Tiempo atrás, después de las novedades que Fujifilm presentó durante la pasada Photokina 2018, tuvimos ocasión de hablar con algunos de sus máximos responsables sobre estos anuncios, pero también para conocer más de cerca su programa de embajadores.

¿Cómo se eligen? ¿Cuál es su función? ¿Qué aportan a la compañía? Para intentar responder a estas preguntas, pudimos hablar unos minutos con Kunio Aoyama, manager de la división de ventas y marketing de la firma japonesa desde abril de 2002.

Kunio Aoyama y Raphaël Terris © Albedo Media / Fujifilm
Kunio Aoyama y Raphaël Terris © Albedo Media / Fujifilm

El programa de embajadores –conocido con el nombre de X-Photographers– es, en este sentido, similar al de otras compañías. Es una red de fotógrafos y fotógrafas con lo que colaboran para ayudar a promover la imagen de la marca. “No hay reglas para elegirlos, en general es muy espontáneo”, afirma Kunio Aoyama. Nos acompaña también Juan Manuel López, responsable de comunicación del área de Cámaras Digitales de Fujifilm España, quien nos matiza que, en general, “son las propias delegaciones quienes suelen proponer a estos embajadores“, pues son los que conocen bien el mercado local. La decisión final recae, no obstante, a las oficinas centrales de Fujifilm Japón.

Al principio nuestro criterio [para seleccionar los embajadores] era la street photography, pero con el tiempo ha ido evolucionando“, prosigue Kunio Aoyama. En efecto, este tipo de fotografía ha sido una de las señas de identidad de Fujifilm, gracias al desarrollo de una línea específica de productos muy apreciada entre los embajadores. Hablamos de las familias X100 e X-Pro –cuyas últimas evoluciones son, respectivamente, la X100F y la X-Pro2–, unas cámaras con un diseño y ergonomía propios que ha convencido a muchos usuarios.

Fujifilm GFX 50R © Albedo Media
Fujifilm GFX 50R © Albedo Media

Con la reciente GFX 50R, la compañía ha realizado un importante esfuerzo de reducción de costes para ofrecer una cámara de formato medio a un precio ciertamente asequible. Un modelo que, a primera vista, podría definirse como una X-Pro pero “más grande”, y con el que Fujifilm pretende seguir distinguiéndose en este sector. “Con la GFX 50R queremos seguir expandiendo el formato medio a nuevos segmentos como la street photography, con un precio muy asequible“, aclara Kunio Aoyama.

A la conversación se une más tarde Makoto Oishi, manager de producto de la división de dispositivos ópticos y productos electrónicos de imagen de Fujifilm, aprovechamos por lo tanto para seguir insistiendo en su estrategia de productos, y cómo éstos se van a encajar en la estrategia de la marca.

Makoto Oishi y Kunio Aoyama © Albedo Media / Fujifilm
Makoto Oishi y Kunio Aoyama © Albedo Media / Fujifilm

De hecho, tal como nos explican, el catálogo de la compañía se ha ido expandiendo y actualmente cubren muchos otros segmentos, como la fotografía de eventos sociales, la fotografía deportiva, el retrato, la moda o el fotoperiodismo, además de la mencionada street photography. Todos ellos cubiertos por diferentes familias de cámaras y sus correspondientes X-Photographers, gracias a la diversificación de producto que Fujifilm ha realizado en los últimos años. La familia X-T –con su recién anunciada X-T3– es uno de los modelos que mejor aceptación está teniendo, y ha permitido a la firma adentrarse en un sector con fuerte competencia.

¿Quedan aún segmentos por cubrir? “Sí, con la GFX 100 vamos a seguir creando nuevos espacios”, afirma Kunio Aoyama, una cámara que se basa en la actual GFX 50S pero que sube el listón hasta más allá de los 100 Mpx. “Es verdad que una GFX 100R sería técnicamente posible, pero no tendría mucho sentido ahora“, añade.

Kunio Aoyama © Albedo Media / Fujifilm
Kunio Aoyama © Albedo Media / Fujifilm

Durante la presentación oficial de esta última, Fujifilm bautizó a su sensor como Super Full Frame, en clara alusión a los fabricantes que ven en el “full frame” el mejor formato para los profesionales. La llegada de Canon y Nikon al mercado mirrorless con este “formato completo” de 24×36 mm parece no inquietar a Kunio Aoyama: “son bienvenidos al mercado mirrorless… pero se están limitando al formato 35 mm“. Un formato que no entra dentro de los planes de Fujifilm, tal como han repetido en numerosas ocasiones los responsables de la firma.

Volviendo al mundo de los embajadores, nos preguntamos si tienen algún tipo de exclusividad a la hora de colaborar con la marca. “No, no tienes ninguna restricción; creo que cada fotógrafo debe usar la mejor cámara para cada momento“, dice Kunio Aoyama, para añadir jocosamente “de momento no tenemos ópticas T&S ni cámaras para drones, entendemos que puedan usar otras marcas más allá de Fujifilm“.

Kunio Aoyama © Albedo Media / Fujifilm
Kunio Aoyama © Albedo Media / Fujifilm

¿Y qué ocurre con sus condiciones económicas? “No trabajamos como otras compañías que ponen dinero por medio, más allá del beneficio mutuo entre ambos“, aclara Kunio Aoyama, que destaca que “para nosotros es importante actuar como si fuera una familia”. Especial hincapié se hace en este último aspecto, que en sus más de 16 años de carrera de en la empresa, ha visto nacer y crecer el programa de embajadores, y reflexionar sobre los logros conseguidos.

Por supuesto, y aunque no exista un pago directo por el mero hecho de ser embajador de la marca, la firma si brinda apoyo económico para sufragar los costes en los que pueden incurrir sus X-Photographers, así como por las colaboraciones puntuales –como formaciones– que así lo requieran.

Makoto Oishi, Kunio Aoyama, Raphaël Terris y Juan Manuel López © Albedo Media / Fujifilm
Makoto Oishi, Kunio Aoyama, Raphaël Terris y Juan Manuel López © Albedo Media / Fujifilm

Pero, para el fotógrafo, ¿qué ventajas obtiene por el hecho de ser X-Photographer? “Le permite colaborar más de cerca con la marca, así como realizar muchas actividades relacionadas; además, tiene la oportunidad de trabajar con los últimos productos de la compañía.“. Kunio Aoyama nos recuerda que, de hecho, que la gran mayoría de los fotógrafos que forman parte del programa de embajadores ya trabajaban con equipo de la compañía antes de ser X-Photographers.

“Ahora mismo tenemos unos 500 embajadores en 50 países diferentes“, prosigue Kunio Aoyama, “y el ritmo crece a un 10% anual”. Un crecimiento más bajo, sin embargo, que años atrás. “No queremos crecer sin controlar, queremos seleccionar cuidadosamente a nuestros embajadores, para seguir formando una gran familia“.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos.