DSLR vs CSC, opina un profesional

Fuerte fue el debate que generó la entrada en el mercado de las cámaras sin espejo, también conocidas como “mirrorless” o “CSC”. Quizá no tanto por la ausencia de dicho espejo, sino como por la sustitución del ahora rudimentario visor óptico réflex por el avanzado visor electrónico. Casi tanto como la irrupción de la primera SLR para 35 mm en un mundo dominado por las telemétricas. Enrique Pacheco nos ofrece hasta seis puntos de razonamiento en torno a sus preferencias personales al respecto.

© Enrique Pacheco
© Enrique Pacheco

El autor de este artículo en un entorno en el que la simplicidad de uno de sus sistemas CSC le permite fundirse más fácilmente con el mismo

Hay que reconocer que ese debate, no habría sido tan polémico si no fuera porque las tradicionales marcas siguen aferradas al espejo y al visor óptico, mientras que son las marcas emergentes o minoritarias las que han abrazado el visor electrónico y el concepto «mirrorless» como un estándar sin vuelta atrás.
Pero vamos a dejarnos de debates interminables, de polémicas sin sentido, y vamos al grano. ¿Por qué un profesional que cada año dispara 200.000 fotografías, produce alrededor de 10 vídeos y viaja a 12 países, se pasa a las cámaras sin espejo?

© Valentin Sama
© Valentin Sama

La Kine Exakta de 1935 fue la primera SLR o réflex monocular para película de 35 mm. Hasta las más avanzadas DSLR® de la actualidad siguen una estructura mecanoóptica muy poco evolucionada respecto a esta pionera
© Olympus Corp.
© Olympus Corp.

Desde un punto de vista mecánico y óptico, en nuestra opinión el sistema OM-1 de Olympus marcó la cúspide del desarrollo del sistema SLR para película de 35 mm. Aún hoy en día ofrece soluciones no superadas, sobre todo si se toma en cuenta el equilibrio peso, volumen y prestaciones. Pero la mecánica de este nivel es muy costosa de producir bajo los estándares de hoy en día.

1.- Por la reducción de elementos mecánicos

Para alguien como yo, que dispara cerca de 200.000 fotografías al año, el prescindir de elementos mecánicos tales como el espejo disminuye claramente las posibilidades de fallo de la cámara durante el trabajo. Además, y esto es muy importante, al eliminar el golpe del espejo en cada disparo, reducimos drásticamente las posibilidades de que nuestra toma salga trepidada, algo que ocurre asiduamente cuando disparamos con tiempos de obturación largos, y esto, en mi caso, es casi siempre…

© Albedo Media, S.L.
	 Un toque de menú, y la exposición se realizará sin la intermediación de piezas mecánicas en movimiento por parte del obturador... y el espejo ¡ya estaba suprimido!
© Albedo Media, S.L.
Un toque de menú, y la exposición se realizará sin la intermediación de piezas mecánicas en movimiento por parte del obturador… y el espejo ¡ya estaba suprimido!

… pero con la nueva Sony A7s puedo ir más allá, desactivando fácilmente –a través del menú– el obturador mecánico, pasando a un modo totalmente electrónico, evitando otro movimiento mecánico y alargando así la vida útil de mis cámaras.

© Enrique Pacheco
© Enrique Pacheco

© Cameratest

2.- Porque opino que el visor electrónico es una ventaja

Mi trabajo se divide entre fotografía y vídeo casi al 50%, así que el visor óptico réflex es para mí un gran impedimento. Os explico las razones.
Si alguna vez has usado tu DSLR® para grabar vídeo, habrás sufrido el problema de no poder mirar por el visor óptico réflex (ese que tanto adoras) ya que al activar el «Live View», el espejo se levanta, anulando por completo dicho visor. Si estás en un interior quizá no sea gran problema, pero si estás en un exterior con mucha luz, habrás comprobado que resulta imposible encuadrar bien, y mucho menos enfocar con precisión en la pequeña pantalla de tu DSLR®, la cual se ha convertido casi en un espejo debido a la luz ambiente. La solución era comprar un visor electrónico tipo Zacuto, el cual vale unos 1.000 $ y es casi tan grande como tu DSLR®.

Bueno, pues esto no ocurre con las cámaras sin espejo dotadas de visor electrónico a la altura del ojo, ya que nuestro visor electrónico nos proporciona una visión correcta en cualquier situación, incluso en exteriores con mucha luz. 
Además, personalmente ya no tengo que revisar la foto tras hacerla, la foto quedará tal y como la estoy viendo en mi visor, se acabó el perderse un momento decisivo porque estoy visionando la imagen anterior. Si lo viste, lo capturaste, así de simple.

© Albedo Media, S.L.
	 Una Sony A7R para 24 x 36 mm con un Leica Summicron-M 50 mm f/2 diseñado en 1969
© Albedo Media, S.L.
Una Sony A7R para 24 x 36 mm con un Leica Summicron-M 50 mm f/2 diseñado en 1969

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.

Sony A7S con un Carl Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 y una Panasonic GH4 con un Carl Zeiss Distagon T* 25 mm f/2,8 ambos acoplados mediante adaptador

3.- Porque puedo usar casi cualquier óptica del mercado

No hay duda que en muchos casos los mejores resultados y prestaciones se obtienen con las ópticas propias de la marca de nuestra cámara, sea cual fuere.
¿Pero quién quiere limitarse al catálogo de una marca cuando puede escoger entre una lista casi infinita?
Mientras que en las DSLR® estamos limitados a las ópticas originales y a las que terceras marcas hacen para la marca en cuestión, en las cámaras sin espejo el límite es nuestra cartera, porque mediante anillo adaptador podemos utilizar casi cualquier óptica del mercado, desde las flamantes Leica-M o  Zeiss hasta las cinematográficas PL, pasando por antiguas Contax, Yashica, Voigtländer, etc.
Además, con el adaptador Metabones, puedo usar las populares Canon y Nikon, manteniendo la estabilización, enfoque y otros automatismos.
Ya no tienes que cambiar de ópticas porque cambias de cuerpo.

© Albedo Media, S.L.
	 En caso de conveniencia, el escaso peso de un sistema CSC permite emplear una rótula ligera para vídeo, sobre un trípode igualmente ligero
© Albedo Media, S.L.
En caso de conveniencia, el escaso peso de un sistema CSC permite emplear una rótula ligera para vídeo, sobre un trípode igualmente ligero

4.- Porque son más pequeñas y ligeras

Como he dicho antes, hay años en los que viajo a 12 países, hago miles de kilómetros, muchos de ellos a pie por la montaña cargado con una pesada mochila. Que las cámaras, y por lo tanto también las ópticas, sean más pequeñas y ligeras, no sólo hace mucho más fácil mi trabajo, sino que me permite llevar más equipo cuando es necesario.
Digamos que en mi mochila antes metía dos cámaras y tres ópticas, y ahora puedo llevar tres cámaras y 5 ópticas. Esto redunda en una mayor capacidad de producción y por lo tanto mayor rentabilidad para mi negocio. Sí, he dicho negocio, pues para mí la fotografía lo es. ¿Recuerdas que he dicho que soy profesional? ¿Y por qué recalco esto? Porque parece que para aparentar ser más profesional debes llevar un equipo grande y pesado… Bien, pues yo soy el claro ejemplo de que este argumento es tan débil como obsoleto.

© Albedo Media, S.L.
	 Sea con sensor 24 x 36 mm, sea con uno APS-C o Micro Cuatro Tercios, Enrique Pacheco ve el futuro en las cámaras sin espejo o CSC
© Albedo Media, S.L.
Sea con sensor 24 x 36 mm, sea con uno APS-C o Micro Cuatro Tercios, Enrique Pacheco ve el futuro en las cámaras sin espejo o CSC

5.- Porque es un sistema de futuro

Sinceramente, creo que las cámaras sin espejo son el futuro; sólo hay que ver que cada vez son más las marcas de ópticas y accesorios que están fabricando líneas enteras de productos, algunos de muy alta calidad y muy profesionales para estas cámaras.
Los fabricantes de cámaras llevaban mucho tiempo intentando deshacerse de los elementos mecánicos de las cámaras, y ahora gracias a la altísima calidad de los visores electrónicos y el avance en los sensores, ya no hay razón para seguir usando el viejo prisma y el espejo abatible. Por todo ello, no sólo estoy seguro de que ninguna marca que fabrica cámaras sin espejo volverá a fabricar una gama de DSLR®, sino que creo que las marcas generalistas tarde o temprano pasarán por el aro y abrazarán el concepto “mirrorless” como algo normal.

Un último razonamiento

Por todos estos argumentos que esgrimo aquí, quisiera pensar que al debate de sí las cámaras sin espejo son profesionales o no, le queda poco tiempo, pero seguro que para dejar de oír esta cantinela tendremos que esperar a que las marcas generalistas saquen su línea seria de cámaras “mirrorless”.
Mientras tanto, muchos profesionales como yo seguiremos produciendo material de alta calidad con estas cámaras, las cuales nos ofrecen todo lo que necesitamos y más para obtener resultados tan buenos o mejores que los que tuvimos con nuestras viejas DSLR®.

Ver: site de Enrique Pacheco

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.