Compartir

Proseguimos analizando las diferentes series de ópticas anamórficas que la empresa californiana Panavision ofrece en alquiler en la actualidad, con sus múltiples cambios y pertinentes actualizaciones periódicas, en concreto de las Panavision E series y las Primo Anamorphic Primes.

Panavision E series

Partiendo del éxito de las C series a lo largo de toda la década de los setenta, la compañía estadounidense decidió elevar la calidad óptica de sus juegos de objetivos. Las E series se presentaron en los años ochenta, cuando el uso de proporciones de aspecto panorámicas extremas quedó limitado a algunas superproducciones norteamericanas y el cine europeo optó mayoritariamente por el estándar 1,85:1 con ópticas esféricas. Ya no era necesario, considerando el mercado mayoritario de la compañía, limitarse a proporcionar objetivos más ligeros y manejables que exigían sacrificar prestaciones por el camino.

Panavision E Series 35 mm T2.
Panavision E Series 35 mm T2.

Desde el punto de vista técnico, se adhirieron revestimientos más sofisticados, elementos esféricos novedosos y un bloque óptico que tenía como resultado una menor presencia de aberraciones. En las E series, la imagen -en términos generales- presenta mayor resolución –en pares de líneas por milímetro– así como un contraste netamente superior. La percepción es de gran nitidez y claridad, sin resultar demasiado aséptica o desagradable para las pieles de los actores. La caída de luminosidad en los bordes es mínima y se obtiene mayor planitud en la relación entre figura y fondo.

No obstante, algunos de los artefactos típicos de las ópticas anamórficas clásicas se mantienen. Tal es el caso de la respiración vertical desproporcionada, la distorsión de barril moderada –en los angulares–, y la aparente compresión de la profundidad de campo, sin que se produzca un exceso de reflejos internos. Las líneas de flare azuladas siguen estando presentes cuando se ilumina directamente al eje óptico, pero sin presentar artefactos adicionales como velos y reflejos en los bordes.

El director de fotografía Hoyte van Hoytema, empleó las Panavision E series profusamente durante el rodaje de la fallida "Spectre" (Sam Mendes, 2015). Es especialmente notable la respiración vertical en algunos de los trasfocos más destacados de la película. En la imagen, Sam Mendes, encuadrando una toma.
El director de fotografía Hoyte van Hoytema, empleó las Panavision E series profusamente durante el rodaje de la fallida “Spectre” (Sam Mendes, 2015). Es especialmente notable la respiración vertical en algunos de los trasfocos más destacados de la película. En la imagen, Sam Mendes, encuadrando una toma.

Existen nueve distancias focales dentro de esta gama: 28, 35, 40, 50, 75, 85, 100, 135 y 180 mm. La consistencia del juego es superior a la de sus predecesores, pero tampoco es completa. La apertura máxima de diafragma es de T2 en las 35 mm, 40 mm,  50 mm, 75 mm y 85 mm, de T2,3 en la 28 mm y 100 mm y de T2,8 en las 135 mm y 180 mm. La distancia mínima de enfoque es de 1,07 m en la 35 mm, de 1,14 m en la 135 mm, de 1,22 m en las 28 mm, 40 mm, 50 mm y 75 mm de 1,37 m en la 180 mm y de 1,52 m en las 85 mm y 100 mm. El diámetro frontal es de 111,1 mm en la 85 mm, de 112,7 mm en las  75 mm y 100 mm, de 117,5 mm en la 135 mm, de 125,4 mm en las 40 mm y 180 mm, de 125,8 mm en la 50 mm, de 142,9 mm en la 35 mm y de 174,6 mm en la 28 mm.

El director Atom Egoyan (en la imagen) contó con la inestimable colaboración del director de fotografía Paul Sarossy para establecer el aspecto general del pueblo donde transcurre la demoledora "El dulce porvenir" (Atom Egoyan, 1997), un estudio sobre el dolor y la hipocresía que se esconde en nuestros temores más profundos. Las Panavision E series dotan de una patina a la imagen que refleja el estado interior de los personajes.
El director Atom Egoyan (en la imagen) contó con la inestimable colaboración del director de fotografía Paul Sarossy para establecer el aspecto general del pueblo donde transcurre la demoledora “El dulce porvenir” (Atom Egoyan, 1997), un estudio sobre el dolor y la hipocresía que se esconde en nuestros temores más profundos. Las Panavision E series dotan de una pátina a la imagen que refleja el estado interior de los personajes.

Los pesos y dimensiones de la gama E son superiores a los de la C o la G. Resultan ópticas idóneas para la cámara principal en configuración de estudio o al hombro, pero no están en absoluto diseñadas para su empleo en SteadyCam, drones o cardanes. La 28 mm mide 18,1 cm y pesa 4,5 kg. La 35 mm mide 18,7 cm y pesa 3,8 kg. La 40 mm mide 11,7 cm y pesa 3,2 kg. La 50 mm mide 18,57 cm y pesa 3,4 kg. La 75 mm mide 20,5 cm y pesa 2,4 kg. La 85 mm mide 19,1 cm y pesa 2,5 kg. La 100 mm mide 21,4 cm y pesa 2,7 kg. La 135 mm mide 27 cm y pesa 3,2 kg. Por último, la 180 mm mide 28,9 cm y pesa 3,9 kg.

Parte de la gama Panavision E series.
Parte de la gama Panavision E series.

Consideradas una evolución natural de la serie C, las Panavision E series se han empleado mucho en combinación con aquellas, incluso en algunas de las superproducciones más recientes de la industria hollywoodiense.

Panavision Primo Anamorphic Primes

Con esta gama peculiar, Panavision buscó adaptar las prestaciones y características de alta calidad de la línea Primo de ópticas esféricas al formato anamórfico. Al igual que ocurre con aquellas, las Primo Anamorphic Primes proporcionan alto contraste y resolución, luminosidad uniforme a través de todo el campo de visión y valores ínfimos de velos ópticos, imágenes fantasma y distorsión geométrica. La consistencia de su paleta cromática es excelente entre todas las distancias focales del juego. Reproducen el tan deseado flare azul sin introducir velos, de manera aún más controlada que en la gama E. En origen, derivan de una mezcla entre las ópticas Primo y una versión modificada del diseño de los elementos cilíndricos de la gama E. Todo el juego contiene revestimientos multicapa y diafragmas lineales.

Panavision Primo Anamorphic Primes.
Panavision Primo Anamorphic Primes.

Existen cinco distancias focales dentro de este juego: 35, 40, 50, 75 y 100 mm. Su “herencia” esférica se nota en la muy superior consistencia con respecto a los restantes juegos anamórficos de la firma. La apertura máxima de diafragma es de T2 en todas ellas. La primera gama de Primo Anamorphic Primes precisaba de grandes distancias mínimas de enfoque. La gama actual, denominada “de enfoque cercano”, modificó por completo esas cifras. En la actualidad son de 1,07 m en las 35 mm, 40 mm y 50 mm y de 1,37 m en las 75 mm y 100 mm. El diámetro frontal es de 136,5 mm en la 100 mm, de 139,7 mm en la 75 mm y de 150,8 mm en las 35 mm, 40 mm y 50 mm.

El director de fotografía Eduard Grau, AEC, utiliza el excelente equilibrio que proporcionan las Primo Anamorphic Primes para describir la pulcritud superficial del protagonista de "Un hombre soltero" (Tom Ford, 2009) que oculta un terremoto emocional interior.
El director de fotografía Eduard Grau, AEC, utiliza el excelente equilibrio que proporcionan las Primo Anamorphic Primes para describir la pulcritud superficial del protagonista de “Un hombre soltero” (Tom Ford, 2009) que oculta un terremoto emocional interior.

Los pesos y dimensiones de las Primo Anamorphic Primes son los más elevados de todas las Panavision. Estas ópticas se utilizan para la cámara principal en configuración de estudio o en dolly, pero muy rara vez al hombro, y jamás en SteadyCam, drones o cardanes. La 35 mm mide 29,2 cm y pesa 6,2 kg. La 40 mm mide 29,5 cm y pesa 6,6 kg. La 50 mm mide 33,3 cm y pesa 6,9 kg. La 75 mm mide 24,1 cm y pesa 4,7 kg. Por último, la 100 mm mide 26,7 cm y pesa 5,5 kg.

La ausencia de distorsión geométrica de barril pronunciada en las Primo Anamaorphic Primes queda de manifiesto en este fotograma de "Donnie Brasco" (Mike Newell, 1997) donde el director de fotografía Peter Sova puede permitirse llenar el encuadre componiendo con los rostros de los actores.
La ausencia de distorsión geométrica de barril pronunciada en las Primo Anamaorphic Primes queda de manifiesto en este fotograma de “Donnie Brasco” (Mike Newell, 1997) donde el director de fotografía Peter Sova puede permitirse llenar el encuadre componiendo con los rostros de los actores.

En nuestra próxima entrega, trataremos sobre las series de ópticas anamórficas más recientes, que Panavision ha introducido en la última década.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.