Aunque a lo largo de esta crónica nos estamos limitando a mencionar únicamente productos que supongan una novedad en esta edición del NAB Show, llegados a este punto debemos hacer una excepción en el campo de las ópticas, como son las de Panavision y Samyang.

La gama de ópticas esféricas Panavision Primo 70.
La gama de ópticas esféricas Panavision Primo 70

Panavision

El fabricante estadounidense representa una rara avis en el mercado, ya que por regla general no es dado a presentar nuevas líneas de ópticas con frecuencia. El motivo no es otro que el hecho de que –dentro de su concepto de ofrecer productos en alquiler– permite la posibilidad de fabricar ópticas completamente personalizadas para la producción específica que lo solicite. De modo que, a menudo, se hacen pequeños –o grandes– cambios a partir de las gamas estándar –según las directrices de los directores de fotografía que lo piden–. Los dos juegos –en los que han puesto especial énfasis en esta edición– no tienen nada de nuevos, pero merece la pena detenerse a recordar muy brevemente sus características.

Cámara Panavision Millenium DXL con óptica Primo 70 40mm T2.
Cámara Panavision Millenium DXL con óptica Primo 70 40mm T2

Las Panavision Primo 70 son ópticas esféricas que cubren un círculo de imagen de 52,1 mm de diámetro. Incorporan una montura Panavision SP 70 con una distancia de registro de 40 mm y un diámetro interno de aproximadamente 66 mm. Basta probarlas –durante un corto período de tiempo– para comprobar su aproximación naturalista a la nitidez, su mínima cantidad de aberraciones cromáticas, la escasa respiración, el excelente campo de iluminación plano, la caída de foco “redondeada” –tan propia de la marca–, los agradables tonos de piel y el bokeh uniforme con el que cuentan, así como el enfoque micro-ajustable.

Panavision Primo 70 50mm T2.
Panavision Primo 70 50mm T2

Las ópticas fijas de esta línea abarcan 13 distancias focales 14, 24, 27, 35, 40, 50, 65, 80, 100, 125, 150, 200 y 250 mm–. Todas ellas con apertura máxima de diafragma de T2 –a excepción de las 200 y 250mm con apertura máxima de T2,8–. También forman parte del juego tres zoom –25-80mm T3, 70-85 mm T3,5 y 200-400 mm T4,5–. Las distancias mínimas de enfoque varían desde los 20 m hasta los 1,98 m. El diámetro frontal de todas las ópticas fijas es de 112,8mm. En los zoom es de 126,5 mm, salvo en el 70-8 5mm T3,5, que mantiene el mismo que las ópticas fijas. Por citar algunas películas recientes rodadas con estas ópticas, podemos poner como ejemplo “Spectra”, “Pasajeros” o “Guardianes de la galaxia II”.

Robert Richardson rodando "Los odiosos ocho" (Quentin Tarantino, 2015) con ópticas Ultra Panavision 70. La elección del formato -dado el tipo de historia y la localización de la mayoría de las secuencias en interiores claustrofóbicos) parce obedecer más a una "boutade" del director que a una decisión lógica, pero todo sea por el espectáculo.
Robert Richardson rodando «Los odiosos ocho» (Quentin Tarantino, 2015) con ópticas Ultra Panavision 70. La elección del formato –dado el tipo de historia y la localización de la mayoría de las secuencias en interiores claustrofóbicos– parece obedecer más a una «boutade» del director que a una decisión lógica, pero todo sea por el espectáculo

Las míticas anamórficas “Ultra Panavisión 70” son probablemente materia de tesis doctoral sobre la percepción humana. Cualquiera que haya podido ver el resultado que dan en una bancada de proyección, se escandalizaría de que semejante engendro fuera a utilizarse en un rodaje. La cantidad de peculiaridades, aberraciones, distorsiones y todo tipo de rarezas que se aprecian es monumental. Sin embargo, cuando ponemos una de estas ópticas delante de una cámara y frente al rostro de un actor estamos dispuestos a arrojar la bancada de proyección por la ventana. Las matemáticas sólo son parte de la historia y en este caso hay mucha historia que contar.

La gama actual mantiene la proporción de aspecto de 2,76:1, la diagonal de 61mm en su círculo de imagen, el bokeh exageradamente ovalado, los reflejos internos más envidiados –somos así– y el desenfoque vertical característico de las clásicas –con su imagen suave y “glamurosa”–. La montura sigue siendo una PV 65 con distancia de registro de 52,832 mm y el factor de anamorfización es de 1,3x. Toda la mecánica, en cambio, ha sido actualizada. Existen 12 distancias focales disponibles –35, 40, 50, 65, 75, 100, 135, 180, 290 y 400 mm, las de 65 y 75 en dos versiones distintas–. Las 35, 40, 50, 75 (II), 100, 135 y 180 mm tienen una apertura máxima de T2,8. Las 65 (I/II) y la 75mm (I) tienen una apertura máxima de T2. La 290 mm tiene una apertura máxima de T4 y la 400 mm de T6. Los diámetros frontales varían de 114 a 177 mm. Entre las películas recientes –rodadas con esta versión de las ópticas– se encuentran “Los odiosos ocho”, “Ben-Hur” y “Rogue One: Una historia de Star Wars”.

Óptica Ultra Panavision 70.
Óptica Ultra Panavision 70

Samyang

Nos movemos a continuación al extremo contrario de la balanza de precios para reencontrarnos con algunas de las ópticas cinematográficas más asequibles del mercado. Aquí podríamos incluir también a otras opciones como las Sony Primes de segunda generación –que, por motivos ajenos a su calidad real, no han comprado ni los ingenieros que las diseñaron– o las Bokkelux –que sencillamente nos parecen deficientes–, pero es evidente que la línea XEEN del fabricante coreano ha conseguido desde su aparición una relación calidad-precio muy ajustada y –de momento– sin parangón en la industria.

La gama de ópticas Samyang XEEN
La gama de ópticas Samyang XEEN

La competencia viene apretando cada vez más fuerte –Sigma y Zeiss han movido ficha a ese respecto con líneas muy interesantes y de buena calidad– y es muy posible que eso termine afectando a las ventas de esta gama, pero lo cierto es que los precios de esas otras marcas siguen doblando a los de Samyang y la velocidad a la que esta última continúa ampliando su juego es –como mínimo– sorprendente. Parece que fue ayer cuando presentaron sus primeras tres distancias focales.

Samyang XEEN 20mm T1.9
Samyang XEEN 20 mm T1,9

La octava distancia focal que se suma al juego de las XEEN es un 20 mm T1,9. Como en el resto de objetivos de la línea –14, 16, 24, 35, 50, 85 y 135 mm–, su círculo de imagen permite trabajar con cámaras con sensores Full Frame, Súper 35, APS-C, APS-H y APS-P. Las XEEN están disponibles en cinco versiones diferentes según su montura –PL, EF, F, E y MFT– y con escalas o bien en el maravilloso sistema métrico o bien en el imperial –que, como ya sabemos, fue ideado hace siglos por una extraña clase de personas, cuya médula espinal no les llegaba al cerebro–. Incorporan la tecnología de revestimientos X, que mejora la corrección de aberraciones cromáticas con respecto a sus equivalentes fotográficas e iguala los valores de reproducción de color en todo el juego. La calidad de construcción es notable, el bokeh es muy suave gracias a sus 11 palas de diafragma y con ellas se obtienen tonos de piel cálidos y bastante naturales –con una ligera dominante verde–. El diámetro frontal es de 114 mm y los ángulos de giro de los anillos de enfoque y diafragma de 200º y 40º respectivamente.

Samyang XEEN 20mm T1.9
Samyang XEEN 20mm T1,9

En nuestra próxima entrega hablaremos de ópticas de cine basculantes y de unas anamórficas fabricadas en España cuyas particularidades las hacen únicas en el mercado.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.