Fujifilm anuncia la X-T4, la primera de la serie X-T con estabilización en el cuerpo

La Fujifilm X-T4, la nueva cámara mirrorless de formato APS-C de la Serie X, es la primera de la gama X-T que incluye un sistema de estabilización integrado en el cuerpo capaz de compensar hasta 6,5 pasos.

X-T4 © Fujifilm
X-T4 © Fujifilm

Hasta la fecha, solo la Fujifilm X-H1 incluía estabilización en el cuerpo –IBIS–, aunque para ello la compañía –como ya justificó en su momento– tuviera que adoptar un cuerpo de mayores dimensiones para albergar el sistema de estabilización.

Para su nueva X-T4, la firma japonesa ha desarrollado un nuevo mecanismo de estabilización más potente que el que encontramos en la X-H1 –basado en fuerza magnética en vez de muelles–, pero sobre todo más ligero, capaz de incluirse en los más compactos cuerpos de la familia X-T.

X-T4 © Fujifilm
X-T4 © Fujifilm

Gracias a ello, se consigue aumentar la compensación de exposición hasta 6,5 pasos, contra los 5,5 pasos de la X-H1. A pesar de esa reducción de peso del sistema IBIS, la X-T4 gana casi 70 g en la balanza, lo que la convierte en la X-T más pesada y se sitúa a medio camino entre la X-T3 y la X-H1., tal como podemos ver en la siguiente tabla comparativa de especificaciones.

Por otro lado, si la Fujifilm X-T3 –anunciada hace aproximada año y medio– estrenaba la nueva plataforma X-Trans de cuarta generación, la nueva X-T4 no aporta novedades en este aspecto y mantiene el mismo sensor X-Trans CMOS 4 de 26,1 Mpx y el mismo procesador X-Processor 4 que su predecesora. Se rompe pues la premisa de que cada nuevo modelo de la gama X-T de más alta gama estrenaba una nueva generación X-Trans, tal como se había cumplido hasta la fecha.

X-T4 © Fujifilm
X-T4 © Fujifilm

No obstante, la X-T4 un nuevo obturador, más rápido y silencioso que el de la X-T3, con una durabilidad estimada en 300.000 disparos. Vemos también como se ha mejorado significativamente la velocidad de ráfaga, capaz de llegar ahora hasta 15 fps –o 30 fps mediante obturación electrónica–.

Otra mejora bienvenida es el incremento de la autonomía, pues una sola carga de la batería permite llegar a los 500 disparos en modo estándar, casi un 30% más que en el modelo anterior.

Presentada como una cámara híbrida para fotografía y vídeo, Fujifilm hace hincapié en los beneficios que el sistema de estabilización incluido en el cuerpo suponen en el campo de vídeo; al igual que en la X-T3, la resolución de grabación llega a 4Kp60, con una tasa de transferencia de hasta 400 Mbps. Además, la X-T4 trae consigo un nuevo modo de simulación de película, el ETERNA Bleach Bypass.

X-T4 © Fujifilm
X-T4 © Fujifilm

A nivel de conexiones inalámbricas, la X-T4 incluye tanto Wi-Fi como Bluetooth, aunque lamentablemente se mantienen las mismas versiones que en la X-T3, donde la mayoría de los nuevos modelos de la competencia apuestan por protocolos más rápidos.

La Fujifilm X-T4 estará disponible en mayo a un precio de 1.800 € –solo cuerpo– o en Kit a 2.200 € –con el Fujinon 18-55– y 2.300 € –con el Fujinon 16-80 mm– respectivamente.

Más información en la nota de prensa oficial y en la web de Fujifilm.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.