Cuando Kodak presentó el primer modelo comercial de réflex digital monocular a principios de la década de los 90, seguramente no podían prever la transcendencia que el mercado de las DSLR (Digital Single Lens Reflex) tendría en el mundo de la fotografía. No fue, sin embargo, hasta principios de 2000 cuando llegarían, de la mano de Fujifilm y Canon, los primeros modelos orientados al sector de consumo amateur, y que supondrían no sólo la popularización las DSLR sino de la fotografía digital en general. La década pasada quedará marcada, pues, como la década de las también comúnmente llamadas réflex digitales.

En este apogeo, nadie podía pronosticar con exactitud cuánto tiempo duraría el reinado de las DSLR. Sin embargo, parece que la reciente popularización de las llamadas mirrorless ha arrojado algo de luz a este debate. ¿Será ésta la década del reinado de las mirrorless así como lo fue la pasada para las DSLR? 1

Panasonic DMC-G1
Podemos considerar la Panasonic DMC-G1 como la primera CSC tal como aquí se ha definido: guardaba una cierta similitud con el formato DSLR, aunque con un volumen bastante más reducido; disponía de visor electrónico integrado e inauguraba el formato Micro Cuatro Tercios © Panasonic

Antes de abarcar tan ardua cuestión, vamos a empezar por el principio. ¿Qué son exactamente las mirrorless? ¿Cuáles son sus características? ¿Cómo han evolucionado? Pretendemos, a través de una serie de artículos/entregas, responder a éstas y otras preguntas sobre las historia y evolución de las mirrorless.

Denominaciones y terminología

El primer problema con el que debemos lidiar es con el de las múltiples denominaciones que ha recibido (y aún reciben), las mirrorless. Hoy en día, la más común y aceptada es precisamente la aquí utilizada: mirrorless o cámaras sin espejo.

Otras denominaciones utilizadas son MILC (Mirrorless interchangeable-lens cameras, Cámaras sin espejo con objetivos intercambiables) o CSC (Compact System Camera), o también EVIL (Electronic Viewfinder – Interchangeable Lens, Visor electrónico – Objetivos Intercambiables), aunque ésta última denominación parece menos apropiada pues existen cámaras compactas de sistema con visor óptico o, simplemente, sin visor alguno.

Olympus Pen E-P1
La Olympus Pen E-P1, que no disponía de visor integrado, fue la primera mirrorless en desmarcarse del estilo “réflex”: su diseño, muy compacto, recordaba al más puro estilo retro de la PEN original de mediados del siglo pasado © Olympus

Definición y concepto mirrorless

Las mirrorless o cámara compactas de sistema se diferencian de las compactas comunes principalmente por la posibilidad de intercambiar los objetivos, lo que permite construir un sistema de cámaras y objetivos completo, a diferencia de las compactas que vienen “todo en uno”.

Por otro lado, las mirrorless se diferencian de las DSLR, que también disponen de un sistema de objetivos intercambiables, por el hecho de que prescinden del conocido visor réflex que caracteriza estas últimas, reduciendo así de forma considerable su peso y volumen.

Podemos decir, pues, que las mirrorless se encuentran a medio camino entre el mundo de las compactas digitales y las DSLR, aunando las ventajas de ambos.

Cámaras compactas + objetivos intercambiables <– mirrorless –> DSLR – visor réflex

Debemos precisar, no obstante, que este concepto no es, en sí, nada nuevo. Las míticas cámaras analógicas (y digitales) telemétricas de Leica, por ejemplo, cumplen con este concepto tal como aquí se ha presentado: disponen de un sistema de objetivos intercambiables y no utilizan ningún visor réflex sino que, como su propio nombre indica, utilizan un sistema de telémetro, lo que las hace menos voluminosas que las DSLR o SLR en general.

Olympus E-5 vs E-M5
El alto de gama de Olympus frente a frente: la nueva mirrorless E-M5 contra la DSLR E-5, dos enfoques diferentes © Albedo Media

La novedad radica más bien en su concepción, que no parte de una adaptación de un sistema analógico, sino más bien de una evolución de las cámaras actuales –DSLR– hacia un sistema más puramente “digital”, eliminando los aspectos heredados de las cámaras analógicas, como los visores réflex y concentrándose más en la parte electrónica.

Esta evolución es posible justamente gracias a los grandes avances de la tecnología digital, que permiten realizar un enfoque preciso a través de la información proporcionada únicamente por el captor o sensor digital y, prescindir, por tanto, de los sistemas de visores ópticos –réflex o telemétrico– para el enfoque, que implican no sólo un aumento del volumen de la cámara, sino una complejidad de elementos ópticos que añaden un coste no despreciable.

Panasonic DMC-GF5
La última mirrorless de Panasonic, la GF5, es una de las cámaras más compactas con sensor grande, gracias en parte a su nuevo zoom motorizado retráctil © Panasonic

No es de extrañar, pues, el incipiente interés de las grandes compañías de consumo electrónico –Sony, Panasonic, Samsung…– en el mundo mirrorless, pues han podido eliminar componentes ópticos y mecánicos más ajenos a su savoir faire, y concentrarse en la parte electrónica digital que les concede una ventaja adicional respecto a las empresas de fotografía tradicional.

Mirrorless: ¿Calidad de DSLR en un cuerpo compacto?

Tal como se ha comentado con anterioridad, una de las posibles aproximaciones al concepto mirrorless es aquella que deriva de eliminar el visor réflex a una DSLR. Si se mantiene el tamaño de sensor/captor grande que caracteriza estas últimas, es posible obtener una calidad de imagen equiparable pero con un volumen mucho más reducido para el cuerpo. Más aún, debido a la eliminación del espejo “réflex”, es posible reducir la distancia de registro o flange back distance respecto las DSLR, lo que conlleva una ventaja añadida: la posibilidad de reducir la montura y el tamaño de los objetivos. 2

Formato Micro Cuatro Tercios (MFT)
La eliminación del espejo réflex permite reducir sustancialmente el volumen, Foto © Four-Thirds.org

Cómo veremos más adelante, esta aproximación, si bien es la más común entre los fabricantes, no es seguida por todos los actores del mundo mirrorless, puesto que algunos de ellos se han decantado por partir de un sensor de tamaño más reducido –como el de las cámaras compactas comunes, por ejemplo– pero añadiendo la posibilidad de intercambiar objetivos.

Olympus Pen vs Pentax Q
La diminuta Pentax Q (derecha) dispone de un sensor bastante más reducido que el de la Olympus Pen (izquierda), de tipo Micro Cuatro Tercios… cuestión de tamaño.. © Albedo Media

En la próxima entrega haremos hincapié en las características que identifican a las mirrorless e intentaremos abordar la problemática de su clasificación en función de éstas.

Para obtener más información sobre el formato pionero en el mundo mirrorless, les remitimos a la página oficial de formato Micro Cuatro Tercios.

Nota: este artículo ha sido actualizado respecto el original para adaptarse a las nuevas actualizaciones de diseño y protocolo de Albedo Media.


1 Conviene aclarar que el uso que se hace de mirrorless en esta serie es el asociado a cámaras sin espejo de sistema, es decir, de objetivos intercambiables.

2 La reducción de esta distancia permite también, mediante el uso de adaptadores, montar casi cualquier otro objetivo existente.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos.