Programación informática y electrónica son palabras que van casi siempre de la mano de ingenieros especializados. Nosotros, meros consumidores en su mayoría, permanecemos a la espera del lanzamiento de nuevos productos tecnológicos que satisfagan nuestras necesidades, sin poder participar en su creación debido a nuestros conocimientos limitados. Pero, ¿qué ocurre si no encontramos precisamente aquello que buscamos? ¿Estamos condenados a ser simples espectadores o podemos ser «creadores de tecnología»?

Raspberry Pi: tecnología al alcance de todos

Aunque no es la única solución que ofrece actualmente el mercado, Raspberry Pi es una de las plataformas más conocidas y, hoy en día, es sinónimo de tecnología al alcance de todo el mundo. Pero, ¿qué se esconde bajo estas extrañas palabras? Raspberry significa frambuesa en inglés y Pi es el famoso número que no necesita presentación. Una combinación divertida para hacer entender que no es necesario ser ingeniero para poder «crear tecnología».

Se trata de un mini-ordenador «low-cost» realmente pequeño, de apenas 50 gramos de peso, pero con todas las funcionalidades que tendría un ordenador estándar, es decir, un procesador, una memoria RAM y puertos de entrada/salida para conectar dispositivos. De hecho, existen en la actualidad dos modelos, un modelo A con 256 MB de RAM y un modelo B con un segundo puerto USB y además un puerto Ethernet para comunicaciones de red. ¿El precio? A partir de 25 $… sí, sí, veinticinco dólares…

Raspberry Pi, un pequeño mini-ordenador con todo lo necesario para transformarnos en "creadores de tecnología": procesador, memoria RAM, puertos USB... y todo ello por apenas 25 € © Switched On Tech Design
Raspberry Pi, un pequeño mini-ordenador con todo lo necesario para transformarnos en «creadores de tecnología»: procesador, memoria RAM, puertos USB… y todo ello por apenas 25 $ © Switched On Tech Design

La idea se coció allá por 2006, entre un grupo de estudiantes de la Universidad de Cambridge, que se empeñaron en diseñar un mini-ordenador de bajo coste para todas las edades. Cinco años más tarde, se iniciaría la producción en masa del Raspberry Pi.

¿Y qué relación podría tener este mini-ordenador con la fotografía y la creación de tecnología? Lo veremos en breve…

Un mini-ordenador con Linux por 25 $

Si entramos un poco más en los detalles, nos daremos cuenta de que este mini-ordenador está compuesto por un procesador de tipo ARM, muy utilizado en dispositivos móviles, y que hoy en día son capaces de proporcionar más potencia de la que necesitamos para un sinfín de tareas. Se complementa con una GPU (Graphic Processor Unit), que vendría a ser un procesador dedicado a tareas gráficas, capaz de descodificar vídeo H264 1080p a 30 fps a una tasa de 40 Mbps, prestaciones más que suficientes para gran parte de nuestros videográficos.

Para los entendidos, podríamos comparar la potencia del Raspberry Pi con la de una consola Xbox de primera generación. Para los no entendidos, potencia más que suficiente para empezar… y seguir.

Sólo hace faltar conectarlo con un cable USB a nuestro ordenador para empezar a programar con él © oroy Photography
Sólo hace faltar conectarlo con un cable USB a nuestro ordenador para empezar a programar con él © oroy Photography

¿Y qué lleva dentro? Ciertamente no un sistema operativo tipo Windows, sino una distribución Linux, mucho más adecuada a este tipo de plataforma. De hecho, soporta diferentes distribuciones del sistema abierto más famoso del planeta, lo cual nos proporciona un mundo de posibilidades prácticamente infinitas, más aún si tenemos en cuenta la gran participación de los usuarios de la comunidad de usuarios de Linux.

Para programar este mini-ordenador, los chicos de Raspberry proponen el lenguaje Python, un lenguaje de programación que cada vez está más de moda. De hecho, en la actualidad está ganando muchos adeptos dentro del sector educativo, por su simplicidad y potencia. La gran ventaja es que existe mucha información en internet con ejemplos y casos prácticos de programación de Raspberry Pi. No se necesita ser, por tanto, ningún experto para llevar a cabo nuestros propios experimentos tecnológicos.

¿Y la fotografía? Raspberry Pi Camera

Como ya se avanzaban nuestros compañeros de Xataka a principios de semana, el prototipo Raspberry Pi Camera asoma ya la cabeza y estará disponible en breve. Se trata de un módulo que incluye una cámara de 5 Megapíxeles y una resolución nada desdeñable para un sinfín de aplicaciones –vigilancia, time-lapse, webcam, etc.–.

El Raspberry Pi Camera es un pequeño módulo que incluye una cámara de resolución considerable (5 Mpx) y prestaciones que nos permitirá imaginar y diseñar infinidad de proyectos fotográficos
El Raspberry Pi Camera es un pequeño módulo que incluye una cámara de resolución considerable (5 Mpx) y prestaciones que nos permitirá imaginar y diseñar infinidad de proyectos fotográficos

Lo mejor de todo es, una vez más, su reducido volumen y precio. Se dice que su precio no superará el del propio Raspberry Pi (25$), con lo que podremos diseñar soluciones a un coste muy pequeño.

Rienda suelta a nuestra imaginación

No quisiéramos despedirnos sin antes mostrar alguno de los proyectos que la comunidad Raspberriana ha llevado a cabo con su mini-ordenador y un poco de imaginación. Un LED tricolor, un hula-hoop, una bicicleta y un poco de programación en Python han permitido a la gente de Adafruit realizar este no casual «dibujo de luz»… y hablamos de no casualidad porque la forma de serpiente hace referencia justamente al lenguaje de programación utilizado, Python o pitón en inglés.

Light painting o "pintar con luz" © RaspberryPi
Light painting o «pintar con luz» © RaspberryPi

En definitiva, el Raspberry Pi es una solución muy interesante para empezar a diseñar y crear nuestros propios proyectos de tecnología y fotografía: compacto, potente y accesible, y con un precio que no asusta a nadie. A la espera de probar otras soluciones, nosotros ya hemos pedido el nuestro…

Nota: este artículo ha sido actualizado respecto el original para adaptarse a las nuevas actualizaciones de diseño y protocolo de Albedo Media.

Raphaël Terris
Ingeniero en telecomunicaciones, especializado en procesado digital de señales y apasionado de la tecnología y la fotografía. Con trece años de experiencia en el campo de las comunicaciones móviles y por satélite, y más de siete años en la docencia universitaria, trabaja actualmente como periodista, divulgador y formador en tecnología y fotografía.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.