Entre los formatos actuales más extendidos, que comenzamos a analizar en nuestra anterior entrega, perviven algunos de los supergigantes originados en la década de los setenta y derivados del empleo –en épocas anteriores– de película de 65 o 70 mm. A ellos dedicaremos el presente artículo.

IMAX

Como ocurre con todos los formatos de esta clase, el origen común se encuentra en el 70 mm Grandeur Film, también conocido como Fox Grandeur o Grandeur 70, desarrollado por la Fox a finales de la década de 1920 y que tuvo una brevísima vida comercial entre 1929 y 1931. A diferencia de sus herederos, no contaba con las mismas perforaciones de la película estándar de 35 mm. El Grandeur tenía perforaciones mayores y de mayor anchura –en concreto, de 5,95 mm frente a los 4,75 mm de las de los formatos de 35 y 70 mm actuales–. Por ese motivo, a pesar de ocupar cuatro perforaciones por fotograma, su altura –de 23,1 mm– era mayor que la de los formatos de cinco perforaciones que inspiró décadas más tarde, como el Todd-AO, de 20,73 mm. La anchura era de 46,74 mm y la proporción de aspecto resultante de 2:1, proporcionando de este modo espacio suficiente para la banda sonora óptica de densidad variable del sistema Fox-Movietone –que ocupaba aproximadamente el doble del ancho de su equivalente en 35 mm–.

Comparación entre las dimensiones del negativo de 35 mm estándar y el del formato "70 mm Grandeur Film".
Comparación entre las dimensiones del negativo de 35 mm estándar y el del formato «70 mm Grandeur Film».

Al elevadísimo coste de adaptar todas las salas de cine ante el advenimiento del sonoro, se sumaron las cuantiosas pérdidas de la Gran Depresión. Tal conjunto de circunstancias acabó con cualquier posibilidad de implantar este sistema a gran escala. No obstante, cuando la fiebre por los formatos anamórficos y panorámicos surgió en la década de los cincuenta, se empleó gran parte de la investigación original que había dado lugar al Grandeur. De hecho, la Fox se llegó a plantear bautizar como Grandeur 70 a lo que finalmente conoceríamos como CinemaScope. Su heredero más directo, sin embargo, sería el mencionado Todd-AO.

Fotograma de la película "La gran jornada" (Raoul Walsh, Louis R. Loeffler, 1930), que además de ser la más conocida en la que se filmaron escenas con el formato "/0mm Grandeur Film" supuso el primer papel protagonista de John Wayne en un western.
Fotograma de la película «La gran jornada» (Raoul Walsh, Louis R. Loeffler, 1930), que además de ser la más conocida en la que se filmaron escenas con el formato «70mm Grandeur Film» supuso el primer papel protagonista de John Wayne en un western.

Durante la Exposición Universal de Montreal de 1967, tres cineastas canadienses, Ivan Graeme Ferguson, Robert Kerr y Roman Kroitor, presentaron dos filmes que requerían del uso de varias pantallas y proyección múltiple simultánea –los dos primeros coparticiparon en la misma película coral financiada por la Junta de Cinematografía de Canadá–. Las enormes dificultades prácticas con las que se encontraron, les inspiraron a buscar una solución conjunta por medio de la invención de un sistema de rodaje con una única cámara y un solo proyector en salas. Junto a un tercer socio –el ingeniero William C. Shaw, que compartía los mismas inquietudes– fundaron la compañía Multiscreen y comenzaron a trabajar en la creación de ese nuevo sistema. Sería Shaw quien diseñaría y construiría la cámara y el proyector originales, basándose en la patente de una tecnología de arrastre de película, llamada rolling loop, que adquirió de un trabajador de una tienda de maquinaria industrial situada en Brisbane (Australia) y llamado Peter Ronald Wright Jones.

Fragmento de la patente original del "rolling loop" de Peter Ronald Wright Jones.
Fragmento de la patente original del «rolling loop» de Peter Ronald Wright Jones.

Pronto quedó claro que el uso de varias pantallas hacía inviable el producto, y los socios de Multiscreen decidieron optar por una pantalla única construida a propósito para su nuevo formato. Como consecuencia, modificaron el nombre de la compañía y adoptaron el de IMAX Corporation siendo la palabra IMAX el acrónimo de «Máxima Imagen» en inglés–. Su primera película oficial fue Tiger Child, un cortometraje de 17 minutos que se proyectó en el pabellón del grupo Fuji durante la Exposición Universal de Osaka en 1970. Para completar la experiencia del espectador, trabajaron para agregar, asimismo, sonido envolvente y asientos reclinados al sistema. La distancia de visionado de todas las filas de una sala IMAX se encuentra a una distancia menor a la altura de la pantalla, con los asientos distribuidos en una pendiente de hasta 30º. Las dimensiones de una pantalla estándar son de 22 x 16,1 m, pero pueden ser mucho mayores.

Proyección de la película multipantalla "En el laberinto" (Roman Kroitor, Colin Low, Hugh O’Connor, 1967) en la Exposición Universal de 1967.
Proyección de la película multipantalla «En el laberinto» (Roman Kroitor, Colin Low, Hugh O’Connor, 1967) en la Exposición Universal de 1967.

Del mismo modo que ocurría con el VistaVision de Paramount, el formato IMAX primigenio emplea película de paso horizontal. En este caso, se trata de película de 65 mm con unas dimensiones de 73,78 x 52,63 mm, que ocupa 15 perforaciones. La apertura de cámara -necesariamente menor- es de 70,41 × 52.63 mm. Un fotograma de IMAX, por tanto, triplica en términos relativos el valor de resolución horizontal teórica del fotograma de 35 mm. Según las estimaciones de la propia empresa, cuenta con 12.000 líneas de resolución horizontal.

Comparación entre la película IMAX 15/70 y otros formatos estandarizados populares.
Comparación entre la película IMAX 15/70 y otros formatos estandarizados populares.

La película es tan voluminosa que es necesario utilizar bandejas horizontales en lugar de los chasis tradicionales. El diámetro de las bandejas varía de entre 1,2 a 1,83 m para acomodar entre 1 y 2,75 horas de película.

Cámara IMAX para formato 15/70.
Cámara IMAX para formato 15/70.

Las bandejas –cargadas para una película de dos horas y media– pesan 250 kg. El positivo de 70 mm está basado en película de poliéster ESTAR –patente de Kodak, que comenzó a comercializar cuando DuPont, la primera marca que usó este tipo de material, abandonó el mercado de las emulsiones– ya que permite una mayor precisión. El sistema IMAX de pernos de registro –en particular en el mecanismo de cámara– no tolera variaciones en el tamaño de las perforaciones ni en la anchura de la emulsión.

Michael Bay perpetrando uno de sus monumentales truños de muñequitos gigantes con una cámara IMAX 4K 3D.
Michael Bay perpetrando uno de sus monumentales truños de muñequitos gigantes con una cámara IMAX 4K 3D.

Con el paso de los años, además de las cámaras originales de IMAX se han agregado dos variaciones. La primera, anunciada en 2011, fue un sistema de captura digital en 3D con resolución 4K, desarrollada conjuntamente con Vision Research y Abel Cine. Integra dos núcleos de Phantom 65. La segunda, presentada en 2015, ha sido una cámara digital 2D desarrollada en conjunto con ARRI, basándose en su ALEXA 65.

Greig Fraser, ACS, ASC, durante el rodaje de "Rogue One: Una historia de Star Wars" (Gareth Edwards, 2016), película que cuenta con una versión en IMAX Digital 2D, que utilia metraje digital original que ha pasado por el proceso de ampliación DMR de IMAX.
Greig Fraser, ACS, ASC, durante el rodaje de «Rogue One: Una historia de Star Wars» (Gareth Edwards, 2016), película que cuenta con una versión en IMAX Digital 2D, que utiliza metraje digital original que ha pasado por el proceso de ampliación DMR de IMAX.

La proyección se realiza sobre pantalla gigante plana, con película de 70 mm con unas dimensiones de 69,6 mm × 48,5 mm y una proporción de aspecto de 1,43:1. A la emulsión fotoquímica de formato IMAX se la denomina también 15/70, por razones obvias. Existe un derivado, aún más espectacular, llamado IMAX Dome u OMINIMAX, que se rueda con ópticas muy angulares de anamorfosis lateral y se proyecta sobre pantallas de cúpula esférica. En el momento de la invención del IMAX, los sistemas convencionales de película de 70 mm no eran tan estables como para soportar el factor de ampliación de 586x del nuevo formato.

El “rolling loop” –en proyección– consiste en la adición de un mecanismo de soplado de aire comprimido –que acelera el paso de la película– y de una lente cilíndrica en el “bloque de apertura” del proyector. Se genera de ese modo el vacío para arrastrar la película y ponerla en contacto con la lente, consiguiendo un campo de imagen plano. La lente duplica la altura de la película y está conectada a un pistón neumático, que permite moverla hacia arriba o hacia abajo mientras funciona el proyector. Con este método, si alguna partícula de polvo procedente de la película se adhiere a la lente, el proyeccionista sólo tiene que pulsar un botón para cambiar hacia la parte limpia de la lente. También existen unas barras de limpieza hechas de fieltro que permiten “cepillar” y eliminar las partículas de polvo de la lente cuando se mueve.

Cabina de proyección de una sala IMAX Dome.
Cabina de proyección de una sala IMAX Dome.

Los proyectores IMAX contienen cuatro pernos de registro –que se engranan con las perforaciones en las esquinas del fotograma proyectado– para asegurar una alineación perfecta. William C. Shaw agregó unos brazos, controlados mediante levas, para desacelerar cada fotograma y eliminar las vibraciones microscópicas que ocurrían al asentarse las perforaciones sobre los pernos de registro. El obturador del proyector permanece abierto un 20% más tiempo del necesario en un equipo convencional y la fuente de luz es más intensa. Se utilizan lámparas de xenón de arco corto –fabricadas a partir de una fina capa de cuarzo fundido– que contienen gas xenón a 25 atmósferas de presión (367 PSI).

Por tal motivo, los proyeccionistas que precisen cambiar o manejar una lámpara que se rompa deben llevar –obligatoriamente– una especie de armadura de protección, ya que existe el riesgo de ser alcanzados por fragmentos de cuarzo propulsados por la alta presión. Cada proyector IMAX pesa cerca de 2 toneladas y mide algo más de 178 cm de altura y 195 cm de largo. Existen cuatro tipos de proyectores IMAX para película de 70 mm y 15 perforaciones: el GT (Grand Theatre), el GT 3D (de rotor dual), el SR (de rotor pequeño) y el MPX (para salas reacondicionadas). Todos ellos, salvo el GT, pueden proyectar en 3D.

Rodaje en IMAX Digital 2D de "Capitán América: El soldado de invierno" (Joe Russo, 2014) con fotografía de Zade Rosenthal.
Rodaje en IMAX Digital 2D de «Capitán América: El soldado de invierno» (Joe Russo, 2014) con fotografía de Zade Rosenthal.

Durante décadas, tanto el IMAX como el IMAX Dome han requerido salas especiales para su proyección, pero recientemente la compañía tuvo que enfrentarse al hecho de que numerosos exhibidores en todo el mundo demandaban una versión de menor tamaño para poder emplearla en salas más convencionales. Desde 2008, existe un sistema de proyección digital, específico para multisalas con pantallas de anchura no superior a 21,3 m. La proporción de aspecto es de 1,89:1 y emplea dos proyectores 2K que sirven para contenidos en 2D o en 3D, en DCI o Formato Digital IMAX (IDF).

En 2D, las dos imágenes en 2K se proyectan sobreimpresionadas con una desviación de medio pixel, lo que incrementa la luminosidad a 22 pie lambert. Por medio de un software específico de IMAX, se incrementa la percepción de la resolución a unos 2,9K. Con contenido en 3D, se usa un proyector para cada ojo.

A finales de 2014, comenzaron las proyecciones con un sistema de dos proyectores láser 4K. Con este método es posible respetar la proporción de aspecto original de 1,43:1 o emplear pantallas más anchas. La fuente de iluminación láser es capaz de proyectar 60 fps con un 50% más luminosidad que la especificada en el estándar DCI y una relación de contraste que dobla a la de los sistemas de lámparas de xenón, además de proporcionar el gamut y el espacio de color de la norma Rec. 2020. Los protocolos de proyección en 2D y 3D son idénticos a los anteriores –con gafas 3D de filtro dicroico– pero con resolución 4K. También incorpora un sistema de sonido envolvente de 12 canales. A partir de 2016, también se ha dotado a algunas salas IMAX de un nuevo sistema de realidad virtual (VR) con gafas StarVR de Acer.

Proyección en sala de IMAX Dome.
Proyección en sala de IMAX Dome.

En proyecciones tan enormes, el espectador no puede abarcar toda la pantalla sin mover la cabeza. El fenómeno resultante es el que ya definieran los cineastas franceses de la nouvelle vague –en su día– como «disolución del encuadre«. No cabe duda de que se gana en realismo, entendiendo este como mímesis entre la percepción del mundo físico y la de la proyección. Sin embargo, se pierde una de las características esenciales de la función estética y semántica del plano tradicional en el cine. Si no hay límite en el marco, tampoco se puede aprovechar esa frontera como herramienta creativa.

Rodaje de "Sully" (Clint Eastwood, 2016) en IMAX Digital 2D.
Rodaje de «Sully» (Clint Eastwood, 2016) en IMAX Digital 2D.

En nuestro próximo artículo entraremos de lleno en las peculiaridades del empleo de ópticas anamórficas.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.