Fujifilm X-Pro2 – Sensor de 24 Mpx y procesador X Processor Pro

Fujifilm desvela oficialmente su X-Pro2, la sucesora de la X-Pro1, iniciadora de la serie X-Pro de la firma, y la vista de sus características principales, podemos ver que no defraudará a los entusiastas de la primera y única cámara con óptica intercambiable y visor híbrido –óptico / electrónico– al seguir un planteamiento muy riguroso respecto al concepto original. Algunos opinarán que quizá demasiado fiel, al no incorporar vídeo 4K y otros se sentirán felices de que la X-Pro2, lo sea, hasta el extremo de que sus dimensiones y peso son muy similares a las de la X-Pro1 (*).

Fujifilm X-Pro2 con objetivo Fujinon XF 56 mm f/1,2
La nueva Fujifilm X-Pro2 –aquí con el Fujinon XF 56 mm f/1,2– es extremadamente respetuosa con el concepto original iniciador de la serie X, la X-Pro1

Pero dentro de ese respetuoso continuismo a un concepto que indudablemente comenzó con vocación de «Leica-killer», la Fujifilm X-Pro2 incorpora muy importantes avances –unos más aparentes y otros más silenciosos– que crean un aparato basado en el feedback de los usuarios y en los avances de la tecnología que se han producido desde 2012, año de la presentación en Las Vegas de la X-Pro1.

X-Pro2: nuevo sensor y procesador

Así, la X-Pro2 incorpora un nuevo sensor X-Trans CMOS III de 24,3 Mpx –una resolución 1,5 mayor que la del original– en formato APS-C, sin filtro de paso bajo y con la pauta de píxeles ya conocida de los sensores X-Trans, que difiere de la clásica Bayer, siendo de distribución más aleatoria.

Fujifilm X-Pro2, mostrando el sensor a través de la montura para el objetivo
El sensor X-Trans CMOS III de la X-Pro2 es en formato APS-C y 24.3 Mpx

El sensor y el resto de las funciones de la X-Pro2 se ven apoyados por el nuevo chip «X Processor Pro», de una potencia cuatro veces superior al anterior. Ello redunda –a pesar del incremento en la resolución– en una mejora en el tiempo de respuesta de todas las funciones, desde la puesta en marcha (0,4 segundos), y el retardo del disparo (0,05 segundos) a la escritura de los archivos en las tarjetas (doble ranura SD), pasando por el AF (0,06 segundos) y el disparo en ráfagas. Esa mayor capacidad de procesado, combinada con nuevos y más avanzados algoritmos, permite alcanzar –siempre a decir del fabricante– niveles de ruido más bajos unidos a mejor reproducción tonal y de color de lo que permitía el EXR Processor II empleado en la X-Pro1. Ello se asegura que es cierto a lo largo de una escala de sensibilidades que se ofrece como enteramente aprovechable desde 100 hasta 12.800 ISO. Buen detalle el de Fujifilm el de ofrecer ese dato, si bien en forzado se llega en dos pasos a IE 25.600 e IE 51.200. De hecho se habla de que –aún en bajos niveles de luz y altos índices– se alcanzan negros profundos que mejoran la operatibilidad de la cámara en esos ámbitos.

Según Fujifilm, para conseguir esos resultados de imagen, la firma «tira» de sus conocimientos de más de 80 años como fabricante de película, y de hecho, a los modos de emulación de películas ya conocidos de modelos anteriores –Velvia, Provia, Astia, «Classic Chrome», Negativo en Color, etc.– suma ahora la emulación de su película negativa en blanco y negro «Acros» bajo cuyo modo se afirma que supera en mucho la mera conversión a monocromo, hasta el punto de –se dice– de emular muy bien la textura del grano, sobre todo en ampliaciones sobre papel. «Muy bien, pensamos nosotros: otro clavo en el ataúd de la película Fujifilm Acros en algún que otro formato, y luego otro…»

En lo que se refiere al obturador, la X-Pro2 monta el nuevo módulo mecánico hasta 1/8.000 de segundo (sincronización para flash a 1/250 de segundo, se afirma que con menor vibración y nivel sonoro que otros modelos. A ello se suma el modo totalmente electrónico y silencioso –sin piezas en movimiento– hasta 1/32.000 de segundo.

X-Pro2: el AF

El sistema AF ve pasar los puntos de enfoque de los 49 de la X-Pro1 a 77 en la X-Pro2. Además, ahora, aproximadamente el 40% de la superficie del encuadre queda cubierto por píxeles AF de detección de fase (PDAF), cuya rápida respuesta hace que –según la firma– las velocidades de enfoque con sujetos en rápido movimiento hayan mejorado «de forma dramática». Por su parte, algoritmos predictivos y el nuevo X Processor Pro doblan la velocidad de lectura del AF por contraste y de esta forma la X-Pro2 ofrecería la respuesta AF más rápida de toda la serie Fujifilm X.

X-Pro2: cuerpo y ergonomía

El cuerpo de la X-Pro2 está realizado en aleación de aluminio y magnesio y sellado en 61 puntos contra la intemperie. Así mismo, los componentes se han elegido de tal forma que la cámara pueda cumplir con su vocación profesional, operando incluso a -10ºC. En lo que respecta a la parte mecánica del obturador, se asegura una durabilidad de hasta 150.000 ciclos. Hay que tener en cuenta, además, que muchos fotógrafos emplearán el modo totalmente electrónico y silencioso, ahorrando al mecanismo un buen numero de esos ciclos. En aras de esa fiabilidad de carácter profesional, y para reducir puntos vulnerables, el monitor posterior –de 32 y 1,62 Mpx.– aunque es táctil, no es articulado.Fujifilm X-Pro2, vista del dorso, con mandos

En lo que se refiere a los mandos, pocas quejas deberían tener en principio los usuarios objeto o «target» de la X-Pro2. Por un lado, todos los mandos clave se agrupan en el lado derecho del cuerpo, facilitando el manejo sin retirar el ojo del visor. Eso si: siempre que como buenos émulos de usuarios de Leica M empleemos el ojo derecho y no el izquierdo, salvo que deseemos tener problemas con nuestra nariz. Se dispone de una nueva palanca «joystick» de selección del punto de enfoque, así como de un modo de medición promedio.

Fujifilm X-Pro2, vista superior
En el conjunto de mandos superiores puede verse la ventana para comprobar el ajuste ISO a cámara apagada, en esta imagen en la «A» de ISO automático»

A la rueda de control posterior se añade una en posición frontal –ambas con función doble de pulsador– y lo que probablemente más complacerá a los más veteranos de los fotógrafos y que saben apreciar los pequeños grandes detalles: en el tambor de control de los tiempos de obturación una pequeña ventana –sellada– nos permite ver el ajuste ISO sin tener que poner la cámara en marcha.

X-Pro2: el visor

Hemos dejado el visor para el final, precisamente por tratarse del rasgo característico de las X-Pro1 y X-Pro2. Ya con motivo de la presentación de la X-Pro1, en enero de 2012, nos extendimos en el planteamiento del visor híbrido de las X-Pro, derivado en parte del incorporado en la Fujifilm X-100 en 2011, con la diferencia de que ésta es de óptica fija y las X-Pro son de óptica intercambiable.

Lo fundamental de este tipo de visor es que ofrece la experiencia de visión directa, óptica, de los visores clásicos del estilo telemétrico, con las virtudes de los visores electrónicos, en alternancia –mediante un selector– o de forma híbrida simultánea, volcando electrónicamente parte de la información del sensor sobre la visión puramente óptica. La versión instalada en la X-Pro2 es la más avanzada hasta la fecha y ahora ofrece nuevas funciones derivadas de la serie X-100 , tales como el telémetro de coincidencia electrónico (ERC) y aumento de visor automático según la óptica acoplada.

Emulación del visor óptico de la X-Pro2 con información electrónica superpuesta, tal como el marco de encuadre correspondiente a la focal en uso y –en verde– el punto AF
En esta imagen puede verse una emulación del visor óptico de la X-Pro2 con información electrónica superpuesta, tal como el marco de encuadre correspondiente a la focal en uso y –en verde– el punto AF

La parte electrónica del visor emplea un módulo LCD de 2,36 Mpx. –lástima que no se haya podido incorporar el Ultimicron de 4,41 Mpx– pero con importantes mejoras en frecuencia –de 54 fps pasa a 85 fps– lo que al parecer redunda en un tiempo de oscurecimiento de tan solo 150 ms tras el disparo y un mejor seguimiento de los sujetos en movimiento.

Ya hace tiempo que venimos abogando en pro de que los fabricantes introduzcan vitales mejoras en los componentes ópticos de los visores y los responsables del de la X-Pro2 siguen esa línea: con una pupila de salida más larga –de 16 mm– ahora, frente al de la X-Pro1, incorpora corrector de dioptrías, al tiempo que se añaden marcos de encuadre para la focal de 140 mm en el modo óptico.

X-Pro2: en suma

Fujifilm ha sabido mantener hacia sus segmentos de clientes, la misma fidelidad que manifiesta al ofrecer actualizaciones de firmware incluso para modelos que han sido sustituidos por otros posteriores, más avanzados. Pensamos que la X-Pro2 no defraudará a los que han estado esperando a su lanzamiento, tanto sean usuarios anteriores de X-Pro1 como «usuarios a la espera» de la evolución. Se mantiene el concepto y se mejora lo más importante, sin olvidar la introducción de un nuevo sensor X-Trans CMOS III de 24,3 Mpx. Por supuesto que algunos se quejarán que «falta el 4K», pero para ellos podría decirse que parece muy lógico que –por configuración de cuerpo y visor– deban esperar una eventual «X-T2» con el nuevo sensor y quizá un visor con el módulo Ultimicron antes citado.

El cuerpo de la X-Pro2 tendrá un precio de 1.799 €, con disponibilidad en febrero de 2016.

Fujifilm X-Pro2 con el pequeño Fujinon XF35 mm f/2 R WR y la "half case" en piel
Fujifilm X-Pro2 con el pequeño Fujinon 35 mm f/2 y la «half case» en piel

(*) A este redactor le parece justo reconocer que se equivocó cuando estimó, con motivo de la pasada CP+, que «la X-Pro2 podría tener un cuerpo más pequeño que la X-Pro1». Si la X-Pro1 obedece a unas dimensiones de 140 x 82 x 43 mm para un peso de 450 gramos, para la X-Pro2 se anuncian unas dimensiones de 140,5 x 82,8 x 45,9/34,8 mm para un peso de 495/445 gramos con/sin batería y tarjeta. Para los curiosos ofrecemos los datos de la Leica M (Typ 240): 139 x 80 x 42 mm para 680 gramos.

Flash EF-X500

De forma simultánea a la presentación de la X-Pro2, Fujifilm anuncia el desarrollo –para la primavera de este año– del nuevo flash de zapata EF-X500. Con un perfil físico muy bajo (67,5 x 123, 9 x 106 mm) a juego con las cámaras de la serie X, el EF-X500 –de cuerpo sellado– ofrecerá un modo de sincronización a alta velocidad hasta 1/8.000 de segundo, haciéndole compañero ideal para las X-Pro2 y X-T1. Gozará de un cabezal basculante (10 grados hacia abajo y 90 hacia arriba) y giratorio (135 grados hacia la izquierda y 180 hacia la derecha). Con un reflector zoom equivalente a 24-105 mm ofrecerá un numero guía 50 a 105 mm.

Ver: Fujinon XF100-400 mm f/4,5-5,6 R LM OIS WR

Ver: Fujifilm X-E2S

Ver: Fujifilm X70

 

2 Comentarios

Comments are closed.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.