En esta entrega analizamos las claves de la representación de la imagen en el monitor forma de onda y el vectorscopio en cinematografía digital.

Uso del vectorscopio

Si analizamos la retícula que conforma este osciloscopio encontraremos una serie de puntos de interés. Los que más nos conciernen son los puntos de mira en el centro y las seis casillas que representan a los objetivos de los tres colores primarios y de los tres secundarios. Las casillas propiamente dichas –que rodean cada objetivo– delimitan los límites aceptables de saturación de color. Si los valores están dentro de esa zona, son válidos para su emisión y se dice que entran dentro del rango legal.

Vectorscopio
Vectorscopio

Extraemos imágenes en color RGB de las cámaras y tanto los monitores como los televisores muestran esas imágenes en RGB. Sin embargo, los sistemas de transmisión de televisión todavía utilizan la señal de vídeo por componentes denominada YPbPr, versión de señal analógica del espacio de color YCbCr. Las dos son numéricamente equivalentes, pero mientras que YPbPr se utiliza en electrónica analógica, YCbCr está pensada para vídeo digital. YPbPr se obtiene a partir de la señal de vídeo RGB, que se divide en tres componentes: Y, Pb y Pr. Y transporta la información de luminancia –intensidad de la luz–, Pb transporta la diferencia entre la componente azul y la de luminancia (B – Y) y Pr transporta la diferencia entre la componente roja y la de luminancia (R – Y).

Fotograma de "La isla mínima" (Alberto Rodríguez, 2014) con excelente fotografía de Alex Catalán, AEC,
Fotograma de “La isla mínima” (Alberto Rodríguez, 2014) con excelente fotografía de Alex Catalán, AEC, que aporta el contrapunto visual perfecto a este thriller de pulsiones soterradas en la España de la transición.

Cuando grabemos imágenes RGB que estén destinadas a convertirse en YPrPb es importante monitorizar ambas representaciones de dichas imágenes, ya que existen combinaciones de valores YPrPb legales que dan como resultado valores RGB por encima o por debajo del rango legal. En estos casos podrían generarse artefactos de color tanto en las zonas oscuras como en las de altas luces.

Vectorscopio correspondiente al fotograma anterior. Nótese la clara dominancia de colores ocre (amarillos y rojos) representativos del lugar y el momento en que tiene lugar la acción de la escena
Vectorscopio correspondiente al fotograma anterior. Nótese la clara dominancia de colores ocre (amarillos y rojos) representativos del lugar y el momento en que tiene lugar la acción de la escena

Los monitores forma de onda y vectorscopios de la compañía Leader Instruments cuentan con una opción de visualización llamada pantalla de 5 barras, que se emplea para determinar con mucha mayor precisión si la luminancia o el gamut de color se encuentran dentro del rango legal. También sirve para indicar si la versión de esas imágenes correspondiente a una salida analógica está dentro de ese rango legal.

Pantalla de 5 barras en un monitor forma de onda de Leader Instruments
Pantalla de 5 barras en un monitor forma de onda de Leader Instruments

El cuadrante superior izquierdo de la foto previa muestra una imagen real en alta definición. La pantalla de 5 barras del cuadrante inferior derecho muestra que tanto el valor de luminancia como los del rojo el verde y el azul exceden el rango correcto. Con el uso de esta función es posible evitar errores de gamut en el set de rodaje, que no podrían corregirse ni ajustarse en el proceso de postproducción.

La representación en los monitores forma de onda

Para poder comprender el tipo de visualización que ofrece un monitor forma de onda hay que recordar las siguientes claves:

1) El monitor forma de onda muestra simultáneamente el nivel de la señal de vídeo –en esencia, la exposición– de cada línea de la imagen en una única gráfica. Es decir, que todas las líneas desde la más alta a la más baja se apilan una encima de otra para conformar la imagen de forma de onda.

2) Los monitores forma de onda son capaces de mostrar tanto la porción de la señal en blanco y negro –luminancia– como la porción de las señales de color –crominancia– de la imagen –sobreimpresionadas una sobre la otra–.

3) Los valores de cero luminancia –negro– se encuentran en la parte más baja de la imagen. Los valores de luminancia del 100% –blanco– se encuentran en la parte más alta y entre unos y otros se encuentran todos los tonos medios.

4) En una cámara con los correctos valores de exposición, los tonos de piel caucásica se encontraran entre los 60 y los 70 IRE. Las pieles extremadamente pálidas pueden necesitar alcanzar valores de 75 o 76 IRE, pero por lo general 65 IRE es un valor medio válido para la piel caucásica. Los tonos de piel negra y latina serán más oscuros y variarán en gran medida dependiendo de la oscuridad de la piel de los sujetos.

5) El valor que el ojo humano percibe como blanco no es equivalente a 100 IRE. En realidad tiende a situarse sobre los 80 IRE y se define mejor por la ausencia de color en el vectorscopio que por su nivel en el monitor forma de onda. Además la percepción del blanco siempre va en relación con el resto de la imagen. Un mantel blanco en un restaurante muy oscuro podría estar a solo 70 IRE o menos, mientras que en un restaurante muy iluminado podría variar entre los 85 y 90 IRE.

6) Cuanto más nos aproximemos a 0 IRE o 100 IRE más disminuirá el grado de detalle en esa zona. Las partes de la imagen completamente blancas o negras no contienen información alguna y no puede extraerse detalle de ellas en postproducción. Podemos levantar los negros o bajar los blancos cuanto queramos, pero seguiremos sin encontrar el más mínimo detalle. De modo que si lo que buscamos es que el espectador contemple en todo su esplendor el bordado de un traje de novia –por ejemplo– más vale que no hayamos sobrepasado un valor cercano a los 80 IRE o toda la postproducción del mundo no servirá para nada.

7) Los picos de blanco -como el reflejo de la luz del sol en un elemento cromado- constituyen un detalle en si mismos si son suficientemente pequeños. No debemos obsesionarnos si llegan o superan los 100 IRE. Lo que determina la exposición correcta es el nivel de brillo general de la escena o el tono de la piel humana si aparece en ella, en particular el del rostro. El cerebro humano los considera su prioridad y así debemos hacerlo nosotros, salvo que busquemos generar algún efecto específico que genere extrañeza en el espectador a propósito. Por tanto, si hay pequeños picos de blanco, recordemos que son únicamente detalles y que de ninguna manera deben constituir la medida a partir de la cual establezcamos el nivel de exposición. Es este un error tan común y extendido como irritante para nuestros espectadores.

8) Hay dos herramientas básicas fundamentales para ajustar la exposición. El monitor forma de onda sólo es una de ellas. La otra es nuestro propio ojo visionando un monitor de vídeo de referencia calibrado correctamente, no un televisor ni un monitor de ordenador. Las diferencias entre ellos son enormes y nunca, nunca nunca debemos evaluar los resultados en la imagen en otra cosa que no sea un monitor de vídeo de alta definición bien calibrado.

Monitor forma de onda con los valores correspondientes al fotograma anterior (luminancia + RGB superpuesto). Obsérvese la predominancia de la exposición en clave alta, la gradación y la poca saturación de colores.
Monitor forma de onda con los valores correspondientes al fotograma anterior (luminancia + RGB superpuesto). Obsérvese la predominancia de la exposición en clave alta, la gradación y la poca saturación de colores.

Durante el rodaje, un vectorscopio no resulta tan útil como un monitor forma de onda, salvo en las ocasiones en que pretendamos alcanzar un color preciso o necesitemos igualar colores.

Carta de color DSC Labs Chroma Du Monde
Carta de color DSC Labs Chroma Du Monde

Cada color de la carta Chroma Du Monde de DSC es claramente visible en un vectorscopio. Si necesitamos igualar ese color con el de otro objeto, tenemos que comparar las lecturas del vectorscopio de ambos y ver dónde se encuentran las diferencias.

Vectorscopio con valores correspondientes a la carta de color Chroma Du Monde
Vectorscopio con valores correspondientes a la carta de color Chroma Du Monde

Cuando se rueda con pantalla verde o azul es posible confirmar los niveles y el color. El vectorscopio también es bueno para confirmar un balance de blanco. Si llenamos el encuadre con un objeto blanco debería aparecer como un punto o una pequeña nube blanca en el centro de la gráfica. Si está desviada del centro es necesario volver a realizar el balance. Sin olvidar que para determinar la exposición adecuada hay que utilizar el monitor forma de onda.

El balance de blanco "perfecto" tal y como quedaría representado en un vectorscopio
El balance de blanco “perfecto” tal y como quedaría representado en un vectorscopio

En nuestro próximo artículo hablaremos de cómo y por qué emplear cartas de color.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.