraría el mismo concepto de visor pero además inauguraría un nuevo tipo de sensor, basado en la tecnología X-Trans. La clave consistiría en una disposición más o menos aleatoria del filtraje cromático de las fotocélulas, lo que permitiría poder eliminar el filtro paso bajo presente en la gran mayoría de las cámaras1. Este filtro paso bajo (es decir, que trata de eliminar las altas frecuencias) actúa como un filtro de promediado y es, por tanto, responsable de una pérdida de detalle importante2.

X-Pro1 © Fujifilm
La Fujifilm X-Pro1 incluye un sensor con tecnología X-Trans, que le permite rivalizar en detalle con las réflex digitales profesionales de formato 24 x 36 mm © Fujifilm

Recientes análisis muestran que, pese a que la X-Pro1 dispone de un tamaño de sensor de tipo APS-C, en ciertas condiciones se superan los resultados obtenidos con las réflex digitales profesionales de sensor de 24×36 mm en cuanto a nivel del detalle se refiere, lo que supone, sin lugar a dudas, una hazaña nada despreciable. Y todo ello en un volumen y peso mucho más comedidos…

Sensor de Bayer (izquierda) vs sensor X-Trans (derecha) © Fujifilm
Sensor de Bayer (izquierda) vs sensor X-Trans (derecha) © Fujifilm
Fujifilm X-Trans LPF
La nueva disposición del filtraje cromático en las fotocélulas permite eliminar pasar de un esquema convencional (izquierda), donde es necesario un filtro paso bajo (2) entre el objetivo (1) y el sensor (3), a un esquema como el de la X-Pro1 (derecha), donde objetivo (1) y sensor (2) no se ven interferidos por ningún elemento intermedio © Fujifilm

 

Y si bien es cierto que dicha tecnología no es inherente al sistema mirrorless –podría ser de hecho adaptada a cualquier sensor DSLR–, es por lo menos interesante constatar que las últimas y más significativas novedades de la tecnología en fotografía se están llevando a cabo mayoritariamente en este segmento, que está en constante evolución. Para nuestra suerte…

Nota: este artículo ha sido actualizado respecto el original para adaptarse a las nuevas actualizaciones de diseño y protocolo de Albedo Media.


1 Una excepción notable son aquellas cámaras que incorporan sensores basados en tecnología Foveon que no disponen de filtro de Bayer, al disponer de tres «capas» separadas cada una de las cuales se encarga de procesar los colores por separado.

2 Para ampliar información sobre la tecnología de sensor de la X-Pro1, le remitimos a este extenso artículo de prueba de rendimiento

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.