En esta entrega analizamos el uso y virtudes de las cartas de color en cinematografía digital.

Uso de las cartas de color

Toda vez que la industria ya ha adoptado de forma masiva el flujo de trabajo digital en lo que respecta a la cinematografía, nunca ha sido tan necesario estimar con precisión las capacidades de la cámara que vayamos a emplear en cada proyecto. Es la única manera de exprimir todo el potencial a nuestra disposición y ponerlo al servicio de la visión del director. Llegados a este punto procuraremos ofrecer una guía elemental para la calibración y personalización de cualquier sistema de cámara. Ha de tenerse en cuenta, no obstante, que –dada la extensa gama de modelos de cámara disponibles en el mercado profesional en estos momentos– nuestra pretensión no es la de entrar en las configuraciones específicas de ninguno de ellos.

Carta de color EBU interpretada en el vectorscopio
Carta de color EBU interpretada en el vectorscopio

La calibración de cámara por medio del empleo de cartas de color, como las de DSC Labs –que tomaremos como ejemplo por ser la referencia profesional a escala global–, permite al usuario definir la sensibilidad fotométrica y modificar la gamma, la exposición e incluso el intervalo tonal –rango dinámico– de dicha cámara. Las cartas facilitan esa calibración en base a un estándar, bien para el igualado de color o para el igualado entre escenas con diferente iluminación. Asimismo resultan esenciales para mantener el enfoque en situaciones críticas o para alinear de manera adecuada sistemas estereoscópicos 3D con dos cámaras.

El proceso nos abre las puertas al ajuste de detalle, al igualado de color, a la corrección de errores de enfoque y a la determinación de la potencia de resolución de la cámara y los objetivos combinados que estemos probando, aunque sean modelos muy diversos y/o de distintos fabricantes. Otras utilidades abarcan el balance de blancos, el análisis forense, el establecimiento de una base para flujos de trabajo de efectos visuales (VFX) cuando se utilizan esquemas de iluminación complejos o mezclas de varios, o el trabajo de composición con pantalla verde de múltiples personajes o fuentes en una única imagen.

Proceso de calibración
Proceso de calibración

Como hemos destacado hasta la saciedad anteriormente, hay dos formas básicas de enfrentarse a esta labor. La primera es la calibración en cámara. La segunda consiste en proporcionar una mera base escénica sobre la que se pueda trabajar en postproducción. Esta última, por regla general, no presenta la menor dificultad. Basta con capturar unos pocos segundos de la carta correspondiente con idéntica iluminación a la que se va a usar en el set. El propósito no es otro que el de aportar una guía al equipo de postproducción empleando un rango de color conocido y una gamma de referencia.

La calibración en cámara requiere mayor esfuerzo y puede llevar una cantidad considerable de tiempo si se pretende establecer una base genérica para múltiples cámaras o si la producción requiere de aspectos personalizados. Existen cartas específicas para enfoque, tonos de piel, configuración de detalle, calibración de color, alineación general y en 3D, efectos especiales –EFX o FX– e incluso para gamas de color y gamut extendidas que podemos encontrar en las cámaras digitales de última generación.

Carta DSC Labs Chroma Du Monde
Carta DSC Labs Chroma Du Monde

Cartas como la Chroma Du Monde 28R, ofrecen muchas herramientas de calibración en una sola imagen, con trompetas de resolución, guías de encuadre para proporciones de aspecto 16 x 9 y 4 x 3, cuatro muestras con los tonos de piel más comunes, 24 parches de color  específicos dentro de la norma Rec 709 y dos escalas de grises cruzadas. De modo que con una carta es posible establecer valores de gamma, color, alineación y resolución. Estos son, precisamente, los parámetros de calibración más usuales a los que se tiene que enfrentar  cualquier usuario.

Representación en el monitor forma de onda (en combinación RGB) de la carta Chroma Du Monde 28r
Representación en el monitor forma de onda (en combinación RGB) de la carta Chroma Du Monde 28r

En primer lugar tanto la cámara como la carta deben estar a la misma altura y perfectamente alineados. Hay que iluminar la carta de forma uniforme –siempre que sea posible las diferencias de intensidad no deberían superar 1/10 de stop–. La superficie de las cartas refleja mucho la luz. Su superficie brillante nos obliga a ser muy precisos a la hora de iluminar para eliminar las reflexiones.

El motivo de que se opte por este tipo de textura es que el valor de referencia del negro es más profundo que el que nos podría proporcionar cualquier superficie mate. El diseño de la Chrome Du Monde 28R se ideó para que en caso de que la iluminación no sea uniforme las escalas de grises opuestas de la carta aparezcan –como patrones en X distorsionados– en un monitor forma de onda. La escala de grises cruzada también sirve para calibrar la exposición, la gamma, y el rango dinámico así como para asegurarse de que las salidas del rojo, el verde y el azul estén en la misma posición en dicho monitor.

A continuación es el momento de realizar el balance de blancos. Insistiremos en que la utilización de un folio o una pared blancos para este menester produciría con seguridad una dominante de color incorregible en postproducción como consecuencia de la fluorescencia química de los colorantes y blanqueadores que se emplean en la elaboración del papel de escritorio y de la pintura. Dejemos que Peyo y James Cameron mantengan la exclusividad en lo tocante a personajes azules y no nos compliquemos la vida antes de empezar siquiera a rodar.

Representación vectorial de la carta Chroma Du Monde (100%)
Representación vectorial de la carta Chroma Du Monde (100%)

El siguiente reto es el del color. Cada cámara es distinta y hasta dos modelos idénticos fabricados en el mismo lugar ofrecerán una respuesta espectral ligeramente diferente ante la misma escena. Por si esto fuera poco, el ojo humano no es muy eficaz a la hora de determinar diferencias sutiles entre fuentes de luz y/o color.

Añadamos a la explosiva mezcla el hecho de que los diferentes tipos de daltonismo están mucho más extendidos –en particular, entre los hombres– de lo que dan a entender las estadísticas de diagnóstico y que muchos adultos no se percatan de ello en toda su vida. No debemos fiarnos jamás de nuestros ojos para calibrar color. La forma más fácil y rápida de ver y controlar cualquier modificación que realicemos a la colorimetría de una cámara es el uso del vectorscopio.

Representación vectorial de la carta Chroma Du Monde (133%)
Representación vectorial de la carta Chroma Du Monde (133%)

En muchas cámaras digitales la sensibilidad de la matriz de color se configura en fábrica según niveles de saturación de entre el 70% y el 75%. Es una reminiscencia de la primera época de la tecnología digital cuando todas las cámaras estaban diseñadas para la emisión en televisión. Esta costumbre limita la verdadera capacidad de reproducir color de los dispositivos pero mantiene los valores dentro de los estándares de luma y croma de la emisión profesional según la norma Rec 709 de la SMPTE.

Con la carta de referencia somos capaces de ver en el vectorscopio 24 vectores de color separados, en forma de puntos alrededor de las seis casillas del osciloscopio. Cada parche se calibra de manera individual, asegurando la mayor precisión cuando se mapea o se modifica la matriz de color de las cámaras. Con tres parches adicionales entre cada vector primario y el siguiente, contamos con las herramientas para realizar un ajuste fino del perfil de color.

Fotograma de "Con la muerte en los talones" (Alfred Hitchcock, 1959) rodada en VistaVision y en "glorioso" Technicolor con el espléndido Robert Burks, como director de fotografía. Nótense los tonos brillantes del rostro de Cary Grant
Fotograma de «Con la muerte en los talones» (Alfred Hitchcock, 1959) rodada en VistaVision y en «glorioso» Technicolor con el espléndido Robert Burks, como director de fotografía. Nótense los tonos brillantes y morenos del rostro de Cary Grant

La modificación de los valores de la matriz interna de color nos permite expandir el espacio de color de grabación en cámara hasta las especificaciones completas de la SMPTE Rec 709, generar aspectos de color en cámaras que no dispongan de curvas log o soporte de LUT, corregir errores en la respuesta espectral bajo situaciones de iluminación adversas o con fuentes no continuas o grabar el color del logo de nuestro cliente como referencia con total precisión.

Todos los tonos de piel siguen un patrón consistente a medio camino entre los vectores del rojo y del amarillo. Por eso los vectorscopios incluyen una línea de referencia entre ambos. Siempre que los rostros caigan dentro de esa línea, sabremos que los tonos de piel no están contaminados por dominantes –la más común de las cuales es la verde– mientras realizamos los ajustes de matriz.

Representación en el vectoprscopio del fotograma anterior a partir del telecinado de una copia original. La mayor intensidad de la luz corresponde con los prácticos que iluminan el pasillo del tren. El vector del rostro (más ténue), a pesar del pesado maquillaje se mantiene dentro de la línea especifica para tonos de piel entre las casillas del rojo y el amarillo.
Representación en el vectoprscopio del fotograma anterior a partir del telecinado de una copia original. La mayor intensidad de la luz corresponde con los prácticos que iluminan el pasillo del tren. El vector del rostro (más ténue), a pesar del bronceado y el pesado maquillaje se mantiene dentro de la línea especifica para tonos de piel (entre las casillas del rojo y el amarillo) con una ligerísima tendencia al rojo.

Con los constantes avances en la tecnología de las cámaras también ha mejorado de forma exponencial la capacidad de los sensores para capturar mayores niveles de color y exposición. Una carta de color calibrada simplifica y acelera el proceso de optimización de nuestra cámara, ya sea para crear una configuración básica o para generar un aspecto personalizado para nuestro proyecto.

A pesar de que el igualado entre cámaras puede resultar una tarea tediosa, se convierte en algo muy simple cuando se cuenta con las herramientas y la formación necesaria. El premio a nuestro esfuerzo es evidente. Obtendremos la imagen que queramos y necesitemos en cada secuencia.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.