Hasselblad y el 50º aniversario de la llegada a la Luna

El próximo 21 de julio se cumplirán 50 años desde que el primer ser humano puso sus pies en la Luna; Hasselblad lo celebra rescatando su nota de prensa original de 1969, en la que se rememoran las cámaras usadas en el primer alunizaje.

La Tierra vista desde la superficie lunar, Misión Apolo 11 © NASA
La Tierra vista desde la superficie lunar, Misión Apolo 11 © NASA

Seis horas y media después de que el módulo lunar Eagle se posara sobre nuestro satélite, el astronauta Neil Armstrong daba los primeros pasos sobre la Luna. Un hito en la historia de la humanidad, que Hasselblad ha querido conmemorar recordando las cámaras que fueron usadas para documentar la misión.

Misión Apolo 11 © NASA
Misión Apolo 11 © NASA

Para ello, ha rescatado su nota de prensa original, en la que se pueden ver las imágenes en blanco y negro tomadas por Neil Armstrong con una Hasselblad 500EL equipada con un objetivo Zeiss Biogon 60 mm f/5.6 con filtro polarizador, y en la que podemos ver a su compatriota y compañero de misión EdwinBuzz Aldrin.

Edwin 'Buzz' Aldrin, Misión Apolo 11 © NASA
Edwin ‘Buzz’ Aldrin, Misión Apolo 11 © NASA

La misión del Apolo 11 contaba también con una segunda Hasselblad 500EL equipada con un Zeiss Planar 80 mm f/2.8, que se quedó en el módulo. Estas cámaras incorporaban una ‘Reseau Plate‘, un placa transparente –de plástico o vidrio– con una rejilla grabada que sirve para imprimir ópticamente en el negativo unos marcadores de referencia –en las imágenes pueden apreciarse las cruces sombreadas–. Usada en la fotografía técnica y científica, esta rejilla permite realizar mediciones precisas a partir de las imágenes.

La cámara Hasselblad 500EL 'Data Camera', Misión Apolo 11 © Hasselblad
La cámara Hasselblad 500EL ‘Data Camera’, Misión Apolo 11 © Hasselblad

Se usaron respaldos de formato medio específicos compatibles con película de 70 mm, con los que se podían obtener entre 150 y 200 fotografías por carga. Además, tal como recuerda Hasselblad, estos equipos y todos sus componentes habían sido diseñados para soportar las severas exigencias del entorno lunar, especialmente en lo referente a las intensas temperaturas –entre -65º y 120º C–, las vibraciones o la falta de gravedad.

Después de salvaguardar concienzudamente los negativos, las cámaras de Hasselblad fueron desechadas y abandonadas en la Luna de modo a aligerar la carga y maximizar las opciones de un retorno seguro de la misión a la Tierra. De hecho, fueron usadas hasta un total de 12 cámaras Hasselblad en las siguientes misiones Apolo. Tal como recuerda la firma sueca, esa empezó su colaboración en misiones espaciales con la NASA en 1962. Una colaboración que se ha mentido también en las últimas décadas como proveedor de cámaras del conocido programa Shuttle.

Walter Schirra con una Hasselblad 500C, pionero del uso de las cámaras suecas para la NASA © Hasselblad
Walter Schirra con una Hasselblad 500C, pionero del uso de las cámaras suecas para la NASA © Hasselblad

Más información en la nota de prensa oficial y en la web de Hasselblad.

3 Comentarios

  1. Dicen que cuando empiezan a dar homenajes es porque el fin se acerca, si es que no llegado ya. Hasselblad es una firma emblemática de la que sólo queda la marca, -como Fontaneda, valga el simil- ya que su esencia desapareció con la llegada del digital y el cese de sus conocidos modelos fabricados en Suecia.

    Recuerdo la fábrica en Göteborg, han pasado treinta años desde que estuve allí, aquella instalación era un icono en aquella Suecia de finales de los ochenta.

    Cómo ha cambiado el panorama fotográfico desde entonces y más para los que todavía usamos película de vez en cuando y nos gusta el formato cuadrado, ese formato que distinguía a Hasselblad con sus dos pequeñas muescas en el lado izquierdo del negativo, como si de una especie de firma se tratara.

    Cuando tanto se recuerdan esos tiempos, quizá sea, porque, al menos yo y supongo que también en la profesión, se echan de menos.

    • A mí me parece que, en las empresas, las «esencias» no existen (bueno, salvo que sean empresas de perfumes). Hasselblad fabricaba un producto que dejó de tener demanda y se puso a fabricar otro distinto. Es el proceso normal en cualquier empresa y lo no hacerlo significa desaparecer.

      Para mi, de niño, era una cámara de fotos de «astronauta». Por eso era tan rara y no se parecía nada a las cámara que yo había visto, era más bien como un tomavistas. Hasta los años 80 no vi una Hasselblad al natural y por fin entendí lo que era una cámara de astronauta.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.