Voigtländer lanza el Nokton 40 mm f/1,2 Aspherical en montura Leica-M

Una bella óptica ultraluminosa de enfoque manual y aspecto clásico

Cosina-Voigtländer anuncia oficialmente –dentro de la serie VM– el Voigtländer VM Nokton 40 mm f/1,2 Aspherical, esto es, la versión en montura para Leica-M del Voigtländer Nokton 40 mm f/1,2 Aspherical para montura Sony E (FE) visto por primera vez en la pasada CP+ de Yokohama.

Voigtländer Nokton 40 mm f/1,2 Aspherical en versión para montura Sony E (FE) y Leica-M. ¿Cuál les parece más atractivo? © Cosina
Voigtländer Nokton 40 mm f/1,2 Aspherical en versión para montura Sony E (FE) y Leica-M. ¿Cuál les parece más atractivo? © Cosina

Aparte de los acabados –mucho más atractivos en nuestra opinión– el Voigtländer VM Nokton 40 mm f/1,2 Aspherical se distingue fundamentalmente de la versión para Sony en montura E por incorporar en la montura Leica la correspondiente leva para acoplamiento con el sistema telemétrico óptico de las Leica de la serie M… pero no solo eso. Veamos.

Más de uno estará pensando –acertadamente– que podría emplear esta nueva versión mediante adaptador sobre las Sony de la serie A7/A9, y así disfrutar de las máximas ventajas, pero debería tener en cuenta que con ello perdería las ventajas aportadas por la transferencia de datos hacia la cámara a través de la segunda diferencia técnica fundamental de la versión VM que no es otra que la carencia de dichos contactos. Puesto que la montura Leica-M con codificación óptica a 6 bit todavía está vigente, este nuevo Nokton no la incorpora.

Esquema óptico del Voigtländer VM Nokton 40 mm f/1,2 Aspherical. Las dos lentes aesféricas –en azul– lo son de doble cara: algo bastante lujoso. © Cosina
Esquema óptico del Voigtländer VM Nokton 40 mm f/1,2 Aspherical. Las dos lentes aesféricas –en azul– lo son de doble cara: algo bastante lujoso. © Cosina

El esquema óptico, de 8 lentes en 6 grupos, incorpora en ambos extremos sendas lentes aesféricas con dicha curvatura especial en cada cara, para un total de 4 superficies aesféricas. Ello permitiría, además de un muy buen rendimiento óptico sobre el fotograma de 24×36 mm que cubre –a decir de la compañía– «generosamente», unas dimensiones físicas muy reducidas para su focal y luminosidad: Ø70,1 mm x 59,3 mm con rosca para filtro de Ø52 mm. El conjunto de lentes y el barrilete enteramente metálico llevan al Voigtländer VM Nokton 40 mm f/1,2 Aspherical a un peso muy discreto tan solo 315 g.

Por su parte, el diafragma de 10 palas ofrece –según la firma– una forma muy redondeada, y así, junto con el cuidado diseño óptico, ofrecería un bokeh suave y armónico, con los puntos luminosos fuera de foco representados como círculos y no con formas poligonales. Habrá que probarlo a aberturas tales como f/2, f/2,8 y otras próximas, ya que las muestras ofrecidas por la firma –indiscutiblemente bellas– están tomadas a plena apertura y ahí el diafragma no tiene protagonismo… Ignoramos si la forma de las palas se habrá mejorado a efectos de ofrecer una forma de abertura más circular que en las muestras para montura Sony con las que tuvimos un primer contacto en la pasada CP+. El diafragma ofrece ajustes en tercios de clic, excepto entre f/1,2 y f/1,4.

Tomado con el Voigtländer VM 40 mm f/1,2 Aspherical a f/1,2 © Cosina
Tomado con el Voigtländer VM 40 mm f/1,2 Aspherical a f/1,2 © Cosina
Tomado con el Voigtländer VM 40 mm f/1,2 Aspherical a f/5,6. La resistencia al flare parece notable © Cosina
Tomado con el Voigtländer VM 40 mm f/1,2 Aspherical a f/5,6. La resistencia al flare parece notable © Cosina

La mecánica

Los usuarios de cámaras telemétricas saben muy bien que tan importante o más que la parte óptica los son los aspectos mecánicos, y entre ellos, calidad de materiales y ejecución de la montura y barrilete, helicoidal de enfoque y leva de acoplamiento telemétrico. El que en las Leica-M más modernas se pueda enfocar y visualizar en Live View no quiere decir que esos usuarios estén dispuestos a no disfrutar del carácter principal de sus cámaras, como es el enfoque por visor óptico y ese famoso telémetro de coincidencia.

Voigtländer VM Nokton 40 mm f/1,2 Aspherical: una mecánica de precisión © Cosina
Voigtländer VM Nokton 40 mm f/1,2 Aspherical: una mecánica de precisión © Cosina

Según Cosina, fabricante de Voigtländer, todo se ha cuidado mucho en esos aspectos: las helicoidales de enfoque son de alta precisión –con juegos mínimos– y la grasa utilizada, de la la máxima calidad. Ello ofrecería la calidad de tacto sedoso que espera un usuario de este tipo de óptica y cámaras. Aunque en estos sistemas telemétricos la distancia mínima de enfoque todavía acoplado es de 70 cm, el objetivo llega hasta 50 cm de distancia mínima de enfoque, que podría explotarse en modo «Live-View».

Pero además, se habría puesto una atención exquisita al torneado y ajuste de la leva para el acoplamiento telemétrico y ello para poder explotar al máximo esa luminosa apertura máxima de valor f/1,2; la más alta según Cosina para una focal de 40 mm. Y esa focal nos lleva a otro tema…

El visor externo

Junto con el Voigtländer VM Nokton 40 mm f/1,2 Aspherical se ofrece un visor accesorio externo opcional, de marcos luminosos, de alta precisión y brillantez de imagen, merced a su diseño Albada y Galileo invertido con favorable factor 0,81x.

Visor óptico accesorio para el Voigtländer VM 40 mm f/1,2 Aspherical © Cosina
Visor óptico accesorio para el Voigtländer VM 40 mm f/1,2 Aspherical © Cosina

Lo que no nos indica Cosina –la información disponible está, hoy por hoy, solo en japonés– es el marco de encuadre que activa por defecto su montura en los visores de las cámaras Leica. Podría ser el de 50 mm, o podría ser el de 35 mm. Y ahí radica el pequeño problema, ya el sistema de visor de las Leica-M no ofrece marcos para 40 mm. Normalmente, los marcos luminosos del visor incorporado en las cámaras muestran algo menos de lo que obtendremos en este caso particular, lo que tampoco ayuda, ni para la opción de 35 mm ni para la de 50 mm.

El parasol a bayoneta LH-8, es –al estilo de la marca– opcional, y está realizado primorosamente en metal. Al objeto de interferir lo menos posible con el encuadre del visor óptico, está dotado de las clásicas «ventanas».

El objetivo, junto al parasol, montado sobre una Leica M10, en una imagen de DC Watch © DC Watch
El objetivo, junto al parasol, montado sobre una Leica M10, en una imagen de DC Watch © DC Watch

De momento, solo se conocen los precios en Japón. El objetivo costará 120.000 ¥ –900 € aproximadamente al cambio actual, impuestos no incluidos–, mientras que el visor y el parasol costarán, respectivamente, 24.500 ¥ –aprox. 185 €– y 12.000 ¥ –aprox. 90 €–. Los productos Voigtländer son distribuidos en España por Fotocasión.

Más información en la página de producto del Voigtländer Nokton 40 mm f/1,2 Aspherical VM.

2 Comentarios

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.