Analizamos en este artículo las ópticas de Sigma y Tokina, dos fabricantes –provenientes del campo de la fotografía fija– que han elegido maneras diferentes de afrontar el reto de iniciar sus gamas de cinematografía.

El pequeño plató de Sigma en su stand del NAB Show 2017.
El pequeño plató de Sigma en su stand del NAB Show 2017.

Sigma

No hace mucho que la compañía nipona decidió lanzar un juego de objetivos para cine que pudieran combinar tres cualidades: calidad de imagen, gran apertura de diafragma y dimensiones muy compactas. En esta edición del NAB Show, Sigma ha agregado dos nuevas ópticas a ese juego de sus denominadas Cinema FF High Speed Primes. Son la 14mm T2 FF y la 135mm T2 FF.

La gama Cinema de Sigma.
La gama Cinema de Sigma.

Con estas adiciones, la línea alcanza las 7 distancias focales distintas –14, 20, 24, 35, 50, 85 y 135mm–. Además, cuenta con los zoom preexistentes 24-35mm T2.2 FF, 18-35mm T2 y 50-100mm T2. En los dos últimos casos el círculo de imagen “solo” cubre sensores de formato Súper 35. Toda la línea puede adquirirse con monturas PL, EF o E –con la excepción del zoom 24-35mm T2.2 FF, que no cuenta con la opción de montura PL–. Se pueden cambiar las monturas EF por E y viceversa pagando una pequeña cantidad –servicio técnico mediante–. El motivo de tal necesidad reside en el hecho de que ambas incorporan contactos electrónicos para transmitir metadatos de distancia focal, luminosidad, etc.

Detalle de las marcas del 14mm T2.
Detalle de las marcas del 14mm T2.

Como es habitual, el usuario es libre de elegir entre una escala con el sistema métrico u otra con esa amalgama indecente de remanentes medievales –sin pies ni cabeza– que constituyen el satánico sistema imperial. La versión estándar incluye texto reflectante en los valores de distancia focal y apertura de diafragma. El resto de los números y marcas son blancos. Hay otra versión en la que todas las marcas del barrilete son reflectantes.

Parte de la gama Cinema de Sigma.
Parte de la gama Cinema de Sigma.

En líneas generales, las Sigma FF Cine se encuentran entre las ópticas más ligeras y luminosas –varían entre T1.5 y T2)– disponibles para sensores Full Frame. Una realidad que resulta aún más notable si tenemos en cuenta sus reducidas dimensiones y pesos. El diámetro exacto del círculo de imagen que cubren es de 43,3mm. El diámetro frontal es de 95mm en la totalidad del juego, con ángulos de giro de 180º –enfoque–, 160º –zoom, cuando corresponde– y 60º –diafragma–. El cuerpo es metálico –más sólido de lo que aparenta, a prueba de polvo y salpicaduras– y el diafragma cuenta con 9 palas. A pesar de que el diseño óptico es idéntico al de la gama Art de fotografía, la paleta cromática está bastante igualada entre las distancias focales de la línea.

Esquema óptico de la Sigma Cinema 14mm T2 FF.
Esquema óptico de la Sigma Cinema 14mm T2 FF.

La 14mm T2 FF, destaca –al igual que su precedente, la 14mm f/1.8 DG HSM– por la presencia de tres elementos FLD de baja dispersión y cuatro elementos SLD de súper baja dispersión que minimizan la aberración cromática transversal en gran medida –especialmente notoria, por lo general, en los grandes angulares–. La disminución del viñeteo es extraordinaria y la calidad de imagen –desde el centro hasta los bordes de la imagen– muy uniforme. La joya de la corona es, por supuesto, su conocido elemento aesférico frontal de 80mm de diámetro, moldeado siguiendo unas tolerancias mínimas de altísima precisión. El resultado es la práctica ausencia de distorsión de barril, dada la distancia focal de la que estamos hablando.

La imagen que proporciona el 14mm T2 a través del EVF de cámara.
La imagen que proporciona el 14mm T2 a través del EVF de cámara.

Por su parte, la 135mm T2 FF proporciona un efecto de compresión característico con desenfoques dramáticos redondeados. Al minimizar la aberración cromática axial, el contraste y la resolución son excelentes desde el centro hasta los bordes de la imagen. Simultáneamente, la textura de los tonos de piel es suave y el desenfoque de los fondos resulta muy agradable. Los dos elementos FLD y los otros dos SLD reducen las aberraciones cromáticas que suelen aparecer en las zonas desenfocadas y en los objetos muy finos. La claridad de imagen es muy elevada, incluso en la apertura máxima.

Las dos novedades principlaes de la gama de cine de Sigma en el NAB Show.
Las dos novedades principales de la gama de cine de Sigma en el NAB Show.

Todas estas magníficas prestaciones quedan un poco oscurecidas –desgraciadamente– por la muy pronunciada respiración que presenta esta gama de ópticas –más notable en algunas distancias que en otras–. Es tan notoria que resulta imposible que hasta el espectador menos entrenado se abstraiga de su presencia en el más corriente de los trasfocos. El consenso –entre los numerosos directores de fotografía con los que consultamos durante la feria– es que supone un problema de tal magnitud que les haría rechazar de plano la línea de cine de Sigma. No es un capricho. A estas alturas, los fabricantes deberían haber aprendido que a partir de una cierta cantidad, la respiración es intolerable para los profesionales de cinematografía.

No cabe duda de que las Sigma Cine tendrán éxito entre una gama de entrada de usuarios dispuestos a renunciar a muchas cosas a cambio de una relación calidad-precio tan buena –porque lo es–. Pero no deja de ser descorazonador encontrarnos con este escollo –perfectamente solventable–, teniendo en cuenta el obvio cuidado, cariño y esfuerzo que se ha puesto en su concepción. Lo cierto es que pocos consejeros delegados transmiten la pasión por su trabajo que el señor Kazuto Yamaki muestra a la menor oportunidad.

Detalle del elemento frontal de la Sigma Cine 14mm T2 FF.
Detalle del elemento frontal de la Sigma Cine 14mm T2 FF.

Tokina

A diferencia de la gran mayoría de los fabricantes de ópticas fotográficas que se aventuran a presentar gamas de cine, Tokina ha optado por la solución más difícil: diseñar su gama Vista Cinema desde cero. Esto significa que la inversión es considerablemente superior y que cada óptica tarda bastante más en lanzarse al mercado.

Las tres primeras distancias focales de la gama Vista de Tokina.
Las tres primeras distancias focales de la gama Vista de Tokina.

La espera, no obstante, ha merecido la pena. Los magníficos resultados han sorprendido positivamente a toda la industria desde el día en que se pudieron probar sus primeros prototipos. Se nota que su concepción no se ha visto lastrada por la herencia de ópticas fotográficas, con diferentes necesidades y con esquemas ópticos inconsistentes. Esto las diferencia de su anterior gama de objetivos zoom “de cine” que, para ser sinceros, estaba muy sobrevalorada por una cantidad ingente de usuarios primerizos.

Las dos nuevas distancias focales presentadas por Tokina en el NAB Show 2017.
Las dos nuevas distancias focales presentadas por Tokina en el NAB Show 2017.

En esta edición del NAB Show, se ha presentado la versión de serie de la nueva 25mm T1.5 y un prototipo –no funcional– de la futura 18mm T1.5. Con estas dos, el número de distancias focales de la línea de objetivos fijos cinematográficos pasa a ser de cinco –18, 25, 35, 50 y 85mm–. Todas ellas comparten una apertura máxima –que resulta verdaderamente útil y no está ahí para epatar a los incautos– de T1.5, un diámetro frontal de 114mm, cobertura para sensores en formato Full Frame –e incluso superiores– y de resolución 8K, diafragma de 9 palas y monturas -no intercambiables- PL, EF, MFT y E.

Detalle de las marcas en el barrilete de la Tokina Vista 25mm T1.5.
Detalle de las marcas en el barrilete de la Tokina Vista 25mm T1.5.
Tokina Vista 16mm T1.5.
Tokina Vista 16mm T1.5.

Las aberraciones cromáticas han sido minimizadas con éxito y la respiración es casi inapreciable. Los ángulos de giro de los anillos de enfoque son de aproximadamente 300º. La calidad de construcción es muy sólida y eso –dado su relativamente bajo coste– influye irremediablemente en las dimensiones y pesos –no tan comedidos, con valores parecidos a los de las Schneider Xenar III–. En resumidas cuentas, el valor que obtenemos por el precio de este juego de ópticas es muy elevado.

El peso de las Tokina Vista es elevado, pero está muy bien equilibrado.
El peso de las Tokina Vista es elevado, pero está muy bien equilibrado.

En nuestro próximo artículo de la serie, hablaremos de las últimas dos opciones anamórficas de dos de los fabricantes más importantes del mercado y de la renovada gama de ópticas asequibles de uno de ellos.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.