Meyer-Optik Görlitz Primagon 24 mm f/2,8 – En desarrollo

Otra "genial" propuesta de la nueva Meyer Optik

La firma Meyer-Optik Görlitz (MOG) anuncia que tiene en desarrollo el nuevo Primagon 24 mm f/2,8 y para ello –como es ya costumbre para esta empresa– lanza una campaña Kickstarter más, a efectos de recaudar fondos. Y no le debe funcionar mal el esquema, ya que para la más reciente de sus campañas –en la que se habían fijado la meta de alcanzar 50.000 $– se ha llegado de momento hasta… ¡casi 600.000 $! Conviene tener en cuenta, antes de seguir, que esta nueva óptica solo estaría disponible a finales de 2017 o principios de 2018.

Hasta ahora, MOG había basado su estrategia en la recreación de ópticas clásicas originales de la antigua Meyer Optik (1), y más concretamente en los tripletes «Trioplan» en distintas focales, ópticas de tres lentes, en su origen muy sencillas, que se caracterizan por ofrecer –solo en determinadas circunstancias– un bokeh peculiar que ha venido en llamarse actualmente de «pompas de jabón». Aunque el nombre de Primagon corresponde a la serie clásica de angulares de Meyer Optik, desde MOG se hace hincapié en que el nuevo Primagon 24 mm f/2,8 –muy a diferencia de sus series anteriores– no emula los diseños ópticos de sus antepasados, sino que se trataría «del comienzo de una nueva serie de objetivos de las más altas prestaciones».

Una primera imagen, bajo la forma de "render" del Primagon 24 mm f/2,8 © Meyer Optik Görlitz
Una primera imagen, bajo la forma de «render» del Primagon 24 mm f/2,8 © Meyer Optik Görlitz

Para el desarrollo de este nuevo angular de enfoque manual, con un ángulo de cobertura de 84º para el formato de 24×36 mm que cubre, el ingeniero de MOG, Dr. Stefan Immes, se habría visto apoyado –a lo largo de los últimos doce meses– por «un equipo de renombrados especialistas internacionales», que habrían optado por un esquema de 7 grupos a partir de 7 lentes, de las cuales una de ellas sería aesférica.

A partir de este punto es cuando se deja ver –de nuevo– la pintoresca aproximación de MOG, en la que no podemos evitar encontrar un cierto paralelismo con el esquema de marketing de Lomography: el precio final del Primagon 24 mm f/2,8 sería de 5.000 €, en cualquiera de las monturas para cámaras sin espejo en las que se ofrecerá, desde MFT hasta Sony E pasando por Leica-M, siempre sin contactos eléctricos para datos EXIF. Como gesto de «condescendencia» especial, se brinda la posibilidad de ofrecer hasta 15 «backers» de la campaña Kickstarter, adquirir la óptica –en fase beta– por «tan solo» 2.495 €, y aportar su experiencia personal cara al desarrollo del producto final. Ahora bien, no tendrán la opción de recibir a cambio la versión final «mejorada»… una ganga, vamos.

Para aquellas personas que no quieren desembolsar tales cantidades de dinero, podrán optar por otras alternativas más «razonables»; así pues, podrían acudir a su establecimiento favorito y recibir de inmediato una de estas dos opciones:

  • Zeiss Biogon T* 25 mm f/2,8 ZM (montura Leica-M): 1.050 €
  • Leica Elmar-M 24 mm f/3,8 Asph. (montura Leica-M): 2.200 €
Zeiss Biogon T* 25 mm f/2,8 ZM © Zeiss
Zeiss Biogon T* 25 mm f/2,8 ZM © Zeiss
Leica Elmar-M 24 mm f/3,8 Asph. © Leica
Leica Elmar-M 24 mm f/3,8 Asph. © Leica

Mediante adaptador, podrían usarse sobre cámaras tales como las Micro Cuatro Tercios, y las Sony E (FE), siendo estas últimas probablemente el «target» más indicado para este tipo de óptica, aparte de –naturalmente– todas las Leica M.

Y a pesar de todo, estamos razonablemente convencidos de que es muy probable que esta nueva campaña Kickstarter de Meyer Optik Görlitz constituya un éxito económico más. Y es que el corazón del consumidor puede ser –al menos para nosotros– un auténtico misterio.


(1) La Meyer Optik Görlitz actual, no es la Meyer Optik original del famoso Hugo Meyer, sino propiedad de un conglomerado actual que adquirió los derechos de utilización de ese nombre

8 Comentarios

  1. Dios mio, casi me quedo de piedra al ver el precio. 5000€ por un 24mm, con ese dinero prácticamente compras un juego de ópticas fijas de buena calidad y casi sobra para los filtros. Creo que esta empresa tiene prácticas sumamente cuestionables, como bien se ha dicho en otros artículos de este medio, venden ópticas modestas a precios exorbitantes y atribuyendoles características «míticas» y ahora esto, ofertan un objetivo que no existe aún por un precio muy elevado y sinceramente dudo que puedan ofrecer un resultado a la altura de otras opciones que hay en el mercado por mucho menos precio (como los objetivos Zeiss y Leica propuestos en el artículo) sinceramente espero que fracasen, no es bueno desear mal a nadie, pero espero que la gente no caigan en la trampa, ya que si esto triunfa ¿qué seguirá después?

    • Desde luego, Oscar, nunca es bueno que a ninguna empresa –y especialmente de nuestro sector fotográfico– le vaya mal. Pero tal como Ud. mismo comenta, las prácticas de esta nueva Meyer Optik Görlitz son un tanto particulares. Ahora bien, sería interesante tratar de encontrar explicación a la realidad constatada de que –en ocasiones– alcanzan sumas diez veces superiores al objetivo de financiación marcado en esas campañas Kickstarter en las que siempre se apoyan. Sin duda existen bastantes usuarios dispuestos a invertir entre dos y cuatro veces más en un producto de prestaciones desconocidas y además a un año vista, que en otro equivalente, de marcas reputadas y calidad constatada, disponible ya mismo en el mercado.

      • Reflexionando respecto al por qué estás campañas de Kickstarter le funcionan también a esta compañía he llegado a la conclusión de que se debe a una cierta creencia o fe existente en determinado sector de los amantes de la fotografía. Está creencia es «a mejor equipo mejores fotos», cuando un profesional compra un nuevo objetivo lo hacen con consideraciones distintas a la de los que llevan poco tiempo y lo hacen sólo por hobby, en el caso del profesional, considera calidad, lo que le aporta a su flujo de trabajo, si gana luminosidad o estabilización, etc., ya que como bien sabemos la fotografía es cara, un profesional no puede permitirse comprar objetivos, sin tener hasta cierto punto (no olvidemos el GAS o Gear Acquisition Syndrome), la certeza de que lo va amortizar, lo mismo se aplica a amantes de la fotografía que más allá de mejorar su equipo se mejoran a si mismos aprendiendo más. Al final de cuentas un nuevo objetivo o un nuevo cuerpo de cámara no te van a hacer mejor fotógrafo, sólo te van a permitir canalizar mejor tu creatividad al no estar limitado por tus herramientas.

        En cambio Meyer Optik Görlitz (y Lomography con sus Petzval y Daguerreotype Achromat, aunque esos objetivos son algo menos criticables) venden la creatividad en si, el subtexto detrás de estos objetivos es que te van a permitir sacar mejores fotografías, fotografías que nadie más va a poder tomar, te venden una estética «de otro tiempo» o «perdida» y son argumentos que funcionan ya que si alguien te promete que con un objetivo vas a ser mejor fotógrafo, habrá quien sin pensarlo mucho vaya de cabeza a por el. Y eso es algo que compañías como Sigma, Tokina, Tamron, Canon, etc., no prometen, no necesitan esos argumentos ya que ellos hablan de nitidez, estabilizador de X pasos, corrección de aberraciones, motores de enfoque, apertura, etc., es un discurso de te damos la herramienta, la creatividad es tuya.

        Espero no herir susceptibilidades ni es mi intención generalizar, es sólo a la conclusión que he llegado y por lo tanto una opinión

        Gracias

  2. Pero… 5000 €; bien asumamos el precio y puestos a pedir dinero al banco, por qué no lo hacemos bien y nos compramos por «solo» 1650 € más el Leica Summilux 24mm f/1,4, que aparte de llevar filtros serie VIII es extraordinario….

    • Je, je, je… Albert. No crea que no lo habíamos pensado, y además habíamos estimado alguna otra opción: bien el Leica Tri-Elmar 16-18-21 mm f/4 con / sin visor opcional (5.100 / 4.500 €), bien el 18 mm f/3,8 Super-Elmar Asph. por 2.600 €. Pero desde luego, su propuesta del Leica Summilux-M 24 mm f/1,4 Asph. es la más precisa en cuanto a focal se refiere. Pero ya puestos a hacer combinaciones, si optamos por la del Tri-Elmar sin visor –que para una Sony de la serie A7 (o A9…) no nos hace falta– por solo 550 € más, podemos «echar» el Biogon 25 mm f/2,8 ZM…

  3. Un 24 f/2,8 para una Sony A7, con 5.000 €? El Zuiko OM 24 f/2,8 con su adaptador Novoflex, vamos a tirar la casa por la ventana…je, je… El resto, unos 4.600 €, para viajar y disfrutar del combo…

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.