Leica-M: ¿cura de adelgazamiento?

Leica podría estar preparando dos nuevos modelos de cámara, uno de ellos una compacta de alta gama, y el segundo –de diseño más radical dentro de la firma– como alternativa a las Leica-M digitales.
Este segundo modelo, de materializarse, lo haría antes de fin de año de 2015, y constituiría una jugosa fuente de discusión entre los más fieles seguidores del sistema telemétrico Leica-M, pues precisamente prescindiría del telémetro óptico por coincidencia de imagen que es “el corazón” del sistema Leica-M y utilizaría un visor de tipo híbrido, pero no por telémetro optomecánico, sino más bien en el estilo de las Fujifilm X-Pro y X-100.
Desde luego, la nueva Leica dispondría de la clásica montura Leica-M con codificación a 6 bit, pero es posible que hubiese alguna sorpresa más. Lo veremos más adelante.


Una Leica-M digital –Monochrom– por delante de una Leica-M para película, mucho más esbelta
© Albedo Media, S.L.

El telémetro de coincidencia de las Leica-M es un refinado, pero también complicado dispositivo optomecánico
© Leica Camera AG

Los planos para uno de los juegos de mascarillas metálicas que «producen», al dejar pasar la luz, los marcos «luminosos» correspondientes a las distintas focales, en el visor de las Leica-M: el espesor es de solo 60/80 milésimas de milímetro y el tamaño de aproximadamente 19 mm en el lado más largo. Aunque en los modelos más recientes de carácter digital la iluminación de los marcos queda a cargo de un LED en lugar de depender de la luz ambiente, la producción y ajuste de esas mascarillas es de carácter muy gravoso. © Leica Camera AG

La cuestión es que –desde hace tiempo– hay dos aspectos que favorecen la toma de esta clase de decisión, por dramática que pueda ser para Leica: por un lado el coste de producción y calibrado del famoso telémetro óptico de las Leica-M y por otro, algo que disgusta bastante a los puristas usuarios del sistema Leica-M que es el grosor un tanto desmedido de los cuerpos digitales en relación al esbelto cuerpo de las Leica-M originales para película.

Ese mayor grosor se debe, entre otros factores, a la necesidad de incorporar un sensor en el mismo plano focal de las Leica-M para película, a fin de garantizar la compatibilidad con los objetivos Leica-M (desde 1952) y desde antes si consideramos los de rosca con adaptador. No solo el sensor y su sistema de sumidero de calor son más gruesos que la película y la placa de presión, sino que por detrás del mismo se ubica un monitor LCD… salvo que se prescinda del mismo, como es el caso de la Leica M 60 Edition, pero no pensamos que sea el caso.


Leica M 60 Edition: un modelo digital sin monitor posterior
© Leica Camera AG

Volviendo sobre la montura, parece ser que –de alguna manera– con adaptador, también podrían acoplarse y utilizarse los objetivos de la Leica-T / TL, si bien el énfasis estaría en los Leica-M. No parece fácil pensar que los objetivos Leica-T puedan hacer AF sobre esta posible nueva cámara, pero en realidad descabellado no es.

Este tipo de combinación –un Leica Summicron-M 50 mm f/2 sobre una Sony A7R mediante adaptador Novoflex– podría estar restando ventas de cuerpos Leica-M a Leica

Si lo miramos bien, esta nueva cámara de Leica sería también una respuesta a la solución que más de un fotógrafo exigente está favoreciendo que no es otra que emplear objetivos de alta gama de Leica-M –Summicron y Summilux– mediante adaptador sobre cuerpos de Sony A7, A7II, A7S y A7R, y que puede estar quitando ventas de cuerpos digitales Leica-M.
De ser ciertos los rumores de esta cámara, lo que no deberíamos esperar son resoluciones mayores de los 24 Mpx de los cuerpos de alta gama Leica-M actuales.
Así pues, la nueva Leica-M sería más delgada y ligera, y quizá algo más pequeña, ya que no sería necesaria tanta distancia de separación –base física del telémetro– entre las dos ventanillas ópticas del mismo, ya que el enfoque sería por medios electrónicos, incluso con los objetivos Leica-M de enfoque manual tradicional.


La agencia de certificación asiática ya tiene registrado el nuevo modelo «Leica Q»

¿Y el otro modelo?… nos preguntarán los lectores.
Ese modelo ya ha sido detectado a través del registro de una institución gubernamental de certificaciones y su identificación es “Leica-Q” o Typ 116, y al parecer sería una compacta de alta gama, con sensor 24 x 36 mm y óptica fija de alta luminosidad… o si lo prefieren, una suerte de Sony RX-1 estilo Leica. Y esta cámara podría ser presentada muy en breve.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.