Leica «Mini M» – ¿RX1 killer o X-E1 killer?

Cuando ayer, hace algo más de 16 horas, fuimos los primeros –tras Leica Forum– en dar noticia a través de «redes», acerca del teaser de la nueva “Leica Mini M”, pronto otros medios emplearon nuestra “señal” para comenzar a lucubrar sobre lo que podría representar ese anuncio. Hoy nos toca a nosotros.

Para comenzar, no deja de ser divertido el planteamiento de Leica –probablemente intencionado– para los nombres o “categorías” de la línea de producto reflejada en el “teaser”, donde por cierto, falta la S2: ¡ahora descubrimos que si la Leica M es… una Leica M, la X2 es una “Micro M” y la D-LUX6 una “Nano M”! ¡Vaya!

Una captura de pantalla de la página oficial de Leica. © Leica Camera AG
Una captura de pantalla de la página oficial de Leica. © Leica Camera AG

Pero, bueno todo vale para hacer el hueco necesario –entre la Leica M y la X2– a la nueva «Mini M», que tendrá nombre propio.
Según la nomenclatura, la pura lógica indica que el nuevo modelo tendría que ser más próximo en características a la Leica M que a la X2.
Veamos, Leica M significa a priori, objetivos intercambiables. Las Leica M actuales emplean sensores 24 x 36 mm double frame, mientras que el de la X2, con óptica fija, es de tipo APS-C.
La Leica M actual, admite visor electrónico accesorio a nivel del ojo, al igual que la X2.

Una solución para esa Mini M sería la de incorporar un sensor de 24 x 36 mm,  óptica intercambiable «M» y solo visor electrónico (además de monitor posterior), prescindiendo del costoso sistema telemétrico de la Leica M de pura cepa. Otra cuestión sería si el visor estaría integrado en el cuerpo o se trataría de un accesorio.
Desde un punto de vista constructivo, no sabemos si resultaría más económico adaptar un cuerpo de Leica M “hacia abajo” o escalar uno de X-2 “hacia arriba”. Pero ahora si que sabemos por qué, al menos en parte, se estrenaron nuevas instalaciones de Leica en Portugal, donde se fabrican los cuerpos de algunas Leica y otros componentes, así como «sport optics».

De esta forma, la nueva Mini M se convertiría en una suerte de “Fujifilm X-E1 killer” devolviendo la pelota a Fujifilm con sus X-Pro1 y X-E1.
Otra cuestión es que Leica tiene que cuidar mucho los sentimientos de los usuarios “hard core” telemétricos, y ahí tiene que acertar mucho en el concepto del cuerpo: ¿una Leica M “abgespeckt” o una “upstart” X2? En todo caso, delicado.

Pero desde nuestro punto de vista, Leica podría resolver el dilema de más arriba de una forma un tanto simple, no menos radical, y atrevida de puro evidente: crear una suerte de “Sony RX1 killer”, esa impertinente cámara de 24 x 36 mm con óptica fija 35 mm f/2 que se atreve a comercializarse a un precio próximo al de las Leica… “Micro M”.

Una Leica con sensor 24 x 36 mm y un objetivo fijo Summilux 35 mm f/1,4 o un “Cron” 35 mm f/2 podría ser en cierta forma una “me too” respecto a la RX1, pero sería una Leica.
Pero… ¿Qué tal resolveríamos el tema del enfoque? Para esta opción que proponemos desde DSLR Magazine, aparte del tamaño, la calidad y tamaño del cuerpo y su acabado, la clave estaría en el enfoque y en el visor.
Una opción sería la de enfoque manual asistido por el visor electrónico y la otra emplear un sistema AF con ayuda tecnológica del “know how” de Panasonic y sus CSC.
Y partiendo de eso, el último dilema: ¿cuerpo un poco más grande que el de la RX1 y visor electrónico integrado o visor externo con cuerpo no mucho más grande y con el riesgo de parecer una X2 subida de gama?
Finalmente, ¿Qué módulo para el visor electrónico? ¿El ya un tanto obsoleto, igual al de Olympus VF-2 o ya con la resolución del VF-4?

¿Un objetivo zoom fijo, un Vario-Elmar? Todo es posible. ¿Y un Tri-Elmar? Eso sería, como suele decirse, ¡muy «leicalike»!

¿Una clónica MFT de Panasonic? ¡Esperemos que no!

Salvo –probables– filtraciones previas, lo veremos el próximo día 11 de junio.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.