Vuelve Agfa, vuelve Meyer-Optik Görlitz… pero solo con marcas y logos

Si bien no es tan antigua como Tetenal –de la cuál hablábamos recientemente por razones casi opuestas–, la mítica Agfa-Gevaert tiene más de 150 años de historia a sus espaldas y, al igual que la primera, ha sido una de las referencias en el mundo de la fotografía analógica.

Además de numerosos modelos de cámaras –incluidas algunas digitales–, Agfa también fabricó otros muchos productos –como proyectores o papeles fotográficos– pero es sobre todo conocida por la gran cantidad de referencias en películas fotográficas, como las Agfapan e Isopan de blanco y negro, las Agfachrome de película reversible o las Agfacolor de negativo en color. De algunos de estos últimos modelos –AgfaPhoto Vista 200 y 400– tuvimos que despedirnos no hace mucho…

Agfa ePhoto 1680, un peculiar modelo de cámara digital con sensor de 1,2 Mpx y zoom óptico 3x lanzado en 1998 © Agfa-Gevaert
Agfa ePhoto 1680, un peculiar modelo de cámara digital con sensor de 1,2 Mpx y zoom óptico 3x lanzado en 1998 © Agfa-Gevaert

De hecho, este fabricante belga es uno de los pocos que aún produce emulsiones hoy en día, y se encarga también de la fabricación de algunas de las nuevas películas que han ido saliendo últimamente, como la Street Pan 400 de Japan Camera Hunter.

La película negativa en blanco y negro JCH StreetPan 400 está fabricada en Bélgica por Agfa-Gevaert © Japan Camera Hunter
La película negativa en blanco y negro JCH StreetPan 400 está fabricada en Bélgica por Agfa-Gevaert © Japan Camera Hunter

No obstante, en 2004, la división de imagen de consumo fue vendida a una empresa creada para la ocasión –AgfaPhoto–, que solo un año más tarde entraría en bancarrota. Las correspondientes marcas se licencian ahora bajo el paraguas del conglomerado de empresas AgfaPhoto Holding y, hoy en día, el negocio de Agfa-Gevaert está orientado exclusivamente al negocio B2B –Business to Business–.

¿Aquí acaba, pues, la historia en cuanto al negocio al consumidor se refiere? Seguramente muchos así lo preferiríamos, pero los planes de la francesa GT Company parecen ser otros: hace apenas diez días anunció un acuerdo de licencia con AgfaPhoto Holding para usar la marca en Europa. Lamentablemente, a la vista de los productos lanzados –una cámara digital compacta a 40 €, una cámara digital instantánea a 100 € y una colección de álbumes digitales a precios similares–, cabe preguntarse si esta “vuelta” puede llamarse como tal…

Los nuevos productos vendidos bajo la marca de AgfaPhoto © GT Company
Los nuevos productos vendidos bajo la marca de AgfaPhoto © GT Company

Por supuesto, en términos de negocio, tiene todo el sentido, y no es la primera marca de una conocida compañía fotográfica que se licencia para vender nuevos productos, que poco –o nada– tienen que ver con los originales. Pensamos en Kodak o Polaroid, de las que también se han lanzado algunos –muy sencillos– modelos de cámaras compactas digitales. Un flaco favor al prestigio de las marcas originales, pero una buena forma de explotar el nombre de estas –al menos, según sus directivos–.

Otro tema aparte, aunque coincidente en fechas, es del Meyer-Optik Görlitz, o más bien, la de la “nueva” Meyer-Optik Görlitz. La original, fundada en Alemania a finales del siglo XIX por el empresario Heinrich Schätze y el óptico Hugo Meyer, llegó a producir hasta 100.000 objetivos al año antes de la Segunda Guerra Mundial. Después de esta, la compañía sufrió diversos vaivenes y cambios de manos, y a finales del siglo pasado, Feinoptische Werk Görlitz, que seguía fabricando ópticas con el logo de Meyer-Optik, acabó por cesar sus operaciones.

Logo de Meyer-Optik Görlitz
Logo de Meyer-Optik Görlitz

No fue hasta 2014 cuando netSE, una compañía cotizada en bolsa, mostró –en la Photokina de ese año– nuevos objetivos bajo la marca de la Meyer-Optik Görlitz. Nacía así la “nueva” MOG, que se caracterizó por la reedición de muchas ópticas clásicas apoyadas por las conocidas como campañas de micromecenazgo, a través de plataformas como Kickstarter o Indiegogo.

Si bien este sistema de financiamiento tiene muchos adeptos y grandes ventajas, según los últimas informaciones acerca de netSE –que se declaró insolvente a mediados de este año–, sus dudosas prácticas –de las cuales habíamos hablado ya en ciertas ocasiones en este medio– dejaron “tirados” a muchos usuarios que apostaron importantes sumas de dinero. De hecho, bajo netSE operaban muchas otras marcas históricas, como Oprema JenaIhagee ElbaflexC.P. GoerzEmil Busch, siempre bajo la misma idea de “aprovecharse” de su renombre para ofrecer nuevos productos a precios exorbitados, en muchos casos injustificados.

El Trioplan 50 mm f/2,9 Classic (derecha) y su ‘reedición’ (izquierda) © Meyer-Optik Görlitz
El Trioplan 50 mm f/2,9 Classic (derecha) y su ‘reedición’ (izquierda) © Meyer-Optik Görlitz

Sin embargo, hace dos semanas, otra compañía alemana –OPC Optics– habría adquirido los derechos de marca de Meyer-Optik Görlitz para poder volver a fabricar ópticas bajo su logo. A diferencia del conglomerado de netSE, OPC Optics es un pequeño fabricante especializado en la producción de lentes esféricas y aesféricas, y con esta adquisición buscaría entrar en el mercado de consumo.

Atrás quedarían, pues, la venta de ópticas a través de las mencionadas campañas de crowdfunding, muchas de ellas fallidas. Lamentablemente –como era de esperar– la nueva empresa no se hará cargo de las obligaciones de netSE con respecto a sus pérdidas. En todo caso, parece que la marca de Meyer-Optik Görlitz ha caído en mejores manos…

2 Comentarios

    • ¡Ooooops! Gracias, Fer: corregido. En otros tiempos estas cosas se achacaban a los “duendecillos de imprenta”. La verdad es que se me escapó en la revisión…

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos.