Yashica anuncia la Y35 digiFilm, una cámara con emulación digital de carretes de película

Compartir

Lo “analógico” está de moda. Inventos “caseros” como el reciente respaldo digital para cámaras de 35 mm de I’m Back, rebrandings como el de Polaroid Originals –ahora bajo las mismas manos que The Impossible Project– que aprovechan el tirón de la película instantánea para reacondicionar antiguas cámaras como la SX-70 o  como el de la “nueva” película reversible en color Rollei Vario Chrome que, después de probarla, nos confirma los precios que hay que pagar por esta moda no corresponden con las expectativas.

Y35 digiFilm © Yashica
Y35 digiFilm © Yashica

Ahora es el turno de la histórica marca Yashica –fundada en Japón hace casi 70 años y actualmente bajo el paraguas del grupo chino Jebsen, con sede en Hong Kong–, quien llevaba días anunciado su “vuelta” con una nueva cámara. Ya está aquí, y como la mayoría de proyectos similares, lo hace a través de la correspondiente campaña de crowdfunding en Kickstarter que, a fecha de hoy, ya ha recaudado más de 5 veces la meta inicial.

Denominada Y35 digiFilm, la nueva cámara de Yashica no es analógica, sino digital, pero con una importante peculiaridad: si bien las imágenes se graban en una tarjeta de memoria convencional –de tipo SD–, los ajustes –como la sensibilidad, el procesado de color o los filtros– se controlan mediante un pequeño cartucho con el sugerente nombre de digiFilm –y que nos recuerdan a los carretes originales de película APS-C, que se podían intercambiar en función de la sensibilidad requerida para la ocasión–.

Y35 digiFilm © Yashica
Y35 digiFilm © Yashica

Para empezar, la compañía ha previsto ya unos cuantos de estos cartuchos que acompañarán al lanzamiento de su nueva cámara –aunque es previsible que vayan saliendo nuevos modelos si el proyecto prospera, y aquí se vislumbra un suculento modelo de negocio–. Estos “carretes digitales” tratan de emular algunas de las configuraciones analógicas clásicas. Así pues, encontramos un High Speed digiFilm (ISO 1600), un Black & White digiFilm (ISO 400), un Ultra Fine digiFilm (ISO 200) y, finalmente, un Format 120 (“6×6”) digiFilm (ISO 200) que configura la cámara para capturar en formato cuadrado.

La cámara en sí, con un cuidado diseño y un cierto look “retro”, es bastante simple, al controlarse la mayoría de los ajustes desde los susodichos cartuchos. En este sentido, se trata de emular claramente una cámara analógica convencional, y dispone solo de un botón disparador, una palanca de arrastre –que sirve para indicar a la cámara que estamos dispuestos para la siguiente toma– y un dial de tiempos de obturación –que dispone de 5 posibles valores: 1 s, 1/30 s, 1/60 s, 1/250 s y 1/500 s–.

Y35 digiFilm © Yashica
Y35 digiFilm © Yashica

En su interior encontramos un más que modesto sensor CMOS compacto de 1/3,2″ –más pequeño que el que encontramos en muchos terminales móviles– con una resolución de 14 Mpx, todo ello alimentado por un par de pilas AA. Dispone también de un visor óptico y una conexión microUSB para la transferencia de datos. En cuanto a la óptica, es de tipo angular –35 mm equivalente– y su apertura máxima es de f/2,8, mientras que su distancia mínima de enfoque es de 1 m. Por lo que respecta a sus dimensiones, el cuerpo solo –también bastante compacto– mide 10 x 6,4 x 2,8 cm.

Y35 digiFilm © Yashica
Y35 digiFilm © Yashica

Según los datos facilitados por la compañía, los tests de producción y los prototipos finales deberían realizarse a finales de este año, para poder empezar con la producción propiamente dicha el próximo mes de marzo de 2018. Suponiendo que no hubiera ningún retraso en el proyecto, las primeras unidades de la nueva cámara de Yashica deberían estar listas un mes más tarde, para abril de 2018.

En cuanto al precio, este dependerá del set elegido, así como de los cartuchos digiFilm que lo acompañan. Actualmente, tal como se puede comprobar en la siguiente tabla, este varía entre los 124 $ para el set más básico y los 493 $ para el pack familiar –impuestos no incluidos–.

Tabla de precios © Yashica
Tabla de precios © Yashica

No se le puede negar a Yashica su original idea, que seguro que encontrará su público, pero tampoco podemos dejar de pensar que si bien este producto trata de emular una “sensación” de flujo de trabajo fotoquímico –sin ninguna de sus ventajas reales, dicho sea de paso–, este modelo tiene el mérito de reunir, en un único producto, los inconvenientes de lo analógico y lo digital.

Más información en la página web de Yashica y en la campaña de Kickstarter de Yashica Y35 digiFilm.

Compartir
Raphaël Terris
Ingeniero en telecomunicaciones, especializado en procesado digital de señales y apasionado de la tecnología y la fotografía. Con trece años de experiencia en el campo de las comunicaciones móviles y por satélite, y más de siete años en la docencia universitaria, trabaja actualmente como periodista, divulgador y formador en tecnología y fotografía.

6 Comentarios

  1. He visto el titular y me he tirado con un lobo, creyendo que Yashica volvía de forma parecida a Fuji y me encuentro con este disparate, saca cuartos y a pilas. No le veo la gracia por ningún lado, pero debe haber gente que si se la vé, porque ha sido crownfinanciado. Espero que sirva para impulsar otro tipo de cámaras, mas prácticas.

  2. Sinceramente no le veo mucho sentido al digifilm, dejando de lado esa característica es una Electro 35 digital, la cual en si misma es suficientemente atractiva como para considerar su compra ya que es una cámara bonita y práctica, pero el digifilm añade complejidad al invento y no se que tan justificable es, activa los modos de foto que tren muchas cámaras y apps de smartphone, además de que también actúa como una suerte de sistema DX para determinar la ISO, pero entonces ¿es sólo una suerte de menú muy complicado y costoso? o ¿los digifilm son una especie de coprocesador que añade capacidades que le quitaron a la cámara para hacerla más económica?

    A falta de solucionar la incógnita del digifilm me parece que les hubiera ido mejor haciendo sólo una versión digital de la Electro 35, como una alternativa ecónomica a las Fuji X70, manteniendo el diseño actual (sin pantalla ni similar) sólo agregando los controles básicos de ISO y un switch para los distintos modos.

  3. Para mi tiene una ventaja fundamental, !!!No tiene pantalla y por lo tanto no se puede mirar para ver qué tal ha salido la foto……!!!

    • Aún tiene otra más: aunque las pilas van dentro del compartimiento para la “película” si tienes que cambiarlas “a medio carrete”, puedes abrir la tapa para realizar la operación sin miedo a que se te vele “la película”… (modo ironía “ON”). Ya sabes, Justo, que no puede decirse lo mismo de una Rollei 35

  4. Pues a mi me parece una idea preciosa, una cámara muy bonita y el único inconveniente es lo pequeño que es el sensor.

    ¡Me gusta mucho la idea!

    • Hola Rubén. Estamos de acuerdo que en su estética puede ser acertada, y que incluso su idea atractiva para muchas personas, pero al mismo tiempo creemos que es necesario reconocer los inconvenientes de su diseño, pues el hecho de usar este tipo de cartuchos como emulación digital de carretes es algo que tiene que ver más con una idea de marketing –aunque ingeniosa– que con una real utilidad de los mismo. En todo caso, siempre es positivo que existan opciones para todos los gustos, y estamos seguros de que algunos usuarios lo encontrarán práctico. Pero nuestra intención es siempre destacar tanto sus virtudes como sus deficiencias, en pos de ofrecer la mayor información posible hacia el lector. Un saludo.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.