Con los actuales ritmos de la tecnología digital, un año da para mucho, sobre todo si nos referimos al mundo de la fotografía móvil, donde los fabricantes buscan dotar a sus smartphones de funciones cada vez más fotográficas.

El llamado efecto bokeh es uno de estos avances, y uno especialmente importante, pues con él la industria móvil pretende intentar compararse de tú a tú con los equipos fotográficos tradicionales. Ciertamente, el bokeh es una característica que siempre se ha asociado a los equipos con una cierta calidad, y hasta ahora ajeno a los terminales móviles.

La capacidad de desenfoque, el talón de Aquiles de los smartphones © Samsung
La capacidad de desenfoque, el talón de Aquiles de los smartphones © Samsung

Derivado del japonés 暈け o ボケ (boke), este concepto se relaciona con la forma con la que se muestran las zonas desenfocadas a la hora de formar una imagen, un concepto que tiene que ver más con la calidad estética y la armonía, y que depende en gran medida del diafragma de la óptica, pero también de los componentes ópticos de ésta y de cómo se manejan las aberraciones residuales, como la de esfericidad o curvatura de campo.

En la práctica, este efecto bokeh se ha “asociado” a la capacidad de desenfoque de un equipo fotográfico, algo que depende tanto del tamaño del sensor de la cámara como de la apertura de diafragma de la óptica. En este sentido, los equipos fotográficos convencionales son capaces de conseguir imágenes con desenfoques que los terminales móviles no pueden, debido a las limitaciones físicas de estos últimos.

Para solventar estas limitaciones, algunos fabricantes han optado por utilizar cámaras duales, es decir, sistemas con dos ópticas y dos sensores que permiten simular esta capacidad de desenfoque gracias a la diferentes de información recibida en cada una de las cámaras. En algún departamento de marketing surgió la idea de llamar efecto bokeh a esta capacidad de desenfoque y asociar así a un terminal móvil una funcionalidad hasta ahora reservada a equipos mucho más grandes.

El efecto bokeh para simular el desenfoque mediante cámaras duales © Huawei
El efecto bokeh para simular el desenfoque mediante cámaras duales © Huawei

Lo que empezó hace ya más de año y medio con el Huawei P9 y su doble óptica elaborada en colaboración con Leica, parece haber sido la tónica de este 2017. En el pasado MWC 2017Mobile World Congress–, la propia Huawei lanzaba la segunda versión de sus cámara duales en sus P10, pero también otros importantes fabricantes como LG mostraban su doble óptica en el G6, aunque en este último caso con la idea de ofrecer una mayor cobertura angular.

Cámara dual con disposición vertical en el iPhone X © Apple
Cámara dual con disposición vertical en el iPhone X © Apple

Después del verano, la todopoderosa Apple hizo lo propio con la renovación de sus iPhone 7 –los primeros de la compañía en incorporar cámaras duales–, presentando sus esperados iPhone 8 y iPhone X, y mejorando las prestaciones de este efecto bokeh, llamado aquí modo retrato, pues es en este tipo de fotografías donde la capacidad de desenfoque suele ser más apreciada por los usuarios.

El modo retrato en el iPhone © Apple
El modo retrato en el iPhone © Apple

Si alguien parecía tener dudas de que las cámaras duales eran la tendencia a seguir, este era Samsung, que seguía apostando por una única cámara en el Galaxy S8 que presentó poco después del MWC. Pero la multinacional surcoreana ha decidido dar el paso finalmente con su último Galaxy Note 8, el primero de la compañía con cámara dual y el primero del mercado con las dos ópticas estabilizadas; puestos a llegar tarde, mejor llegar bien.

El Galaxy Note 8 es el primer smartphone con las dos ópticas estabilizadas © Samsung
El Galaxy Note 8 es el primer smartphone con las dos ópticas estabilizadas © Samsung

No todos ellos abordan esa simulación del desenfoque del mismo modo. Mientras que Huawei ha optado por ópticas idénticas pero con sensores de distinta resolución, Apple –y ahora Samsung– prefieren usar los mismos sensores pero con ópticas de diferentes distancias focales, una angular y otra más “tele”. Esta última parece la más comparable a los equipos fotográficos convenciones, pues a mayor distancia focal del objetivo, mejor capacidad de desenfoque aparente –al comprimir más la imagen–.

Modo retrato en el Galaxy Note 8 © Samsung
Modo retrato en el Galaxy Note 8 © Samsung

Sin embargo, el inconveniente de esta aproximación, especialmente en los terminales móviles, es el mayor tamaño que implica disponer de una óptica con mayor distancia focal, que además penaliza su luminosidad. En el caso del iPhone X, por ejemplo, la apertura máxima de la óptica angular es de f/1,8, mientras que la de la óptica “tele” es de f/2,4. Huawei, en cambio, puede incorporar ópticas bastante más luminosas, como en sus últimos Mate 10, que llegan hasta f/1,6.

El Mate 10 incorpora la óptica dual más luminosa, de f/1,6 © Huawei
El Mate 10 incorpora la óptica dual más luminosa, de f/1,6 © Huawei

No obstante, sí que hay alguien que parece no estar convencido de que las cámaras duales sean la única opción de ofrecer este anhelado efecto bokeh o modo retrato. Y no es un fabricante cualquiera, sino la omnipresente Google. Su primer smartphone de la gama Pixel, presentado a finales de 2016, no pasó desapercibido, pero su segunda iteración, anunciado este pasado mes de octubre, deja claras sus intenciones.

Los algoritmos de fotografía computacional son la clave de los Pixel 2 © Google
Los algoritmos de fotografía computacional son la clave de los Pixel 2 © Google

A pesar de integrar solo una cámara, el Pixel 2 de Google es capaz de obtener efectos similares a los conseguidos por las cámaras duales gracias a un módulo de cámara que utiliza algoritmos de fotografía computacional, poniendo en relieve uno de lo puntos fuertes de la compañía, el del software, por encima del hardware.

Cámara dual o no, algo está claro: los algoritmos de software son cada vez más importantes en los terminales móviles, gracias a los cuales pueden superar muchas de las limitaciones físicas de hardware. Y en este terreno, la fotografía computacional y la inteligencia artificial tienen mucho que aportar.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos.