Compartir

En nuestra sexta entrega de la serie sobre gestión de color, compresión y flujo de trabajo, hablamos de las funciones de intercambio CDL ASC.

Formatos de intercambio CDL ASC

Como hemos tratado en anteriores artículos, la CDL ASC permite la comunicación de las correcciones básicas de color a través de las diferentes etapas de la producción y la postproducción. Este proceso incluye el intercambio de esos archivos entre equipos y software de distintos fabricantes situados en instalaciones distantes entre sí. Hasta ahora, hemos descrito someramente los algoritmos subyacentes en tales correcciones.

Controladora de color
Controladora de color

El aspecto inicial que hemos establecido en los “dailies” (procedente, por ejemplo, de un etalonaje previo realizado en el set de rodaje) se puede utilizar como punto de partida automático o como un primer borrador de lo que serán las sesiones de etalonaje finales. Es necesario que a la hora de transferir los metadatos de corrección de color –de los dailies al proceso de montaje y de este al de postproducción– manejemos de forma consistente su representación, el espacio de color y los parámetros de visionado.

Exportación de archivos ALE
Exportación de archivos ALE

Los metadatos de la CDL ASC se transfieren por medio de extensiones a formatos de archivo ya existentes y de uso común en la industria: ALE, FLEx y CMX EDL. También hay dos tipos de archivo XML específicos de la CDL ASC que pueden usarse para albergar o transferir correcciones de color individuales o librerías –por regla general específicas del proyecto concreto– de corrección de color.

Los archivos ALE y FLEx se emplean para transmitir información –ya disponible en el momento de la generación de los dailies– a la base de datos de montaje. Se ha añadido nueva información a tales archivos para acomodar metadatos de etalonaje de la ASC CDL a cada toma.

EDL-X
EDL-X

Los archivos CMX EDL se extraen del proceso de montaje. Su uso primordial es el de conformar las tomas individuales dentro del montaje final. Existe la convención de incluir metadatos específicos de cada toma en los campos de comentarios de cada evento asociado en el archivo EDL. Por eso tiene sentido la utilización de este mecanismo para adjuntar parámetros de la CDL ASC a cada evento. Hay dos maneras de especificarlos en un archivo EDL. O bien haciéndolo “en línea” o bien por medio de una referencia XML.

DaVinci Resolve
DaVinci Resolve

A día de hoy, muchos fabricantes usan XML para soportar sus estructuras internas de datos. La CDL ASC incorpora un gancho, de modo que los parámetros de la CDL puedan albergarse en sencillos archivos de texto XML que el formato CMX EDL –u otros específicos de los fabricantes– sean capaces de usar como referencia. Los dos tipos de archivos XML son:

  • Archivos de la Lista de Decisión de Color (CDL) que contienen un conjunto de decisiones de color (una corrección de color con referencia a una imagen) y que también pueden incluir otros metadatos del proyecto.
  • Archivos de la Recopilación de Corrección de Color (CCC) que únicamente contienen una o más correcciones de color.

Cada corrección de color definida en estos archivos tiene una Identificación de Corrección de Color (CCID) individualizada. Cada corrección específica que se defina en estos archivos XML puede reverenciarse por medio de su CCID única.

Flujo de trabajo

En cinematografía digital definimos el flujo de trabajo como el proceso o el mecanismo mediante el cual las imágenes adquiridas en el rodaje llegan a su pantalla final tras pasar por los procesos de montaje, corrección de color y postproducción. Es muy importante -antes de comenzar cualquier proyecto- que el director de fotografía considere la lista de pantallas finales diferentes para las que habrá de entregar material, desde la adquisición a cada una de las fases de finalización de dicho proyecto.

Cinta LTO-7
Cinta LTO-7

En un flujo de trabajo basado en archivos, el vídeo digital se graba en forma de archivos digitales en dispositivos basados en memorias de acceso aleatorio. Posteriormente, tales archivos se copian en otro dispositivo de almacenamiento, por regla general un servidor conectado a un sistema de edición. Antes de borrar los datos originales de los grabadores, se suele hacer una copia de seguridad en cintas de protección llamadas Linear Tape-Open (LTO). Una vez que se ha confirmado que la copia es correcta y está libre de errores se procede a su archivado en lugar seguro.

Hoja de ruta de la evolución de las diferentes generaciones de cinta LTO
Hoja de ruta de la evolución de las diferentes generaciones de cinta LTO

Los archivos se convierten entonces a una resolución más baja o a un formato proxy más comprimido para el proceso de montaje (o -dependiendo del proyecto- se montan directamente con la totalidad de su ancho de banda). Tras finalizar el montaje, la línea de tiempo resultante se extrae en forma de secuencia de archivos o cualquier otro tipo de master que se ingesta para su etalonaje. Tras la corrección de color se generan una serie de archivos finales –un Master para Pantalla de Cine Digital (DCDM), un master para televisión (en Rec 709) o un Blu-ray– para que se almacenen o bien en forma de archivo o bien en otra cinta LTO. También se extrae una copia corregida a propósito para la densidad de impresión de la emulsión fotoquímica a partir de la cual se creará un negativo que pueda ser duplicado de cara a su exhibición cinematográfica, en aquellos países y en las circunstancias que lo permitan o requieran.

Flujo de trabajo en cinematografía digital
Flujo de trabajo en cinematografía digital

La producción digital genera unas cantidades ingentes de datos. Los fabricantes de cámaras a menudo han considerado el tamaño de esta enorme carga de datos como un impedimento para la adopción de sus herramientas de manera generalizada. En consecuencia, muchos han invertido grandes cantidades de tiempo, esfuerzos y recursos en la creación de esquemas de compresión que aligeren tamaña carga de datos en sus camascopios.

El debate sobre las ventajas e inconvenientes de estos esquemas de compresión ha acompañado al desarrollo de la cinematografía digital desde sus inicios hasta este mismo momento, dado que estamos muy lejos de alcanzar –o de desear– una estandarización en la cantidad de datos que consideramos deseable a cambio del sacrificio de calidad de imagen. Cada vez que los equipos de postproducción consiguen alcanzar a los de adquisición en el manejo de datos sin comprimir, estos últimos avanzan otro paso más, aumentando de nuevo la cantidad de datos que hay que manejar en una carrera a la que -por el momento- no se le atisba un final.

La ARRI ALEXA 65 tiene una tasa de transferencia de datos de 31 MB por fotograma (ARRIRAW)
La ARRI ALEXA 65 tiene una tasa de transferencia de datos de 31 MB por fotograma (ARRIRAW)

Todo ello nos ha llevado a la aparición de una amplia variedad de codecs, mecanismos y proporciones de compresión. Ese será el principal tema de nuestros siguientes artículos de la serie.

Compartir
Julio Gómez
Formador y beta tester especializado en cinematografía digital y profesor de dirección de fotografía en la ECAM. Ha colaborado con marcas como ARRI, Canon, Dedolight, Kinoflo, Sony, Panasonic, Apple, etc. Vive la mayor parte del tiempo a bordo de trenes o aviones y es un enfermo de tal calibre que DISFRUTA de ello. Una indicación clara del deterioro de su salud mental.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.