Un disco muy duro

Canon ha presentado muy recientemente su nueva videocámara HG10, un aparato AVCHD. Nos llama la atención particularmente el que se hayan decantado por la opción de disco duro (HDD).

La pantalla de la HG10 goza de un revestimiento protector HCAR y ofrece visionado en 135 grados

La HG10 es, según su fabricante, “uno de los equipos AVCHD más pequeños del mundo con disco duro incorporado”. Incorpora un captor Canon CMOS Full HD que ofrece una resolución de alta definición, real, de 1.920 x 1.080.

Está dirigida a los aficionados más exigentes y a los amantes del vídeo en casa. Por sus prestaciones pueden “asomar la cabeza” al ámbito del vídeo profesional.

La tecnología de este disco duro de 40 Gb, permite, según el fabricante, grabar hasta 15 horas de vídeo. Si la para batería estándar se anuncia una autonomía de una hora, para la BP-2L24H, sería de dos horas.

Y sin embargo… a cualquier usuario de productos informáticos el asusta la posibilidad de una avería irreparable en un disco duro (HDD), con la consiguiente pérdida de datos por el mero hecho de un cierto impacto.
Si eso nos preocupa ya en un disco duro doméstico o incluso el los mejor preparados ordenadores “notebook”, se nos ponen los pelos de punta ante lo que nos puede pasar con un aparato que se va a maneja casi continuamente a mano, caminando, en coche, sometido al movimiento continuo de los brazos, con la casi total probabilidad de pequeños impactos y vibraciones de transporte…  como es el caso de la nueva HG10 de Canon.

Más claro, agua: Hard Disk Drive o "disco duro"

Salvando las diferencias tecnológicas, el mecanismo interno de un disco duro es muy similar al de un plato giradiscos para discos de vinilo: un brazo debe colocarse mecánicamente en la zona del disco donde debe colocarse/accederse a la información, mientras el disco gira a unas 7.000 revoluciones por minuto. En el caso del disco duro, la “aguja” o cabeza no llega a tocar nunca al disco, sino que lee los puntos magnetizados por proximidad. Si llega a tocar –por ejemplo por un impacto– ¡adiós disco duro!

Doble protección

Según el fabricante, todo ello se ha previsto mediante dos niveles de protección.
El primero, similar al que ya incorporan los notebook de Macintosh (suponemos que, entre otros), se configura en torno a un acelerómetro, muy similar a los que deben disparar los airbags de los vehículos a motor. Si el acelerómetro detecta que la HG10 va a caer desde una altura superior a los 40 cm, automáticamente retrae el brazo del disco duro, a fin de evitar que contacte con la superficie del disco.

Adicionalmente “un mecanismo de amortiguación” previene el contacto si la cámara cayese desde una altura inferior a los 40 cm.

Esto es así, probablemente porque “no da tiempo” a detectar la caída y apartar el brazo o cabeza de grabación en el breve tiempo que transcurre en esas distancias cortas. Algo parecido a la altura/tiempo necesarios para abrir un paracaídas: por debajo de una cierta altura, colchón, arbustos y jaculatorias.

No parece que este sistema supere la fiabilidad ofrecida por los aparatos que operan grababdo sobre una tarjeta de memoria, sin ese componente de piezas móviles, pero por otro lado, habría que preguntarse si –cualquier modelo de videocámara– puede resistir una caída desde los 40 cm sin ver afectados… el resto de sus componentes.

La HG10 emplea un objetivo aesferíco estabilizado ópticamente y un captor único CMOS con pauta Bayer

La HG10 incorpora muchos refinamientos, tales como el objetivo Canon zoom 10x con estabilización óptica IS (dos lentes aesféricas) y el procesador específico para vídeo DIGIC DV II.
Como se ha comentado con anterioridad, el captor es un CMOS y se sigue la tradicional pauta Bayer para el análisis de color.

Este es el analizador externo para el autoenfoque pasivo previo

Resulta interesante observar como más de un fabricante, y entre ellos Canon, para esta HG10, recupera el concepto del sistema de autofoco externo pasivo para mejorar la rapidez de respuesta del sistema principal de autoenfoque.
Estos sistemas de autoenfoque pasivo externos eran los más utilizados en las cámaras compactas analógicas.

El equivalente electrónico del telémetro óptico de coincidencia, controlan –apoyados por un sistema de análisis de contraste– la distancia al sujeto triangulando desde dos ventanas contiguas.
Este sistema “pasa” información previa relativa a la distancia aproximada, al propio sistema de autoenfoque por contraste que depende ya de la imagen sobre le captor. El resultado es un autoenfoque más rápido, lo que, en el caso de una videocámara, puede resultar un factor clave.

Entre otros refinamientos, un nuevo dial de control permite nuevos sistemas de búsqueda a través de las imágenes miniatura correspondientes a las distintas tomas.

La pantalla o monitor de 2,7” o 6,8 cm es el centro de control, encuadre y visionado de la nueva HG10 de Canon.

La HG10 ofrece funciones adicionales de cámara fotográfica de 3,1 Mp, sin interrupción de grabación de vídeo

 
Todas las imágenes, © Canon 
       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.