Anunciado durante la última Keynote de Apple hace dos meses, el último tablet de la manzana, el iPad Pro, sale por fin a la venta. Presentado como un iPad para profesionales, ¿tendrá realmente la acogida esperada en este sector?

Disponible a partir de mañana –en tienda online; a finales de semana en tiendas físicas– el iPad Pro es la última baza de Apple para impulsar de nuevo su línea de tablets, cuyas ventas han permanecido estancadas. Rezagado en la gama de los «mini-tablets» –el iPad Mini llegó quizá demasiado tarde–, la multinacional americana ha decidido atacar al sector de los tablets de grandes dimensiones, con una pantalla de 12,9″.

Apple iPad Pro - Edición
El iPad Pro © Apple Inc.

Pero no está solo tampoco. De hecho, Microsoft ya pisó el terreno recientemente con el Surface Pro 4, un tablet con 12,3″, ligeramente por debajo de la del iPad Pro. De hecho, Apple se ha inspirado –o copiado, según se mire– del tablet de Microsoft, con su funda con teclado integrado, otro de los signos característicos de la serie Surface.

Apple iPad Pro - Teclado Smart Keyboard
iPad Pro y Smart Keyboard © Apple Inc.

El Smart Keyboard –así ha bautizado Apple a su teclado– es ciertamente fino, de apenas 4 mm de grosor. Se conecta al iPad mediante un conector físico –denominado Smart Connector, como no podía ser de otra manera– y, como en el caso del Surface de Microsoft, hace oficio de funda al mismo tiempo. Lamentablemente, de momento solo está disponible en formato de teclado inglés para Estados Unidos, tal como se especifica en el sitio web dedicado. Su precio, 179 €.

Apple iPad Pro - Teclado Smart Keyboard
iOS 9 integra un conjunto de funciones destinadas al Smart Keyboard © Apple Inc.

Lápiz sí, lápiz no

Pero el teclado no es el único accesorio que sorprende a los fans de la marca en el iPad Pro. También le acompaña un lápiz –llamado simplemente Apple Pencil– que permite interactuar con el iPad, un cambio de enfoque para la compañía de Cupertino, que hasta la fecha siempre había renegado de un accesorio de este tipo. «El iPad está diseñado para ser controlado con la mano» parecía ser la máxima de Apple, criticando los pens de la competencia como artefactos inútiles que complicaban la interfaz de usuario.

Apple iPad Pro - Apple Pencil
Finalmente, un pen para el iPad © Apple Inc.

En todo caso, todo eso parece ahora quedar atrás. Tim Cock parece tener menos «manías» que Steve Jobs, y parece dejarse guiar más por las necesidades del mercado que por visiones personales; para bien o para mal. Rectificación aparte, el hecho es que habemus pen para iPad, y como no podía ser de otra manera –como casi siempre en Apple– se ha intentado mejorar todo lo anterior para obtener la mejor experiencia de usuario.

Apple iPad Pro - Apple Pencil
El bautizado como Apple Pencil permite una nueva interacción con el nuevo tablet de Apple © Apple Inc.

Uno de los aspectos que más se han cuidado es la latencia. Y es que el retardo entre el contacto físico del pen con la pantalla y la aplicación de la acción en la misma condicionan enormemente la experiencia del usuario. Una de las claves consiste en cambiar la frecuencia de escaneo de la señal, en función de si se trata del dedo o del pen, que en este último caso se eleva hasta los 240 sps (muestras por segundo).

Apple iPad Pro - Apple Pencil
Sea como fuere, el Apple Pencil es ahora una realidad © Apple Inc.

El Apple Pencil –que dispone de su propia sección en la web de la compañía– viene también con alguna que otra buena idea, como la capacidad de recargarse a través del puerto lightning propio de la marca, aunque quizá hubiera sido aún más oportuno utilizar otro puerto de recarga más estándar. En este caso, el precio es de 109 €.

Apple Pencil - Carga lightning
El Apple Pencil puede recargarse 15 segundos para obtener hasta 30min de autonomía © Apple Inc.

3″ más son muchas pulgadas

De los 9,7″ de los iPad clásicos –donde se incluyen los iPad Air– pasamos ahora a 12,9″ para el iPad Pro. Si la diferencia lineal –apenas 3,2″– parece relativamente pequeña, la realidad es otra: la superficie de tamaño es casi 80% mayor. Sería como colocar prácticamente dos iPads uno al lado de otro.

Apple iPad Pro - Comparativa
Comparativa del iPad Pro con el iPad Air y iPad Mini © Apple Inc.

Hablamos de una resolución de 2.732 x 2.048 píxeles, que equivale a una densidad de 264 ppp o, lo que es lo mismo, un total de 5,6 millones de píxeles. Esta resolución permite, pues, visualizar perfectamente dos aplicaciones, una al lado del otro.

Apple iPad Pro - Pantalla partida
Dos aplicaciones cara a cara en el iPad Pro © Apple Inc.

(Bastante) más potencia

Pero la pantalla no es lo único que ha aumentado en el iPad Pro. Efectivamente, integra un chip A9X –que prácticamente dobla en potencia al chip A8X que encontramos en el iPad Air 2, la referencia hasta la fecha– pero también un nuevo coprocesador de movimiento M9.

Apple iPad Pro - Edición
Gracias al chip A9X, la potencia del iPad Pro es similar a la de un portátil con procesador de tipo móvil © Apple Inc.

Según Apple, el nuevo procesador del iPad Pro puede competir con «desktop-class processor», es decir, procesadores que encontramos en ordenadores de escritorio como la gama Intel Core i5. Si bien pensamos que esta afirmación es un poco atrevida, la realidad es que la potencia del iPad Pro es similar a la que podemos encontrar, por ejemplo, en el MacBook, el portátil ultraligero de la compañía (ver benchmarks).

Apple iPad Pro - Productividad
¿Puede el iPad Pro sustituir un ordenador portátil? © Apple Inc.

Pero un objetivo que aún no está claro

Se trata pues de bastante potencia para un tablet. Si lo combinamos con un sistema operativo móvil –iOS 9– bastante maduro, está claro que el iPad Pro se presenta como una herramienta muy capaz. Pero lo que en el papel se sostiene, no siempre se refleja en la realidad. Con un precio que empieza en 899 € –para la versión Wi-Fi con 32 GB de capacidad– y que llega hasta los 1.229 € –Wi-Fi con 4G y 128 GB–, no es precisamente barato –no están incluidos en el precio los accesorios como el Apple Pencil–, y la competencia es tanto ardua fuera –Surface de Microsoft– como dentro de casa.

Efectivamente, muchos pensarán que un iPad tan grande –más de 700 g a sostener– no tiene sentido, y que un portátil ultra ligero –como el propio Apple MacBook, apenas 200 g más pesado, pero con teclado incluido– hará mejor su cometido. Sin embargo, existe todo un sector –sobre todo el profesional– que ve en este iPad una herramienta perfecta no solo para mostrar sus trabajos, sino también con la potencia suficiente para realizar parte de sus tareas. Pensamos, por ejemplo, en el campo de la medicina o en sector del audiovisual. La apuesta esta ahí, aunque el futuro es bastante incierto. ¿Triunfará Apple una vez más?

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.