Proseguimos con nuestro análisis de las ópticas anamórficas más utilizadas en la actualidad con un juego que, aunque dejó de fabricarse hace años, permanece como uno de las más alquilados a escala global. Esta circunstancia es posible gracias a la dedicación de numerosas empresas de reparación y mantenimiento y a la readaptación mecánica que han realizado algunos fabricantes –como P+S Technik– de las unidades originales.

Kowa

Las ópticas anamórficas Kowa Cine Prominar Anamorphic se fabricaron en Japón durante el final de la década de los setenta y, sobre todo, a lo largo de la década de los ochenta del pasado siglo. Desde su primera aparición en el mercado destacaron por contar con un diseño único.

Su peculiaridad radica en la incorporación un elemento de anamorfosis frontal –con un factor de 2x– capaz de proporcionar las características más habituales de las ópticas clásicas de este tipo, pero encapsulado en un bloque compacto y ligero como pocos. El progresivo incremento de popularidad del formato anamórfico, sumado a las crecientes necesidades de uso de objetivos livianos para estabilizadores, drones y cardanes, han convertido a estas Kowa en una elección muy demandada.

Kowa Cine Prominar Anamorphic
Kowa Cine Prominar Anamorphic

Hay varios factores que influyen en esa apetencia –en ocasiones desmedida– por las Kowa Cine Prominar Anamorphic. Sin lugar a dudas, se encuentran entre las ópticas anamórficas monobloque más pequeñas jamás fabricadas. Los tonos de piel cálidos, la relación de contraste suave, los reflejos internos abundantes, las imágenes fantasma y los velos intensos pero agradables aportan un aspecto definitivamente «retro» al metraje final.

Todo el juego es bastante luminoso –en términos relativos– y, cuando comenzó la fiebre que ha llevado a su resurrección en el mercado, eran muy asequibles. Los precios han subido –en especial en las revisiones de terceros con mecánica renovada– pero siguen siendo muy bajos comparados con otras opciones de más alta gama.

Ejemplo de flare y velos en las Kowa Cine Prominar Anamorphic
Ejemplo de ‘flare’ y velos en las Kowa Cine Prominar Anamorphic

Hay que ser precavido a la hora de utilizar las Kowa y realizar las pruebas pertinentes que –como siempre insistimos– resultan imprescindibles con objetivos de cierta antigüedad y que han pasado por muchas manos distintas. Dependiendo del juego concreto con el que vayamos a trabajar, podemos encontrarnos con un excelente nivel de nitidez perceptual en la zona central de la imagen o con un aspecto demasiado suavizado cercano al desenfoque que nos obligue a cerrar diafragma.

Las reducidas dimensiones de las Kowa Cine Prominar Anamorphic constituyen una de sus principales ventajas.
Las reducidas dimensiones de las Kowa Cine Prominar Anamorphic constituyen una de sus principales ventajas.

La endeble mecánica interna de las Kowa originales es quizá el problema más acuciante con el que tendremos que lidiar en caso de toparnos con unidades con muchos años de uso y poco mantenimiento. Utilizan grupos cilíndricos en el elemento frontal y un grupo esférico compacto en su parte trasera. Las holguras demasiado grandes en las monturas, los anillos que no se pueden accionar de manera constante o que se bloquean casi por completo con los cambios de temperatura y humedad o las diferencias notables de viñeteo –en zonas equivalentes de los bordes de la imagen– son problemas que pueden aparecer en ciertos modelos.

También es posible que no aparezcan en absoluto. En algunas ocasiones, derivan en molestias constantes, difíciles de tolerar en un rodaje moderno que requiere tiempos cada vez más ajustados. Las empresas de alquiler propietarias de juegos clásicos de Kowa saben que es necesario enviarlas con frecuencia a especialistas que las reajusten y reparen. Pero con independencia de su mantenimiento, para poder trabajar con ellas en las mejores condiciones posibles, debemos entender sus características y limitaciones.

Incluso en el mejor de los casos, la distorsión geométrica de barril es notoria, sobre todo en las distancias focales angulares. La respiración es tan acusada como inevitable aunque,como hemos mencionado con anterioridad en esta serie de artículos, también es una característica buscada a propósito por los directores de fotografía en algunos proyectos. El escaso ángulo de rotación de los anillos de enfoque es otra limitación a la que deberemos hacer frente con las Kowa.

Comparativa entre la imagen de las distintas distancias focales de las Kowa Cine Prominar Anamorphic a diferentes valores de apertura.<br /> Empezando por la parte superior: 32 mm a T2,3, 32 mm a T4, 40 mm a T2,3, 40 mm a T4, 50 mm a T2,3, 50 mm a T4, 75mm a T2,8, 75 mm a T4, 100 mm a T3,4 y 100 mm a T4. © ShareGrid 2017.
Comparativa entre la imagen de las distintas distancias focales de las Kowa Cine Prominar Anamorphic a diferentes valores de apertura. Empezando por la parte superior: 32 mm a T2,3, 32 mm a T4, 40 mm a T2,3, 40 mm a T4, 50 mm a T2,3, 50 mm a T4, 75mm a T2,8, 75 mm a T4, 100 mm a T3,4 y 100 mm a T4. © ShareGrid 2017.

En buenas condiciones, proporcionan un rendimiento óptico óptimo en la parte central de imagen, sobre todo a partir de T4. Conviene mantener los rostros de los actores dentro de los dos tercios de la imagen más centrados y evitar los primeros planos con el 40 mm o con el adaptador para 32 mm, ya que ambos parecen estirar los rostros más que ninguna otra óptica anamórfica que hayamos podido probar. A partir de ahí, según nos acercamos a los bordes, la considerable caída de la resolución y la inmediata aparición de distorsiones puede convertir sus cabezas en borrones con forma de paralelepípedo.

Detalle de las marcas en las Kowa Cine Prominar Anamorphic.
Detalle de las marcas en las Kowa Cine Prominar Anamorphic.

No obstante, tanta distorsión contribuye sobremanera a una apariencia de tridimensionalidad que refuerza la presencia de las figuras sobre los fondos. El bokeh resulta muy agradable en la 50 mm y en la 75 mm, pero no tanto en la 40 mm y en la 100 mm –donde se asemeja a la forma de una lenteja o de un riñón–. El flare es exactamente el que la mayoría de la gente espera de unas ópticas anamórficas tradicionales. El elemento frontal no se mueve ni rota –como ocurre con otros juegos clásicos– por lo que no da problemas en combinación con un matte-box.

Además, su diámetro frontal de 80 mm permite usar filtros estandarizados y lentes de aproximación de apenas 77 mm, lo que constituye otra seria ventaja en ciertos rodajes. Existen cuatro distancias focales –40, 50, 75 y 100 mm– y un adaptador 8x que permite convertir la 40 mm en un 32 mm. La apertura máxima de todo el juego es de T2,3, salvo en la 75 mm, que es de T2,8 y en la 100 mm, que es de T3,4. El punto dulce de apertura se sitúa en T3.1 en las ópticas de 40 mm y 50 mm y en T5.6 en las de 75 mm y 100 mm. La distancia mínima de enfoque es de 7,62 cm, excepto en la 100 mm, que es de 12,7 cm. Los pesos varían entre los 2,5 kg para las 32, 40 y 50 mm y los poco más de 3 kg para las 75 y 100 mm.

Kowa Anamorphic Evolution de P+S Technik.
Kowa Anamorphic Evolution de P+S Technik.

En la pasada BSC Expo 2017 de Londres, P+S Technik presentó su nueva gama de ópticas anamórficas Kowa con carcasa completamente rediseñada y las bautizó como Kowa Anamorphic Evolution. El mecanismo original de las ópticas ha sido reemplazado por completo por la firma germana, mejorando la longevidad y resistencia de todas sus piezas, pero manteniendo su ligereza y reducido tamaño.

Como es lógico, este rediseño disminuye en gran medida la necesidad de mantenimiento que presentaban los modelos primigenios. En cualquier caso, también ponen a disposición de los usuarios repuestos independientes de cada uno de los elementos ópticos y partes mecánicas, por si fueran necesarios. Las distancias mínimas de enfoque y la apertura máxima han variado ligeramente, pero a cambio cuentan con ángulos de giro de 250º para el foco y 95º para el diafragma, así como pesos reducidos con respecto a las Kowa originales.

Tabla de especificaciones de las Kowa Anamorphic Evolution de P+S Technik.
Tabla de especificaciones de las Kowa Anamorphic Evolution de P+S Technik.

En nuestra siguiente entrega, hablaremos de más ópticas anamórficas clásicas readaptadas para su uso en la actualidad.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.