Profoto HSS, sincronización a alta velocidad

altProfoto presenta su nueva solución HSS para sus unidades B1 Off-Camera, que –mediante la actualización HSS upgrade– ofrecerá sincronización para flash hasta 1/8.000 de segundo para cámaras cuyo valor de sincronización sea inferior, por ejemplo del orden de 1/250 de segundo como máximo.

 

/Imagen artística que combina flashes y cámaras

 

/Flash profesional Profoto B1
Unidad Profoto B1, a baterías recargables integradas

La solución estará disponible –al menos inicialmente– para Canon y Nikon y mantiene la medición TTL
Poder disparar un flash electrónico en exteriores, como luz de relleno, solo es realmente útil si se pueden emplear tiempos de obturación breves, a fin de controlar la profundidad de campo y limitar la incidencia de la luz ambiente, combinando la misma y la de flash.
La actualización es de descarga gratuita a través del site de Profoto.

Ver: Profoto B1, toma de contacto

/Mando de control para Profoto B1
Mando Profoto para control TTL desde cámara

 

¿Cómo funciona el HSS?

Aunque siempre es un tema que cuesta explicar, los fotógrafos más expertos asumen que –en principio– los obturadores planofocales, a diferencia de los centrales, no sincronizan con el flash electrónico a todos los tiempos de obturación.
Así, dependiendo de marcas, modelos, dirección de recorrido de las cortinillas/laminillas y el tamaño de fotograma, el tiempo límite de sincronización para flash electrónico puede ir desde un modesto 1/20 de segundo hasta 1/250 de segundo y en algún caso hasta 1/320 de segundo.
Por su parte, los centrales sincronizan por norma hasta 1/500 de segundo y en las Hasselblad Digitales hasta 1/800 de segundo.
Recordemos que las unidades B1 son potentes flashes de estudio, pero con batería integrada y por tanto ideales para usarse en exteriores.

Ya desde los años 70 se dispuso, para flashes electrónicos de mano, lo que viene en llamarse sincronización de alta velocidad, una técnica que permite sincronizar el flash hasta los más breves tiempos de exposición (de 1/2000 de segundo a 1/4000 de segundo) incluso con cámaras cuyo límite normal de sincronización es del entorno de 1/60 de segundo.
Ello se debe a una pequeña argucia…

Cuando disparamos un flash electrónico a plena potencia, lo que hacemos es vaciar de golpe la energía eléctrica almacenada en un condensador, energía que se hace visible en forma de relámpago a través del tubo de destello, con tiempos de duración variables, por lo general de 1/1.000 de segundo a 1/2.000 de segundo, pero que pueden ser más breves.
Cuando trabajamos con el flash a otra potencia distinta de la plena, lo que hacemos es no vaciar del todo el condensador, y ello permite, no solo regular la potencia de emisión de luz, sino también recargar más rápido ese condensador.

Aquí es donde viene la argucia: ¿y si hacemos, mediante un thyristor, que el flash produzca descargas parciales consecutivas, de la misma potencia, a lo largo de un tiempo mayor?
Con eso, lo que conseguimos es un destello o relámpago de mucha más duración, que se mantiene “vivo” durante todo el tiempo que la rendija del obturador planofocal hace su recorrido por el fotograma.

La frecuencia de destellos es tan alta que se percibe como sin solución de continuidad y permite sincronizar a tiempos de obturación muy breves, incluso con obturadores planofocales.
A pocos se les escapará que la potencia de cada microdestello podrá ofrecer solo una fracción del total de la carga del condensador y ese es uno de los puntos flacos del sistema.
Un sistema que hasta ahora solo se ofrecía en flashes “de mano” y que Profoto ofrece por primera vez en un flash de estudio.
Los sistemas de “obturación totalmente electrónica” vía sensor, podrían añadir un factor a considerar en la sincronización por flash a alta velocidad.
 

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.