Tras la reciente presentación mundial de la Hasselblad X1D en Göteborg/Suecia, se ha iniciado la ronda de presentaciones por cada una de las delegaciones de cada país; ayer tuvo lugar la organizada por Rodolfo Biber S.A., la firma distribuidora para España. Con motivo de ello, hemos podido despejar algunas incógnitas pendientes.

Felix Huete, de Rodolfo Biber, S.A., distribuidora de Hasselblad para toda España, inicia la presentación de la X1D.
Felix Huete, de Rodolfo Biber, S.A., distribuidora de Hasselblad para toda España, inicia la presentación de la X1D.

Con una nutrida asistencia de medios, fotógrafos y «dealers» de toda España, la presentación corrió a cargo de Félix Huete, jefe de producto de la nueva primera cámara de formato medio sin espejo, primera en su género, y un producto que como se puede ver a través de nuestra toma de contacto, realizada el mismo día de su presentación en Göteborg, que ofrece características que ya pudimos considerar muy interesantes y «rompedoras», y ello a pesar de que nuestro primer contacto se realizó con las primeras muestras de pre-producción.

Estadio Santiago Bernabeú, presentación de la Hasselblad X1D
El lugar elegido para la presentación de la nueva Hasselblad X1D, tal como puede verse, fue espectacular. Bajo el paño, y hasta después de la presentación, los «tesoros» para la sesión de «touch and try» posterior.
Hasselblad X1D, presentación en Madrid
Durante la presentación, aparte de los tradicionales aspectos históricos de la firma, se hizo hincapié no solo en la tecnología sino también en la cuidada estética de la nueva X1D en la que se hace honor al concepto de diseño original de las primeras Hasselblad.

Como puede verse en el texto, bajo las cámaras, se hizo mención del diseño por parte de Ignacio Germade, con el que tuvimos ocasión de mantener una muy interesante charla con motivo de la presentación inaugural en Göteborg.

Sesión de toma de contacto con la X1D
Aún con unidades de pre-producción, la sesión de «touch and try», adquirió un cierto sentido literal merced al carácter táctil de la X1D

En esta presentación de Madrid, tuvimos ocasión de charlar de nuevo con Massimo Zancanaro, Area Sales Manager de Hasselblad para Europa y Rusia, y a través de esa conversación pensamos que podemos despejar algunas –no todas– de las incógnitas que todavía nos quedaban pendientes.

Así pues, podemos confirmar que los objetivos XCD para la X1D se calculan y se diseñan en Hasselblad, en Suecia –no por parte de Fujifilm– y ello con énfasis en el muy especial obturador central, de fabricación crítica. Estos componentes son enviados a Nittoh, en Japón, que los ensambla hasta configurar las ópticas. Tal como hemos comentado en anteriores ocasiones, Nittoh es un fabricante nipón de alta tecnología, que habría sido el constructor –nunca se ha hecho público, hasta ahora– de productos tan refinados y especiales como la Nikon 35 Ti, con su increíble «display» analógico, o los objetivos –y probablemente los cuerpos de cámara– de las Hasselblad X-Pan / Fuji X-T1.

Nikon 35 Ti
Todavía no superado en atrevimiento y belleza: el display de control de la Nikon 35 Ti, probablemente fabricada por Nittoh. © Nikon

Hace no mucho publicábamos que deseábamos saber uno de los aspectos tras esos obturadores centrales que son fabricados en Suecia y enviados –suponemos que muy cuidadosamente embalados– a Nittoh, en Japón, unos obturadores que, tanto en la nueva Hasselblad X1D como en las también muy nuevas Hasselblad H6D, permiten no solo llegar a un tiempo de exposición de 1/2.000 s sino también ofrecer sincronización de flash a ese valor de obturación.

Partiendo de la base de que los obturadores centrales tienen normalmente un «techo» de 1/500s y que solo firmas como Hasselblad –y en tiempos Rollei– habían conseguido hacer «correr» a 1/800s, debido a las limitaciones mecánicas y a pesar de usar materiales «hi-tech» como la fibra de carbono, ¿cómo era posible superar esa limitación mecánica para llegar a 1/2.000 s? Ahora, ya lo sabemos, y es muy «simple»: apoyando la mecánica con la electrónica, aprovechando las virtudes de los más avanzados CMOS fabricados por Sony, como son los de 50 Mpx. de estas dos cámaras y alguna otra de formato medio del mercado. La secuencia es la siguiente:

  • Se abre «la primera cortinilla electrónica, esto es, puesto que el sensor CMOS ya está activo en Live-View, y no hay espejo «que apartar», se inicia la exposición electrónicamente, lo que se puede hacer de forma casi instantánea.
  • Se da el tiempo de exposición necesario.
  • Se corta la exposición cerrando el obturador central mecánico. Esta operación es clave, pues si bien un CMOS puede iniciar una exposición de forma instantánea y limpia –hoy por hoy– no puede terminarla de la misma forma, pues al «apagarlo» quedan electrones «gremlin» dando guerra durante un breve tiempo, sobre todo en captores de este tamaño.
  • El sensor realiza el análisis de la lectura de las señales de cada fotodiodo/pixel de forma progresiva, ya sin recibir más luz.

De ahí que se puedan ofrecer tiempos de exposición –más que de obturación– de 1/2.000 s con estos objetivos, ya que el obturador central no debe hacer los dos recorridos –abrir/cerrar– sino solo el segundo. Ahora bien, ¿como sincronizamos el flash hasta 1/2.000 s? En Hasselblad nos lo explican con el gráfico siguiente.

Esta es la clave de la sincronización de flash hasta el tiempo de 1/2.000s que ofrecen las últimas series de ópticas Hasselblad con obturación central para las H6D y X1D. © Hasselblad
Esta es la clave de la sincronización de flash hasta el tiempo de 1/2.000s que ofrecen las últimas series de ópticas Hasselblad con obturación central para las H6D y X1D. © Hasselblad

En color azul, la tarea que realiza el obturador central –leaf shutter– y en color salmón el tiempo de operación del las componentes electrónicas del sensor CMOS –e-shutter–. El obturador central mecánico –controlado electrónicamente–, corta la exposición justamente cuando el relámpago de flash ha alcanzado su pico de emisión de potencia. En realidad, hay un claro reparto de tareas en la liberación de los dos «obturadores», casi al 50%, y podría decirse que cada uno de los dos medios de exposición está activo durante la mitad de ese 1/2.000 s. Ni que decir tiene que alcanzar ese «trabajo de equipo» entre los dos sistemas ha llevado lo suyo y de hecho es otro de los hitos de Hasselblad, más allá del de ofrecer la primera mirroless en formato medio. Un detalle que ha recibido quizá menos atención, pero que nos parece muy interesante, es que todo el sistema de flash sigue la compatibilidad con el propio de Nikon, lo que facilita la utilización de innumerables unidades de flash y accesorios.

Finalmente, y para nosotros de máxima importancia, ya podemos certificar que –en contra de lo que nos temíamos– los objetivos XCD para la X1D son de «optica pura» y no están trampeados mediante corrección por firmware, estando libres de diafonía. Ello no quita que aspectos tales como viñeteo y aberraciones cromáticas puedan ser mejorados a través de firmware si se desea a través de menú, pero –tal como desvelamos en exclusiva– no hay trampas en algo clave como es la distorsión. Una buena noticia.

Tal como hemos comentado, la presentación de la X1D se hizo en un lugar muy especial, el «Real Café» del estadio Santiago Bernabeú (Puerta 30). Con unas espectaculares vistas sobre el estadio, a poco más de un metro de las butacas, está abierto al público. En este caso, había un vínculo muy especial y emotivo entre ese estadio y Félix Huete, de Rodolfo Biber S.A., pero nosotros le hemos encontrado una conexión adicional.

La primera Hasselblad, la 1600F, rodeada de su sistema, se presentó a la prensa especializada por primera vez, a nivel mundial en 1948, y no en cualquier lugar sino en el «New York Athletic Club», en la «City House», en nº 180 de Central Park South. Y desde sus ventanas, se podía disfrutar de una soberbia vista del Central Park de Nueva York. Como homenaje a esa presentación de 1948, ante un selecto grupo de 20 reporteros gráficos de los más importantes medios, les ofrecemos una reproducción del artículo acerca de las numerosas anécdotas del evento, publicado en su momento en la revista Hasselblad Forum, con motivo del primer centenario del nacimiento de Victor Hasselblad. Ese mismo contenido, forma parte del libro de Sören Gunnarsson, «Victor Hasselblad, el hombre tras la cámara», ahora disponible en inglés.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.